Aquí hi ha els textos d'aquesta secció

Texts polítics

Trobades

PRESENTACIÓ DEL LLIBRE DE M. MILAGROS RIVERA GARRETAS EL AMOR ES EL SIGNO. EDUCAR COMO EDUCAN LAS MA

Mª MILAGROS MONTOYA RAMOS

PRESENTACIÓ DEL LLIBRE DE M. MILAGROS RIVERA GARRETAS EL AMOR ES EL SIGNO. EDUCAR COMO EDUCAN LAS MA

EL AMOR ES EL SIGNO. EDUCAR COMO EDUCAN LAS MADRES. SABINA EDITORIAL
LLLIBRERIA PRÒLEG, BARCELONA 28 DE JUNY DE 2012

PRESENTACIÓ DEL LLIBRE DE M. MILAGROS RIVERA GARRETAS EL AMOR ES EL SIGNO. EDUCAR COMO EDUCAN LAS MADRES. SABINA EDITORIAL
LLLIBRERIA PRÒLEG, BARCELONA 28 DE JUNY DE 2012
Mª Milagros Montoya Ramos


Buenas tardes y gracias por la invitación a este acto que, para mí, es un regalo precioso, como lo ha sido el haber editado El amor es el signo. Educar como educan las madres, porque tener este libro en nuestro catálogo, de una autora como María-Milagros Rivera Garretas, además de ser un regalo es un tesoro que enriquece a las editoras. Ojalá sepamos y podamos difundirlo lo más posible porque su lectura a nadie nos dejará indiferentes.
Este libro se lee con placer, porque, como dice Maite Álvarez-Piñer: "Milagros escribe como los ángeles", aunque, a veces yo he tenido necesidad de pararme y volver a leerlo para hacer míos algunos pensamientos y propuestas que me han interrogado sobre el significado de algo importante que se me escapaba y quería atraparlo. Por eso me he dado tiempo para hacer una segunda o tercera lectura, que curiosamente, si no fuera por mis subrayados a lápiz y las notas que suelo poner al margen, podría asegurar que esa era la primera lectura. Confieso que esta escritura tan exquisita y tan llena de sentido me atrapa y, por ejemplo, para hablar en este acto he tenido dificultades para expresar lo que quiero decir porque no me despego del texto de Milagros escrito con palabras precisas y preciosas que yo solo sé copiarlas y citarlas. Perdonad por mi falta de originalidad.
Es un libro que "trae el mundo al mundo", especialmente al mundo de la educación y la enseñanza reglada que es la parte más delicada de la obra de civilización. Por eso,-cito sus palabras- a muchas mujeres de hoy nos sigue preocupando la educación y nos sigue preocupando el amor: los dos juntos. Pero juntos cómo, me pregunto, pues ocurre que en las instancias educativas raras veces se habla del amor .
El origen de este libro es el amor, el amor a la relación sin fin, por el gusto de estar en relación. La autora dice –cito sus palabras- que Es en la relación donde todo ocurre y me ocurre, donde se presenta –cuando se presenta- la felicidad, la belleza, la trascendencia, lo negativo, la pérdida, la impaciencia…Porque es en la relación por sí misma donde circula y se intercambia el espíritu. […] La práctica de la relación consiste en intercambiar espíritu y presencia que se condensan […] en palabras que dicen sentido nuevo, que hacen simbólico .
Nace también del deseo de hacer simbólico, con la palabra y la empatía: Mi deseo de ser –escribe Milagros- tiene en su origen, lado a lado, la empatía y la palabra. […] La empatía va aportando a lo largo de la vida, una medida singular e irremplazable de los contornos de cada cuerpo humano y de la corporeidad humana .
Es también un libro de historia, una historia que trae al presente la creación femenina de otras épocas, especialmente de ese largo período llamado la Edad Media. Trae esas creaciones hechas en "el mundo común de las mujeres" porque, como escribió Adrienne Rich en la década de los setenta, ese mundo común es necesario para hacer visible el significado completo de la experiencia de las mujeres y para hacer una reinterpretación del conocimiento en términos de esa experiencia. –Y termina diciendo- Esta es ahora la tarea más importante del pensamiento .
En esta segunda década del siglo XXI María-Milagros Rivera ha ido más allá y ha escrito en este libro (cito sus palabras):
Hoy el mundo está preparado para reanudar el vínculo vital entre la enseñanza y la madre. Hoy es posible decir que aprender es aprender el simbólico y seguir aprendiéndolo a lo largo de toda la vida, sin romper con la madre y sin prescindir de la riqueza que viene del padre cuando este entra en el círculo de carne creado por la que le ha hecho padre.
Por ello os invito a que leáis este libro, a solas o en relación en ese mundo común de las mujeres y a que lo regaléis a vuestras amistades que bien les vendrá.

Para terminar, quiero traer hoy aquí un fragmento de un artículo de María Zambrano titulado El Libro: ser viviente, publicado en "Las palabras del regreso" Quiero traerlo porque parecería que estas palabras han sido escritas pensando en el libro que hoy presentamos, aunque ella lo escribió en el siglo pasado. (cito sus palabras)

El libro de por sí es un ser viviente dotado de alma, de vibración, de peso, número, sonido. […]
El libro existe de por sí, lleva su ser propio, tiene su hueco, tiene su ausencia, tiene su amor. Recoge la voz y la irradia, recoge la indiferencia como si fuera, no sé, un extraño ser animado. Nos acompaña su ausencia, nos sobrecoge su presencia, nos solicita. Y puede suceder lo más increíble: que solamente por tener un libro cerca, tocándolo, se comience ya a saber lo que contiene. Una manifestación singular, diferente y distinta de todos los demás seres.

Un libro puede ser arrojado por la ventana, pateado, hecho trizas como si fuera el conductor del mal más terrible. Y por el contrario, pero con idéntica pasión, puede ser acariciado, elevado, sostenido en alto como una figura.

Recuerdo […] a una mujer pobre, sola, vestida decentemente, limpia pero sola de toda soledad, y tenía en alto, sosteniéndolo, un libro cerrado. He visto también, en la iglesia, a las mujeres que leían un devocionario sin saber leer, teniendo las páginas al revés; y, sin embargo, yo no he podido nunca burlarme de un fracasado.
Porque queda siempre vivo el gesto de elevar el libro, de mirarlo y de ofrecerlo como si fuera una sagrada forma, una forma sagrada que tiene que estar por encima de todo, que tiene que manifestarse como si fuera verdaderamente una forma de comunión.

Pujar ^