La biblioteca de prisión como factor de transformación de la vida de los internos

Andreu Sulé
Facultat d’Informació i Mitjans Audiovisuals
Universitat de Barcelona


Krolak, Lisa (2019). Books beyond bars: the transformative potential of prison libraries. Hamburg: UNESCO Institute for Lifelong Learning. 50 p. ISBN: 978-92-820-1231-4. Disponible a: <https://www.unesco.de/sites/default/files/2019-12/books_beyond_bars_krolak_2019.pdf> [Consulta: 29/03/2020]. 


Las bibliotecas de prisión han sido, desde hace muchos años, uno de los patitos feos en el campo de la Biblioteconomía. Se trata de un tipo de biblioteca que ha llamado muy poco la atención a los investigadores, como lo demuestra el hecho de que realizando la búsqueda «prison librar*» en cualquier campo de Web of Science se recuperan únicamente 109 resultados, desde 1958 hasta nuestros días. Es por ello que la publicación, el año pasado, de Books beyond bars: the transformative potential of prison libraries es una muy buena noticia para las bibliotecas penitenciarias, y no únicamente para sumar un recurso más a la escasa lista de obras sobre bibliotecas de prisión, sino por el prestigio de la entidad que la ha hecho posible, el UNESCO Institute for Lifelong Learning (UIL), y de su autora, Lisa Krolak, responsable de la biblioteca del UIL y especializada en el papel de las bibliotecas en la alfabetización (ResearchGate, Academia).

El objetivo de Books beyond bars es evidenciar la capacidad que tienen las bibliotecas penitenciarias para transformar la vida de los internos, favoreciendo su rehabilitación social y reduciendo su reincidencia una vez han salido de la prisión. La autora quiera demostrar que la biblioteca de prisión ha de ser parte integrante de la estrategia multidisciplinaria que el centro penitenciario lleve a cabo para cubrir las necesidades educativas, informativas, legales y recreativas de los internos.

Sin embargo, la singularidad del trabajo de Lisa Krolak no recae en los elementos expuestos para justificar la importancia de las bibliotecas de prisión, sino para la ejemplificación de estos elementos con una diversidad de países tan amplia como nunca hasta ahora se había recogido en una publicación. Además de los casos más conocidos de Australia, los Estados Unidos y el Reino Unido, Lisa Krolak pone a disposición del lector experiencias de Alemania, Argelia, Argentina, Brasil, Bulgaria, Chile, Croacia, Ghana, India, Turquía, etc. Países estos que habitualmente no aparecen mencionados en las publicaciones, donde el predominio del mundo anglosajón es abrumador. La autora explica que toda esta información ha sido recogida gracias no solo a un amplio trabajo de investigación, sino también a sus visitas a diversas bibliotecas penitenciarias de diferentes partes del mundo y, sobre todo, a una llamada global a contribuciones a través de la listserv de la IFLA que fue respondida por bibliotecarios y grupos de interés de 38 países diferentes.

La obra se estructura en siete capítulos. Después de un primer capítulo introductorio, Lisa Krolak expone, en el segundo, la importancia de la educación permanente (lifelong learning) para los internos, entendida esta no solo como educación formal, sino también como educación no formal e informal, como por ejemplo, programas de alfabetización, habilidades para la vida, formación profesionalizadora, actividades artísticas, religiosas y culturales, educación física y acceso a las bibliotecas. A continuación (cap. 3), destaca el papel que pueden jugar las bibliotecas penitenciarias para conseguir este objetivo, ya sea facilitando el acceso a material educativo, o bien ofreciendo a los internos un espacio de libertad relajado y seguro. En el cuarto capítulo, Lisa Krolak hace un breve repaso a las políticas y recomendaciones sobre bibliotecas penitenciarias de ámbito nacional, regional e internacional (artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos; United Nations standard minimum rules for the treatment of prisoners; European prison rules; normas y recomendaciones nacionales –Australia, Brasil, Bulgaria, Croacia, Estados Unidos, Finlandia, Noruega, Reino Unido, etc.– e internacionales –Public Library manifesto de la IFLA y la UNESCO, Guidelines for library services to prisoners de la IFLA; etc.)

Hasta aquí, la parte de la obra que simplemente reproduce información ya disponible en otras publicaciones. Es en el capítulo quinto donde la autora hace su singular aportación, ilustrando cinco elementos de las políticas y recomendaciones expuestas en el capítulo cuatro con experiencias de, literalmente, todo el mundo. Los cinco elementos analizados son:

  • La relación de la biblioteca penitenciaria con la red de bibliotecas públicas (5.1).
     
  • El perfil y el rol del bibliotecario (5.2). 
     
  • La política de colección (5.3).
     
  • El uso de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) (5.4).
     
  • Los servicios de extensión (outreach services) y las actividades de alfabetización (5.5).

En cada elemento se sigue el mismo patrón. Primero se expone lo que debería ser y después se analiza de manera comparativa cómo se está aplicando este elemento en diferentes países del mundo.

La obra finaliza con un sexto capítulo a modo de conclusión donde Lisa Krolak sintetiza en cinco recomendaciones los principios rectores que deberían tener en cuenta todos los responsables de sistemas bibliotecarios de prisión:

  1. Las bibliotecas penitenciarias deberían seguir el modelo de biblioteca utilizado por las bibliotecas de fuera de la prisión.
     
  2. Las bibliotecas penitenciarias deberían ser una parte esencial de las regulaciones políticas y de las redes.
     
  3. Las bibliotecas penitenciarias deben ser gestionadas por personal formado y con acceso a recursos suficientes.
     
  4. Las bibliotecas penitenciarias deberían contribuir a un entorno de alfabetización que motive a los internos a desarrollar, mejorar y consolidar las habilidades de alfabetización.
     
  5. Las bibliotecas penitenciarias deberían utilizar sus materiales i espacios para ofrecer actividades de alfabetización.

Finalmente (cap. 7), la obra ofrece al lector una amplia (seis páginas) y variada bibliografía que constituye una muestra más de la orientación internacional de la publicación.

Así pues, estamos ante una obra original, fácil de leer gracias a la gran cantidad de experiencias que incluye, de interés para todas aquellas personas relacionadas con las bibliotecas de prisión (investigadores, bibliotecarios, gestores, etc.)

Servicios bibliotecarios de apoyo a la investigación en el entorno digital

Ángel Borrego
Facultat de Biblioteconomia i Documentació
Universitat de Barcelona


Greenhall, Matt (2019). Digital scholarship and the role of the research library: the results of the RLUK digital scholarship survey. London: RLUK. 77 p. Disponible en: <https://www.rluk.ac.uk/wp-content/uploads/2019/07/RLUK-Digital-Scholarship-report-July-2019.pdf>. [Consulta: 19/03/2020].


El mundo anglosajón ha acuñado en los últimos años la expresión «digital scholarship» para referirse al uso de recursos digitales en la investigación académica. El informe que reseñamos define el término como «the increasingly diverse application of digital technology to scholarly activity, with a particular emphasis on ope nness, cross-disciplinary collaboration, and challenging traditional and established methodological norms» (p. 7). Se trata, pues, de un concepto amplio —sin un equivalente claro en castellano— que incluye la creación y mantenimiento de repositorios, la adquisición de colecciones digitales, la organización de exposiciones virtuales, la preservación digital, la gestión de datos de investigación, el apoyo al acceso abierto o el desarrollo de plataformas de descubrimiento.

Desinformación en la era digital

Lydia Sánchez
Departament de Biblioteconomia, Documentació i Comunicació Audiovisual
Facultat d’Informació i Mitjans Audiovisuals
Universitat de Barcelona


Disinformation and «fake news»: final report: eighth report of session 2017-19 (2019). House of Commons. Digital, Culture, Media and Sport Committee. London: House of Commons. 109 p. Disponible en: <https://publications.parliament.uk/pa/cm201719/cmselect/cmcumeds/1791/1791.pdf>. [Consulta: 09/01/2020].

A multi-dimensional approach to disinformation: report of the indepedent High level Group on fake news and online disinformation (2018). European Commission. Luxembourg: Publications Office of the European Union. 39 p. ISBN 978-92-79-80419-9. Disponible en: <https://ec.europa.eu/digital-single-market/en/news/final-report-high-level-expert-group-fake-news-and-online-disinformation>. [Consulta: 09/01/2020].


Una de las principales preocupaciones de los científicos sociales de la primera mitad del siglo XX fue la de los supuestos efectos perjudiciales de los medios de comunicación de masas en las sociedades democráticas. Algunos veían en los medios una fuerza destructora de la cultura (Leavis, 1930), otros incidían en las terribles consecuencias de la propaganda política a través de canales de difusión masivos (Lasswell, 1927, 1934; Lippman, 1922), otros en el uso de los medios por parte de la élite política y económica para mantener su estatus (Adorno y Horkheimer, 1972). Incluso aquellos científicos cuyas investigaciones parecían indicar que los medios no tenían tanta influencia como se suponía dedicaron sus esfuerzos a estudiar la incidencia de los contenidos mediáticos en la sociedad y la democracia (Lazarsfeld, 1944). Ciertamente, el estudio de los efectos de los medios ha dominado la investigación en comunicación durante décadas, y ha sido objeto de interés de administraciones y gobiernos.

Modelos 3D y realidad virtual en las bibliotecas académicas

Pedro Rueda Ramírez
Miembro del Centre de Recerca en Informació, Comunicació i Cultura (CRICC)
Facultat d’Informació i Mitjans Audiovisuals
Universitat de Barcelona


Grayburn, Jennifer; Lischer-Katz, Zack; Golubiewski-Davis, Kristina; Ikeshoji-Orlati, Veronica (editors) (2019). 3D/VR in the academic library: emerging practices and trends. Arlington, VA: Council on Library and Information Resources. V, 133 p. Disponible en: <https://www.clir.org/pubs/reports/pub176/>. [Consulta: 21/02/2020].


3D/VR in the academic library se ocupa del papel de los modelos en tres dimensiones (3D), la realidad virtual (RV) y la realidad aumentada (AR) en el ámbito de las bibliotecas académicas. Los modelos 3D han ofrecido reconstrucciones de espacios virtuales que han permitido numerosas aplicaciones. Los modelos 3D impresos están cada vez más conectados a los prototipos artísticos o de ingeniería. La realidad virtual ha pasado del juego a simulaciones médicas que usan los estudiantes de anatomía. Y la AR está cada vez más presente en nuestras relaciones con los objetos expuestos en los museos. El interés académico resulta claro tanto por sus aplicaciones a la docencia como a diferentes ámbitos de investigación. La aplicación a numerosos campos del saber puede generar conocimientos aplicados y entornos virtuales de aprendizaje innovadores. El informe intenta responder a estas cuestiones a través de ocho casos prácticos que plantean cómo se han resuelto algunos de estos problemas al abordar los datos 3D y el software de realidad virtual desde perspectivas colaborativas e interdisciplinares. 

Nota sobre el «Observatorio de la librería» 2019

Marià Marín i Torné
Secretario técnico del Gremi de Llibreters de Catalunya
Ex director del Àrea del Llibre del Institut Català de les Empreses Culturals


Observatorio de la librería (2019). Dir. y realiz., Rafael Bravo Gil, Victoria Bordonaba Juste, José Miguel Pina Pérez, Iguácel Melero Polo. [Madrid]: Cegal; Zaragoza: Universidad de Zaragoza. 100 p. Disponible en: <https://www.cegal.es/wp-content/uploads/2019/11/Observatorio-de-la-Librer%C3%ADa-2019.pdf>. [Consulta: 23/02/2020]. 


Esta nota1 enlaza con aquellas que, años atrás, se han hecho sobre el Mapa de librerías que promueve la Cegal (Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros).2 De hecho, el estudio incluye otros informes que se hacían por separado. Nos referimos al «Análisis de las principales magnitudes contables de las librerías españolas», al «Barómetro de ventas» y al «Sistema de indicadores económicos y de gestión de las librerías» (SIEGLE). Son cosas diferentes, pero justo es decir que tenerlas reunidas ayuda a construir una mirada más completa sobre el sector.

Vuelve la alarma

Existía el runrún y los datos confirman que hay que estar al acecho, si no en alerta. Después de unos años de aumentos sostenidos tanto en la facturación como en la apertura de nuevos locales (y el consiguiente relativo de interrupción de cierres), ha venido un ejercicio de frenada, que en algunos lugares del Estado se avanzó ya en 2017. Dos primeras constataciones:

Páginas

Suscribirse a blok de bid RSS