UB 2015 sense fons petit                 

Los quironómidos y el Taj Majal

Narcís Prat

Grupo de Investigación F.E.M. (Freshwater Ecology and Management) de la Universidad de Barcelona

Pocas veces ocurre que, cuando uno se especializa en un grupo de insectos acuáticos de escasa importancia económica, estos sean objeto de una noticia que ocupa casi una página en un diario de amplia difusión nacional. Es el caso de los quironómidos de la especie Chironomus calligraphus que son noticia en la página de La Vanguardia del día 25 de mayo de 2016.

taj mahal & Yamuna riverResulta que al Taj Majal le ha salido un nuevo enemigo para su conservación, los quironómidos que emergen del río Yamuna al atardecer. Se posan por millares en el monumento y al parecer lo manchan con sus excrementos. El problema es la contaminación del río Yarmuna que hace que sus aguas tengan una gran cantidad de algas y que se consuma su oxígeno. Las larvas de los Chironomus, precisamente, pueden resistir la falta de oxígeno (tienen un intenso color rojo debido a un alto contenido de un derivado de la hemoglobina) y además les gusta comer algas (y la materia orgánica en descomposición), y como nadie depreda los quironómidos, pues emergen a raudales. Los machos son atraídos por la luz y también por elementos destacados del paisaje (en este caso por el color claro del Taj Majal) y allí se dirigen. Su vida es efímera (pocas horas) apenas comen (si comen) y excretar muy poco, su función es encontrar una hembra para que siga poniendo huevos y el ciclo se perpetúe. La contaminación del río se debe a los residuos industriales y municipales sin depurar (el fósforo que pueda provenir de los hornos crematorios de la incineración de cadáveres, que sería responsable de tanto Chironomus según la noticia, frente al aportado por otras fuentes no es posiblemente muy relevante).

Chironomus sp.Este no es un fenómeno nuevo, hace ya muchos años que esta misma especie es una plaga en Florida. Los que poseen una casa al borde de un lago muchas veces no pueden salir de su casa por la cantidad de insectos emergentes y los lagos se tratan con insecticida para prevenir su emergencia. Otras especies además de producir estos efectos indeseables producen efectos alérgicos (por la hemoglobina que contienen) que pueden hacer enfermar parte de la población. En otro caso famoso, hace unos años los vuelos en el aeropuerto de Venecia se veían afectados por las nubes de quironómidos provenientes de la cercana laguna, llena de sus larvas donde se criaban por millones por los excesos de algas que crecían gracias al fósforo vertido por las depuradoras. En Catalunya tenemos también un ejemplo notable. En el lecho del río Besós en Santa Coloma de Gramanet, se crían los Chironomus riparius en densidades de centenares de miles de individuos por metro cuadrado. Para su control existe un programa de tratamiento con insecticida de las larvas para evitar que los adultos salgan en masa como hicieron en el pasado. Hace unos años el tomar una cerveza en la terraza de un bar de aquella población era casi un tortura, por los miles de individuos que del río eran atraídos por las luces al atardecer y se posaban sobre los toldos o las luces de la zona cercana al río o invadían los comedores de los pisos cercanos al río que tenían las ventanas abiertas.. En los sistemas naturales los quironómidos también emergen por miles, forman unas nubes de machos que en ocasiones se sitúan en los bordes de los caminos, como puede verse en el Delta del Ebro. También son alimento de murciélagos o arañas. Sus larvas son el principal alimento de las criaturas que viven en lagos y ríos. Su proliferación y consideración como peste es nuestra culpa, las soluciones existen, pero como muchas veces la prevención, que sería lo mejor,  es más complicada que la cura y al final estamos usando pesticidas para corregir aquello que somos incapaces de resolver en origen.

 

Para saber más:

Failla, A.J. et al. (2015). The ecological, economic and public health impacts of nuisance chironomids and their potential as aquatic invaders. Aquatic invasions 10:1:1-15.

 

Pàgina 1 de 4

Go to top