La hoja de ruta digital: oportunidades y retos para la industria editorial

Versión para impresiónVersión para impresión
José Antonio Cordón García
Universidad de Salamanca
Grupo E-Lectra: Edición, Lectura Electrónica, Transferencia y Recuperación Automatizada de la Información

 

Celaya, Javier; Rodeja i Gibert, Teia (2011). Indústria editorial 2.0: tendències, oportunitats i reptes davant la digitalització del llibre. Barcelona: Generalitat de Catalunya, Departament d'Empresa i Ocupació. (Les diagnosis de l'Observatori de Prospectiva Industrial; 8). 80 p. ISBN 978-84-393-8766-4. Disponible també en línia a: <http://www20.gencat.cat/docs/empresaiocupacio/19%20-%20Industria%20i%20S.... [Consulta: 02/12/2011].

La industria editorial constituye uno de los sectores productivos más importantes de España. No en vano ocupa el cuarto puesto en el ámbito mundial por importancia de producción y facturación. En los tres últimos años va cobrando creciente importancia el sector de los contenidos digitales, que según el último informe del Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información, presentado en el foro FICOD el 23 de noviembre de 2011, han sobrepasado en importancia a los analógicos. Los datos muestran un sector en el que las cifras crecen exponencialmente y cuyo crecimiento, por ahora, es permanente. En lo referente a los libros electrónicos, frente a los 12, 514 ISBNs concedidos en 2009, en 2010 estos han ascendido a 18.500, producidos por pequeñas y medianas editoriales que aglutinan el 60% del mercado, y con un significativo, 8,2% relativo a la autoedición que se incrementa en casi un 30% con respecto al año 2009.

Sirvan estos datos para contextualizar la importancia del estudio desarrollado por Javier Celaya y Teia Rodeja, que viene a unirse a los informes que, afortunadamente, comienzan a proliferar en torno a esta importante área de negocio, un informe especialmente relevante por cuanto Cataluña agrupa a más del 50% de las empresas del sector editorial y contribuye poderosamente a su desarrollo, como ponen de manifiesto los autores.

El informe reviste una doble vertiente. Por una parte realiza un diagnóstico de la situación de la edición electrónica en Cataluña, analizando los diferentes parámetros que afectan a la misma, y por otra un análisis de las tendencias del sector y de los retos y oportunidades de futuro que habrán de afrontar los editores para involucrarse en los nuevos desarrollos.

Se analizan los aceleradores del cambio en el sector editorial. Se identifican las variables externas que intervienen en la aceleración del proceso de digitalización, como la progresión en los proyectos de carácter institucional y privado, la expansión del mercado con un crecimiento permanente de las ventas, la evolución de los dispositivos de lectura con la aparición de smartphones y tablets, la mejora en los sistemas de acceso, via wifi o 3G, y la aparición de nuevos agentes en la cadena de valor del libro.

Entre estos factores los de carácter tecnológico revisten una especial importancia con la evolución de la tecnología asociada a los dispositivos de lectura, dotados de cada vez mas de mejores prestaciones y funcionalidades. A esto es preciso asociar la consolidación de plataformas de venta y distribución de libros electrónicos en las que confluyen los diferentes agentes que concurren en el sector editorial. Estas plataformas, señalan Celaya y Rodeja, han de potenciar los sistemas de accesibilidad y cercanía con el usuario, tal y como se hacen en los sitios de Amazon, Barnes and Noble o Google ebookStore, han de simplificar el proceso de consulta y adquisición de obras, así como los sistemas de recomendación vinculados con las mismas, y han de diversificar la oferta para todo tipo de productos y formatos, tal y como se hace en la plataformas que están marcando la tendencia a nivel internacional. Además han de acometer su expansión internacional, dadas las posibilidades de negocio que alienta el sector digital no vinculado a la territorialidad, sino a la lengua.

Se abordan igualmente los aspectos claves en la digitalización, centrándose en los formatos (con el problema de la falta de estándares compartidos), el contingente del fondo a digitalizar, la negociación de los derechos digitales, la financiación del proceso, y la elección de la plataforma de venta y distribución, planteándose igualmente la cuestión de los sistemas de protección, DRM, y su repercusión en las estrategias de negocio editorial.

El problema de los precios se plantea desde la perspectiva de una situación ambigua en la que aún no se han desarrollado los ajustes oportunos por parte del sector editorial, por falta de experiencias que puedan servir de referencia y por las singularidades de la política de precios del medio, marcado por un IVA desproporcionado, un 18% que contrasta con el 4% fijado para el libro en papel, lo que perjudica cualquier estrategia que pretenda ser competitiva en este terreno. De cualquier modo el elemento nuclear en la oferta de libros digitales es el desarrollo de servicios asociados, que junto con precios competitivos le conferirán el valor añadido que ha de representar el libro digital.

El informe hace una valoración de los diferentes modelos de negocio, desde los que plantean la venta directa de contenidos, los que venden por suscripción, los de pago por visión, los que plantean el acceso abierto a los contenidos, los que se desarrollan en la nube, etc. Además, se detiene en los modelos de negocio planteados desde el punto de vista educativo, analizando experiencias como CourseSmart, CafeScribe, Flatworld VitalSource, Connect, Qbook, Nook Study, SpringerLink, etc, y aplicaciones como Inkling. Quizá lo más novedoso en cuanto a modelos de negocio se refiere son los relacionados con el cloud computing, o el cloud housting, de los que Amazon, Apple o Google han creado desarrollos de referencia y que en España cuenta con experiencias en activo como las representadas por 24Symbols, Amphibia o Musa a las 9

Se trata de una visión muy completa de las diferentes combinaciones y particularidades de la venta y distribución de contenidos digitales cuya cualidad es precisamente la capacidad de adaptarse a contextos profesionales y recreativos muy versátiles.

Todas estas prestaciones y desarrollos son propias de lo que en el siguiente capítulo se ha denominado "La tecnología como servicio". En él se abunda en aquellos aspectos que hacen del libro electrónico un soporte con unos desarrollos autónomos y completamente diferenciados de su referente analógico, en definitiva de aquello que lo particulariza como producto, gracias a la innovación tecnológica y al desarrollo de prestaciones de carácter social y colaborativo. El punto crítico en estos desarrollos, como señalan los autores, es la necesidad de que los editores se familiaricen con los nuevos desarrollos tecnológicos y asimilen la lógica de la tecnología 2.0. La aparición de libros enriquecidos, con una capacidad de integración multimedia cada vez mayor, de los que constituyen un buen ejemplo los Vook, desarrollados por Simon and Shuster, la lectura en streaming a través de sistemas de acceso en la nube, a la que se ha aludido antes, la mejora de conectividad, la interoperabilidad, y los desarrollo de lectura social, como Copia, Rethink Books, BookGlutton, GoodReads, Entrelectores, aNobii y otras, representan las vías por la que discurrirá la edición en los próximos años.

La introducción de la hoja de ruta digital en las editoriales implica un cambio de mentalidad, según la cual el editor habrá de pensar el libro de otra manera, producir de otra manera, distribuir y promocionar las obras de otra forma a como lo venía haciendo. Los retos de los editores en el contexto digital son, como señalan Celaya y Rodeja, formación e información. Han de adquirir las habilidades y competencias que les permitan optimizar las prestaciones y funcionalidades asociadas al contexto digital con garantías de éxito. Los editores han de asimilar la cultura de la innovación inherente a los nuevos medios, pensar en términos de la necesaria renovación permanente, pensar en términos de la internacionalización de sus actividades, adquirir las destrezas vinculadas con la gestión del conocimiento, que les permitirán dotar a sus productos de visibilidad y proyección multiplataforma, y finalmente pensar en la tecnología en términos de servicio, de aproximación al cliente y enriquecimiento de la participación de este en los procesos de valoración de los productos. 

En definitiva se trata de un estudio de carácter prospectivo, sistemático y equilibrado que realiza un acertado diagnóstico de los retos y oportunidades del sector editorial en el ámbito digital y define los dos elementos claves imprescindibles para que se pueda acometer este recorrido con rigor y responsabilidad: formación e información.

Comentarios

"La introducción de la hoja de ruta digital en las editoriales implica un cambio de mentalidad" esto es realmente lo importante y que vale la pena a la hora de hacer negocios