19. Sin libro de texto en la clase

Presentación

En un grupo-clase hay problemas muy importantes de disciplina durante la clase de inglés. Se contrata una nueva profesora que cambia la manera de trabajar, sustituyendo el libro de texto como herramienta principal de aprendizaje por otros recursos didácticos.

Síntesis del caso →

Contexto

El centro de educación secundaria de este caso se ubica en un barrio de clase media de la ciudad de Morelia, en el estado de Michoacán, México, en una zona muy comercial. Es un centro que se caracteriza por ser tranquilo y muy conocido en el barrio. El profesorado es bastante tradicional y se rige principalmente por los libros de texto. La relación entre profesorado, alumnado y familias es cordial.
A los tres meses de haber empezado el curso, han pasado por un grupo – clase tres profesores diferentes. Finalmente, el grupo se queda sin profesor y, durante tres semanas, no tienen clase de inglés. El director del centro tiene que recurrir a una profesora de inglés con experiencia con estudiantes de secundaria que, en este momento, está cubriendo una plaza de primaria.

Planteamiento de la situación

Un grupo de tercer grado de secundaria (17 chicos y 3 chicas) manifiesta graves problemas de conducta en la asignatura de inglés. El profesorado, en general, ha podido controlar el grupo, pero la clase de inglés se ha convertido en un problema preocupante. El grupo, además de no mostrar interés por la asignatura, se dedica durante la clase a planificar boicots y bromas de mal gusto.

Desarrollo de la experiencia

La profesora que asume el grupo, decide involucrar al alumnado en el desarrollo de la clase. Así, el primer día, realiza una dinámica de grupo: cada alumno debe describirse a sí mismo, teniendo en cuenta aspectos positivos y negativos.
Para conocer mejor el grupo, la profesora pregunta cuáles son sus gustos, aficiones e intereses. Durante este intercambio de opiniones, detecta que el alumnado no tiene ningún interés en continuar trabajando con el libro de texto, que es el mismo que han utilizado el año anterior.

La profesora concluye que, en esta situación, antes de que cumplir con el programa de estudio, es prioritario llevar a cabo actividades que despierten nuevamente el interés del alumnado por la asignatura. Estas son las actividades que pone en marcha:

  • Juegos: la profesora elabora las preguntas con la gramática utilizada en el libro de texto y los estudiantes juegan en equipos.
  • Dramatizaciones: trabajando también en equipo, los alumnos deben elaborar una historia utilizando las reglas gramaticales.
  • Temas de conversación: la profesora elige un tema, teniendo siempre presente el temario del programa de la asignatura, y se hacen conversaciones en inglés.
  • Películas y debates: el alumnado visiona varias películas previamente seleccionadas por la profesora, teniendo en cuenta el temario y el interés del grupo por determinados temas. Los debates (en inglés) que se hacen tras el visionado de los filmes son muy intensos.
  • Elaboración de un cómic: por equipos, los alumnos deben elaborar un cómic en inglés, con dibujos y diálogos.
  • Música: por equipos, escriben una canción utilizando vocabulario y estructuras gramaticales que se han trabajado en clase y, con la ayuda de los compañeros que tocan algún instrumento, ponen música a las canciones.

Cuando se acerca el final del curso, hay que presentarse a un examen con validez oficial, que certifica el nivel de inglés. La coordinadora de la asignatura expresa inquietud y desconfianza: su percepción de la clase es que los alumnos sólo se dedican a jugar y hacer juerga dentro del aula durante la clase de inglés.

La profesora, sin embargo, señala el progreso del grupo. A pesar de no haber seguido el plan de estudios de la asignatura, ha podido integrar el grupo en la clase y han podido trabajar y revisar el temario de la asignatura, desde otra perspectiva y considerando otros elementos y dinámicas de aprendizaje. Sobre todo, considera que el grupo ha vuelto a tener interés por la asignatura, se respetan entre ellos y respetan a la profesora.

Desenlace

Los estudiantes se presentan al examen para poder obtener la certificación: 8 de los 20 alumnos obtienen la nota más alta; uno de ellos obtiene un 7, mientras que el resto alcanza una puntuación entre 8 y 9. La profesora puede continuar con el grupo y terminar el curso.

Síntesis del caso

ContextoGrupo-clase en una asignatura de inglés en una ciudad de Méjico
Nivel educativoSecundaria obligatoria
ÁmbitoAula
AcciónMetodología
ParticipantesAlumnado, Profesorado, Dirección
Desarrollo• Detección de problemas muy importantes de disciplina en un grupo de secundaria durante la clase de inglés
• Cambios constantes de profesores y renuncia del último
• Contratación de una profesora externa
• Cambio en la forma de trabajar de la profesora con los alumnos durante la clase. Sustitución del libro de texto como herramienta principal de aprendizaje
DuraciónUn trimestre

↑ vuelve arriba

icono_cuestiones

11. ¿Qué puede cambiar en la gestión y organización de aula?

Presentación
En un instituto público, el ambiente de aprendizaje de un aula cambia favorablemente sin variar las condiciones institucionales, de infraestructura general, ni económicas. La variación, que afecta a varios elementos de la vida del aula, parece que vienen de la mano de una profesora nueva.

Síntesis del caso →

Contexto

Características del barrio

Se trata de una población (37.000 habitantes) del cinturón de una gran ciudad, con fuerte crecimiento demográfico y urbanístico a partir del 1950. La mayoría de los habitantes son de segunda y tercera generación de inmigración del resto de España, y está poco integrada culturalmente. El tejido asociativo es débil. La ciudad se dedica sobre todo a la industria y los servicios. Las familias ocupan una gran parte de su horario en los quehaceres laborales.

El barrio donde se ubica el caso es muy diverso, con un nivel sociocultural y económico medio o medio bajo. Actualmente hay nueva inmigración, sobre todo sudamericana.

Características del centro

Es un instituto de enseñanza secundaria que funciona desde 1989-90, actualmente tiene más de 10 años de existencia. Hay 350 alumnos, en tres líneas de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y dos de bachilleratos. El claustro está constituido por 47 profesores, 30 con plaza definitiva.

Según las necesidades, se desdoblan internamente uno o dos cursos de ESO. El primer ciclo de ESO tiene una ratio muy alta. En el segundo ciclo se da un porcentaje alto de abandono a los 16 años, a pesar de no tener el graduado escolar.

Tiene los valores de la escuela pública: gestión democrática, apertura al entorno, igualdad de oportunidades, participación, educación de calidad, escuela inclusiva, modelo integrador y flexible. Los principales valores que hay que trabajar, recogidos en el Proyecto Educativo de Centro (PEC) son los siguientes:

  • Conectar el centro con el entorno.
  • Contribuir a la cohesión social (aceptación de las diferencias) y la equidad; escuela inclusiva.
  • Convivencia y aprendizaje.
  • Currículos dinámicos y abiertos que se puedan adaptar.
  • Promover la innovación y formación.

Estos valores se recogen también en el Plan de Acción Tutorial (PAT), el Proyecto Lingüístico y el Plan de Acogida de alumnado recién llegado.

Planteamiento de la situación

El alumnado cursa la materia de educación visual y plástica en segundo y cuarto de ESO; es de dos horas semanales. La profesora de esta materia tiene plaza definitiva en este centro.

Desde que existe esta profesora, se ha detectado un grave problema en el aula respecto al comportamiento del alumnado. Hay mucha algarabía y el alumnado se queja de que no hace nada, que trabaja poco y no aprende.

Después de un tiempo de observación, la persona encargada de realizar un desdoblamiento en esta asignatura (respuesta dada por el instituto para intentar reducir los problemas de comportamiento y disciplina) comenta que:

  • La materia se trabaja de manera muy conceptual (libro de texto, apuntes, ejercicios y actividades escritas).
  • El ambiente en el aula es de total indisciplina: el alumnado habla, se levanta, grita, no sigue ninguna norma.
  • La profesora no impone sus normas, y como toda respuesta cuando el ambiente es insoportable, aplica el protocolo de disciplina al alumnado: expulsión del aula, “letras de mal comportamiento”.

Después de estas observaciones, el equipo directivo (en concreto, la coordinadora pedagógica), ha hablado reiteradamente con esta profesora, le ha comentado estos aspectos y le ha ofrecido alternativas de mejora en relación a la organización del aula, el enfoque de la materia y el control del comportamiento del alumnado; pero no se ha observado ninguna mejora. Por lo tanto, el centro sigue ofreciendo horas del profesorado de atención a la diversidad para el desdoblamiento en esta hora.

Desarrollo de la experiencia

A finales del segundo trimestre, por un problema personal, la profesora coge la baja, y el Departamento de Enseñanza de la Generalidad de Cataluña envía una nueva profesora, hasta finales de curso. La sorpresa de todo el mundo es que desde el primer día que llega la nueva profesora se observa un cambio importantísimo, en sentido positivo, en el comportamiento de todo el alumnado. Están contentos, les gusta la profesora, dicen que aprenden mucho y trabajan en un entorno muy calmado.

El profesor que hace el desdoblamiento (y que a partir de ese momento ya no lo hará más por decisión conjunta de la profesora y el equipo directivo del centro) y la misma profesora comentan como cambios que:

    • El aula está siempre preparada con el material y el trabajo que hay que hacer cuando llega el alumnado.
    • La profesora explica sólo durante los 5-10 minutos iniciales, y siempre con uno o varios modelos colgados en el aula lo que pide al alumnado que haga, luego les pasa los modelos (más de uno para toda el aula) y el alumnado comienza a trabajar.
    • Hay material adecuado para la asignatura: colores, papeles, cartulinas.
    • La distribución física del alumnado es diferente a la de las otras aulas (en forma de U). La profesora comenta que lo hace porque es bueno que el alumnado observe que esta asignatura es diferente de las otras (aparte que mejor para observar los modelos que hay que hacer).
    • Cuando el alumnado trabaja hay música de fondo.
    • Los trabajos que hacen decoran el aula y los pasillos del centro.
    • Cada alumno tiene una carpeta en el aula con los trabajos que va haciendo, y la profesora los revisa entre clase y clase y si puede los “arregla” un poco para que el alumno los valore positivamente cuando los vea el día siguiente (sobre todo los de aquellos alumnos a los que les cuesta más).
    • La profesora, el primer día que entró en el aula, ya se había mirado la fotografía del todos los alumnos, había intentado memorizar algunos nombres y comenta también que los primeros días intentó observar algo positivo de cada uno de los alumnos y comentárselo.
    • Considera muy importante una buena relación personal, mirar a los ojos, conocer algo suyo, comentar aspectos positivos… de todos los alumnos de cada grupo.
    • Comenta que los primeros días dedicaba muchísimo tiempo a todos estos aspectos (conocer los alumnos, tener el material preparado, el aula preparada siempre), pero que a medida que pasan los días, el esfuerzo disminuye.
    • Evidentemente, tiene la programación muy clara y preparada.

Desenlace

El cambio positivo se mantiene hasta final de curso y, aunque aparecen algunas dificultades, en general la evolución es buena.

Síntesis del caso

ContextoAula de la asignatura de Educación Visual y Plástica
Nivel educativoSecundaria obligatoria
ÁmbitoAula
AcciónAtención a la diversidad
Metodologia
ParticipantesProfesora de aula, Profesor de apoyo en el aula, Coordinadora pedagógica, Equipo educativo
Desarrollo• Problemas de falta de control y de aprendizaje en un aula de instituto
• Desdoblamiento de profesorado en el aula de la asignatura (Educación Plástica y Visual). Situación estable: mantenimiento de la situación
• Cambio de profesora (finales segundo semestre, por baja de la titular). Con la nueva profesora, nuevos criterios de gestión y organización de aula. Variación positiva en convivencia y aprendizaje
• Anulación de desdoblamiento. Situación de nuevo estable: con variaciones habituales, pero valoración general positiva
DuraciónUn curso escolar, especialmente tercer trimestre

↑ vuelve arriba

icono_cuestiones

6. Buscando el compromiso del estudiante

Presentación

Un profesor aplica los principios del contrato didáctico con un estudiante en dificultades. Busca para hacerlo cumplir con las características básicas del contrato de aprendizaje: que sea un acuerdo formalizado, que exista una relación de contraprestación recíproca, una implicación personal y un marco temporal de ejecución.

Síntesis del caso →

Contexto

Nos situamos en un instituto de la periferia de Barcelona, con un alto porcentaje de alumnado inmigrante, un 25% aproximadamente. En este conjunto de alumnado inmigrante, la mayoría son alumnos que hace años que viven en Cataluña, incluso algunos han nacido aquí. Por otra parte, una minoría (los llamados inmigrantes de incorporación tardía o reciente) van llegando  y se incorporan al centro a medida que avanza el curso escolar.

La organización particular del área de Matemáticas, con grupos heterogéneos a partir del 2º curso de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO), hace que la mayoría de alumnado inmigrante principalmente concluya el curso con un bajo rendimiento académico. Estos alumnos suelen tener un nivel más bajo de éxito, pero no quiere decir que tengan un nivel inferior de capacidades, evidentemente. A los alumnos de incorporación tardía o con bajo nivel de adquisición de la lengua se les asigna el aula de acogida.

Planteamiento de la situación

Maikel hace ya cuatro años que llegó de Ecuador y actualmente cursa 1º de ESO. En general, podríamos decir que no le gusta la escuela, ni tampoco le motiva estudiar. Este primer trimestre suspendió  6 asignaturas. Además de no estudiar y no trabajar, últimamente está tomando un rol negativo respecto al resto de la clase. Interrumpe la clase, hace demasiadas bromas, no hace caso al profesor, lo han expulsado de clase varias veces, no lleva el material que se le solicita, no tiene cuaderno de trabajo, etc.

Me incorporé al trabajo de profesor de matemáticas en este instituto y con este grupo de alumnos principalmente durante el mes de diciembre, concretamente la tercera semana.

La profesora que hacía la sustitución anterior me pasó el cuaderno de notas y unas cuantas indicaciones de cómo era el grupo y quién era Maikel. “No será fácil”, pensé.

Desarrollo de la experiencia

Las primeras clases con el grupo no fueron demasiado bien. Incluso tuve que echar a algunos alumnos de la clase, entre ellos a Maikel. Yo sentía que como profesor podía hacerlo mejor. La expulsión debe ser el último recurso (de supervivencia) cuando ya no tienes más recursos (los productivos). No es ninguna solución. Aplazar un problema es “pan para hoy y hambre para mañana”.

El punto de inflexión en la situación no llegó hasta enero, fuera de la clase de matemáticas, con una conversación. Estaba de guardia y Maikel llegó a la sala de profesores con un Comunicado de Expulsión de la asignatura de Lengua Castellana. Estos momentos de comunicación, tarde o temprano, llegan, se han de buscar y estar preparado, pero no se deben forzar.

Los elementos más relevantes de aquella conversación los escribo a continuación. Le pregunté qué pasó, aunque yo ya sabía que me diría que la culpa era del profesor. Lo importante era que él fuera consciente de que me interesaba por él y que le estaba escuchando. Tenía que hablar quitando tensión a la conversación. A continuación le expliqué anécdotas mías, de cuando tenía su edad y también tenía problemas con los profesores de lengua o de matemáticas. Lo más importante no es si estas anécdotas son reales o medio inventadas, lo importante es si son adecuadas o no.

Dada la buena acogida de mis palabras, continuamos hablando de algún aspecto y de alguna ciudad típica de su país que yo conocía, para pasar después a interesarme por la escuela en Ecuador. Incluso me contó un método diferente para hacer divisiones, que aprendió en la escuela primaria de su país.

Con esta conversación lo que estaba haciendo era abrir una puerta y crear un espacio de complicidad con Maikel. Este es el paso previo si quieres que te escuche y te haga caso. Además, durante estas conversaciones, siempre hay algún elemento personal del alumno que te puede ayudar a conseguir tus objetivos como profesor de matemáticas mediante un acuerdo con él. El elemento personal que usaría en el caso de Maikel sería el sentimiento de agradecimiento que él tenía hacia su padre. Siempre había trabajado mucho para llevar dinero para su madre y sus hermanos y se levantaba a las 5:30 h. cada día para ir a trabajar.

En cuanto a los objetivos, debían priorizarse y, con respecto a los acuerdos, deberían ser realistas. En este caso, los objetivos eran por orden de importancia: no ser expulsado de la clase, llevar el libro y el cuaderno, estar callado cuando hay que estar callado y hablar cuando se debe hablar, prestar atención a las explicaciones en clase, trabajar en clase, hacer deberes y estudiar en casa.

El acuerdo fue que Maikel haría un esfuerzo extra para no ser expulsado y que llevaría el libro y el cuaderno a clase. Maikel aceptó este acuerdo después de oír algunas de mis palabras: “¿A tu padre le gustaría saber que no llevas el libro?”, “Yo no llamaré ahora mismo a tu padre para decirle lo que está pasando porque tengo confianza en ti”, “El próximo día sí que llevarás el libro y la libreta”, “Si no los llevas el próximo día no me dejarás otra opción que hablar con él”.  Finalmente él mismo vio que no estaba haciendo las cosas bien en la clase de matemáticas, no ya sólo por su padre, sino por él mismo.

Desenlace

Naturalmente, los cambios no suceden de la noche a la mañana, sino que es un proceso con sus propios altibajos. En cualquier caso, decidí no volver expulsar a Maikel de la clase  nunca más y prácticamente todos los días llevaba el libro y el material. Él fue progresando. Poco a poco comenzó a participar de una manera positiva en la dinámica de la clase, a pesar de sus carencias de conocimientos en matemáticas. Incluso un día fue el protagonista positivo de la clase, porque aceptó mi ofrecimiento de explicar en la pizarra al grupo el método de división que aprendió en su país y que me contó durante la conversación que tuvimos, meses atrás.

Síntesis del caso

ContextoInstituto, en la periferia de una gran ciudad, con un 25% alumnado inmigrante
Nivel educativoSecundaria obligatoria
ÁmbitoAula
Estudiante
AcciónAtención a la diversidad
ParticipantesMaikel y profesor de matemáticas sustituto
Desarrollo• A Maikel no le gusta estudiar / tiene problemas de comportamiento (interrumpe clases, no hace caso al profesor, no lleva material)
• Expulsiones de aula reiteradas
• Punto de inflexión de la situación, al margen de la clase de matemáticas: conversación en horario de guardia. El profesor muestra interés y escucha al alumno
• En base a la confianza y la complicidad, se llega a acuerdos sobre unos objetivos realistas y alcanzables a corto plazo
DuraciónPrimeras clases e intervención a finales del primer trimestre del curso

↑ vuelve arriba

icono_cuestiones

5. Una expulsión indefinida

Presentación

Un alumno de 3º de ESO es expulsado reiteradamente del instituto y, a pesar de las intervenciones del profesorado y los especialistas, el Consejo Escolar determina su inhabilitación hasta final de curso.

Síntesis del caso →

Contexto

El equipo directivo observa que el centro recibe pocas solicitudes de plaza en el periodo oficial de preinscripción y que un tercio de la matriculación en 1º de ESO procede de alumnado no preinscrito. Buena parte de estas matriculas fuera de plazo son a propuesta de la Inspección Educativa, ya que quedan plazas vacantes y es un centro que sabe tratar al alumnado problemático.

La dirección del centro analiza las escuelas de procedencia de la zona y observa que una escuela envía casi la totalidad del alumnado —es la escuela que tiene escolarizada una buena parte del colectivo gitano del barrio—, y que las otras dos escuelas de la zona envían únicamente un tercio del alumnado que ha acabado el último curso de Primaria, que manifiesta necesidades educativas especiales o actitudes de rechazo escolar.

En las primeras semanas de clase, se observa una conflictividad muy intensa en todas las aulas de primero, que se manifiesta en expulsiones de clase, en la incomunicación ante la actividad lectiva en la mayoría de asignaturas y en una tensión extrema entre el profesorado para gestionar el aula.

En cuanto a la acción tutorial, el seguimiento y la orientación del alumnado, el tutor del grupo clase y el equipo docente se reúne semanalmente. Hacen una entrevista inicial a cada alumno y les pasan unos ejercicios sobre competencias lingüísticas y matemáticas. Los datos se comentan en las reuniones del equipo docente. También siguen regularmente la dinámica de la clase y de cada alumno.

En la asamblea semanal, el tutor procura analizar con el grupo el funcionamiento de la clase. El equipo docente se comunica las incidencias y procura coordinar las actuaciones de aula. Ante situaciones de conflicto, en primer lugar el tutor habla con el afectado. Después lo hace todo el equipo docente, que establece un pacto con el alumno correspondiente. En caso de persistir el conflicto, el jefe de estudios convoca a la familia de acuerdo con el tutor.

Respecto a los seminarios, equipos o departamentos de área, los equipos docentes consideran que el currículum organizado en 10 áreas curriculares (más materias optativas, de refuerzo…) dispersa excesivamente los referentes del alumnado, sobretodo porque es excesivo el número de profesores que los atienden. La estructura horaria y el espacio del aula no se adaptan al estilo de aprendizaje de algunos alumnos.

En cuanto a la programación y el trabajo de aula, algunos profesores manifiestan que un sector del alumnado no aprende a través de la lectura y la explicación del profesor, sino que necesitan hacer actividades variadas, cambiantes e interesantes. El equipo docente también ha identificado que el alumnado tiene poca autonomía y una bajísima autoestima, y que necesita mucha guía y ayuda del profesorado. También manifiestan que es muy importante que el profesor dirija y controle el ritmo de la clase.

El psicopedagogo del centro lleva a cabo diferentes tareas: adaptaciones curriculares de alumnos con dificultades, asesorar a los tutores y los equipos educativos cuando estos le envían alumnos para hacer una valoración psicopedagógica, entre otras. La profesional del Equipo de Asesoramiento Psicopedagógico (EAP) se reúne semanalmente con el psicopedagogo de centro, el cual le comenta los casos problemáticos, los analizan conjuntamente y entrevista aquellos alumnos que le solicita el tutor o el equipo docente. Sobre todo se trata de alumnado con baja motivación, dificultades para concentrarse, hábitos de trabajo insuficientes, deficiencias importantes en los aprendizajes básicos, o con una estructura familiar poco estable. En ocasiones también se le pide que asista a la reunión de algún equipo docente cuando se habla de algún caso o situación conflictiva, por ejemplo: faltas de respeto al profesorado, cuestionamiento de su autoridad, dificultades para seguir las indicaciones o necesidades de un seguimiento más individualizado.

Planteamiento de la situación

Kevin es un alumno de 14 años que ha ingresado en 3º de ESO en el Instituto. Muestra más interés por las actividades de aprendizaje en que el trabajo que hay que llevar a cabo parten de unas pautas iniciales, es más autónomo, y tienen una carga teórica más reducida, como por ejemplo las áreas curriculares de tecnología, informática y educación física.

En las primeras cuatro semanas del curso Kevin ha estado expulsado trece veces de clase por siete profesores diferentes por las razones siguientes: interrumpe continuamente la marcha de la clase hablando, gritando y no haciendo caso al profesorado, falta al respeto al profesor y se mofa, escribe en las mesas con el lápiz y no hace caso a las advertencias de la profesora, o se pelea con los compañeros de clase. La descripción que hace el tutor de su comportamiento es:

  • Desde el inicio de curso Kevin presenta una conflictividad constante. Es nervioso, no controla sus acciones y es irreflexivo y agresivo ante la autoridad del profesorado.
  • Provoca a los demás de manera constante: grita a los compañeros, se cambia de silla, no para quieto, pinta las mesas, recorta papeles, dibuja, no presta atención.
  • Se niega a hacerme caso y me desafía ante toda la clase.
  • Los gritos, las amenazas, las peleas y el juego con adhesivos son las actividades habituales en mi clase.
  • Es inteligente, desobediente y mal educado.
  • Provoca tu reacción y así se divierte.
  • No tiene ningún interés por el trabajo académico.

Desarrollo de la experiencia

Antes de empezar el siguiente curso, Kevin es entrevistado por una de las profesoras de atención a la diversidad del instituto, y la información que obtiene es que el pasado curso fue expulsado del instituto anterior durante la mayor parte del curso. Sus expectativas de futuro son cursar un cicle formativo de grado medio de una rama tecnológica.

En el ámbito familiar, el chico vive con la madre, su pareja y el abuelo materno. Se muestra muy crítico con el compañero de su madre y en cambio mantiene un fuerte vínculo afectivo con ella. El padre hace cuatro años que se fue de casa. Desde hace tres meses también vive con el nuevo compañero de la madre con el cual no tiene buena relación, se enfrentan constantemente y ni el abuelo ni él lo acaban de aceptar. Kevin tiene una fuerte relación de dependencia con la madre y no acepta ninguna figura masculina entre él y la madre.

Durante las dos primeras semanas de clase, diversos profesores hablan con el para hacerle reflexionar sobre su comportamiento. La tercera semana, conversa nuevamente con la profesora de atención a la diversidad durante una hora. El chico dice que el compañero de su madre lo pone nervioso y que muchos días, cuando llega del instituto, ya está muy alterado y no puede controlarse. Reconoce algunos malos comportamientos hacia el profesorado y niega otros. Se queja de una expulsión injusta. Dice que está en el instituto para conseguir el título, que no le gustan las clases que tiene que escribir todo el rato. El chico no quiere que se avise a la madre.

El profesorado le propone un pacto y un plazo de 15 días para comprobar que lo cumple. Se acuerda no avisar a la madre si en los próximos tres días el comportamiento mejora, y, en el caso que haya que hablar con ella, se le hará saber que el chico manifiesta que está nervioso por el ambiente de casa. En los 3 días siguientes a la reunión, se le expulsa tres veces de clase. Habla con el jefe de estudios, le expulsan 6 días y se le dice que vuelva al instituto con la madre para mantener una entrevista.

El tutor habla con la madre después de la primera expulsión. La madre defiende al hijo y no reconoce los comportamientos que expone el profesorado. El chico vuelve a clase y firma un nuevo contrato. Al día siguiente de haber hablado la madre con el tutor, es expulsado de una clase y el alumno dice que ha sido sin motivo. Se le expulsa hasta la reunión del próximo Consejo Escolar.

En el Consejo Escolar comparece la madre, que niega las afirmaciones del profesorado, y se inicia el proceso de expediente disciplinario. A partir de este, un profesor instruye el expediente: entrevista al chico, a la madre, al profesorado, al psicopedagogo del centro y pide a la psicopedagoga del EAP que haga un informe y que hable con el chico. La psicopedagoga se niega a hacer un informe para el expediente, pero acepta entrevistar al chico. La madre dice al instructor que en poco tiempo han muerto dos de sus hijos y hermanos de Kevin, que se ha separado del marido y que vive con un compañero, con quien el chico está enfrentado.

Desenlace

Pasado el Consejo Escolar, y mientras actúan los psicopedagogos, el equipo de profesores considera que, después de dos meses y medio desde el inicio de curso, es evidente que Kevin no ha cambiado nada su comportamiento, que no se puede esperar que mejore en el futuro, que es un elemento muy negativo para la clase, ya que muchas veces impide que se pueda trabajar, y que no reconoce ninguna autoridad en el profesorado. En el Consejo Escolar, el instructor propone inhabilitar al alumno para asistir al centro hasta final de curso y se aprueba.

Síntesis del caso

ContextoInstituto, con 1/3 de la matriculación en 1º de ESO que procede de alumnado no preinscrito y a propuesta de la Inspección Educativa
Nivel educativoSecundaria obligatoria
ÁmbitoCentro
AcciónAtención a la diversidad
ParticipantesAlumno de 3r de ESO y familia, Tutor del grupo de clase y equipo docente, Profesora de atención a la diversidad, Psicopedagogos del centro y del EAP, Profesor instructor del expediente de expulsión
Desarrollo• Alumno de 3r de ESO expulsado 13 veces de clase durante las primeras 4 semanas de curso
• Diversos profesores hablan con Kevin durante las dos primeras semanas de clase para que reflexione sobre su comportamiento
• Profesora de atención a la diversidad le entrevista
• Propuesta de pacto para un plazo de 15 días. Expulsiones reiteradas
• El tutor entrevista a la madre y el caso pasa al Consejo Escolar
• Intervención de los psicopedagogos del centro y del EAP
• El Consejo Escolar determina la inhabilitación definitiva
Duración2 meses y medio una vez iniciado el curso escolar

↑ vuelve arriba

icono_cuestiones