Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda hijo retornó 53 resultados.

Mostrando 1 - 20 de 53 resultados (2.35 segundos)

1 2 3
1. - Leonor López de Córdoba. Vida y traxedias de Leonor López de Córdoua. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1404.

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
2. - Leonor López de Córdoba. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1404.

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
3. Seccion 5 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
4. Seccion 6 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
5. Seccion 8 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
6. Seccion 9 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
7. Seccion 3 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
8. Seccion 7 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
9. Seccion 4 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
10. Seccion 2 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
11. Seccion 1 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
12. Seccion 10 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1

... de Leonor con su hija e hijos y su tía , y llegó “con dos landres en la garganta y tres carboncos en el rostro, con mui grande calentura”. 50 La familia de Leonor rechazó al enfermo, en especial sus primas, “y el dolor que a mi corazón llegó, bien lo podéis entender quien esta historia oiere; y que yo venía corrida y amarga.” Demandó ella a un antiguo criado de su padre que cuidara al enfermo, “y, por mis pecados, treze personas que de noche lo velavan, todos murieron”. 51 Leonor, entretanto, se concentraba en rezar a Cristo crucificado oraciones por miles, “rogando a Dios me quisiese librar a mí y a mis fijos; o, si alguno hobiese de llevar, llevase el mayor porque era mui doliente”. Efectivamente, una noche en que nadie estaba disponible para velar al converso Alonso, ese hijo débil y enfermizo, que tenía doce años de edad, fue movido por ella a velarlo y fue enterrado al día siguiente, mientras el enfermo sobrevivía. ...

 
13. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. María José Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Ma

... madre es también para sus hijos. Sí, la madre deja también en herencia a sus hijos el simbólico del que ella es dueña a través de la palabra . Así, aquellos que quieren reconocer y practicar su ser hombre en relación de diferencia pueden volver al origen , que es su madre , y redimir de la relación de confianza en la que aprendieron a hablar, las palabras verdaderas. Dhuoda escribió ese legado a sus hijos – Guillem y Bernat – con el fin que no quedaran huérfanos de simbólico materno al ser apartados de su lado a muy temprana edad. Y siento que todas las madres abrimos – no sin dificultades – ese camino de relación con nuestros hijos que es deseo de libertad también para ellos. Como madre de un niño intuyo que no puedo resignarme y admitir la miseria simbólica masculina, sin más, puesto que faltaría a mi verdad y a mi experiencia: la mediación amorosa, en la relación entre los sexos, abre en el...

 
14. - Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La pratica della storia vivente. Prologo per María-Milagros Rivera Garretas.

... para vivir y criar a sus hijos, un cuarto y un quinto embarazo , la casa bombardeada, la evacuación, la pérdida progresiva de la salud . Mi mamá no estaba preparada: necesitaba tiempo para dejar atrás definitivamente el sueño , para ella completamente creíble, del mundo dorado en el que había crecido. ¡Cómo había cambiado desde aquellos años! Ya en mis primeros recuerdos de niña no conservaba nada del aspecto dinámico y ágil que veía, admirada, en las muchas instantáneas de los tiempos del noviazgo o de los primeros años de matrimoio. Los acontecimientos dramáticos la habían trastornado en cuerpo y espíritu . Después del nacimiento del quinto hijo , ocurrido en el otoño de 1944 en circunstancias muy desfavorables, durante largos meses mi mamá tuvo que pasar de una consulta a otra y al final una lumbrera, en Florencia, le diagnosticó una forma grave de reumatismo difuso en todo el cuerpo , contraído durante la cuarentena...

 
15. Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
16. Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
17. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
18. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
19. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
20. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... dixo sposa de my precioso hijo mira como tengo baixo de mi amparo a todas las religiones y a la orden del carmen pus este es vno de mis setenta y sinco nonbres como a hijos mios y a la orden de predicadores que tanbien son mis hijos y le amostro nuestra senyora como dio el escapulario a sant symon astoc y vio al sancto como puesto en alta contenpla- tion y nuestra senyora que le vestia el escapulario y oyo mucha musica de angeles y vio gran- de multitud de spiritus celestiales que acistian quando nuestra senyora vestia al habito al sancto [96v] y mas le amostro nuestra senyora en la magnifica reuela- tion como dio el escapulario de nuestra sagrada orden al glorioso sant reginaldo tanbien con mucha mu- sica de angeles vision del sancto sacramento nota // como el dia de nuestra senyora de setienbre 16 sacaron el sancto sacramento se vieron tanta multitud de lunbresitas y el santo sacramento en el ayre y luego quando le (ence) querian en- cerrar se vio que le boluian el...

 
1 2 3


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (20)

Puede acceder desde aquí a los textos que contienen el término de búsqueda. También puede volver a hacer la búsqueda en toda la biblioteca.

Obra Resultados
- Leonor López de Córdoba. Vida y traxedias de Leonor López de Córdoua. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1404. 1
- Leonor López de Córdoba. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1404. 1
Seccion 5 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 6 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 8 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 9 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 3 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 7 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 4 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 2 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 1 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 14 1
Seccion 10 - Leonor López de Córdoba. Introducción y edición crítica. Vida y tragedias de Leonor López de Córdoba. Memorias. Dictadas en Córdoba entre 1401 y 1 1
- Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. María José Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Ma 1
- Laura Minguzzi. Luciana Tavernini. Marina Santini. La pratica della storia vivente. Prologo per María-Milagros Rivera Garretas. 1
Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1