«Cuando se jodió lo nuestro», o, de la devolución de los contenidos académicos a los académicos

Lluís Anglada
Director de l’Àrea de Ciència Oberta
Consorci de Serveis Universitaris de Catalunya (CSUC)


Fyfe, Aileen; Coate, Kelly; Curry, Stephen; Lawson, Stuart; Moxham, Noah; Røstvik, Camilla Mørk (2017). Untangling academic publishing: a history of the relationship between commercial interests, academic prestige and the circulation of research. [S.l.]: Zenodo. 23 p. Disponible en: http://doi.org/10.5281/zenodo.546100 . [Consulta: 17/09/17].


La novela de Mario Vargas Llosa, Conversación en La Catedral, empieza con el protagonista preguntándose: «¿En qué momento se jodió el Perú?»1. El informe que reseñamos podía haber empezado de forma similar2, preguntándose cuándo ‘se jodió’ lo nuestro, las revistas científicas y académicas, en este caso.

El paso al digital ha impactado de forma disruptiva en el mercado de los contenidos (libros, revistas, películas) donde las empresas comerciales líderes en el mercado de lo analógico han tenido que dejar paso a nuevas alternativas para el consumo, iniciativas estas conducidas o por nuevas formas de acceso o por nuevas empresas. No ha pasado lo mismo en el mercado de la comunicación científica donde, después de algunas compras y fusiones, cinco editoriales comerciales (las big five), a las que hay que sumar no más de 30 sociedades científicas, publican la mayoría de las revistas que ‘cuentan’ (es decir, las incluidas en los índices de Web of Science o de SCOPUS).

La concentración de la publicación científica en empresas editoriales comerciales empezó en los años 70 del pasado siglo, pero ha llegado a extremos oligopolísticos con Internet. El cambio ha sido tan grande que la prensa generalista se ha hecho eco y ha examinado los caminos que han llevado a esta situación (véase, por ejemplo, «Is the staggeringly profitable business of scientific publishing bad for science?» en The Guardian) y se hacen eco de la necesidad, expresada por muchos científicos, que el control de las publicaciones científicas vuelva a la academia («It's time for academics to take back control of research journals»).

Pero la historia de la creación de oligopolios editoriales no es la de una apropiación, es la historia de una cesión. Una historia que tiene sus causas (y sus efectos) y que tiene mucho que ver con la capacidad baja de una sola revista (o de unas cuantas) editada de forma altamente voluntarista, de sobrevivir (es decir, de ser vista y de poder financiarse) en un mercado cada vez más global y competitivo.

El informe (breve) que reseñamos se ha producido en el marco de un proyecto de investigación sobre la historia de Philosophical transactions (la revista científica viva más antigua) financiado por el UK Arts and Humanities Research Council y refleja las ideas que se expresaron en un seminario que se celebró en la Royal Society, en abril de 2016, bajo el título de «The Politics of academic publishing, 1950-2016».

El texto reseñado se inicia con un resumen del informe y una introducción donde se señala que el informe se centrará en los cambios en la edición de revistas científicas a partir de la Segunda Guerra Mundial y que, para entender los cambios, no tan solo debemos fijarnos en los desarrollos tecnológicos, sino también en la situación financiera de las universidades y en el sistema de reconocimiento del prestigio de los académicos. A este último tema se dedica el primer capítulo («Publication and prestige before the 1940s») donde se explica que las publicaciones no empiezan a contar para el prestigio científico hasta la segunda mitad del S. XIX, y que hasta la segunda mitad del siglo XX la carrera docente y el prestigio científico no tenían relación.

El grueso del informe se dedica a los cambios en las publicaciones y el prestigio después de la Segunda Guerra Mundial. Los apartados en los que se divide este apartado son lo bastante claros como para indicar el contenido, y son: La comercialización y consolidación de la publicación científica, Investigación y prestigio en las universidades, Revisión por pares y el prestigio académico, Los límites del modelo comercial, Tecnologías alternativas, Publicación científica en línea.

De forma resumida (y seguramente incompleta) los elementos clave del proceso de cambio que acontece en este período son tres:

  • La investigación necesita ampliar su difusión y esto comporta la profesionalización de la edición científica. Esta profesionalización tiene un coste que es preciso sufragar e implica que la edición de revistas deba tener una mínima economía de escala que solo pueden proporcionar las editoriales comerciales y las sociedades científicas grandes.
     
  • La educación superior se extiende mucho en la segunda mitad del S. XX y crece también la necesidad de transparencia y control (accountability), es decir, la de tener indicadores de resultados; crece también la importancia de la investigación (más impacto económico y social y más financiación pública). Demanda de resultados e importancia de la investigación se encuentran: el uso de indicadores asociados a las publicaciones crece.
     
  • La financiación de las revistas funciona bastante bien hasta lo que se denomina «crisis de las revistas» (segunda mitad de la década de 1970). Desde entonces, el coste de subscribir revistas no ha parado de crecer por encima de los incrementos del IPC. A pesar de los nuevos desarrollos tecnológicos, las revistas digitales no han solucionado muchos de los problemas de la comunicación científica (el precio sería uno, pero la capacidad de publicar un artículo de forma rápida sería otro).

En las reflexiones finales, los autores del informe reconocen las aportaciones de las editoriales comerciales en la publicación científica, pero también señalan su responsabilidad en las disfunciones que actualmente tiene. Las causas, pero, hay que buscarlas en un mercado sin competencia (el de las revistas) y en una evaluación científica demasiado ligada a los indicadores de publicación.

El informe termina con recomendaciones al Gobierno, a las entidades financiadoras de la investigación y a las sociedades científicas, a los dirigentes universitarios y a los científicos. Entre las que se propone destaco estas:

  • Hay que conocer realmente lo que cuesta el sistema actual de comunicación científica (esto incluye los libros y los pagos de APC, article processing charges).
     
  • Hay que revisar y rediseñar los procesos de evaluación de forma que sean menos dependientes de indicadores bibliométricos.
     
  • Es necesario que el derecho de copia de las publicaciones científicas quede en manos de sus autores y que no sea transferido a terceros.

1Wikipedia. [Consulta: 17/09/17].

2 Arturo San Agustín remite a lo mismo en el título de su libro: Cuando se jodió lo nuestro: Cataluña-España crónica de un portazo. Península, 2014. 260 p. ISBN 9788499423111.

Enredados: el analfabetismo informacional de los nativos digitales

Laura Calosci
Máster en Biblioteca Escolar y Promoción de la Lectura


Evaluating information: the cornerstone of civic online reasoning (2016). [S.l.]: Standford History Education Group. 27 p. Disponible en: https://sheg.stanford.edu/upload/V3LessonPlans/Executive%20Summary%2011..... [Consulta: 28/09/17].


La habilidad con la que los nativos digitales se mueven por la red y utilizan sus terminales electrónicos –smartphones, tabletas y ordenadores– no significa necesariamente competencia informacional sino, más bien, según un estudio publicado en noviembre de 2016 por el Stanford History Education Grup (SHEG), de la prestigiosa universidad californiana de Stanford, «las capacidades de los jóvenes de valorar las informaciones en Internet se pueden resumir con una sola palabra: desoladoras». Según el citado estudio, los nativos digitales son fáciles de engañar a la hora de valorar una información. Este hecho, según el SHEG, es extremadamente preocupante tanto desde el punto de vista de los derechos de ciudadanía, como desde el punto de vista de la calidad democrática que se puede derivar. En un momento en que la posverdad ha entrado en el debate público por su fuerte influencia en la opinión pública es fundamental, para no caer atrapados en la red, promover en las escuelas una pedagogía que favorezca la adquisición de sólidas competencias informacionales en el uso de las nuevas tecnologías.

En este sentido, el SHEG es un grupo que, además de la investigación académica, ofrece diferentes recursos para los profesores de las escuelas de todos los niveles educativos, y es en este contexto que se enmarca el estudio Evaluating information: the cornerstone of civic online reasoning. La finalidad del estudio es justamente la de dibujar un cuadro realista sobre las actuales capacidades de los jóvenes de valorar la credibilidad de la información que fluye en Internet y dar herramientas para trabajar estas competencias en las clases.
El cuadro que surge es francamente preocupante.

¿La industria del libro? Bien, gracias

Amadeu Pons i Serra
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Turrin, Enrico. The book sector in Europe : facts and figures. [Brussels]: Federation of European Publishers, 2017. 19 p. Disponible en: http://fep-fee.eu/The-Federation-of-European-844?mc_cid=0bca001f3a&mc_ei.... [Consulta: 21/09/17].


De informes y de estadísticas en torno al libro se publican regularmente diversos, y están dedicados a aspectos diferentes (producción, comercio interior y exterior, hábitos de lectura...) y a tipos de obras diferentes (libro universitario, infantil y juvenil, cómic...). Sus productores son normalmente los organismos de la Administración o del sector que disponen de los datos. 

Este tipo de trabajos, que podríamos calificar como de una vertiente particular de la bibliometría avant la lettre, existe desde hace años, y nos sirve para tomar el pulso anual a la industria y constatar la evolución de determinados indicadores que, además de darnos un conocimiento general, a algunos les puede ayudar a tomar decisiones estratégicas. Por ejemplo, interesa saber si el libro electrónico va introduciéndose en el mercado, o saber el precio medio del libro, el tiraje medio, la distribución y evolución de la producción por los grandes grupos de materias, etcétera.

Un informe de rabiosa actualidad: «Libraries deliver: ambition for public libraries in England 2016-2021»

Maite Comalat
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Libraries deliver: ambition for public libraries in England 2016-2021 (2016). 91 p. [S. l.]: Libraries Taskforce. Disponible en: https://www.gov.uk/government/uploads/system/uploads/attachment_data/fil.... [Consulta: 13/09/17].


Con un título sugerente y ambicioso, el año pasado Libraries Taskforce, la agencia gubernamental inglesa de la que forma parte CILIP (Chartered Institute of Library and Information Professionals), publicó un informe con el objetivo de ayudar a las bibliotecas públicas proponiendo líneas de trabajo, recogiendo buenas prácticas y comprometiendo al Gobierno a apoyar a las bibliotecas para que puedan satisfacer mejor las necesidades de la comunidad local y, al mismo tiempo, fortalecer su imagen.

En un contexto complejo, donde, a pesar de las cifras positivas de visitas físicas y en línea, de los usos y de las valoraciones de los usuarios y no usuarios de las bibliotecas, se han cerrado bibliotecas, se han reducido las inversiones y el personal y se ha cuestionado su papel, Libraries deliver: ambition for public libraries in England 2016-2021 retoma el hilo dejado por el informe Sieghart, publicado el año 2014, y da respuesta a una demanda del Department for Culture, Media and Sport (DCMS) y del Local Government Association (LGA) para desarrollar la visión de futuro de las bibliotecas públicas en Inglaterra.

Las bibliotecas y las Humanidades Digitales

Lluís Anglada
Director del Área de Ciencia Abierta
Consorci de Serveis Universitaris de Catalunya (CSUC)


Kamposiori, Christina (2017). The role of research libraries in the creation, archiving, curation, and preservation of tools for the Digital Humanities. [London]: RLUK. 38 p.
Disponible en: http://www.rluk.ac.uk/wp-content/uploads/2017/07/Digital-Humanities-repo.... [Consulta: 10/09/2017].

«Digital Humanities: opportunities and risks» (2017). Digital Humanities Satellite Meeting: Berlin: 15-17 August. IFLA. Disponible en: https://www.ifla.org/node/11268. [Consulta: 10/09/2017].


A la investigación que se lleva a cabo en artes y humanidades que utiliza ordenadores y tecnologías digitales se la denomina Humanidades Digitales (Digital Humanities – DH). Este nuevo tipo de investigación (nuevo en los métodos, no en las finalidades) supone un cambio en las necesidades de investigadores tradicionalmente muy relacionados con las bibliotecas y los archivos. Cambio en las necesidades de los usuarios que debe comportar un cambio también en el enfoque, en la configuración de los servicios y (quizás lo que más) en la formación y conocimientos de los profesionales de las bibliotecas universitarias, especializadas y de investigación.

Teniendo en cuenta las incógnitas de este cambio, el RLUK (consorcio de las principales bibliotecas de investigación del Reino Unido y de Irlanda) ha publicado el informe que reseñamos y que tiene por finalidad «explorar el papel que tienen las bibliotecas, o que potencialmente pueden tener, en la creación, archivo, curación y preservación de herramientas para la investigación de Humanidades Digitales». El informe se enmarca en el objetivo más amplio del RLUK de «comprender el papel que juegan las bibliotecas de investigación en la investigación digital, identificar áreas específicas donde las bibliotecas puedan añadir valor, así como facilitar la compartición de mejores prácticas».

Páginas

Suscribirse a blok de bid RSS