libro digital

Papel y pantalla: el medio es la lectura

Ana González Tornero
Profesora asociada
Departamento de Filología Hispánica, Teoría de la Literatura y Comunicación
Universitat de Barcelona


Kovač, Miha; Weel, Adriaan van der (eds.) (2020). Lectura en papel vs. lectura en pantalla. Trad., Laura Tibaquira. Bogotá: Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC). 140, [6] p. (Dosier CERLALC. Ecosistema del libro). Disponible a: <https://cerlalc.org/publicaciones/dosier-lectura-en-papel-vs-lectura-en-pantalla/>. [Consulta: 14/02/2021].


El Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (CERLALC) ha publicado la traducción de un dosier muy útil, que difundió previamente la revista First Monday en 2018. Diversos expertos del proyecto Evolution of Reading in the Age of Digitisation (E-READ) reflexionan en esta obra sobre la repercusión de la tecnología en los procesos de alfabetización, sobre la coexistencia de dispositivos digitales con el libro impreso y con la escritura manuscrita, y sobre los efectos de la biblioterapia.

Lectura en papel vs. lectura en pantalla trata ejes clave en el debate contemporáneo en torno a los libros y a la lectura: el contraste entre la materialidad del papel y la intangibilidad digital –Miha Kovač, Adriaan van der Weel, Anne Mangen, Theresa Schilhab, Gitte Balling, Anežka Kuzmičová, Mirit Barzillai y Jenny M. Thomson–; el perfil lector de los nativos digitales –Hildegunn Støle y Pasqualina Sorrentino–; o los efectos terapéuticos de la lectura compartida en línea –Moniek M. Kuijpers–. Los autores estudian la complejidad del tema para ir más allá de dicotomías e invitan a considerar los pros y los contras digitales, a sopesar en qué contextos y a quiénes benefician los dispositivos electrónicos, o a entender la hibridez del ecosistema del libro según las necesidades y los canales más adecuados para los lectores.

El volumen apunta cambios hacia los que se dirigen las formas de lectura. Recoge, además, una numerosa bibliografía que corrobora empíricamente las tesis expuestas en los artículos y permite adentrarse en el panorama científico de la investigación. Así pues, tanto los lectores interesados en los futuros del libro como los profesionales del sector encontrarán en esta obra reflexiones argumentadas sobre temas clave de la lectura y la alfabetización.

Partiendo de datos, análisis detallados y conocimientos sólidos, los colaboradores del dosier ahondan en cuestiones como el acto de leer en contextos digitalizados, la postextualidad, los modos de escritura, los nativos digitales, la biblioterapia, la comprensión y nuevos enfoques de iniciación a la lectura. De los estudios se extraen consideraciones prácticas para el fomento lector. Por ejemplo, la necesidad de incrementar la cooperación entre desarrolladores tecnológicos, expertos en educación y lectores; o la importancia de impulsar debates sobre la transformación digital, sin sesgos y basados en evidencias. Así, sería posible encontrar otras formas de lectura que facilitaran la alfabetización y la comprensión, además de lograrse estrategias para mejorar las pedagogías digitales.

Los autores llaman la atención sobre aspectos que afectan al desarrollo cognitivo y a los procesos de comprensión en lectores infantiles y juveniles. Diversas investigaciones han probado empíricamente que la lectura de textos largos es más efectiva a partir de libros impresos. Los anclajes de la materialidad que facilitan el recuerdo y el distanciamiento de las actividades multitarea facilitan la comprensión de obras extensas de contenido profundo. Esto, además, se ha comprobado que sucede también en los estadios iniciales de la escritura.

Según señala el grupo E-READ, el perfil diverso de los lectores no debe perderse de vista. El hecho de que los más jóvenes sean nativos digitales no implica que sus habilidades para leer en pantalla vengan incorporadas de nacimiento, ni que sepan manejar tecnología avanzada. En su entrenamiento alfabetizador y lector se demuestra que el acompañamiento familiar y educativo resulta imprescindible para generar un buen aprendizaje.

Las conclusiones que arroja Lectura en papel vs lectura en pantalla indican que los nativos digitales presentan una menor comprensión general de textos electrónicos extensos. Esto demuestra que el soporte repercute en la lectura profunda, aunque los participantes de los estudios, irónicamente, muestren más confianza en sus capacidades digitales. En contraste, la tecnología beneficia a personas con necesidades especiales, así como a la mayoría de lectores, si se promueve una lectura consciente. De ahí que los autores llamen a detectar y corregir los hábitos lectores fragmentarios, superficiales y dispersos.  Confirman, pues, que la lectura sigue siendo un reto para la sociedad.

Estos expertos apuntan la importancia de crear estrategias que contrarresten los efectos de distracción de las pantallas y que garanticen oportunidades de lectura para subsanar la brecha entre la comprensión en papel y la digital. De esta manera se lograría, tal como apunta Maryanne Wolf, un cerebro lector bialfabetizado capaz de leer con igual profundidad en cualquier formato o dispositivo.

Diariamente, hallamos contextos donde priman la infoxicación y la desinformación; no obstante, un sólido bagaje lector puede proporcionar el contrapeso necesario para neutralizarlas. Los soportes digitales tienden a generar prácticas de barrido de información y cognición superficial que impiden la lectura profunda. Si, además, sumamos las dinámicas de la apresurada vida actual, no extraña que la nuestra, entre otros marbetes, empiece a ser conocida como La civilización de la memoria de pez, título de un reciente ensayo de Bruno Patino (Alianza Editorial, 2020). Por eso, la promoción de la lectura impresa no debe asociarse con la defensa de ideales sin sustento objetivo, ni con la voluntad de recuperar pedagogías superadas, ni siquiera con el refugio neoludita. Se trata de acompasar el indispensable progreso tecnológico con la razón, la práctica emocional y la lectura diversa, puesto que no solo obtenemos información al leer; también ampliamos conocimientos, aprendemos técnicas inferenciales, adquirimos perspectivas, reforzamos la actitud crítica, ganamos salud y aumentamos la empatía.

Nota. Esta reseña se publica simultáneamente en el Blog de l’Escola de Llibreria.

La imparable progresión de la lectura digital

José Antonio Cordón García
Universidad de Salamanca
http://diarium.usal.es/jcordon/


How do we read?: let's count the ways: comparing digital, audio, and print-only readers (2020). Washington, D.C.: National Endowment for the Arts. 62 p. Disponible en: <https://www.arts.gov/sites/default/files/How%20Do%20We%20Read%20report%202020.pdf>. [Consulta: 11/11/2020].


Los informes sobre las prácticas de lectura se vienen prodigando durante los últimos años debido, fundamentalmente, a las transformaciones introducidas por la irrupción de nuevos dispositivos y modelos de acceso a los contenidos. La contraposición con el referente impreso, esto es, con una tradición de siglos, ha ejercido su magnetismo en especialistas de todas las áreas que han vertido sus opiniones sobre la naturaleza y consecuencias del cambio, unas veces fundamentadas, otras meras especulaciones (Cordón García, 2018). Estos análisis se han incrementado cuando han surgido nuevos formatos y formas de acceso digitales, como es el caso de los audiolibros, o bien cuando alguna circunstancia ha alterado el normal funcionamiento de la cadena del libro, como ha ocurrido con la pandemia de la COVID-19, que obligó al cierre de librerías y bibliotecas en todo el mundo, multiplicando exponencialmente el recurso a la lectura digital (Wischenbart, 2020; FGEE, 2020; Cordón, Muñoz, 2020). 

Dos miradas sobre el libro digital en español: Libranda y Bookwire

Raquel Gómez-Díaz
Grupo E-lectra
Universidad de Salamanca


Informe anual del libro digital: 2019 (2020). Barcelona: Libranda. 111 p. Disponible en: <https://libranda.com/wp-content/uploads/2020/04/Informe-Anual-del-Libro-Digital-2019.pdf>. [Consulta: 05/06/2020].

Guerrero, Margarita; Celaya, Javier (2020). Informe Bookwire: 2020: evolución del mercado digital (ebooks y audiolibros) en España y América Latina. [Barcelona]: Bookwire; [Bilbao]: Dosdoce.com. 29 p. Disponible en: <https://www.dosdoce.com/wp-content/uploads/2020/04/INFORME-BOOKWIRE-2020.pdf>. [Consulta: 05/06/2020].


Como en los últimos años, ya están disponibles los informes sobre el libro digital elaborados por Libranda y Bookwire en colaboración con Dosdoce.com.

Cada informe pertenece a una serie, en ambos casos son el quinto, lo que permite conocer la evolución del mercado del libro digital en español. Las diferencias entre los dos se deben a que la composición de sus catálogos es diferente, así como sus políticas de comercialización, que obedecen a intereses distintos. A pesar de ello, el análisis de ambos aporta una visión de conjunto que señala claramente que el mercado de los libros digitales y audiolibros, en el caso del Bookwire, no para de crecer año tras año en España y América Latina. 

La edición digital en Francia: un negocio en proceso de definición

Lluís Agustí
Departament de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona
 

Bollé, Aurélia; Roux, Marie-Christine; Rouxel, Virginie (2014). Pratiques d'éditeurs: 50 nuances de numérique. Mars 2014. Paris: MOTif; Labo de l'édition. 48, [5] p. <http://www.lemotif.fr/fichier/motif_fichier/541/fichier_fichier_etude.50.nuances.de.numerique.pdf>.

El día de la marmota: desde finales de los años 90, cada vez que se celebra una feria del libro los diarios anuncian que este año sí, que este es el definitivo para la popularización del libro digital. Y si el libro electrónico existe desde hace más de 40 años (el proyecto Gutenberg es de 1971), incluso antes que las revistas electrónicas, ¿cómo es que todavía representa en el mundo occidental un porcentaje tan insignificante en el volumen total del negocio de la edición?

Los conocedores del ámbito afirman que para que una invención tecnológica tenga éxito no basta con el descubrimiento necesario se produzca y distribuya industrialmente y por ello es necesario que responda a una necesidad no cubierta hasta ahora y, sobre todo, tiene que proponerse un modelo de negocio rentable, y que en el caso del libro electrónico parece que no termina del todo en definirse.

El escenario de la publicación digital

Jordi Prats Prat
Servei de Biblioteques, Publicacions i Arxius
Iniciativa Digital Politècnica. Oficina de Publicacions Acadèmiques Digitals
Universitat Politècnica de Catalunya. BarcelonaTech
 

JISC (2011). Digital Monograph Technical Landscape: Exemplars and Recommendations. http://jiscpub.blogs.edina.ac.uk/final-report/ [Consulta: 28/11/2012]

Holbeach e-book marker [old photo]

En 2011 el Joint Information Systems Committee1 (JISC) del Reino Unido inició, dentro del marco del Repository Infraestructure Programme, la elaboración de un estudio que debía servir para explorar el potencial que el formato ePub2, de edición y publicación de libros digitales, podía ofrecer cuando la edición académica, si finalmente éste es adoptado de forma generalizada en las universidades. El informe que hoy nos ocupa es el trabajo final resultante de este estudio.

El estudio presenta, pues, un estado de la cuestión cuando en la edición de libros digitales desde diferentes puntos de vista, contemplando tanto el que ha sido el mercado de estos contenidos, como su uso académico. Como colofón ofrece también una serie de recomendaciones para mejorar la implementación en la educación superior. En muchos casos no se evita ofrecer una perspectiva histórica que facilita la comprensión de la situación actual.

Páginas

Suscribirse a RSS - libro digital