Del ojo al hueso

  • García Valdés, Olvido

    Del ojo al hueso

Ed. cit.

Del ojo al hueso

Madrid, Ediciones Ave del Paraíso. Colección Es un decir, 2001

ISBN: 84- 88547 -43 -9 D.L.: M-11342-2001

pero siente
la ira que es fijeza del rostro. Así
estar vivo. Abandonado el huerto,
de nada sirve ya la lluvia
repentina ni su olor, prefigurada
y tersa hoja de limonero, perdida
elasticidad de pulmón.

biografía

Olvido García Valdés (Asturias, 1950) es licenciada en Filología Románica y en Filosofía. Actualmente compagina su trabajo como profesora con su labor como poeta, crítica, prologuista, traductora, y ensayista. Su obra poética consta de El tercer jardín (1986), Exposición (1990, accésit del Premio Esquío y Premio Ícaro de Literatura), Ella, los pájaros (1994, Premio Leonor de Poesía), Caza nocturna (1997), Del ojo al hueso (2001) y la antología: La poesía, ese cuerpo extraño (2005).  

sinopsis

Olvido García Valdés obliga al lector, mediante la ausencia de títulos en sus poemas, a penetrar sin paliativos en su mundo poético, además de contribuir de este modo a la mayor unidad de las cuatro secciones que integran la obra. Éstas son: "Si un cuervo trajera", "Del libro de los líquenes o el decir", "De marfil ve sus propios dedos" y "Locus oculus solus", compuesta a su vez de cuatro partes: "Instancias del camino", "Instancias de refugio", "Instancias subjuntivas" e "Instancias de la puerta o acceso". A través de ellas se recorre un camino que pasa por reflexiones sobre la vida, la espiritualidad, la muerte, la memoria, el lenguaje y la comunicación. 

reseña

Con un elevado grado de ascetismo formal, huyendo de cualquier retoricismo, el yo poético lleva al lector hacia una travesía que es pérdida y encuentro de muchas cosas. Se nos hace recorrer -por las cuatro secciones que integran la obra - los paisajes del norte, así como los de la meseta castellana, con su flora, fauna y cultivos; las estaciones del año y los cambios meteorológicos, como síntomas evidentes del paso del tiempo; los recuerdos de las diferentes etapas de la vida; se nos hace penetrar en los más íntimos rincones de casas ajenas y en retazos de vida de diversos personajes; devenimos partícipes de reflexiones sobre el habla y la comunicación... Y sobre todo somos en todo momento testimonios del imparable transcurrir del tiempo, que conduce inexorablemente a la muerte. Aunque ésta no significa siempre el final, ya que en Del ojo al hueso es constante la idea de la vida a partir de la muerte: ésta rebrota en exaltación, como larvas y abejas emergiendo de la podredumbre.

La poeta utiliza básicamente dos medios para la creación poética: la primera sería la de un intento de neutralidad en busca de lo sustancial de las pequeñas anécdotas que dan pie a los poemas; la otra es la del ahondamiento repentino, a veces brusco, hacia la introspección, hacia un cuidada reflexión sobre ciertos temas que llega incluso al misticismo: la reflexión sobre el alma, lo inefable, la experiencia de la muerte y su redención a través de la memoria y el recuerdo...

Estos dos medios se combinan y unen para penetrar en la materia poética, dando como resultado unos poemas que avanzan como a saltos, de la presentación de instantáneas cotidianas, de lo que se ve, de lo que el ojo ve, a lo que entraña, lo que hay debajo, lo que siente la poeta hasta hacer crujir sus huesos.

La poesía de Olvido García Valdés no es, sin duda, una poesía fácil: es una búsqueda hacia una poesía del sugerir, más que del decir, una poesía que va más hacia lo enunciativo que a lo explicativo y siempre a partir de una gran dosis de ensimismamiento e impenetrabilidad. Aunque esto no ha de amedrentar al posible lector: la propia autora, consciente de la densidad de su obra, nos invita en la última parte del poemario, "Instancias de la puerta o acceso", a la relectura, ya que el final es un volver a entrar. La poeta nos presenta así su concepción cíclica de la poesía, que se corresponde con el ciclo de la vida: "la cadena en que la muerte bulle, / fiesta larvada donde la vida prolifera".  

autopoética

"En la lectura de Pavese o Artaud y lo que encontraba en Virginia Woolf o Alejandra Pizarnik o Katherine Mansfield había en estas últimas algo más, un valor añadido, una clase de proximidad distinta, casi como si se pudiera hablar de otra lengua". "No hay una escritura femenina, pero sí una escritura de mujeres". "Un poema es el lugar donde las palabras alcanzan a las cosas: en él late el hálito de lo que es o de lo que estará cuando uno ya no esté".  

Edita: Centre Dona i Literatura

Massanet Mayol, Maria Antònia

Massanet Mayol, Maria Antònia (2006), "Olvido García Valdés. Del ojo al hueso", Lletra de Dona in Centre Dona i Literatura, Barcelona, Centre Dona i Literatura / Universitat de Barcelona.

http://www.ub.edu/cdona/lletradedona/del-ojo-al-hueso
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...