Aquí hi ha els textos d'aquesta secció

Texts polítics

Trobades

Text en format PDF

NÚRIA BEITIA HERNÁNDEZ

Sentido político en la maternidad

El 19/01/2016 a les 11:16, Núria Beitia Hernández ha escrit:


Mujeres de la Red-CAPS, mujeres del Congreso, mujeres de la calle...
estamos hablando de lo que ha supuesto que Carolina Bescansa lleve a su bebé y lo amamante en el trabajo y este "hablar" es precioso porque muestra que hay MUCHA POLÍTICA en la MATERNIDAD.
Su gesto cotidiano (llevar a su bebé LACTANTE a donde ella va) se ha transformado en político y que se transforme en político un gesto cotidiano siempre es una suerte pues, aunque el gesto concreto no me interese o no me sea útil, ayuda a transformar el mundo, ayuda a abrir posibilidades, ayuda a ver que es posible llegar más lejos de lo pensado.

En mayo de 2002 Victoria Sau se jubilaba como profesora de la Duoda (Centro de Estudios de Mujeres de la Universidad de Barcelona). Yo tenía un deseo grande, muy grande: el de asistir a la última edición de su curso "La política de la maternidad"... y le pedí hacerlo con mi bebé de dos meses. Era la primera vez que alguien le pedía algo así y Victoria, que sabía mucho de libertad femenina y confiaba en la práctica de relación, aceptó. Las dos apostamos por algo no pensado y mi ATREVIMIENTO y su ACOGIMIENTO trajeron un más a la experiencia docente transformando un poquito nuestras vidas y mostrando que algo que no se hacía -o se hacía poco- era posible. Un gesto pequeño, singular, quizás como el de las primeras mujeres que fueron a la universidad, un lugar al que no iban las mujeres... ¡hasta que una fue! Y esa UNA, con su deseo, abrió sitio (espacio simbólico y político) para que algo cambiara.

Carolina está haciendo práctica del "DOBLE SÍ"(*): Sí a la maternidad y sí al trabajo. Y lo hace apostando y practicando una manera de estar en el mundo en la que no es el mundo "productivo" el que se pone en el centro sino el mundo del cuidado: es la vida y no el dinero o el poder. Es su opción, su DESEO, no es obligatorio que todas las madres lo hagan igual, como tampoco es obligatorio ser madre. ELLA, una mujer, escoge eso y lo hace y al hacerlo le muestra al mundo que es posible, si se desea, hacerlo. Insisto: le MUESTRA, no le DEMUESTRA.

Las políticas de conciliación son buenas, necesarias y útiles, sí. Y han de estar garantizadas para quien las desee y las necesite. No se trata de ir en contra de ellas, se trata de ir más allá. Agradezco de corazón a la genealogía de mujeres que desearon guarderías cerca del trabajo y que, con gracia, con tesón, con fuerza y, seguramente con cansancio, lo consiguieron. Ahora las podemos disfrutar y el debate no va de perder lo conseguido, NO VA DE ENFRENTAR DESEOS FEMENINOS, no va de hacerle el trabajo sucio al patriarcado. Esto va de hacer SITIO a otro deseo femenino: el de las mujeres que quieren trabajar y no desean llevar a sus criaturas a las guarderías. Quieren que sus bebés se críen "en casa", o sea cerquita del cuerpo y/o del olor de la madre.
Conozco a mujeres que han deseado criar así pero algo (la economía o el simbólico) no lo permitía. Para sostener ese deseo han contado con el apoyo de sus madres, hermanas, amigas, del papá o de canguras. Personas cercanas que han apoyado ese DESEO y que, cual satélite, han estado paseando fuera del lugar de trabajo de la madre hasta el momento de las tomas.

Esto no va de derechos, ni tampoco de igualdades (no todo el mundo ha de hacerlo igual).
Esto va del deseo hecho cuerpo de una mujer que quiere hacerlo como le sale de las entrañas: del útero y del corazón. Lugares que tienen, como la ciencia demuestra, muchísimo que ver con el cerebro.
Esto va de sexualidad femenina: ni más, ni menos. De llevar el deseo y el ser mujer a la política, al mundo. Y, en relación a la sexualidad es cada mujer la que sabe cuándo dice sí y cuando dice no.... y en donde hacerlo o no hacerlo. No dejemos que, desde fuera, nos digan cómo es mejor criar o hacer realidad la experiencia de la maternidad y la del trabajo. Del mismo modo que no hemos dejado que nos digan, desde fuera, si es mejor ser "clitoriana" o "vaginal".

A mí, personalmente, me gusta que haya Oxitocina en el Congreso: ¡buena falta nos hace!
Núria


(*) El "Doble sí" es una invención simbólica de las Mujeres de la Librería de mujeres de Milán. Si deseas saber más te invito a leer mi ponencia en el Seminario CAPS 2014: El doble sí de las mujeres jóvenes a la maternidad y a la profesión. Más allá de la dicotomía en: http://nuriabeitia.net/2015/09/22/el-doble-si-de-las-mujeres-jovenes-a-la-maternidad-y-a-la-profesion-mas-alla-de-la-dicotomia

Pujar ^