Buscar autora/obra

Herramientas de búsqueda

¿La primera vez que entras? Accede a un breve tutorial.


Resultados en la Biblioteca

La búsqueda solidaridad retornó 10 resultados.

Mostrando 1 - 10 de 10 resultados (0.47 segundos)

1
1. - Carla Lonzi y otras. Segundo Manifiesto de Rivolta Femminile: "yo digo yo". Roma, marzo 1977.

... Rivolta , imponían una solidaridad /sororidad (ideológica) que impedía que aflorara y se presentara, a una misma y a la política, el ser de cada una de nosotras, su singularidad, su talento, su disparidad, su negativo , su riqueza , su vivencia y experiencia irrepetibles. Yo he recordado en algún sitio mi experiencia, en los años 80, en el feminismo español, de que hablar a un grupo de mujeres en el movimiento político, y hablar ante una clase en la universidad, aunque fueran en su mayoría mujeres, era una experiencia completamente distinta. En un aula, el grupo se fundía en un aglomerado fácil de tratar; en el feminismo, notabas que cada mujer estaba allí como una, en su singularidad, sin tendencia al uno. Carla Lonzi podría haber dicho, quizás, que la primera experiencia era vaginal, la segunda, clitórica. ¿Quiere esto decir que solo entre mujeres clitóricas hay cultura femenina libre ? Pues sí. Esta es la revolución de Carla Lonzi , todavía...

 
2. - Carla Lonzi y otras. Secondo Manifesto di Rivolta Femminile: “io dico io”. Roma, marzo 1977.

... Rivolta , imponían una solidaridad /sororidad (ideológica) que impedía que aflorara y se presentara, a una misma y a la política, el ser de cada una de nosotras, su singularidad, su talento, su disparidad, su negativo , su riqueza , su vivencia y experiencia irrepetibles. Yo he recordado en algún sitio mi experiencia, en los años 80, en el feminismo español, de que hablar a un grupo de mujeres en el movimiento político, y hablar ante una clase en la universidad, aunque fueran en su mayoría mujeres, era una experiencia completamente distinta. En un aula, el grupo se fundía en un aglomerado fácil de tratar; en el feminismo, notabas que cada mujer estaba allí como una, en su singularidad, sin tendencia al uno. Carla Lonzi podría haber dicho, quizás, que la primera experiencia era vaginal, la segunda, clitórica. ¿Quiere esto decir que solo entre mujeres clitóricas hay cultura femenina libre ? Pues sí. Esta es la revolución de Carla Lonzi , todavía...

 
3. - María-Milagros Rivera Garretas. Signos de libertad femenina. (En diálogo con la historia y la política masculinas).

... por la relación de solidaridad , porque la solidaridad deriva de lo que es reducible al uno. La relación de servicio es un tipo de relación a dos sustancialmente dispar, en la que se genera y circula autoridad , que es distinta del poder . 127 La autoridad es el más que hace crecer (augere ) porque nace del intercambio libre , no del ejercicio de violencia significado y dictado por poderes superiores. Se trata de un más de sentido que capacita para interpretar la realidad que cambia, permitiendo gobernarla sin quedarse por detrás del presente y sin reprimir, tampoco, el deseo ajeno. En la historia, la amistad política que gobierna desde la relación de servicio fundada en la fidelidad personal medida por la propia conciencia , no por la ley, la han entablado mujeres de clases sociales distintas. Por ejemplo, las muchas reinas que han tenido o tienen validas, o las muchas mujeres sin especiales privilegios sociales...

 
4. - Carla Lonzi y otras. Los Manifiestos de Rivolta Femminile: la revolución clitórica. Edición, prólogo, traducción y herramientas secundarias de María-Milagros River

... Rivolta , imponían una solidaridad /sororidad (ideológica) que impedía que aflorara y se presentara, a una misma y a la política, el ser de cada una de nosotras, su singularidad, su talento, su disparidad, su negativo , su riqueza , su vivencia y experiencia irrepetibles. Yo he recordado en algún sitio mi experiencia, en los años 80, en el feminismo español, de que hablar a un grupo de mujeres en el movimiento político, y hablar ante una clase en la universidad, aunque fueran en su mayoría mujeres, era una experiencia completamente distinta. En un aula, el grupo se fundía en un aglomerado fácil de tratar; en el feminismo, notabas que cada mujer estaba allí como una, en su singularidad, sin tendencia al uno. Carla Lonzi podría haber dicho, quizás, que la primera experiencia era vaginal, la segunda, clitórica. ¿Quiere esto decir que solo entre mujeres clitóricas hay cultura femenina libre ? Pues sí. Esta es la revolución de Carla Lonzi , todavía...

 
5. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. Marisé Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Macías

... risa secreto solidaridad sororidad visita Visitación II.2.5. Ginecoherencias II.2.5.a. agua alfabetización alma aprendizaje aurora autoconciencia autoconocimiento autoerotismo autoexploración autopalpación autorrepresentación avemarías biblioteca brujería canción conjuro carta creadora cosmética cuento cuerpo cuidado curiosidad danza diario educación epistolario escuela fascinación fiestas de mujeres fisiología femenina guía instrucción juegos juguetes lectura leyendas magia mar masturbación memoria mitos novela oración oración mental oralidad palabra potente poema predicación profecía proverbio rito rondallas salones sanar specula teatro transmisión vida vitae II.2.6. Genealogías ...

 
6. - Lourdes Albi Fernández. Carme Vidal Estruel. María José Clement López. Sara Alcina Zayas. Renzo Imbeni. Josep Sanahuja. Juan Cantonero Falero. Carlos Requena Amadas. Eustaquio Ma

... alegría , tolerancia y solidaridad . Es difícil, requiere esfuerzo, dedicación, paciencia , pero no es imposible; aunque no lo consiga con cada alumno y alumna en la misma medida , lo sigo intentando, procuro conocer sus inquietudes, sus intereses, problemas personales, familiares , sociales... y de ese modo comprender sus actitudes y comportamientos, que la mayoría de las veces son llamadas desesperadas de atención o ayuda, ya que necesitan que les escuche y responda, y a veces que les revele las claves de aquello que no entienden. Trabajo con el convencimiento de que mi actitud debe encaminarse a merecer y ganar su confianza. Eustaquio Macías Silva , jefe de estudios y profesor de Garantía Social del Instituto de Educación Secundaria Juan de la Cierva de Madrid . El simbólico materna y la lengua de signos. La palabra en el cuerpo , la palabra en nuestras manos, de Carlos Peón (amb Noemí Benarroch ) En...

 
7. Seccion 3 - Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo.

... huella de belleza y de solidaridad , o las soledades desesperadas de quienes viven “sin destino ”, en los márgenes de la despiadada trama urbana, se vuelve dificilísimo imaginar recorridos capaces de trascenderlas sin olvidarlas. Así que si doy con la belleza encarnada en la luz de los paisajes, en el mar , en los colores del cielo, en los palacios que se asoman a plazas suntuosas y decadentes, en los patios inundados de rosas amarillas y cándidos jazmines “donde anidan los gérmenes improductivos de la contemplación ”, me cuesta resistir la tentación de abandonarme. O si miro la política, eso en lo que se ha convertido “esta parodia cruenta de la vida ” donde “la palabra es remitida al grito ”, en la callada y, por ello, subalterna presencia de las mujeres en la escena institucional, engatusadas por el poder (o por sus simulacros) y eternamente empeñadas en una solicitud de reconocimiento que confían a las...

 
8. - Carla Lonzi y otras. Manifesto di Rivolta Femminile. Roma, luglio 1970.

... Rivolta , imponían una solidaridad /sororidad (ideológica) que impedía que aflorara y se presentara, a una misma y a la política, el ser de cada una de nosotras, su singularidad, su talento, su disparidad, su negativo , su riqueza , su vivencia y experiencia irrepetibles. Yo he recordado en algún sitio mi experiencia, en los años 80, en el feminismo español, de que hablar a un grupo de mujeres en el movimiento político, y hablar ante una clase en la universidad, aunque fueran en su mayoría mujeres, era una experiencia completamente distinta. En un aula, el grupo se fundía en un aglomerado fácil de tratar; en el feminismo, notabas que cada mujer estaba allí como una, en su singularidad, sin tendencia al uno. Carla Lonzi podría haber dicho, quizás, que la primera experiencia era vaginal, la segunda, clitórica. ¿Quiere esto decir que solo entre mujeres clitóricas hay cultura femenina libre ? Pues sí. Esta es la revolución de Carla Lonzi , todavía...

 
9. - Luisa Cavaliere. Lia Cigarini. Hay una buena diferencia. Un diálogo.

... huella de belleza y de solidaridad , o las soledades desesperadas de quienes viven “sin destino ”, en los márgenes de la despiadada trama urbana, se vuelve dificilísimo imaginar recorridos capaces de trascenderlas sin olvidarlas. Así que si doy con la belleza encarnada en la luz de los paisajes, en el mar , en los colores del cielo, en los palacios que se asoman a plazas suntuosas y decadentes, en los patios inundados de rosas amarillas y cándidos jazmines “donde anidan los gérmenes improductivos de la contemplación ”, me cuesta resistir la tentación de abandonarme. O si miro la política, eso en lo que se ha convertido “esta parodia cruenta de la vida ” donde “la palabra es remitida al grito ”, en la callada y, por ello, subalterna presencia de las mujeres en la escena institucional, engatusadas por el poder (o por sus simulacros) y eternamente empeñadas en una solicitud de reconocimiento que confían a las...

 
10. - Carla Lonzi y otras. Manifiesto de Rivolta Femminile. Roma, julio 1970.

... Rivolta , imponían una solidaridad /sororidad (ideológica) que impedía que aflorara y se presentara, a una misma y a la política, el ser de cada una de nosotras, su singularidad, su talento, su disparidad, su negativo , su riqueza , su vivencia y experiencia irrepetibles. Yo he recordado en algún sitio mi experiencia, en los años 80, en el feminismo español, de que hablar a un grupo de mujeres en el movimiento político, y hablar ante una clase en la universidad, aunque fueran en su mayoría mujeres, era una experiencia completamente distinta. En un aula, el grupo se fundía en un aglomerado fácil de tratar; en el feminismo, notabas que cada mujer estaba allí como una, en su singularidad, sin tendencia al uno. Carla Lonzi podría haber dicho, quizás, que la primera experiencia era vaginal, la segunda, clitórica. ¿Quiere esto decir que solo entre mujeres clitóricas hay cultura femenina libre ? Pues sí. Esta es la revolución de Carla Lonzi , todavía...

 
1


[ocultar] Redefine la búsqueda
Número de resultados por página:

[ocultar] Todas las obras encontradas (10)