Diego

Diego (2012). Santiago Echeverry. Fuente: http://santi.tv/?f=flash&b=diego

Mi hermano Diego fue asesinado el 24 de Agosto del 2008 en Bogotá, Colombia. En el 2011 fui invitado a participar en Electrópolis, un festival de video proyección arquitectural en la Plaza de Lourdes, a solo unos cuantos metros del lugar en donde fue asesinado. DIEGO es el video lineal que compuse después de la proyección, usando clips de video y audio capturados con mi teléfono cellular de las últimas veces que vi a mi hermano vivo, asi como imágenes de su funeral, entierro y juicio de su asesino. La banda sonora fue compuesta y producida por Pedro Julián Florez y María Fernández, mezclando el audio de estos clips y de una entrevista radial en la W sobre el asesinato de mi hermano y el proceso judicial subsiguiente. Esta obra es una obra de video experimental per se, inspirada en mis proyectos interactivos WORLD y LIFE. En total son 57 clips de audio y video que se compusieron de manera aleatoria usando un algoritmo de video en Actionscript para así crear cada uno de los cuadrantes del proyecto, cada uno de 360×240 píxeles, para así ser editados en After Effects en alta resolución, contrastando con la baja calidad del los videos iniciales. Los clips fueron grabados en la noche de Año Nuevo del 2007 en Bogotá – cuando bailamos, celebramos y brindamos con champaña como cualquier otra familia colombiana – y en Julio del 2008, cuando visitó por última vez a mi mamá en la Florida con su hijo de un año de edad. El resto de los videos se grabaron el día de su funeral, durante la misa y el entierro, incluyendo un video muy fuerte que grabé mientras cargaba su ataúd en el cementerio. Hay un corto clip que muestra a su asesino durante uno de los interminables procesos judiciales en su contra. El audio al comienzo es el extracto de la radio es la conversación entre dos locutores, uno de ellos no recordando para nada el evento de la muerte de mi hermano – que causó revuelo en Bogotá. Sólo cuando le dicen que era el professor de la Universidad de “Camila” se acuerda de lo que sucedió, evidenciando la diferencia entre como la muerte se percibe según los diferentes puntos de vista.