Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda naturaleza retornó 41 resultados.

Mostrando 21 - 40 de 41 resultados (3.13 segundos)

Anterior 1 2 3
21. Seccion 1 - Luisa Muraro. Más mujeres que feministas.

... o sea un acontecimiento de naturaleza social o colectiva. No la niego pero no es esto lo que me consta. Me consta que, con el feminismo, no me habría ocurrido nada si no hubiera estado en relación con otras mujeres. (Lo habría leído en los periódicos y en los libros, y quizá no habría hecho mas que irritarme: el feminismo de los periódicos y de los libros es más bien irritante). Es verdad que la historia humana no se reduce a historia social, y menos la historia de las mujeres, si buscamos lo humano en su raíz que es la relación . 1 Así, al menos fue para mí. Hay más: que lo que me ocurrió no hizo sino pasar por relaciones siempre nuevas con mujeres. Y tiendo a pensar que esta circunstancia del pasar por las relaciones es la respuesta o una parte de ella. ¿Puedo quizá decir que con el feminismo me ocurrió que entré en relación con mujeres? Ya lo estaba, pero cambió el sentido de esta relación , y sé también cómo: se volvió,...

 
22. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías

... morada muerte naturaleza nobleza Nuestro Señor obediencia obra obstáculo paciencia país pena plenitud preocupación Profeta prudencia pureza razón recompensa sabiduría salvación santo sentidos Señor Serafin ser humano servicio sin un porqué sobreabundancia temor tormenta de amor tormentos trabajo transverberación Trinidad unión verdad vida angélica vida eterna virtud voluntad zozobra 1 C.I.C.Y.T., PB87-0155, julio 1988-julio 1990; Base de dades documental de fonts (arxius,biblioteques i museus) per a la història de les dones a Catalunya a les edats mitjana i moderna , financiado por I+D, Inf.91-0766, agosto 1991-agosto 1993; Tractament informàtic de fonts documentals per a la història de les dones a Catalunya, segles IX-XVIII , Universitat de Barcelona, Grupos de Investigación de...

 
23. - Luisa Muraro. Más mujeres que feministas.

... o sea un acontecimiento de naturaleza social o colectiva. No la niego pero no es esto lo que me consta. Me consta que, con el feminismo, no me habría ocurrido nada si no hubiera estado en relación con otras mujeres. (Lo habría leído en los periódicos y en los libros, y quizá no habría hecho mas que irritarme: el feminismo de los periódicos y de los libros es más bien irritante). Es verdad que la historia humana no se reduce a historia social, y menos la historia de las mujeres, si buscamos lo humano en su raíz que es la relación . 1 Así, al menos fue para mí. Hay más: que lo que me ocurrió no hizo sino pasar por relaciones siempre nuevas con mujeres. Y tiendo a pensar que esta circunstancia del pasar por las relaciones es la respuesta o una parte de ella. ¿Puedo quizá decir que con el feminismo me ocurrió que entré en relación con mujeres? Ya lo estaba, pero cambió el sentido de esta relación , y sé también cómo: se volvió,...

 
24. Seccion 1 - Luisa Muraro. Selección de artículos escritos por Luisa Muraro: Más mujeres que feministas , Feminismo y política de las mujeres y El poder y la política no son l

... o sea un acontecimiento de naturaleza social o colectiva. No la niego pero no es esto lo que me consta. Me consta que, con el feminismo, no me habría ocurrido nada si no hubiera estado en relación con otras mujeres. (Lo habría leído en los periódicos y en los libros, y quizá no habría hecho mas que irritarme: el feminismo de los periódicos y de los libros es más bien irritante). Es verdad que la historia humana no se reduce a historia social, y menos la historia de las mujeres, si buscamos lo humano en su raíz que es la relación . 1 Así, al menos fue para mí. Hay más: que lo que me ocurrió no hizo sino pasar por relaciones siempre nuevas con mujeres. Y tiendo a pensar que esta circunstancia del pasar por las relaciones es la respuesta o una parte de ella. ¿Puedo quizá decir que con el feminismo me ocurrió que entré en relación con mujeres? Ya lo estaba, pero cambió el sentido de esta relación , y sé también cómo: se volvió,...

 
25. Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
26. Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
27. Seccion 2 - Luisa Muraro. Selección de artículos escritos por Luisa Muraro: Más mujeres que feministas , Feminismo y política de las mujeres y El poder y la política no son l

... o sea un acontecimiento de naturaleza social o colectiva. No la niego pero no es esto lo que me consta. Me consta que, con el feminismo, no me habría ocurrido nada si no hubiera estado en relación con otras mujeres. (Lo habría leído en los periódicos y en los libros, y quizá no habría hecho mas que irritarme: el feminismo de los periódicos y de los libros es más bien irritante). Es verdad que la historia humana no se reduce a historia social, y menos la historia de las mujeres, si buscamos lo humano en su raíz que es la relación . 1 Así, al menos fue para mí. Hay más: que lo que me ocurrió no hizo sino pasar por relaciones siempre nuevas con mujeres. Y tiendo a pensar que esta circunstancia del pasar por las relaciones es la respuesta o una parte de ella. ¿Puedo quizá decir que con el feminismo me ocurrió que entré en relación con mujeres? Ya lo estaba, pero cambió el sentido de esta relación , y sé también cómo: se volvió,...

 
28. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
29. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
30. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
31. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
32. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
33. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
34. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
35. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
36. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
37. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
38. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
39. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
40. - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta) trataron de abrirla. Executòlo Sor Petronila Pierrez, y con una navaja la abriò el pecho por la parte contraria del corazon; puso por la herida la mano, y sin hallar ninguna resistencia, como si cogiera del arbol una manzana madura (como ella misma dice en su deposicion) sacò aquel corazon abrasado, que fue deposito de tantas finezas. No fue pequqeña maravilla haverle sacado con essa facilidad; porque el corazon humano (dicen los Anotomicos [sic!]) està asido à cuatro venas, ò arterias [...] y son tan fuertes todas, que ni aun el brazo de mas robustas fuerzas podrà desasirle, si no las corta con el cuchillo. Reconocieronle luego, y vieron en èl una herida, que correspondia à las señales, que havian visto en el pecho, que formaba tres esquinas, tan abierta, que podian meterse por ella los tres dedos, y tan profunda, que penetraba todo el corazon; y aunque no rompia la parte contraria; pero llegaba à herirla, dexando...

 
Anterior 1 2 3


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (20)

Puede acceder desde aquí a los textos que contienen el término de búsqueda. También puede volver a hacer la búsqueda en toda la biblioteca.

Obra Resultados
Seccion 1 - Luisa Muraro. Más mujeres que feministas. 1
- Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías 1
- Luisa Muraro. Más mujeres que feministas. 1
Seccion 1 - Luisa Muraro. Selección de artículos escritos por Luisa Muraro: Más mujeres que feministas , Feminismo y política de las mujeres y El poder y la política no son l 1
Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 2 - Luisa Muraro. Selección de artículos escritos por Luisa Muraro: Más mujeres que feministas , Feminismo y política de las mujeres y El poder y la política no son l 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1