Gallica y Google: políticas de digitalización en Francia

Versión para impresiónVersión para impresión

 
Lluís Agustí
Facultat de Biblioteconomía y Documentación
Universitat de Barcelona
 

La Bibliothèque nationale de France (BnF) ha sido pionera en los proyectos de digitalización en Europa desde que presentó su primera versión de Gallica en 1997. La biblioteca digital francesa pretendía preservar y difundir a través de Internet los fondos patrimoniales de la BnF en particular y de la cultura francesa en general. Pero muy pronto se convirtió en algo más que una biblioteca digital, en cierto modo representó y representa aún el gran proyecto europeo alternativo a la digitalización llevada a cabo por Google.

Esta alternativa se estructuró y tomó forma a partir de la labor bibliográfica y de selección de los materiales de Gallica, ante la digitalización masiva llevada a cabo por Google Books, por la vindicación de la "diversidad" de las otras culturas (i.e. la francesa) , ante el monopolio anglófono del buscador, y finalmente por la defensa de los derechos de los editores y los autores, ante el uso legalmente dudoso de las obras bajo derechos vigentes por parte de Google.

Recordaremos que esta reivindicación franco-europea ante Google tomó forma definitiva cuando el antiguo director de la BnF, Jean-Noël Jeanneney, publicó en Le Monde en 2005 "Quand Google défie l'Europe". Francia quería liderar un proyecto francés y europeo que hiciera frente a la voluntad totalizadora del buscador americano.

Han pasado algunos años, mucho tiempo en términos de Internet. Las cosas han evolucionado: hay una experiencia acumulada importante en cuanto a los usos de los materiales digitalizados por parte de los usuarios; Jeanneney no está al cargo desde 2007, la BNF y otras bibliotecas europeas han llegado a acuerdos puntuales con Google, desde París la digitalización masiva no se ve con malos ojos, incluso ya se plantea la digitalización exhaustiva de las obras llegadas por vía del Depósito Legal, los editores americanos han empezado a entenderse mínimamente con el gigante, el proyecto Live Book Search, la alternativa de Microsoft, Yahoo y otros frente a Google Books ha dejado de existir. Y sobre todo Google Books se ha hecho grande, muy grande, de hecho "Incontournable".

Para reflexionar y ver hacia dónde tenía que ir, a finales de 2009, el ministro francés de la Cultura y de la Comunicación, Frédéric Miterrand, encargaba a un estudio sobre el estado de la digitalización del patrimonio escrito. El encargo lo hacía a un grupo muy reducido de especialistas de las bibliotecas, los grupos editoriales y los medios de comunicación franceses, liderados por Marc Tessier.

Tessier es bien conocido en el mundo de los medios de comunicación y de la cultura en el hexágono. Formado en la École Nationale de Adminstration (ENA) la prestigiosa escuela responsable de la formación de los altos funcionarios que han de dirigir el Estado francés, ha sido sucesivamente inspector de finanzas del Estado, director del Centro National de la Cinématographie (CNC), presidente de France Télévisions y actualmente lo es de un grupo independiente dedicado a los estudios estratégicos. Anteriormente, en 2007, el Ministerio de la Cultura ya había encargado Tessier de hacer el estudio La presse au défi du numérique sobre la situación de la prensa y los desafíos con que el sector se enfrentaba ante la explosión de la tecnología digital.

El informe que ahora pretendemos resumir brevemente, el Rapport sur la numérisation du patrimoine écrits, fue presentado al Ministro Miterrrand a principios de 2010 y debe servir para orientar la política de digitalización francesa a nivel estatal y europeo, y más especialmente a definir las vías que deben permitir "renovar un diálogo equilibrado y exigente" entre los responsables del patrimonio cultural francés y Google. De hecho esta es la gran pregunta y el motivo del encargo del Ministro: colaborar o enfrentarse a Google Books?, Aceptar los hechos consumados que parecen indicar que el buscador ha ganado la carrera o afilar Gallica y de paso Europeana pensando que todavía no todo ha sido decidido?

El Rapport sur la numérisation du patrimoine écrits consta de tres partes y unos anexos:

1) Un resumen del proceso histórico reciente y el estado actual de la digitalización en el marco internacional y en Francia, con especial referencia a Google Books y los problemas jurídicos en relación a los derechos vigentes de los autores y los editores sobre las obras digitalizadas, la falta de una coordinación efectiva en políticas de digitalización entre las instituciones francesas y europeas y, por último, las dudas en cuanto a la definición de criterios de calidad, tecnológicos y de estándares. (Pp.: 4-14)

2) Una revisión de las misiones de conservación y accesibilidad de las bibliotecas francesas contrastadas con los términos de los acuerdos actuales con Google. Según el análisis, los términos de los acuerdos resultan inadecuados para la buena consecución de ambas misiones. (Pp.: 15-20)

3) Propuesta de acción para la política digital nacional francesa basada en tres líneas: a) renovación estratégica y técnica de Gallica, entre otros cambios con el paso de la digitalización selectiva a la masiva y la accesibilidad de las digitalizaciones de Gallica a partir de buscadores, b) entablar nuevas relaciones con Google Books que pasen por la posibilidad de intercambios de ficheros de digitalización y la supresión o modificación de algunas de las cláusulas, como son la de exclusividad, la duración temporal excesiva o la confidencialidad de los acuerdos, actualmente practicadas por el buscador en sus relaciones con las bibliotecas; y c) impulso de las relaciones de Gallica con otras bibliotecas francesas y sobre todo con el portal de consulta de Europeana. (Pp.: 21-37)

d) Cierra el informe la "Lettre de mission", estos son los términos del encargo hecho por el ministro Miterrand a Tessier, la lista de las personas contactadas durante el estudio (bibliotecarios, editores, profesores universitarios, responsables jurídicos de Google y Microsoft, responsables de empresas, de instituciones culturales y asociaciones profesionales y de editores, etc.), una comparativa muy interesante realizada por Alban Cerisier donde se analiza a partir del concepto de digitalización masiva la pertinencia y el rendimiento de Gallica y Google Books, y finalmente la lista de bibliotecas europeas que han llegado a acuerdos de digitalización con Google. (Pp.: 38-64).

Algunos de estos puntos del Rapport sur la numérisation ... son interesantes de ser analizados un poco más de cerca, para así mejor entender la posición francesa y la opinión que sobre el proyecto de Google Books hay desde el hexágono.

En primer lugar, la experiencia sobre la evolución de los usos en Internet hace evidente que los usuarios utilizan de manera general los motores de búsqueda para la localización de materiales, privilegiando la inmediatez en la pertinencia. Las digitalizaciones de calidad de las bibliotecas, como Gallica, quedan fuera de la lista de los resultados de los buscadores por razones técnicas conocidas. Hay que rendirse a la evidencia y hacer accesibles los fondos a través de los buscadores y cambiar, si lo hace necesario, la organización y el sistema informático que soporta Gallica.

Hay que tener en cuenta, que una de las cláusulas impuestas por Google Books impide a las bibliotecas de disponer de las digitalizaciones obtenidas de sus fondos libremente, sus textos planes en OCR no pueden ser intercambiados con otras instituciones ni, y muy importante, permitir que otros buscadores generales como Bing o Yahoo, las indexen e incorporen, de esta manera las digitalizaciones son únicamente recuperables por Google.

Los acuerdos que propone Google son de más de 20 años, lo que parece excesivo en términos de Internet. Los ficheros que entrega Google Books en las bibliotecas no son mejorados a partir de la transferencia, si ha habido algún avance técnico, éste no pervindrà en la biblioteca pero sí beneficiará la plataforma digital.

Según el informe, la confidencialidad de los acuerdos no ha ayudado a levantar las dudas por parte de las bibliotecas sobre el balance de costes y ventajas del partenariado con Google Books. De hecho, los términos del acuerdo de Google con la única biblioteca francesa con quien colabora en gran escala, la Bibliothèque Municipale de Lyon, no han sido hechos públicos y accesibles que a partir de un procedimiento administrativo presentado a la Comisión francesa de acceso a los documentos administrativos por parte del redactor jefe de la revista Livres-Hebdo.

Unos de los aspectos más contestados en el informe son las cuestiones legales y en especial el uso pródigo en beneficio propio por parte de Google Books de la noción del "fair use" con los libros sujetos a derechos, esto es la consulta por los "snippets ", la previsualización de unas líneas del texto digitalizado.

También el proceso de apropiación económica por parte del buscador de los llamados "libros huérfanos", aquellos que no se pueden localizar los propietarios de los derechos. El hecho es visto como abusivo y queda pendiente de decisión por parte de los tribunales norteamericanos, en Europa ha sido ya contestada esta pretensión. Algunos de los aspectos técnicos de la calidad de la digitalización de Google también están puestos en duda.

Todo ello hace que, según Tessier y su equipo, los acuerdos de colaboración con Google Books sean de entrada sospechosos de monopolísticos, abusivos desde el punto de vista del derecho de autores y técnicamente insuficientes, y por tanto hay que poner en cuarentena y apuntan una serie de pistas a los responsables políticos sobre las acciones que deben ser tomadas: a) el patrimonio escrito francés de Gallica debe ser consultable desde los buscadores, como vía preferida por los internautas, b) Gallica, con casi un millón de documentos digitalizados, debe hacer imperativamente un paso adelante hacia la digitalización masiva a partir de acuerdos con otras bibliotecas, los editores y la digitalización de todo lo que llegue por DL, y, si es necesario, con acuerdos de igual a igual con Google, que cuenta ya con más de 10 millones de libros digitalizados, c) es necesario desarrollar Europeana.

En resumen, el Rapport sur la numérisation du patrimoine écrits informa de en qué estado se encuentra la digitalización del patrimonio en Francia y en el mundo, sugiere que hay que hacer desde las instituciones francesas y europeas con las relaciones con Google Books, y propone los responsables culturales franceses de hacer de Gallica la pieza clave de la organización de la digitalización francesa y francófona, apuntando qué es lo que hay que cambiar de Gallica (quizás incluso el nombre y toda la estructura técnica e informática que la soporta). Todo ello para que Gallica se convierta en la piedra angular de una Europeana mejorada y pueda ser así más competente, y por lo tanto y sin timidez ser un rival -o tal vez un colaborador- de Google Books.

 Rapport sur la numérisation du patrimoine écrits Remi par Marc Tessier au Ministro de la culture et de la communication le 12 janvier 2010. 64 p.

Comentarios

El tema es peliagudo en Francia, dónde las acciones para proteger los derechos digitales a veces se confunden con el choque frontal contra prácticas monopolísticas. Ni internet ha matado la radio, ni la televisión, ni el cine, ni la música,... ni la digitalización del contenido va en contra de las bibliotecas aunque, como siempre, el que quiere ver fantasmas los ve hasta en internet.