Los ojos azules pelo negro

  • Duras, Marguerite

    Les yeus bleus cheveux noir

Ed. cit.

Los ojos azules pelo negro

Traducción del francés de Clara Janés

Madrid, Tusquets Editores (Colección Andanzas, 45), 1987

ISBN: 84.7223.245-X D.L: B.6203-1987

Se quedaron así, los ojos cerrados, mucho rato, asustados. En primer lugar siguieron separados el uno del otro, y luego sus manos se habían encontrado en el Naufragio, temblorosas aún, y habían permanecido una con otra mientras duraba el sueño. Al despertar, una vez más los dos sollozaban, la mirada vuelta hacia la pared, la vergüenza.

sinopsis

El eje del libro es la historia de la relación estéril que se establece entre los dos protagonistas, un hombre y una mujer. Él, homosexual, se enamora de un joven de ojos azules y pelo negro al que sólo ve fugazmente en una ocasión, puesto que éste desaparece rápidamente con una mujer.

Desesperado, se refugia en un café y llora amargamente. Se le acerca entonces una mujer, la protagonista, apenada ante el espectáculo. Él le cuenta su historia y deciden que ella irá cada noche a dormir a casa de él y se irá al amanecer. Él le ofrece dinero y ella su compañía. Ella resulta ser la mujer que se fue con el extranjero, que acabó por abandonarla. Apenas hablan; ella duerme o finge dormir; él la contempla y se obsesiona al tomar conciencia de que nunca podrá amarla mientras que ella, enamorada de él, tiene otro amante en quien busca, también en vano, lo que el protagonista nunca le podrá ofrecer. 

reseña

Formalmente, nos encontramos con una novela con algunos rasgos de obra de teatro: indicaciones de la autora sobre cómo disponer la representación; la existencia de un escenario, etc. La aparición de algunos diálogos contribuye también a hacer que la frontera entre ambos géneros quede porosa.

Los ojos azules pelo negro, a través de un lenguaje escueto, las intervenciones del narrador, las concisas explicaciones sobre la luz, la disposición de las escenas, las horas del día y las estaciones, y tantos otros detalles, muestra de manera brutal la desesperación ante la vida de sus dos protagonistas principales, sus problemas de incomunicación, de desubicación. La relación estéril entre ellos dos es, quizá, una metáfora de la esterilidad de nuestras vidas, de la vida en general.

El sexo se plantea como la máxima aspiración, y la imposibilidad de consumarlo se convierte, en consecuencia, en la imposibilidad de realizarse.

Con esta disección psicológica que Duras hace de sus personajes se evidencia, pues, que la presencia de alguien a nuestro lado puede contribuir, paradójicamente, a aumentar nuestra soledad. Hay un deseo constante de morir para acabar con el absurdo de la existencia, hay una lucidez que lleva a los protagonistas a preguntarse qué hacen aquí y a que todo pierda el sentido.

Duras juega también con metáforas para simbolizar todo esto, para acrecentar aquello que sienten los dos protagonistas, lo abrumadora que es la vida. Así, el mar tiene una presencia constante en la obra, y a través de las manifestaciones de éste, el oleaje, la luz que en él se refleja, la inmensidad, tomamos también conciencia del estado de los protagonistas. Asimismo, el azul de los ojos podría simbolizar también aquello inalcanzable, insondable, infinito.
Los protagonistas, además, no paran de llorar. Lloran por no verle sentido a la vida, por el sufrimiento constante, por tener que vivir sin desearlo, sin saber siquiera por qué lloran "la historia que no ha existido".

Otros temas que se tratan también son la vergüenza y el deseo. Este último representado en el amante de ella, que simbolizaría los instintos más primitivos del hombre. En la obra, el sexo se ve como algo repulsivo pero a la vez necesario. Su consecuencia, el goce, si llega, es intenso, y uno es consciente de ello, pero es también pasajero y la desolación se vuelve a instalar en nosotros, esta vez aún con más fuerza.

Se plantean también si es Dios el significado de la existencia y la explicación del destino.

En definitiva, la felicidad, tal como la entienden los protagonistas del libro, no puede ser permanente. 

autopoética

Duras vio aumentar su prestigio como escritora paulatinamente. Por ello en los últimos años de su carrera apareció cada vez con más frecuencia en los medios de comunicación. En una entrevista radiofónica, donde habló más específicamente sobre Los ojos azules pelo negro, afirmó: "Un libro siempre se hace sobre el propio yo. Las historias inventadas no tienen nada que ver conmigo. No tengo palabras para hablar de eso. En el libro me he aproximado a la brutalidad, al crimen. Es algo que se vive en solitario. El deseo es la razón de ser, el estado de deseo constante de otro, del deseo que es fugaz pero que lo invade todo: las noches, los días, las palabras, la escritura". 

bibliografía

Adler, Laure (2000), Marguerite Duras, Barcelona, Anagrama, Biblioteca de la memoria.

Arnaud, Jean-Louis (1996), "Marguerite Duras, lo indecible, dice ella…", Label France, la revista, Ministerio de Asuntos Exteriores, 06/1996, http://www.diplomatie.gouv.fr/label_france/ESPANOL/LETTRES/DURAS/duras.html

Lebelley, Frédérique (1994), Marguerite Duras o el peso de una pluma, Barcelona, Alcor Editora. 

Edita: Centre Dona i Literatura

Cayetano González, José Joaquín

Cayetano González, José Joaquín (2006), "Marguerite Duras. Los ojos azules el pelo negro…", Lletra de Dona in Centre Dona i Literatura, Barcelona, Centre Dona i Literatura / Universitat de Barcelona.

http://www.ub.edu/cdona/lletradedona/es/los-ojos-azules-pelo-negro
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...