Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda paradoja retornó 14 resultados.

Mostrando 1 - 14 de 14 resultados (0.54 segundos)

1
1. - María-Milagros Rivera Garretas. Signos de libertad femenina. (En diálogo con la historia y la política masculinas).

... , intriga, como intriga una paradoja , cuando una se detiene a pensar sobre su propia vocación por la historia. Ni la intriga ni la paradoja requieren, en esta ocasión, ser resueltas sino sencillamente ser tenidas en cuenta por lo que prometen como posible inicio de una revolución simbólica o revolución del sentido de la historia que hoy amamos y escribimos. ¿En qué consiste la paradoja ? En que la Historia sin más oculta que tiene al hombre como protagonista, y la historia de las mujeres no oculta la sexuación de su interpretación, de su hermenéutica, si bien pretende, no obstante, ser la historia, y no una historia secundaria o ancillar que colme un vacío en la Historia sin más (uno de esos famosos vacíos que a las mujeres del siglo XX se nos impulsaba a colmar aunque el plan nos aburriera). La ocultación del hombre como protagonista de la Historia sin más es inmediatamente corregida, sin embargo, por el lenguaje utilizado, un lenguaje...

 
2. Seccion 1 - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo.

... Se vislumbra aquí una paradoja que puede ser atribuida al ser humano ( paradoja antropológica). La cultura religiosa ha imaginado que el ser humano es defectuoso, a consecuencia de una culpa primordial. Por mi parte, no tengo una explicación que ofrecer; estoy de acuerdo con quien piensa que interviene la libertad . Concretamente, la experiencia de la libertad : quien no pasa por esta experiencia, busca otros caminos y el círculo entre mediación necesaria y beneficios personales se rompe. Ocupan su lugar la prepotencia y la impotencia . Entre el poder y la política, como he dicho ya, hay una relación hecha a un tiempo de cercanía extrema y de exclusión recíproca. Se tocan a uno y otro lado de una raya invisible y movible, que es el frente mismo de la lucha política (pido disculpas por lo belicoso del lenguaje). La política no puede usar el poder para sus propios fines, como si fuera un medio. Tampoco puede hacerse la ilusión...

 
3. Seccion 3 - Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo.

... efectivamente, ante una paradoja : los partidos italianos se han convertido en puras siglas para elegir diputados y senadores, como en los Estados Unidos , pero en el imaginario de muchísimos militantes y electores siguen siendo el quicio de la política y de la democracia. Esta falta de conciencia pone en los márgenes de la política lo que sucede en las áreas creativas , que deberían ser, en cambio, su centro. En cada vuelta electoral la parte del país que se considera mejor se cree que su voto podrá cambiar las cosas. Luego viene la desilusión. La izquierda italiana se ha especializado en desilusión (y para mí en insoportables conversaciones sobre la degeneración italiana). La desesperación de la izquierda puede también estar justificada, pero decir que todo se va a pique no es ciertamente una visión alternativa de las cosas. Los desilusionados/desilusionadas se quedan así fijados en el objeto de su desengaño y no se les ocurre la idea de volverse...

 
4. - Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo.

... efectivamente, ante una paradoja : los partidos italianos se han convertido en puras siglas para elegir diputados y senadores, como en los Estados Unidos , pero en el imaginario de muchísimos militantes y electores siguen siendo el quicio de la política y de la democracia. Esta falta de conciencia pone en los márgenes de la política lo que sucede en las áreas creativas , que deberían ser, en cambio, su centro. En cada vuelta electoral la parte del país que se considera mejor se cree que su voto podrá cambiar las cosas. Luego viene la desilusión. La izquierda italiana se ha especializado en desilusión (y para mí en insoportables conversaciones sobre la degeneración italiana). La desesperación de la izquierda puede también estar justificada, pero decir que todo se va a pique no es ciertamente una visión alternativa de las cosas. Los desilusionados/desilusionadas se quedan así fijados en el objeto de su desengaño y no se les ocurre la idea de volverse...

 
5. - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo.

... Se vislumbra aquí una paradoja que puede ser atribuida al ser humano ( paradoja antropológica). La cultura religiosa ha imaginado que el ser humano es defectuoso, a consecuencia de una culpa primordial. Por mi parte, no tengo una explicación que ofrecer; estoy de acuerdo con quien piensa que interviene la libertad . Concretamente, la experiencia de la libertad : quien no pasa por esta experiencia, busca otros caminos y el círculo entre mediación necesaria y beneficios personales se rompe. Ocupan su lugar la prepotencia y la impotencia . Entre el poder y la política, como he dicho ya, hay una relación hecha a un tiempo de cercanía extrema y de exclusión recíproca. Se tocan a uno y otro lado de una raya invisible y movible, que es el frente mismo de la lucha política (pido disculpas por lo belicoso del lenguaje). La política no puede usar el poder para sus propios fines, como si fuera un medio. Tampoco puede hacerse la ilusión...

 
6. Seccion 1 - Luisa Muraro. Feminismo y política de las mujeres.

... mujeres y hombres. Es una paradoja , porque el feminismo lo conocemos como movimiento de liberación , pero no sería nada nuevo en la historia humana. Me fue pedido, con razón , que me explicara mejor. 1 Con esas palabras me refería a ciertos hechos propios de las sociedades ricas del mundo occidental. Uno es la competición entre mujeres y hombres. Las mujeres se ponen o son puestas a competir con los hombres en muchos campos, por ejemplo en la política y en el trabajo . Esta, yo sostengo, es una promoción social sin libertad , porque no da a las interesadas la posibilidad de inventar su modo original de estar en la vida pública: tienen que estar de manera que resulten mejores que sus colegas hombres, sin atender a su malestar, sin darle valor a su diferencia, como caballos que corren en un hipódromo y no como caballos que corren libres por las praderas. Sobre este tema ha escrito Lia Cigarini el artículo Libertà senza...

 
7. - Luisa Muraro. Feminismo y política de las mujeres.

... mujeres y hombres. Es una paradoja , porque el feminismo lo conocemos como movimiento de liberación , pero no sería nada nuevo en la historia humana. Me fue pedido, con razón , que me explicara mejor. 1 Con esas palabras me refería a ciertos hechos propios de las sociedades ricas del mundo occidental. Uno es la competición entre mujeres y hombres. Las mujeres se ponen o son puestas a competir con los hombres en muchos campos, por ejemplo en la política y en el trabajo . Esta, yo sostengo, es una promoción social sin libertad , porque no da a las interesadas la posibilidad de inventar su modo original de estar en la vida pública: tienen que estar de manera que resulten mejores que sus colegas hombres, sin atender a su malestar, sin darle valor a su diferencia, como caballos que corren en un hipódromo y no como caballos que corren libres por las praderas. Sobre este tema ha escrito Lia Cigarini el artículo Libertà senza...

 
8. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías

... padecer palabra paradoja parousia pasión paz piedad potencia práctica de la relación presencia psique reconocimiento relación revolución simbólica restitución sangre sentimiento sentir significante solidaridad sufrimiento trinidad útero visión vocación II.3. Mística y espiritualidad abismo abrazo abrazo de amor alegre alma alma bienaventurada altura altura celeste Amado amamantado amar amor gracias ángel anhelo apóstol bien bienaventuranza celeste celo conciencia libre conocimiento íntimo corazón Creador criatura Cristo Deidad delicias desapaciguada desconsolada desear desolación deuda Dios dolor don duda dulce embeleso espíritu espíritu celeste esposa esposo eterna eternidad ...

 
9. - Carla Lonzi. Autenticidad y reconocimiento en la obra de Carla Lonzi. “Itinerario de reflexiones” y “Mito de la propuesta cultural”. Introducción y edición al cuid

... hasta el infinito en la paradoja . El vacío cultural con el que identificarse no es la integridad originaria, sino un desgastar continuamente los vínculos inconscientes con el mundo masculino viviéndolos y tomando conciencia de ellos. La autenticidad posible de cada una se pone a prueba en ese proceso. Esta conquista de certidumbre, nacida de una duda que siempre he llevado conmigo, casi tributo que debía pagar por haber intentado vivir frente a quien no tenía fuerzas para ello y que yo había absorbido como perpetuo reproche a mis deseos y a los actos que implicaban, me hizo entender que en nuestro grupo yo misma puedo haber funcionado como freno para las otras idealizadas por mí en su integridad, en el momento en que han buscado darse vía libre a sí mismas y a sus necesidades para digerirlas, como había hecho yo, aunque a su manera y con sus orientaciones. Una vez desvelado el mecanismo experimenté una atroz sensación de liberación saludable:...

 
10. - Carla Lonzi y otras. Los Manifiestos de Rivolta Femminile: la revolución clitórica. Edición, prólogo, traducción y herramientas secundarias de María-Milagros River

... sino simultáneamente: una paradoja , sí, para el hombre, pero perfectamente pensable por una mujer cuando lee el texto que lo expone, titulado Imagínate que el trabajo 39 . Decía, como hemos visto, el primer Manifiesto ya en 1970 : "El primer elemento de rencor de la mujer hacia la sociedad está en su ser obligada a afrontar la maternidad como una falsa alternativa." Se trata de revolucionar el sentido y la organización del trabajo de modo que deje de estar hecho a la medida del cuerpo del hombre y esté hecho a la medida del cuerpo que da la medida del mundo, que es el cuerpo de mujer . Con la osadía de proponer que este será el modo en el que desearán trabajar también los hombres, un modo que dé cabida y tiempo a la producción de mercancías y servicios y, también, simultáneamente, a las prácticas de creación y recreación de la vida y la convivencia humana, como las hemos llamado en el Centro de...

 
11. - Carla Lonzi y otras. Manifesto di Rivolta Femminile. Roma, luglio 1970.

... sino simultáneamente: una paradoja , sí, para el hombre, pero perfectamente pensable por una mujer cuando lee el texto que lo expone, titulado Imagínate que el trabajo 39 . Decía, como hemos visto, el primer Manifiesto ya en 1970 : "El primer elemento de rencor de la mujer hacia la sociedad está en su ser obligada a afrontar la maternidad como una falsa alternativa." Se trata de revolucionar el sentido y la organización del trabajo de modo que deje de estar hecho a la medida del cuerpo del hombre y esté hecho a la medida del cuerpo que da la medida del mundo, que es el cuerpo de mujer . Con la osadía de proponer que este será el modo en el que desearán trabajar también los hombres, un modo que dé cabida y tiempo a la producción de mercancías y servicios y, también, simultáneamente, a las prácticas de creación y recreación de la vida y la convivencia humana, como las hemos llamado en el Centro de...

 
12. - Carla Lonzi y otras. Manifiesto de Rivolta Femminile. Roma, julio 1970.

... sino simultáneamente: una paradoja , sí, para el hombre, pero perfectamente pensable por una mujer cuando lee el texto que lo expone, titulado Imagínate que el trabajo 39 . Decía, como hemos visto, el primer Manifiesto ya en 1970 : "El primer elemento de rencor de la mujer hacia la sociedad está en su ser obligada a afrontar la maternidad como una falsa alternativa." Se trata de revolucionar el sentido y la organización del trabajo de modo que deje de estar hecho a la medida del cuerpo del hombre y esté hecho a la medida del cuerpo que da la medida del mundo, que es el cuerpo de mujer . Con la osadía de proponer que este será el modo en el que desearán trabajar también los hombres, un modo que dé cabida y tiempo a la producción de mercancías y servicios y, también, simultáneamente, a las prácticas de creación y recreación de la vida y la convivencia humana, como las hemos llamado en el Centro de...

 
13. - Carla Lonzi y otras. Secondo Manifesto di Rivolta Femminile: “io dico io”. Roma, marzo 1977.

... sino simultáneamente: una paradoja , sí, para el hombre, pero perfectamente pensable por una mujer cuando lee el texto que lo expone, titulado Imagínate que el trabajo 39 . Decía, como hemos visto, el primer Manifiesto ya en 1970 : "El primer elemento de rencor de la mujer hacia la sociedad está en su ser obligada a afrontar la maternidad como una falsa alternativa." Se trata de revolucionar el sentido y la organización del trabajo de modo que deje de estar hecho a la medida del cuerpo del hombre y esté hecho a la medida del cuerpo que da la medida del mundo, que es el cuerpo de mujer . Con la osadía de proponer que este será el modo en el que desearán trabajar también los hombres, un modo que dé cabida y tiempo a la producción de mercancías y servicios y, también, simultáneamente, a las prácticas de creación y recreación de la vida y la convivencia humana, como las hemos llamado en el Centro de...

 
14. - Carla Lonzi y otras. Segundo Manifiesto de Rivolta Femminile: "yo digo yo". Roma, marzo 1977.

... sino simultáneamente: una paradoja , sí, para el hombre, pero perfectamente pensable por una mujer cuando lee el texto que lo expone, titulado Imagínate que el trabajo 39 . Decía, como hemos visto, el primer Manifiesto ya en 1970 : "El primer elemento de rencor de la mujer hacia la sociedad está en su ser obligada a afrontar la maternidad como una falsa alternativa." Se trata de revolucionar el sentido y la organización del trabajo de modo que deje de estar hecho a la medida del cuerpo del hombre y esté hecho a la medida del cuerpo que da la medida del mundo, que es el cuerpo de mujer . Con la osadía de proponer que este será el modo en el que desearán trabajar también los hombres, un modo que dé cabida y tiempo a la producción de mercancías y servicios y, también, simultáneamente, a las prácticas de creación y recreación de la vida y la convivencia humana, como las hemos llamado en el Centro de...

 
1


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (14)

Puede acceder desde aquí a los textos que contienen el término de búsqueda. También puede volver a hacer la búsqueda en toda la biblioteca.

Obra Resultados
- María-Milagros Rivera Garretas. Signos de libertad femenina. (En diálogo con la historia y la política masculinas). 1
Seccion 1 - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo. 1
Seccion 3 - Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo. 1
- Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo. 1
- Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo. 1
Seccion 1 - Luisa Muraro. Feminismo y política de las mujeres. 1
- Luisa Muraro. Feminismo y política de las mujeres. 1
- Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías 1
- Carla Lonzi. Autenticidad y reconocimiento en la obra de Carla Lonzi. “Itinerario de reflexiones” y “Mito de la propuesta cultural”. Introducción y edición al cuid 1
- Carla Lonzi y otras. Los Manifiestos de Rivolta Femminile: la revolución clitórica. Edición, prólogo, traducción y herramientas secundarias de María-Milagros River 1
- Carla Lonzi y otras. Manifesto di Rivolta Femminile. Roma, luglio 1970. 1
- Carla Lonzi y otras. Manifiesto de Rivolta Femminile. Roma, julio 1970. 1
- Carla Lonzi y otras. Secondo Manifesto di Rivolta Femminile: “io dico io”. Roma, marzo 1977. 1
- Carla Lonzi y otras. Segundo Manifiesto de Rivolta Femminile: "yo digo yo". Roma, marzo 1977. 1