Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda altura retornó 28 resultados.

Mostrando 1 - 20 de 28 resultados (3.47 segundos)

1 2
1. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
2. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
3. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
4. Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
5. Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
6. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
7. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
8. - Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La pratica della storia vivente. Prologo per María-Milagros Rivera Garretas.

... de la fatiga de estar a la altura de las demandas del presente. Para mí, una de las funciones de la historia es precisamente la de enseñar a estar en contacto con la realidad, por dura, rugosa y difícil que sea. El amor al mundo y a la historia que mujeres y hombres han construido tiene para mí este sentido ; si no, todo conocimiento se transmuta en erudición vacía o inútil colección de anécdotas, como ya Nietzsche comprendió bien . Laura Minguzzi El discurso de la práctica de la historia viviente queda claro que es una apuesta política. Nosotras no somos historiadoras de profesión pero desde hace años deseamos tener relaciones con historiadoras de profesión ; por eso hemos entablado relación con María-Milagros Rivera, y también con Tiziana Plebani hay una relación , aunque discontinua; hemos presentado y discutido sus textos, recuerdo muy bien , por ejemplo, Il "genere" dei libri, citado antes, o Storia di Venecia,...

 
9. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
10. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías

... alma bienaventurada altura altura celeste Amado amamantado amar amor gracias ángel anhelo apóstol bien bienaventuranza celeste celo conciencia libre conocimiento íntimo corazón Creador criatura Cristo Deidad delicias desapaciguada desconsolada desear desolación deuda Dios dolor don duda dulce embeleso espíritu espíritu celeste esposa esposo eterna eternidad extranjera fe fortaleza fruición fuerza gloria goce gracia gracias grandeza humanidad iluminación impaciencia infierno inteligencia intimidad labor lazo libertad luz medida mente miembro modo de amor morada muerte naturaleza nobleza Nuestro Señor obediencia obra obstáculo paciencia país pena plenitud preocupación ...

 
11. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
12. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
13. - Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La práctica de la historia viviente. Con un prólogo de María-Milagros Rivera Garretas.

... de la fatiga de estar a la altura de las demandas del presente. Para mí, una de las funciones de la historia es precisamente la de enseñar a estar en contacto con la realidad, por dura, rugosa y difícil que sea. El amor al mundo y a la historia que mujeres y hombres han construido tiene para mí este sentido ; si no, todo conocimiento se transmuta en erudición vacía o inútil colección de anécdotas, como ya Nietzsche comprendió bien . Laura Minguzzi El discurso de la práctica de la historia viviente queda claro que es una apuesta política. Nosotras no somos historiadoras de profesión pero desde hace años deseamos tener relaciones con historiadoras de profesión ; por eso hemos entablado relación con María-Milagros Rivera, y también con Tiziana Plebani hay una relación , aunque discontinua; hemos presentado y discutido sus textos, recuerdo muy bien , por ejemplo, Il "genere" dei libri, citado antes, o Storia di Venecia,...

 
14. - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
15. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
16. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
17. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
18. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
19. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... me yba a pa- sear p[or] las alturas del çielo por aquellos jardines y arboledas y queda- ba yo admirada de ber aquellas flores tan lindas que no ay ningu- na marçhita ber aquellas arbo- ledas aquellos jardines tan lindos tan resplandeçientes ber tanta be- lleça y tanta ermosura que no ay cosa a que conpararla ni tanpoco ay con que conparar el deleite y gusto que reçibia mi anima de ber tales grandeças del señor y cuando yo bolbia a este mun- do todo me pareçia como vna far- ça y los guertos me pareçen prados /s/e/cos/ y asi me pareçe que vna farça como es el mundo como no lo dejan /las criaturas/ por las belleças del çielo y como yo soy paseadora yo me boy al çielo por- que en la tiera no ay cosa que me de gusto ni recreo vn dia estando puesta en la oraçion me (p) apareçio la santisima trenida en medio de vna grandisima res- plandor y no vn dia solo sino muçhos me a eçho nuestro señor esta mise- ri- [ ] -ricordia estando contenplando en la santisima...

 
20. - Carla Lonzi y otras. Manifesto di Rivolta Femminile. Roma, luglio 1970.

... Queremos estar a la altura de un universo sin respuestas."” “"Nosotras buscamos la autenticidad del gesto de revuelta y no la sacrificaremos ni a la organización ni al proselitismo."” “"Comunicamos solo con mujeres."” “" Roma , julio 1970 .” “RIVOLTA FEMMINILE."” Brevemente, para concluir con el primer Manifiesto, destaco una idea muy importante de entre las muchas de estos versículos del Manifiesto, idea que lo conecta de nuevo con nuestro presente. Es la insistencia en la autenticidad y el entre-mujeres: "las ideologías [...]" –repito– "han forzado a la humanidad a una condición inauténtica, oprimida y conformista"; o "No queremos de ahora en adelante entre nosotras y el mundo ningún filtro"; o "Nosotras buscamos la autenticidad del gesto de revuelta y no la sacrificaremos ni a la organización ni al proselitismo"; o el colofón:...

 
1 2


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (20)

Puede acceder desde aquí a los textos que contienen el término de búsqueda. También puede volver a hacer la búsqueda en toda la biblioteca.

Obra Resultados
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
- Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La pratica della storia vivente. Prologo per María-Milagros Rivera Garretas. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
- Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La práctica de la historia viviente. Con un prólogo de María-Milagros Rivera Garretas. 1
- Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Carla Lonzi y otras. Manifesto di Rivolta Femminile. Roma, luglio 1970. 1