Le Bleu des fonds

  • Mansour, Joyce

    Le Bleu des fonds

Ed. cit.

Le Bleu des fonds

en Prose et poésie

París: Actes Sud, 1991

ISBN: 2-868669-592-2

Le Flotteur: “Je vous convertis journellement. Comment! Je tisse des féeries de gais feuillages pour vous distraire et vous voulez me tuer! Pensez à l’ennui de vos jours, aux nuits sans bonds élastiques dans l’irréel. Après ma mort vous ne vous parlerez plus, personne ne sera là pour pimenter vos discussions, vous ne vous embrasserez plus; l’amour sans audience perd son arôme tout comme un flacon de parfum débouché finit par ne plus sentir que le vide”.

biografía

Joyce Mansour (1928-1986) nació en Bowden, Inglaterra, en una familia judeo–egipcia. Íntima amiga de André Bretón, se mudó definitivamente a París en 1953,  donde entró en contacto con artistas y escritores contemporáneos al movimiento surrealista: Pierre Alechinsky, Wilfredo Lam, Matta y Henri Michaux. Su ausencia de pudor, según Alain Jouffroy, “marque une sorte de révolte, essentiellement féminine, contre le despotisme sexuel de l’homme, qui fait souvent de l’érotisme sa création exclusive”. En Prose et poésie se recogen, por primera vez, sus trabajos en prosa, sus poesías y su única obra de teatro, Le Bleu des fonds, representada por primera vez el 18 de abril de 1967 en el café-théâtre de L’Absidiole. 

sinopsis

Una mesa barnizada de sangre, tres sillas y tres fiambreras, una sartén de loza azul, un colchón y un gato son el decorado en el que se inscribe la angustiosa pregunta sobre la identidad de tres personajes: el anciano Flotteur y los jóvenes Maud y Jérôme. Ninguno sabe quién es y, por lo tanto, ninguno conoce la relación que le une con el otro. Las conjeturas sobre su parentesco son constantes, sin llegar a saber, en ningún momento, quién es padre, hijo o marido de quién.

reseña

Le Bleu des fonds nos presenta unos personajes que, al no poder recurrir al amparo que proporciona una identidad estable y autoconsciente, sólo pueden construirse a través de la palabra, gracias al juego de la ficción. El lenguaje les permite crear un pasado que nunca existió, en el que la identidad ficcional adoptada determinará un futuro también inventado. Sin embargo, el uso que se hace del lenguaje no sólo crea la identidad de cada personaje, sino que –a su vez– configura las relaciones de poder entre todos ellos. El anciano es el único capaz de inventar historias para llenar un pasado que no se recuerda y, de este modo, se convierte en una figura autoritaria que detenta el poder por medio de la palabra. Él es el Flotteur, el que mantiene a flote al resto de personajes, a salvo de perderse en la incertidumbre de la no-identidad.

Maud y Jérôme se convierten en títeres que maneja el viejo, según la historia que crea para ellos. Como el campo de la palabra no les pertenece, sólo pueden derrocar la autoridad del anciano por medio de la acción, a través de la violencia. Maud y Jérôme comprenden que para vivir deben llevar a la acción las historias del viejo; convertir en verdad la mentira es lo que les permite vivir la angustia de no saber quiénes son. De este modo, deciden adoptar la identidad del asesino Suédois y su amante Tigrane, que se casan para robar el dinero del anciano. Sin embargo, para poder vivir esta historia como verdadera, para que el asesino sea asesino, deben matar al viejo. Pero ¿cómo acabar con alguien que es su único lazo de unión con el pasado, con la realidad, aunque sólo sea una ficción?

Le Bleu des fonds se desarrolla en la incertidumbre y la angustia. Es una obra teatral atípica, sin división en actos, con indicaciones escénicas en primera persona que nacen de las impresiones subjetivas de un individuo y que resultan difíciles de llevar a cabo, en donde la identidad de los personajes se diluye en diferentes historias ficcionales. Como Vladimir y Estragón, esperan; esperan una identidad definida y completa, un papel verdadero que poder representar sin ningún resquicio de duda. Pero no hay un tiempo final que clausure el drama, porque el tiempo ya no existe: cada nuevo día es siempre ayer. Y así, todos los días, la circularidad del tiempo les obliga a representar los mismos gestos y a mantener las mismas conversaciones. La pregunta ¿quién soy? queda inscrita en los muros de la habitación, suspendida al infinito. 

Edita: Centre Dona i Literatura

Tornos Urzainki, Maider

Tornos Urzainki, Maider (2014), "Joyce Mansour. Le Bleu des fonds", Lletra de Dona in Centre Dona i Literatura, Barcelona, Centre Dona i Literatura / Universitat de Barcelona, data de consulta.

http://www.ub.edu/cdona/lletradedona/le-bleu-des-fonds
Facebook Twitter Vimeo Share to Stumble Upon More...