Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda sierva retornó 20 resultados.

Mostrando 1 - 20 de 20 resultados (3.25 segundos)

1
1. - María-Milagros Rivera Garretas. Signos de libertad femenina. (En diálogo con la historia y la política masculinas).

... y mujeres) y siervos o siervas. ¿Por qué terratenientes? Porque el principal medio de producción de esta sociedad fue la tierra. Aunque hubo ciudades siempre, y fueron importantes a partir del siglo XIII, la sociedad feudal fue una sociedad rural, agraria. ¿Qué era un siervo, una sierva ? Era un hombre o una mujer adscrito/a a la tierra. Esto quiere decir que su libertad de movimiento y de trabajo estuvo limitada por el derecho, por los derechos señoriales de la clase privilegiada. ¿En qué se diferenciaba de un esclavo o esclava ? En que los esclavos y esclavas no tenían personalidad jurídica , es decir, no formaban parte de la sociedad o, mejor, de lo que la sociedad decía que era. En el derecho romano, el esclavo o la esclava es llamado instrumentum vocale , instrumento o útil que habla , para distinguirles de lo animales de labranza (instrumentum semivocale ) y de la tierra (instrumentum mutum ), y son vendidos con la tierra. Los...

 
2. Seccion 1 - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo.

... de Dios [...]. Ella es sierva de Dios , vengadora para castigo del que obra mal. Es preciso someterse no solo por temor del castigo , sino por conciencia . Por tanto, pagadles los tributos, que son ministros de Dios ocupados en eso. Pagad a todos los que debáis; a quien tributo, tributo; a quien aduana, aduana, a quien temor , temor ; a quien honor , honor . No estéis en deuda con nadie, excepto la deuda del amor , porque quien ama al prójimo ha cumplido la ley.” ( Rom. 12, 21-13, 8 ). No me detengo en las cuestiones filológicas de este famoso párrafo sobre la obediencia a la autoridad constituida, que no llegan a impedir que lo introduzca en el contexto de mi reflexión; me limito a señalar que, en mi cita, el texto paulino está enmarcado por dos frases que requieren su contexto, que tiene por tema el amor a los demás (el ágape ). Sigo en esto a Karl Barth en Der Römerbrief . En el fondo,...

 
3. - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo.

... de Dios [...]. Ella es sierva de Dios , vengadora para castigo del que obra mal. Es preciso someterse no solo por temor del castigo , sino por conciencia . Por tanto, pagadles los tributos, que son ministros de Dios ocupados en eso. Pagad a todos los que debáis; a quien tributo, tributo; a quien aduana, aduana, a quien temor , temor ; a quien honor , honor . No estéis en deuda con nadie, excepto la deuda del amor , porque quien ama al prójimo ha cumplido la ley.” ( Rom. 12, 21-13, 8 ). No me detengo en las cuestiones filológicas de este famoso párrafo sobre la obediencia a la autoridad constituida, que no llegan a impedir que lo introduzca en el contexto de mi reflexión; me limito a señalar que, en mi cita, el texto paulino está enmarcado por dos frases que requieren su contexto, que tiene por tema el amor a los demás (el ágape ). Sigo en esto a Karl Barth en Der Römerbrief . En el fondo,...

 
4. Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
5. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
6. Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
7. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
8. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
9. Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
10. Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo).

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
11. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías

... (23)Sexuar (23)Sibila (23)Sierva (23)Siete días blancos (46)Significante (23)Signos en el inconsciente (17)Silencio (23)Sin un porqué (23)Sinagoga (46)Sinagoguera (46)Síntoma (17)Sirena (23)Sirvienta (46)Sobreabundancia (23)Sobrina (23)Socia (23)Socialización (23)Socialización niñas/niños (23)Soledad (23)Solidaridad (46)Soltera (46)Soltería (23)Solterona (23)Sombrerera (46)Sonrisa (23)Sor (23)Sorda (23)Soror (23)Sororidad (23)Sortílega (23)Specula (46)Sponsa (23)Subpriora (46)Sucesión (23)Suegra (46)Sueldo (23)Sueño (23)Sufrimiento (46)Suicidio (23)Tabernera (46)Tabú (23)Tahonera (46)Taller (23)Tantundem (23)Teatro (46)Tejedora (46)Temor (23)Tendera (46)Tenuta (23)Terciaria (23)Testamentaria (46)Testamento (23)Testiga (23)Tía (46)Tienda (23)Timidez (23)Tintorera (46)Torcedora (46)Tormenta de amor (23)Tormento (23)Tormentos (23)Tortura (23)Torturada (23)Tostadora (23)Trabajo (46)Transgresión ...

 
12. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
13. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
14. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
15. - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
16. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
17. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
18. - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
19. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
20. Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge.

... por relacion de la misma Sierva de Dios, tenia noticia de la herida del corazon: con facilidad se persuadiò era Dios quien movia los animos de aquellas Religiosas, y que el abrirla havia de redundar en gloria suya; con que diò su consentimiento. ” “Obtenida la licencia (cerradas las puertas de la calle) sacaron el Feretro à la Porteria, y assistiendo la Priora con las Fundadoras, y Sor Petronila Pierrez, que estaba de la parte de afuera, empezaron à desnudar el cadaver; y reconociendole el pecho, en la parte izquierda sobre el corazon, vieron toda la cicatriz de una herida, como de Lanza, que formaba tres esquinas; el color era como de quemado, que parecia la havian señalado con fuego. Mucha admiracion les causò lo que veìan; y se persuadieron hallarian en el corazon las mismas señales: con que mas animosas, que hasta entonces (sin aquel horror, que de necessidad parece havia de causar en el pecho de mugeres temerosas, accion de su naturaleza tan sangrienta)...

 
1


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (20)

Puede acceder desde aquí a los textos que contienen el término de búsqueda. También puede volver a hacer la búsqueda en toda la biblioteca.

Obra Resultados
- María-Milagros Rivera Garretas. Signos de libertad femenina. (En diálogo con la historia y la política masculinas). 1
Seccion 1 - Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo. 1
- Luisa Muraro. El poder y la política no son lo mismo. 1
Seccion 3 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 4 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
Seccion 2 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
Seccion 1 - Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo (texto continuo). 1
- Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
- Anna Domenge. Vida Espiritual. Edición crítica en castellano antiguo. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1
Obra 1 - Anna Domenge. Der autobiographische Bericht der Sor Ana Domenge. 1