El tren pasa primero

  • Poniatowska, Elena

    El tren pasa primero

Ed. cit.

El tren pasa primero

Madrid, Punto de Lectura, S.L., 2007

ISBN:84-663-6869-8 D.L.: B-50.642-2006

He pasado muchas noches a la intemperie […], he aguantado días sin comer, cuando me ha ido bien, dormí en sótanos o en carros de ferrocarril, tuve hambre y frío, sentí que ningún fuego, ningún abrazo me calentaría pero en medio de mi pobreza sé que si un solo hombre lucha y no se deja morir, la vida vale la pena.

biografía

Periodista, activista política y escritora mexicana, Elena Poniatoswka (París, 1932) ha sido desde sus inicios periodísticos una de las escritoras más galardonadas y comprometidas de las escenas literaria y política mexicanas. Es autora de libros de crónicas, testimonios, entrevistas y ficción, entre los que resaltan Hasta no verte, Jesús mío (1969), La noche de Tlatelolco. Testimonios de historia oral (1971),Querido Diego, te abraza Quiela (1978), Tinísima (1992), Las soldaderas (1999) y La piel del cielo (2001).

sinopsis

Definida por su posicionamiento político en defensa del sindicalismo ferroviario mexicano, la novela El tren pasa primero relata las luchas de este sector en el México de mediados del siglo XX, y lo hace a partir de la recreación de las experiencias, los compromisos y el liderazgo de uno de sus personajes, Trinidad Pineda Chiñas.

reseña

Ganadora del premio Rómulo Gallegos en 2007,El tren pasa primero es una historia de luchas sociales lideradas por hombres; pero también es una historia de trenes y de las transformaciones sociales, económicas y políticas que corrieron al ritmo de las locomotoras en México durante gran parte del siglo XX. Híbrido entre la ficción narrativa y la crónica periodística, los límites discursivos de esta novela se difuminan para construirnos la historia de Trinidad Pineda Chiñas, el líder del Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana y de la primera y gran huelga de ferrocarrileros en México en 1959. Los argumentos que construyen este personaje —inspirado en el sujeto histórico Demetrio Vallejo—, mitad héroe, mitad humano, nos remiten a las diferentes luchas sostenidas por el colectivo obrero ferroviario mexicano para, por una parte, combatir la explotación ejercida por el gobierno mexicano y los abusos y corrupción cometidos por los sindicalistas charros; y por otra, promover la concienciación de los trabajadores respecto de su importancia como motor —en términos reales y figurativos— de la economía y la modernidad mexicanas.

En correspondencia con el significado divino de su nombre, Trinidad, la novela está integrada por tres partes que configuran la imagen sagrada del líder. Excesivamente documental y, en ocasiones, monótona, la primera parte relata con un preciosismo de detalles los eventos que dieron lugar a la huelga, a la consagración de Trinidad como líder sindical y a su encarcelamiento. Por otro lado, la segunda y la tercera parte parecieran dejar de lado el intento de verosimilitud, para centrarse más bien en la construcción literaria de Trinidad. Así, la segunda parte narra los once años de encierro en la cárcel y su final liberación y reinserción en el movimiento sindical; y la tercera, por momentos la más lírica y retrospectiva, construye a Trinidad desde sus temores, orígenes y vulnerabilidad infantil, presentándonos el lado quizás "más humano" del líder.

En este contexto de lucha y de formación del héroe se inscribe Bárbara, la sobrina de Trinidad, quien representa la energía y combatividad feminista, nutrida por el movimiento obrero y la izquierda de la segunda mitad del siglo XX. Sin embargo, Bárbara y, en general, las mujeres en El tren pasa primero conducen sus deseos hacia el reconocimiento afectivo e ideológico de Trinidad, quien es el espejo en el que ellas identifican y construyen su subjetividad. De hecho, a pesar de las reivindicaciones que consigue esta novela y del intento de construirlas como mujeres independientes y luchadoras, tanto Bárbara, como luego Rosa y Sara en la segunda y tercera partes, respectivamente, carecen de autonomía e identidad propias, son personajes accesorios tanto para Trinidad como para el argumento de la novela, y sólo se explican como recursos que engrandecen la figura del héroe, cuyo machismo pareciera justificarse por el servicio a la causa obrera.

bibliografía crítica

Gardner, Nathanial (2007), Through Their Eyes: Marginality in the Works of Elena Poniatowska, Silvia Molina and Rosa Nissán, Nueva York, Peter Lang.

Perilli, Carmen (2006), Catálogo de ángeles mexicanos: Elena Poniatowska, Rosario, Beatriz Viterbo.

Schuessler, Michael Karl (2007), Elena Poniatowska: An Intimate Biography, Tucson, University of Arizona Press.

Schuessler, Michael Karl (2003),Elenísima. Ingenio y figura de Elena Poniatowska, México, D.F., Editorial Diana.

Edita: Centre Dona i Literatura

Vera Rojas, María Teresa

Vera Rojas, María Teresa (2010), "Elena Poniatowska. El tren pasa primero", Lletra de Dona in Centre Dona i Literatura, Barcelona, Centre Dona i Literatura / Universitat de Barcelona.

http://www.ub.edu/cdona/lletradedona/el-tren-pasa-primero
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...