La edición de libros en España aumenta lentamente

Versión para impresiónVersión para impresión

Anna Villarroya
Professora de la Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Panorámica de la edición española de libros: análisis sectorial del libro. 2017 (2018). [Madrid]: Ministerio de Cultura y Deporte. 149 p. Disponible en: <https://sede.educacion.gob.es/publiventa/d/21499C/19/0>. [Consulta: 29.12.2018].


La Panorámica de la edición española de libros, que se realiza desde el año 1988, proporciona una gran cantidad de datos estadísticos que facilitan el análisis de la situación actual y la evolución reciente de la edición de libros en España. 

Como en ediciones anteriores,1 la publicación se estructura en cinco grandes capítulos: después de un capítulo introductorio en el que se presentan el ámbito de estudio y la metodología de análisis, el primer capítulo se dedica a la evolución reciente de los agentes editoriales; el segundo presenta una visión global de la edición, ofreciendo, entre otros, datos sobre los libros traducidos, la edición por lenguas, la distribución geográfica, la concentración de la oferta y la evolución de los precios. El tercer capítulo presenta datos sobre la edición por subsectores. A continuación, el cuarto capítulo se dedica a la edición en otros soportes y libros multimedia y, el último, ofrece información empresarial de los 100 agentes editoriales que han publicado más libros a lo largo del año 2017.

En los próximos párrafos se recogen las principales características de la edición de libros en 2017, a partir de los datos facilitados principalmente por la Agencia del ISBN.

Los agentes editoriales que editaron libros en 2017 fueron 3.032, un 0,2 % más que el año anterior, siendo casi el 90 % de ellos de titularidad privada. Como rasgo destacable del sector editorial español hay que señalar la convivencia de un elevado número de agentes con publicaciones esporádicas, de una vida corta e irregular, con editores estables con proyectos consolidados. En 2017, aproximadamente el 65 % de los agentes editoriales publicaron menos de 10 títulos y solo 13 editoriales privadas superaron la cifra de los 700 libros editados por año. El elevado grado de concentración del mercado editorial ha seguido, pues, ratificándose en 2017, en el que el 4,9 % de los agentes editores lanzaron al mercado el 57,3 % de los libros.

La producción, en 2017, experimentó un crecimiento del 4,6 % respecto al año anterior, consolidándose la tendencia positiva iniciada en 2014. En cuanto a las lenguas de publicación, el 94,2 % de los libros se editaron en lenguas de España, destacando a gran distancia la edición en castellano (84,4 %), seguida de la edición en catalán-valenciano (12,3 %), y del gallego y vasco (con aproximadamente un 2 % cada una). Las traducciones, que supusieron el 21,1 % del total de la producción editorial española, proceden en gran parte del inglés, con un peso del 51 %, en 2017, del conjunto de obra traducida.

Por lo que se refiere a la edición de libros en catalán, en 2017 se concedieron 9.702 ISBN, cifra que representa un 23,2 % más que el año anterior. El subsector con más traducciones fue el del libro infantil y juvenil (54,7 %), seguido del de la creación literaria (22,8 %); siendo el inglés la lengua más traducida en ambos tipos de libros. Cabe destacar que la mayor parte de los libros en catalán (86,9 %) fueron editados por empresas editoriales privadas, siendo la mayoría de ellas (63 %) editoriales grandes y medianas. El elevado grado de concentración editorial del sector puede advertirse al comprobar que de los 509 agentes editores, los 25 (un 5 %) que más publicaron en 2017 representan el 55,4 % de los libros editados en catalán.

El análisis por comunidades autónomas muestra un año más la fuerte concentración territorial en Madrid y en Cataluña, que controlan más de la mitad de la producción editorial (63,5 %), con una participación del 34,2 % en el caso de Cataluña y del 29,3 %, en el caso de Madrid. Estas economías de localización conviven, como se ha visto en el párrafo anterior, con una fuerte concentración de la oferta editorial en un pocos grandes editores, que se ha ido intensificando a lo largo de los años.

Por lo que respecta al precio de los libros, en 2017, el 43,3 % de la oferta de libros se mantuvo por debajo de los 10 euros por ejemplar y el 39 %, entre los 10 y 20 euros por ejemplar. El precio medio del libro (18,63 euros) ha seguido la tendencia reduccionista de años anteriores, disminuyendo un 5,9 % respecto al año 2016, con una evolución diferente dependiendo del soporte. Así, mientras el precio de los libros en soporte papel aumentó un 1 %, el de los libros en otros soportes descendió un 23,7 %.

El análisis por materias muestra un incremento del 21 % en el caso de los libros infantiles y juveniles, seguido de los de creación literaria (18 %), ciencia y tecnología (5,1 %), ciencias sociales y humanidades (3,8 %) y de tiempo libre (3,4 %). Se observa, no obstante, un descenso en los libros de texto (27,6 %).

Atendiendo al tipo de soporte, de los 89.962 ISBN inscritos en 2017, la edición electrónica representó el 31,6 % del total de la producción, registrando un incremento del 12,7 % respecto al año anterior. Dentro de esta, los libros digitales, con un aumento del 16,4 % respecto al año 2016, tienen un peso del 96,8 % en la edición en otros soportes y del 30,6 % en el total de la producción. Dentro de la edición electrónica, los libros en ePub (44,9 %), pdf (34,9 %), y otros e-books (12,3 %) representaron conjuntamente el 92,1 % de la edición. También en la edición electrónica hay una fuerte concentración territorial en las comunidades de Cataluña (41,2 %) y Madrid (30,8 %), seguidas por Andalucía (11,2 %) y la Comunidad Valenciana (8,3 %). Atendiendo los diferentes subsectores o materias, la edición electrónica está más presente en los libros de ciencias sociales y humanidades (30,7 %), de creación literaria (24,1 %) y los científicos y técnicos (16,5 %). La lengua de publicación mayoritaria fue el castellano (80,3 %) y el porcentaje de traducciones fue del 23,7 %, siendo el inglés (61 %), el italiano (4,6 %), el castellano (3,2 %) y el francés (1,2 %) las lenguas con más traducciones. Por lo que se refiere al precio medio de la edición electrónica, en 2017, fue de 11,01 euros, representando un aumento del 6,7 % respecto al año anterior. Así mismo, cabe destacar que el 83,9 % de los editores de libros electrónicos publicaron también libros en soporte papel, mientras que el resto se limitó exclusivamente a la edición electrónica. 

El estudio proporciona, pues, una gran cantidad de datos (los anexos ocupan unas 80 páginas) que nos aproximan a la situación de la edición española en 2017, pero también a su evolución más reciente, y nos permiten ver los efectos de la crisis y su recuperación a partir del año 2014 en un elevado número de indicadores.

Desde una perspectiva económica del sector, esta publicación, principalmente centrada en la producción, se complementa con otras como por ejemplo el Comercio interior del libro en España y el Comercio exterior del libro en España, ambas de la Federación de Gremios de Editores de España,2 o el Anuario de estadísticas culturales del Ministerio de Cultura y Deporte.3 Mientras la primera proporciona datos sobre el número de ocupados, el volumen de facturación según la dimensión de las empresas, el soporte utilizado y el subsector de actividad, así como información sobre la integración de las empresas editoriales en grupos empresariales, la segunda proporciona datos sobre la proyección internacional de las editoriales españolas, e indica los principales mercados exteriores del libro y otras publicaciones. Por su parte, el Anuario ofrece datos de las principales magnitudes económicas de la industria editorial, y permite la comparación con otras industrias culturales. Los datos más recientes relativos al año 2016 muestran, por ejemplo, cómo los «Libros y la prensa» aportaron el 0,81 % del PIB total de la economía y el 32,9 % del PIB cultural, siendo la principal industria cultural del país.

Todas estas fuentes, complementarias entre sí, ponen de relieve cómo en los últimos años a pesar de los retos a los que ha tenido que hacer frente el sector editorial (motivados por la crisis económica y el proceso de digitalización con todas sus consecuencias en la cadena de valor) el sector del libro sigue manteniendo su fortaleza en el tejido industrial cultural del país, y constituye un importante motor económico del panorama cultural y el más relevante por lo que se refiere a la proyección internacional de las industrias culturales del país.

Nota. Esta reseña se publica simultáneamente en el Blog de l’Escola de Llibreria.


1 Véase la reseña de una edición anterior de este informe en este enlace. [N. de la R.] 
2En este enlace puede accederse a los informes mencionados. 
3 Disponibles en línea.