Mensaje de error

El filtro de spam instalado en este sitio no está disponible actualmente. Según las políticas del sitio, no podemos aceptar nuevos envíos mientras se resuelve el problema. Por favor intente enviar el formulario de nuevo en un par de minutos.

Añadir nuevo comentario

Ciencia Abierta: listas de recursos

Versión para impresiónVersión para impresión

Lluís Anglada
Director del Àrea de Ciència Oberta
Consorci de Serveis Universitaris de Catalunya (CSUC)


Masuzzo, Paola; Martens, Lennart (2017). «Do you speak open science?: resources and tips to learn the Language». PeerJPreprints, 5:e2689v1. 22 p. Disponible en: https://peerj.com/preprints/2689/. [Consulta: 13/12/2017].

Pontika, NancyKnoth, PetrCancellieri, MatteoPearce, Samuel (2015). «Fostering open science to research using a taxonomy and an eLearning portal». iKnow: 15th International Conference on Knowledge Technologies and Data Driven Business: Graz, Austria, 21-22 October. 8 p. Disponible en: http://oro.open.ac.uk/44719/. [Consulta: 13/12/2017].

Resources. FOSTER. Disponible en: https://www.fosteropenscience.eu/resources. [Consulta: 13/12/2017].


El movimiento de la Ciencia Abierta quiere adecuar la práctica y la comunicación científica a las posibilidades tecnológicas actuales, quiere rediseñar la manera de hacer ciencia para reedificarla con las herramientas de hoy, quiere aumentar su eficacia eliminando las anomalías del sistema de difusión del conocimiento científico creado en un contexto tecnológico mecánico e impreso. El panorama del sistema actual está lleno de restricciones: revistas que solo llegan a los suscriptores, artículos publicados mucho más tarde de lo que han sido escritos, después de filtros de calidad limitados a unos pocos revisores, sin incluir los datos en que se basan... Restricciones que son –tecnológicamente hablando– obviables en el momento actual de información digital comunicable de forma inmediata y universal por la red. Esta nueva manera de hacer ciencia –este nuevo paradigma de la Ciencia Abierta–  se fundamentaría en tres criterios: la ciencia debe ser abierta, colaborativa y hecha con y para la sociedad.

«Ciencia Abierta» es un concepto que, por nuevo, es indeterminado, y es normal dado que muchos nos preguntamos cuántas y qué prácticas engloba y qué recursos tenemos para conocerlas. En este post daremos noticia de herramientas que nos pueden ayudar a movernos en este panorama incipiente.

El primero es un artículo que sus autores (Paola Masuzzo y Lennart Martens) quieren que sean una «guía de campo para los científicos que quieran hacer ciencia en abierto, ofreciendo recursos y recomendaciones para hacer que la Ciencia Abierta resulte en las cuatro áreas clave de los datos, los códigos, las publicaciones y la revisión por pares.» Estos elementos ahora citados son los que los autores usan para agrupar las diferentes praxis de la Ciencia Abierta.

Después de una breve introducción de qué es la Ciencia Abierta, el artículo pasa a tratar cada uno de sus pilares: datos, códigos, publicaciones y revisiones abiertas. Así, en relación a los datos en abierto, se hace una lista de repositorios donde depositarlas y se dan una serie de recomendaciones de aspectos clave para ponerlas en abierto. También se proporcionan recursos para el software de código libre. Por lo que se refiere al acceso abierto, se dan las fuentes básicas donde encontrar información (la Budapest Open Access Initiative y el DOAJ, por ejemplo). Finalmente, y para la revisión por pares en abierto, se ofrece, como en los otros casos, una breve introducción seguida de una relación de revistas que la practican. El artículo acaba con una lista de recursos misceláneos y la taxonomía que el proyecto FOSTER hace de la Ciencia Abierta.

El FOSTER Plus (Fostering the practical implementation of Open Science in Horizon 2020 and beyond) es un proyecto de la Unión Europea que quiere ayudar a los investigadores a adoptar las diferentes prácticas de la Ciencia Abierta. Para ello, FOSTER Plus ha creado guías de recursos por disciplinas y el portal FOSTER.

El segundo documento que reseñamos (el de Nancy Pontika et al.) es también, en cierta medida, una respuesta a la indeterminación del término «Ciencia Abierta». Para organizar los recursos del portal, FOSTER desarrolló una taxonomía que relaciona y agrupa las diferentes praxis de Ciencia Abierta, tal y como puede verse en esta gráfica:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el documento (una ponencia en la 15th International Conference on Knowledge Technologies and Data Driven Business) se explica la metodología que guió la creación de la taxonomía usada para el portal de recursos de FOSTER. El interés de la taxonomía –como el de todas– es que relaciona los elementos de un todo y los agrupa por familias. Así podemos ver, por ejemplo, cómo los “cuadernos de laboratorio en abierto» se consideran un elemento de la Ciencia Abierta y que se agrupan dentro de la «investigación reproducible en abierto» y se encuentran al lado de las «pautas de reproducibilidad» y no dentro del grupo de «datos abiertos» ni al lado de las «iniciativas de acceso abierto».

La taxonomía de FOSTER nos da entrada a su portal de recursos. Recursos que podemos buscar con una búsqueda general, o bajo las diferentes ramas de la taxonomía y que son: acceso abierto, datos abiertos, investigación reproducible en abierto, definiciones de Ciencia Abierta, evaluación de la Ciencia Abierta, políticas de Ciencia Abierta y herramientas de Ciencia Abierta.
Merece la pena resaltar que todos los abogados de la Ciencia Abierta señalan su falta de experiencia y de habilidades  como la principal dificultad para su extensión. En este sentido, algunas actividades de promoción de la Ciencia Abierta se dirigen específicamente a los investigadores jóvenes, ya que se considera que deben ser ellos los primeros en adoptar las nuevas prácticas y sus principales divulgadores. El portal de FOSTER se presenta como una plataforma de e-aprendizaje que agrupa recursos sobre Ciencia Abierta pensando en aquellos que necesitan saber más al respecto o que quieren desarrollar estrategias y habilidades para implementarla.

En resumen, que herramientas para orientarnos y movernos en este concepto emergente e impreciso que es la Ciencia Abierta no nos faltan. Acabaría solo echando en falta los materiales educativos en abierto que, en cambio, se incluyen en alguna de las definiciones del término. Si bien es cierto que pueden no considerarse «ciencia» en su sentido más estricto, lo es también que nadie nace enseñado y que, los materiales y las herramientas de aprendizaje no podrán sustraerse de la ola transformadora del movimiento de lo abierto.