bibliotecas públicas

La respuesta de las bibliotecas públicas a la pandemia: una mirada desde Australia

Maite Comalat
Facultat d’Informació i Mitjans Audiovisuals
Universitat de Barcelona (UB)


ALIA Australian Public Library Alliance public library survey (2020). Deakin, ACT: Australian Library and Information Association. 16 p. Disponible en: <https://read.alia.org.au/alia-australian-public-library-alliance-public-library-survey>. [Consulta: 25/11/2021]. 


Durante estos meses, han sido diversos los países que, desde las propias administraciones o desde las asociaciones profesionales, han promovido estudios para conocer el impacto que la COVID-19 ha tenido en la prestación y el uso de los servicios bibliotecarios. A continuación, presentamos los principales resultados de la encuesta que la ALIA (Australian Library and Information Association) envió a las 293 bibliotecas públicas del país. Aunque el número de respuestas es poco representativo (un 32,74 %), el informe aporta unos datos interesantes que están en la línea de otros estudios similares. 

La encuesta, que se envió entre el 18 de mayo y el 10 de julio de 2020 a través de Survey Monkey, preguntaba a las bibliotecas públicas cómo habían respondido al confinamiento impuesto por la COVID-19 durante el mes de abril y hasta mediados del mes de mayo (cuando las bibliotecas abrieron con restricciones de prestación de servicio y únicamente atendían solicitudes y devoluciones de préstamo). Las respuestas obtenidas se analizan en un informe que es breve, pero que proporciona una instantánea de cómo el personal de la biblioteca adaptó sus servicios a una situación que cambió el entorno de manera drástica.

El informe recoge en un primer apartado las conclusiones principales y después un análisis detallado de los datos obtenidos. Destacan las siguientes conclusiones:

  1. El 88 % de las bibliotecas continuó aumentando el número de usuarios que se dieron de alta dado que se activó un sistema para poder hacerlo en línea;
     
  2. El período de confinamiento supuso una disminución muy significativa del personal, sobre todo del eventual, tal y como afirman un 16 % de las bibliotecas;
     
  3. El préstamo físico se redujo entre un 76 % y un 100 %, pero el préstamo digital aumentó, aunque no en la misma proporción;
     
  4. El 94 % de las bibliotecas mantuvieron el préstamo físico a través de servicios de recogida, en la propia biblioteca o servicios próximos, o de entrega a domicilio;
     
  5. Las bibliotecas prepararon paquetes temáticos que pudieran acompañar a los usuarios durante el confinamiento, como libros de manualidades o de misterio;
     
  6. El 70 % de las bibliotecas trasladaron al entorno virtual las actividades presenciales. Las transmisiones se efectuaron en directo o en sesiones grabadas a través de YouTube y Facebook y con un número de visualizaciones que aumenta muy significativamente cuando la sesión queda grabada y puede visualizarse posteriormente.

La encuesta se cierra con una pregunta abierta que da una visión amplia y muy interesante sobre los retos y el trabajo realizado y que, en el informe completo, permite ver la diversidad de opiniones recogidas:

  1. La transición a la prestación digital de servicios: las bibliotecas destacan el aumento de la inversión en libros electrónicos y recursos electrónicos y agradecen el apoyo recibido de los servicios centrales y de las asociaciones que han permitido llegar a acuerdos con la industria del libro. Ponen en valor, también, la programación de actividades de aprendizaje y de eventos en línea, la creación de contenido multimedia y el uso de materiales de estudios locales, el uso de programas de videoconferencia y de las redes sociales para promover la conexión y la interacción con la comunidad. Todo ello pone en evidencia la capacidad de innovación del personal, que ha demostrado su creatividad y su destreza digital para responder a un nuevo entorno. 
     
  2. La entrega de artículos físicos: se ha mantenido el préstamo físico a través de puntos de recogida y, entre otras iniciativas, se han creado lotes temáticos. Estos préstamos físicos han sido importantes para las personas confinadas y los grupos más vulnerables. 
     
  3. La respuesta del usuario de la biblioteca: el cierre ha hecho que los usuarios se den cuenta del uso que hacían de la biblioteca y su respuesta pone en evidencia el agradecimiento por los nuevos servicios. La rápida reacción de las bibliotecas ha tenido, además, un impacto positivo sobre la reputación del Ayuntamiento.
     
  4. El personal de la biblioteca ha trabajado desde casa y entre bastidores invirtiendo su tiempo en el desarrollo y la prestación de nuevos servicios, pero ha sido una oportunidad para el desarrollo y la formación profesional y, también, para tareas que muchas veces quedan en un segundo plano (inventario, restauración u otras tareas relacionadas con la gestión de la colección).
     
  5. Los nuevos socios se reducen, pero el confinamiento ha permitido llegar a nuevos usuarios a través de los servicios digitales. 
     
  6. Hay que mirar hacia delante, pero se percibe preocupación por la reapertura de las restricciones y la reacción de los usuarios. Algunas bibliotecas están recogiendo información sobre la experiencia comunitaria de la COVID-19 para investigadores.

Un informe con unos resultados que, seguramente, ayudarán a orientar los servicios en el futuro más inmediato en la línea de los estudios que la Gerència de Serveis de Biblioteques de la Diputació de Barcelona, con la colaboración del Departament de Cultura de la Generalitat de Catalunya, publicó entre julio y noviembre del año pasado. En este caso, unos estudios más detallados con el objetivo de analizar el tipo de usuarios y los usos de eBiblioCat durante el confinamiento, conocer las percepciones y las opiniones de los usuarios sobre el servicio, analizar la colección y, finalmente, evaluar el impacto del confinamiento en los usos presenciales. Un estudio, este último, que comparte algunos de los datos que dan las bibliotecas australianas por lo que se refiere, por ejemplo, al aumento del préstamo digital aunque sin llegar a compensar la disminución de los préstamos presenciales.

Mejorar las competencias digitales, reto individual y colectivo

José Antonio Gómez Hernández
Facultad de Comunicación y Documentación
Universidad de Murcia


All-Party Parliamentary Group on Digital Skills (2020). The impact of COVID-19 and lessons learned for improving digital skills in the future. 15 p. Disponible en: <https://connectpa.co.uk/wp-content/uploads/2020/07/Digital-Skills-APPG-report-2020.pdf>. [Consulta: 26/07/2021].


La pandemia nos ha hecho ser más digitales, tanto en tiempo de conexión diaria como en la diversidad de facetas vitales que basamos en la tecnología: teletrabajo, consumo, educación, relaciones personales, ocio y acceso a contenidos. Si la digitalización es estratégica para la sociedad europea, ¿qué están proponiendo las políticas públicas para completar la transformación de la sociedad de forma inclusiva, y qué papel juega en ello la cuestión de las competencias digitales? ¿Qué se puede esperar de estas políticas? ¿Tienen algo que decir las bibliotecas en estos procesos? 

Ciencia abierta y ciudadana en las bibliotecas: un impulso necesario para fortalecer el conocimiento de las comunidades locales

Daniel Gil 
Biblioteca Pública Episcopal del Seminari Conciliar de Barcelona


Perelló, Josep; Bonhoure, Isabelle; Cigarini, Anna; Vicens, Julià (2019). Ciència ciutadana a les biblioteques: observa, analitza, crea i participa. Barcelona: Zenodo. 54 pàg. Disponible en: <http://doi.org/10.5281/zenodo.3490610>. [Consulta: 10/12/2019].


La ciencia abierta representa un nuevo y amplio campo de actuación para las bibliotecas. Estas, en tanto que instituciones que fomentan el conocimiento, la investigación y el desarrollo personal, son el entorno lógico y perfecto para desarrollar acciones en el marco de la ciencia abierta y ciudadana. Pero, exactamente, ¿qué es esto de la ciencia abierta? En la web del CSUC encontramos una definición bastante precisa: La ciencia abierta es un nuevo enfoque del proceso de investigación basado en el trabajo cooperativo y las nuevas formas de difundir el conocimiento utilizando las tecnologías digitales y las nuevas herramientas de colaboración. Los resultados de la investigación (publicaciones y datos) deben ser accesibles en la sociedad de manera libre y gratuita, para conseguir extender los principios de apertura a todo el ciclo de vida de investigación y fomentar que se contribuye a la difusión y reutilización de éstos. Hay que recordar la importancia que da el CSUC a la ciencia abierta, dado que la considera una de sus cinco áreas técnicas principales. No obstante, en un primer momento, puede pensarse que la ciencia abierta se restringe tan solo a un ámbito académico y universitario; pero nada más lejos de la realidad. Las bibliotecas públicas también tienen un papel muy importante a jugar en la propagación y en la difusión de la ciencia abierta, aproximándola a la ciudadanía en general y haciendo que esta se convierta también en ciencia ciudadana. La idea de fondo es que cualquier ciudadano puede generar datos científicos, y las bibliotecas públicas son las principales instituciones que pueden subministrar las herramientas necesarias para canalizar, validar y dar forma a estos datos.

Las bibliotecas públicas y crisis económica

Antoni Feliu Oller
Jefe de la Unitat d'Estadístiques i Qualitat
Gerència de Serveis de Biblioteques
Àrea de Cultura. Diputació de Barcelona


Arroyo Vázquez, Natalia; Hernández Sánchez, Hilario; Gómez Hernández, José Antonio (2019). Las bibliotecas públicas en España: diagnóstico tras la crisis económica. Madrid: Fesabid. 70 p. Disponible en: <http://www.fesabid.org/sites/default/files/images/fesabid/Informe-fesabid-v12-digital.pdf>. [Consulta: 25/11/2019].


A finales del verano de 2019, Fesabid publicó el informe Las bibliotecas públicas en España: diagnóstico tras la crisis económica, un avance del cual se presentó a las XVI Jornades Espanyoles d’Informació i Documentació celebradas el mes de mayo en Barcelona por parte de los propios autores. El informe hace un análisis de datos de las bibliotecas públicas españolas del período comprendido entre los años 2010 y 2016, para establecer y dejar constancia de cuál ha sido la realidad y de cómo han evolucionado estos servicios públicos durante el período analizado, que se corresponde a años de políticas de contención y de restricciones presupuestarias por parte de las diferentes administraciones públicas derivadas de la crisis económica. Par acabar, el informe formula algunas recomendaciones a modo de conclusiones. Por todo ello, hay que poner en valor la oportunidad y el interés del informe.

Invertir en la biblioteca, invertir en la igualdad de oportunidades de los niños

Assumpta Bailac
Fundación Biblioteca Social


Crecer leyendo (2018). [Barcelona]: Produccions Mínimes. Disponible en: <https://fundacionbibliotecasocial.org/crecer-leyendo-per-una-biblioteca-inclusiva-des-de-la-infancia/>. [Consulta: 09/09/2019].


Crecer leyendo: por una biblioteca inclusiva desde la infancia es un documental que muestra cómo la biblioteca pública puede contribuir en la mejora de la situación de los niños.

Diferentes informes señalan la situación actual de la pobreza en España e identifican al país como el tercero con un nivel de pobreza más alto en Europa. Y en este contexto, la pobreza infantil tiene una incidencia central; uno de cada tres niños está en riesgo de exclusión, una exclusión que afecta a los diferentes ámbitos de su vida y que tiene una gran incidencia en su futuro. Como bien expresa en el documental que reseñamos Felipe Campos, director de la Associació Educativa Itaca, «los adultos cuando tienen una necesidad preguntan, los niños no». 

Páginas

Suscribirse a RSS - bibliotecas públicas