Mensaje de error

El filtro de spam instalado en este sitio no está disponible actualmente. Según las políticas del sitio, no podemos aceptar nuevos envíos mientras se resuelve el problema. Por favor intente enviar el formulario de nuevo en un par de minutos.

Añadir nuevo comentario

Buscando nuevas herramientas digitales para la consulta de los libros académicos

Versión para impresiónVersión para impresión

Raquel Gómez Díaz
Universidad de Salamanca. Grupo E-Lectra


Humphreys, Alex; Spencer, Christina; Brown, Laura; Loy, Matthew; Snyder, Ronald (2016). Reimagining the digital monograph: design thinking to build new tools for researchers: a JSTOR labs report. 38 p. Nota en el documento: This is a working draft for comment. Disponible en: <https://labs.jstor.org/download/ReimaginingtheMonographWhitePaper-DRAFT+.... [Consulta: 16/02/2017].


Aunque todavía no han alcanzado el éxito de las revistas electrónicas, en los últimos 10 años se ha incrementado considerablemente el número de libros académicos en formato digital. Uno de los motivos son las múltiples limitaciones que tienen las plataformas en las que se insertan y cuyas funcionalidades distan de lo que realmente esperan los usuarios, pero también la falta de una colección atractiva e, incluso, la carencia de la formación de los usuarios. Por ello es interesante trabajar en cualquier vía que suponga un incremento en el uso, entre ellas, la tecnológica es imprescindible.

Precisamente esta vía es la que llevan a cabo en JSTOR Lab que, partiendo de las necesidades de los usuarios, crea un prototipo encaminado a una mejor explotación de los libros electrónicos académicos en plataformas digitales. El fin último no es solo el incremento de su uso sino poder llevar a cabo las mismas prácticas en la consulta de los libros en papel, un entorno al que estamos habituados, a las que se sumarían las potencialidades del entorno digital, un terreno en muchos casos inexplorado.

El informe describe la metodología utilizada para el desarrollo del prototipo programado en varias fases bien diferenciadas. En la primera, se creó un grupo de trabajo formado por aquellos que usan directamente los libros académicos, para lo que se eligió a profesores y alumnos de posgrado. En la segunda, se llevó a cabo un taller en el que, además de los usuarios directos (alumnos y profesores), se integraron bibliotecarios y expertos en tecnología. El objetivo era encontrar lugares comunes entre lo que se necesita y sería útil para contrastarlo con las posibilidades tecnológicas. Todo ello teniendo en cuenta que el producto final que se buscaba debía ser asumible en términos económicos y fácilmente adaptable al mayor número de contenidos. Hay que tener en cuenta también que, actualmente, la mayor parte de los contenidos están en PDF o EPUB lo que conlleva una serie de limitaciones tecnológicas, y que muchos ficheros tienen DRM. Entre las cuestiones que demandan los usuarios está la valoración de los textos; que estén bien construidos y que la arquitectura de la información permita la valoración de los contenidos. Por otro lado, los usuarios requieren que se pueda navegar de diferentes modos, extraer información específica, así como reutilizar la información y el uso de citas. Además, estos lectores están muy acostumbrados a la toma de notas, e incluso demandan el poderse mover de lo que está en papel a lo digital implementando sistemas rápidos como escaneados.

La interoperabilidad entre distintos dispositivos, la estandarización de las acciones entre las diferentes plataformas (en cada plataforma se subraya o se hacen las notas de diferente manera) o el trabajo colaborativo son demandas que también estuvieron presentes.

El producto final, Topicgrahp, permite asociar las páginas del libro a una serie de temas predefinidos y ver, mediante histogramas, su incidencia dentro de la obra. La herramienta es intuitiva y sin duda con la realimentación dada por los usuarios podrá mejorar. Además, al estar en código abierto se podrá implementar en distintas plataformas (o al menos es lo que se espera) porque, de momento, la colección de libros que incluye es muy pequeña y no están presentes todas las áreas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(http://labs.jstor.org/topicgraph/monograph/0d68af06bd5d5c45c66d5ad30c90a1f3)

Es cierto que aún estamos en una fase muy temprana, pero sin duda alguna el desarrollo de nuevas herramientas pasa por atender las demandas de los usuarios, dando respuestas tecnológicas que permitan una mejora en el aprovechamiento de los contenidos digitales, que es lo que explora esta herramienta. Lo que no tiene ningún sentido es que los libros digitales, y más los académicos, sean simplemente un cambio de soporte y las plataformas en las que están no permitan más que ver el libro a través de una pantalla.