Aquí hi ha els textos d'aquesta secció

Texts polítics

Col·lecció d\' Art La Relació

ELOÍSA LO IMPREGNA TODO DE LUZ   (Presentació de la Instalació HELOÏSE PERFUNDET OMNIA LUCE)

Text en format PDF

MARÍA-MILAGROS RIVERA GARRETAS

ELOÍSA LO IMPREGNA TODO DE LUZ (Presentació de la Instalació HELOÏSE PERFUNDET OMNIA LUCE)

Inauguració de la instal•lació d’art Heloïse Perfundet Omnia Luce de l’artista d’Elena del Rivero.
En nombre de las que formamos el Centre de Recerca Duoda de esta universidad, les traigo, en palabras, el sentido principal de la instalación de Elena del Rivero Heloïse perfundet omnia luce, que estamos inaugurando. La instalación, que ha estado al cuidado de la profesora Assumpta Bassas Vila, es un signo de la presencia femenina en las universidades del mundo entero desde el siglo XX. Es un signo que expresa y propicia el encuentro de la diferencia sexual –que es el sentido libre del ser mujer u hombre– con el conocimiento universitario.

El encuentro de la diferencia sexual con el conocimiento universitario se está dando hoy en el amor y en el conflicto, en la grandeza y en el horror, como fue, en su día, el encuentro entre Eloísa y Abelardo. La urdimbre del tapiz de la instalación, que veremos enseguida, lleva en sí la experiencia de la grandeza femenina propia del presente y, también, del horror que todavía queda en la política sexual de nuestra sociedad postpatriarcal.

La instalación expresa el sentido de ese encuentro mediante la unión de la figura de Eloísa con el lema histórico de nuestra universidad, mediante la idea de la Inmaculada, y mediante el sonido del tiempo. Hoy, además, con motivo de la inauguración, acompañará a la instalación un concierto de campanas a cargo de Llorenç Barber.

Heloïse perfundet omnia luce, “Eloísa lo impregna todo de luz”, es el nuevo lema que el tapiz propone. Recuerda que, en el alba de la universidad, Eloísa tuvo la genialidad de soltar un nudo de la luz en la historia del amor y en la historia del conocimiento. Lo hizo amando a Abelardo por su sabor y por su saber, es decir, por su sabor como hombre y porque sabía filosofía. Hoy, las universitarias amamos a los hombres que saben que el conocimiento nace de la relación amorosa, no de la fuerza.

La Inmaculada –que es la insignia de muchas universidades desde el siglo XIII– en nuestra instalación es evocada por una performance de la propia artista Elena del Rivero. Expresa la luz que emite el cuerpo de mujer cuando piensa en un horizonte infinito, sin medidor medido. Es el cuerpo femenino sin mácula, la luz de una energía amorosa no interceptada por nada innecesario. La Inmaculada celebra el triunfo de la mujer, de la niña, sobre la violencia, de la que sale ilesa, purísima. Es, en realidad, la matriz del conocimiento. Como dice el lema del sello antiguo de la Universitat de Barcelona: Ex me mirabilis facta est scientia tua, es decir, “Tu ciencia se vuelve admirable partiendo de mí”.

El sonido del tiempo, que ustedes oirán dentro de poco, es el de los relojes de las casas de antaño, que marcaban el transcurrir de las cosas y de la existencia. Indica que hoy las universitarias hemos traído a esta casa del conocimiento un tiempo que no estaba previsto en ella: el tiempo de la vida. Pide que con este tiempo –con el tiempo de la vida– se mida hoy Abelardo, porque el tiempo del trabajo y el tiempo de la vida son inseparables en una universidad bisexuada de hombres y de mujeres.

Muchas gracias.

Pujar ^