Actividad físico-deportiva en el tratamiento de las drogodependencias

El presente manual recoge la experiencia en este campo de quienes han contribuido a su elaboración, junto a distintas dinámicas y ejercicios.

Actividad-físco-deportiva-en-el-treatamiento-de-las-drogodependencias

El manual surge fruto de la colaboración entre Asociación de Técnicos para el Desarrollo de Programas Sociales (ADES), la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas de España y el Instituto de Adicciones de la Ciudad de Madrid.

El ejercicio regular siempre ha sido recomendado por los profesionales de la salud para el mantenimiento y mejora de la calidad de vida, pero puede significar aún mucho más, cuando hablamos del tratamiento de las drogodependencias. Cada vez son mayores las evidencias que relacionan la actividad física y la mejora de la salud, hasta el punto de considerar la propia inactividad como un factor de riesgo. El ejercicio físico, regular y controlado, es además, una práctica que permite disminuir el nivel de ansiedad y produce una mejora en el estado de ánimo.

En los dispositivos de tratamiento de las drogodependencias, se encuentran diversos perfiles de pacientes con mayor o menor deterioro, siendo frecuente la presencia de alteraciones en la alimentación, el sueño, el nivel de ansiedad y el estado de ánimo. En ellos, la actividad físico-deportiva constituye una importante herramienta terapéutica en el proceso de rehabilitación, habiendo demostrado su eficacia para mejorar el estado físico, el equilibrio personal, la organización del tiempo libre, la socialización y la motivación para el cambio positivo de los pacientes.

¿Dónde conseguirlo?

DESCARGAR PDF (3,36MB)

Via @lasdrogasinfo

 

El riesgo de abusar de los somníferos

La Sociedad Española del Sueño critica el «abuso» de pastillas para dormir recetadas en Atención Primaria.

 

somniferos

 

Lejos de ser uno de los momentos más placenteros del día, meterse en la cama y tener que conciliar el sueño es una verdadera agonía para muchas personas que pasan largas horas en vela durante la noche.

Pero el problema, al margen del propio insomnio, es que los hipnóticos y sedantes se han erigido erróneamente como la solución rápida y sencilla a un problema que tiene un fondo mucho mayor. Y si algo preocupa a los expertos, tanto o más que la incidencia que pueda tener el propio trastorno, es el «abuso» a la hora de recetar estos fármacos que no hacen sino enmascarar el problema de base y generar otros como la adicción derivada de un consumo prolongado y desmedido.

Es por ello que consideran que este desorden del sueño precisa mayor atención, estudios y estadísticas que muestren una radiografía fiable para combatirlo, y una definición correcta del paciente para reducir los falsos diagnósticos que se producen.

 

«Se recetan pastillas para dormir pero esa no es la solución al insomnio», indica el doctor Poza

Determinar cuántas personas padecen esta alteración es complicado, aunque se estima que la prevalencia del insomnio se ha duplicado en las dos últimas décadas. No existen estadísticas actualizadas, pero la afección a un 6% de la población que indicaba un informe elaborado a nivel estatal en los años 90 ha pasado a representar el 12-15%, según otro estudio más reciente realizado en países europeos. «Y la dinámica -en Gipuzkoa- es similar», indica Juan José Poza, médico adjunto de Neurología del Hospital Universitario Donostia y Onkologikoa Logic.

Este doctor donostiarra es miembro de la Sociedad Española del Sueño y participa en grupos de estudio sobre el insomnio, en los cuales se refieren a este trastorno como un problema que «a menudo se aborda rápido y no siempre de la forma más adecuada». «Queremos transmitir que la solución no es dar una pastilla para dormir», remarca. Y apunta directamente hacia la Atención Primaria de los ambulatorios como el espacio en el que debe surgir un cambio en el procedimiento, tanto al evaluar a los pacientes como en el tratamiento que se les proporciona.

 

La Sociedad Española del Sueño está elaborando una guía para evaluar y tratar este trastorno

Así, propone a los centros de salud incluir una valoración sobre si hay alguna causa específica que provoque el trastorno del sueño, insistir en las medidas de higiene de sueño del paciente, reeducarle para que vuelva a aprender a dormir «y, cuando sea necesario, complementar el tratamiento con una medicación específica y adecuada a cada persona, intentando definir un horizonte temporal», expone.

Los expertos estiman que en torno a un 30% de la población -unas 215.000 personas en Gipuzkoa- recurre a este tipo de medicación para conciliar el sueño, y según la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, el consumo de somníferos ha crecido un 57% desde 2006.

Los datos que tiene registrados el Departamento de Salud del Gobierno Vasco relativos al último lustro, en cambio, muestran que en Gipuzkoa el volumen de recetas se mantiene similar con una media de 22.547 dosis administradas al día, una cifra proporcionalmente inferior a la media vasca.

Más info y artículo original :   Diario Vasco   via @lasdrogasinfo

Se aprueba la primera Estrategia Nacional sobre Adicciones que incluye actuaciones frente a la adicción a las nuevas tecnologías y al juego

El Gobierno de España ha aprobado hoy en Consejo de Ministros, a propuesta de la ministra Dolors Montserrat, la primera Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024.

 

Estrategia_Nacional_Adicciones_2017-2024

 

 

Una Estrategia que, como ha explicado la ministra, va dirigida “a las personas, las familias y al conjunto de la sociedad contribuyendo a construir una sociedad más saludable, informada y segura”.

Esta Estrategia priorizará sus actuaciones en los menores, en su prevención y protección; en las mujeres ya que su tratamiento suele retrasarse al afrontar más dificultades y encontrarse con más barreras en el acceso a la atención, y en los mayores de 64 años, consumidores crónicos de la época de los 80 y 90, con el objetivo de conocer sus actuales necesidades y contribuir a su plena integración.

Una de las principales novedades ha sido la introducción de actuaciones frente a las llamadas “adicciones sin sustancia”, como son las nuevas tecnologías, el juego así como los videojuegos. Con este cambio, España se une al “top ten” de los países que incorporan todas las adicciones en una única Estrategia. En este sentido, la ministra ha añadido que “nuestro país es pionero en el tratamiento y abordaje de las adicciones y tiene un amplio reconocimiento internacional”.

En nuestro país, el 18% de la población de adolescentes y jóvenes de 14 a 18 años usa de manera abusiva las tecnologías, y un 44,8% de las personas con problemas de juego ha jugado antes de los 18.

Por eso se han incluido acciones de atención integral y coordinada, así como de prevención para limitar a los menores su acceso a determinadas conductas o aumentar su percepción de riesgo ante conductas como el juego. “Ante estas nuevas adicciones, el éxito para superarlas no está en abandonar su uso, sino en aprender a utilizarlas de manera no perjudicial”.

En cuanto a los consumos por parte de los menores de edad y los jóvenes, la Estrategia priorizará los efectos sobre la salud del consumo de alcohol especialmente de los menores. Disminuir el consumo de alcohol por parte de los menores y retrasar su edad de inicio, continúa siendo uno de los mayores retos; un 31,9% de los estudiantes de enseñanzas secundarias de 14 a 18 años realiza un consumo de riesgo de alcohol en fin de semana. En España, casi el 80% de los jóvenes han consumido alcohol antes de los 18 años. El alcohol es la sustancia que produce mayores efectos negativos tanto sobre el que lo consume como sobre terceros, de todas las sustancias que pueden generar adicción.

Además, se hará énfasis en la mejora del acceso al tratamiento de la mujer, que se suele retrasar al encontrarse con más barreras en el acceso a la atención e incorporación social, especialmente en mujeres con responsabilidades familiares en situación de consumo. Así mismo, se impulsará la formación de los profesionales en el enfoque de género y se priorizará la existencia de personal formado en la materia de género en los dispositivos de atención. También se trabajará con mayor profundidad en el consumo y la adicción a los hipnosedantes, las únicas sustancias que en España presentan una prevalencia mayor en mujeres que en hombres.

Según los últimos datos publicados por el Plan Nacional sobre Drogas, de las 3.732.000 personas que consumieron hipnosedantes en 2015, el 65% eran mujeres. Un 3% de estas mujeres tuvieron un consumo problemático. El consumo de hipnosedantes es el único con una prevalencia de consumo mayor en mujeres que en hombres. En muchas ocasiones, el consumo se considera “normalizado”, en otras se oculta y en otras está ligado al desconocimiento.

También por primer vez se va a poner el foco en los mayores de 64 años, consumidores crónicos de la época de los 80 y 90 con el objetivo de conocer sus actuales necesidades y contribuir a su plena integración.

La nueva Estrategia se ha elaborado con un alto grado de participación que ha implicado a más de 400 organizaciones y expertos y ha sido aprobada con el consenso de todas las instancias que forman parte del Plan Nacional sobre Drogas: (Administración General del Estado, Comunidades Autónomas, municipios, organizaciones no gubernamentales, sociedades científicas, centros de investigación y expertos del sector, entre otros). Finalmente, respecto al presupuesto global para todo el período de duración de la Estrategia Nacional sobre Drogas, en lo que concierne a la Administración General del Estado, ha explicado que será de 1.016.363.333,28€, aproximadamente un 24% corresponde a presupuesto del propio Fondo de bienes decomisados por tráfico ilícito de drogas y otros delitos relacionados.

Descargar documento

La OMS ha incluido el “trastorno por videojuegos” en el CIE-11

El “trastorno por videojuegos” se encuentra presente en el borrador de la próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) publicado en su web. A pesar de las críticas recibidas todo apunta que la OMS incluirá dicho trastorno en la nueva clasificación.

adiccion videojuegos

Fue a principios de 2017 cuando se supo que la Organización Mundial de la Salud(OMS) valoraba incluir el trastorno por videojuegos como enfermedad mental. A pesar de las críticas recibidas por muchos expertos, en los primeros días de este año 2018, la OMS ha publicado en su página Web el borrador de la próxima edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11), en el que finalmente ha decidido incluir el “trastorno por videojuegos” (“Gaming disorder”), que se refiere al uso de juegos digitales o videojuegos, ya sea mediante conexión a Internet o sin ella.

Dentro del epígrafe de “trastornos debidos a comportamientos adictivos”, la OMS ha incluido esta categoría diagnóstica que se caracteriza por un patrón de comportamiento de juego “continuo o recurrente” vinculado a tres condiciones negativas provocadas por el mal uso de los juegos digitales:

1) La falta de control de la conducta de juego en cuanto al inicio, frecuencia, intensidad, duración, finalización y contexto en que se juega.

2) El aumento de la prioridad que se otorga a los juegos frente a otros intereses vitales y actividades diarias.

3) El mantenimiento o escalada de la conducta a pesar de tener conciencia de las consecuencias negativas.

Según esta organización, aunque la mayoría de personas que juegan videojuegos no sufre ningún trastorno, se considera que se da un trastorno por videojuegos cuando el patrón de comportamiento es tan grave como para causar un deterioro significativo en las áreas de funcionamiento personal, familiar, social, educativo, ocupacional u otras áreas importantes.

Este borrador afirma que la sintomatología debe darse al menos durante 12 meses para que se asigne el diagnóstico, aunque si se cumplen todos los requisitos y los síntomas son graves, puede acortarse la duración requerida.

Aunque no cabe duda de que, en ocasiones, se dan comportamientos problemáticos en torno al juego, algunas voces dudan de que podamos hablar de un nuevo trastorno. Según argumentan algunos expertos, la base científica en la que se basa esta categoría diagnóstica es de baja calidad; no hay consenso en cuanto a la sintomatología y la definición se basa demasiado en el uso de sustancias y los criterios del juego.

En un artículo sobre este tema, firmado por profesionales de todo el mundo, Scholars’ open debate paper on the World Health Organization, ICD-11 Gaming Disorder proposal , se considera que es prematuro hablar de un diagnóstico formal, y que su uso puede tener algunas consecuencias nocivas a nivel médico, científico, social, de salud pública y de los derechos humanos. Por ejemplo, afirman que se pueden dar muchos falsos positivos, o que puede afectar a la objetividad de las futuras investigaciones, provocando un carácter confirmatorio en las mismas.

En 2013 ya se generó un debate semejante, cuando salió a la luz la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), por la polémica en torno a la escasa validez de las categorías diagnósticas, el excesivo protagonismo de la medicalización de los trastornos mentales o la escasa utilidad del sistema clasificatorio. Será en mayo de este año, cuando podamos ver la versión definitiva del CIE-11 y se verá la decisión final del equipo de expertos de la OMS.

Se puede consultar el borrador completo del CIE-11 en el siguiente enlace:

ICD-11 Beta Draft

Fuente original: http://www.infocop.es

 

Patología dual y Enfermería: Revisión bibiliográfica

En este articulo la DUE Mar Torrijos (y alumna actual del Máster) publicado en la Revista de Patología Dual se aborda las características y abordaje del paciente con PD y las funciones específicas desde Enfermería.

 

patologia dual

 

El concepto de patología dual, no está definido en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los trastornos mentales (DSM V) ni en la Clasificación Internacional de Enfermedades y lesiones (CIE).

Los profesionales la definen como la concurrencia en un mismo individuo de algún trastorno psiquiátrico y un trastorno por uso de sustancias. No existe un criterio diagnóstico definido que conlleva que un número elevado de pacientes no puedan ser diagnosticados de forma temprana.

Existe una probabilidad del 25-50% de que las personas diagnosticadas de enfermedad mental acaben desarrollando patología dual. La mayoría de estos pacientes presentan rasgos similares además de características de personalidad específicas que precisan de habilidades para la negociación.

Se ha demostrado que el tratamiento integrado es el más eficaz en esta patología, ya que se trata la enfermedad mental y la adicción en el mismo centro por un mismo equipo interdisciplinar. Las Unidades de Patología Dual (UPD) deben estar formadas por un equipo multidisciplinar de diversas especialidades para ofrecer un atención integral al paciente que facilite la rehabilitación de éste.

El rol del profesional de enfermería en la patología dual comporta una aproximación holística, la aplicación del proceso enfermero y la relación terapéutica que favorezca la comunicación con el paciente.

Enlace al artículo