La variedad nicaragüense del español

Xiskya Valladares Paguaga (xiskya@hotmail.com)

Colegio Sagrada Familia de Granada, España

 

Agradezco a la Dra. Emma Martinell por haberme invitado a participar en esta colección de artículos, al profesor Antonio Torres por su interés puesto en mi trabajo, y a todas mis Hermanas de Congregación, que han estado detrás animándome de muchas maneras
   
  

PRESENTACIÓN

Se han publicado pocos estudios lingüísticos sobre el español de Nicaragua, y pocos de ellos cuentan con el rigor científico que requiere la dialectología, por lo que se hace difícil aventurarse a profundizar en el tema. Lo que aquí ofrezco es una descripción lingüística basada en los estudios de los autores más reconocidos en este campo; de ninguna manera se trata de un estudio exhaustivo, sino que está pensado con la finalidad de aportar algunos elementos que podrían tenerse en cuenta a la hora de explicar la modalidad nicaragüense a un estudiante de español como LE.

Y porque aprender una lengua está muy relacionado con la cultura y la vida social de un pueblo, me ha parecido necesario presentar esta modalidad diatópica precedida de su contexto histórico, social y cultural y seguida de dos apartados de interés general sobre Nicaragua, para facilitar al extranjero que la visita el comprender mejor al nicaragüense.

Por eso, he dividido el trabajo en seis partes:

1. Contexto histórico, social y cultural del español de Nicaragua.

2. Descripción del español de Nicaragua.

3. Datos generales sobre Nicaragua.

4. Algunas direcciones web interesantes sobre Nicaragua.

5. Conclusión.

6. Bibliografía empleada en este trabajo.

 

1. CONTEXTO HISTÓRICO, SOCIAL Y CULTURAL DEL ESPAÑOL DE NICARAGUA

Población: razas y cultura

Nicaragua es el país más grande de Centroamérica; a pesar de eso, es el que tiene una densidad de población más baja y más desigualmente repartida. Aunque su número de habitantes haya crecido en los últimos años, la población se concentra en la zona norte y la costa pacífica del país, en contraste con el vacío de las tierras de la costa atlántica. En consecuencia, es también en el Pacífico donde se agrupan las mayores y más importantes ciudades.

Desde los tiempos de la conquista española, los diferentes pueblos que han convivido en Nicaragua han ido dejando su huella y aportando sus peculiaridades, que conforman la manera de ser y de vivir del actual pueblo de Nicaragua. Estas influencias se manifiestan en los diferentes aspectos de la cultura, la gastronomía, la música e incluso la religión.

Cuando llegaron los españoles, existían principalmente siete grupos indígenas:

De la región de Chiapas (México):

- Chorotegas o Mangues: en la región noreste de la costa del Pacífico del país.

De Texas y Guerrero (México):

- Maribios o Subtiavas (parientes de los Hokanos): en la región este de la costa del Pacífico del país.

Del Anahuac o desde Utah (México):

- Nicaraos o Náhuatl (preclásico): en la región centro y sur del este de la costa del Pacífico.

De Sudamérica, de la familia Macro-Chibcha:

- Matagalpa o Popoloca: en la región central del país.

- Miskitos: en la región de la costa atlántica.

- Sumus: en la región de la costa atlántica.

- Ramas: en la región de la costa atlántica.

Pero los de mayor importancia pertenecían a las tribus "náhuatl" y, a pesar de reducirse éstos en un 90% después del primer siglo de colonización, su influencia pervive todavía hoy en el vocabulario, la alimentación y algunas costumbres (trabajos con cerámicas, estilos de mercados, etc.)

El legado más importante de los españoles consistió en la lengua y la religión que ahora tienen los nicaragüenses, aunque con los matices propios de su mezcla cultural. Desde un principio, los españoles se mezclaron con los indios y el mestizaje es evidente en casi todos los campos de la vida nicaragüense.

En Nicaragua también se puede apreciar una clara influencia africana en la región atlántica; es una zona que estuvo casi dos siglos bajo el control de los británicos, que se dedicaban a la importación de esclavos negros, a lo que hay que sumar los diferentes naufragios, en la zona, de barcos esclavistas. Por eso, en esta región las costumbres, folclore, música y danza son claramente de origen africano.

Los valores religiosos

Como en cualquier otro aspecto de la vida y la cultura, la convivencia de españoles y aborígenes se manifiesta también en la vida espiritual de los nicaragüenses. No tanto en la diversidad de religiones, que se reduce a un 95% de católicos y un 5% de protestantes, como en la forma de vivir dicha religión, en la cual se han entremezclado rasgos españoles-andaluces con otros indígenas de las tribus que habitaban la región.

Todos ellos se pueden apreciar claramente en su folclore, que está muy unido a las fiestas populares religiosas.

Además, la iglesia católica de Nicaragua ha tenido un papel muy importante en la política y la historia del país; en la toma de conciencia social, en la denuncia de las injusticias, etc. El pueblo nicaragüense es muy religioso y es fácil encontrar personas católicas que frecuentan la iglesia en sus cultos. Sin embargo, no es raro que parte de ellas compartan su fe católica con otras creencias menos ortodoxas y supersticiosas; aunque en la Iglesia se encuentran cada vez más grupos laicales religiosos que intentan vivir una fe menos popular y más adulta.

Gastronomía

La comida de un país es siempre fruto de los distintos pueblos que han vivido en él. En Nicaragua también, y así indígenas como españoles, y británicos en la costa atlántica, han dejado huellas de sus culturas y sus costumbres.

La comida nicaragüense de cada día se centra en el maíz, el arroz y los frijoles. Es lo que no puede faltar en un plato diario, especialmente entre la clase media y baja; y aunque pueda parecer un poco monótono, al nicaragüense no lo cansa, sobre todo porque va acompañado de otros platos que le van dando variedad. El maíz se suele comer en la forma conocida como "tortilla" (parecida a la más famosa "arepa" de América del Sur), que suele ser el sustituto del pan. El arroz y los frijoles se suelen comer fritos, aunque los frijoles también pueden guisarse molidos o en caldo. Normalmente se acompañan con filetes de carne, pollo o pescado y ensalada.

En las ciudades es muy frecuente encontrar las llamadas "fritangas" donde se venden, servidos en hojas verdes muy grandes, los típicos "chingastes " (restos de cerdo frito), "vigorones" (cortezas de cerdo), "chancho con yuca" (cerdo frito con yuca cocida), "tajaditas" (plátanos fritos crujientes), "enchiladas" (plátanos fritos crujientes cortados más fino y de forma alargada con ensalada y picante) y demás comidas fritas típicas por toda la región del Pacífico del país.

También son muy comunes, por la noche, los puestos de carne asada con ensalada alrededor de las estaciones terminales de buses interurbanos. Los venden también en hojas que hacen de plato y se comen en la calle.

El plato típico para los días de Navidad, Año Nuevo y "La Gritería" es la famosa "gallina rellena". Consiste en dejar la gallina entera, rellenarla de ciruelas-pasas, aceitunas, pollo, y otros condimentos, y después meterla al horno.

Los sábados por la noche es normal en muchas casas comer "nacatamal", que es una masa de maíz con cerdo, pasas, pollo, etc., envuelta en hojas grandes de plátano llamadas "chagüite". De la matanza del cerdo en sábado para hacer los nacatamales se oye el dicho "a todo chancho (=cerdo) le llega su sábado".

Algunas otras comidas y bebidas nacionales son:

* Cajeta * Gallo pinto * Indioviejo * Perrerreque * Pio V * Quesillo * Repocheta * Rosquillas * Tamalitos * Tacos * Tortilla *Tostones con crema de frijoles * Carne asada * Cosa de horno * Tiste * Pinol * Pozol * Fresco cacao * Pinolillo * Semilla de jícaro * Cebada.

Folclore y Música

Pulse aquí para escuchar

En Nicaragua la gente parece vivir muy satisfecha y alegre, y le encanta la música y el baile. ésta se encuentra en los bares, en los "ranchos" acondicionados como restaurantes, en los mercados, en las chabolas y en las casas más acomodadas. El ritmo se encuentra también en el lenguaje, en el modo de hablar. Quizás sea una evasión de la realidad diaria, la mayoría de las veces excesivamente dura, o quizás sea simplemente parte de la idiosincrasia del país.

La música nicaragüense también proviene del mestizaje de su gente desde tiempos de la colonia hasta hoy. Ya los indígenas poseían una gran tradición musical, cantaban solos o a coro acompañados de percusiones rudimentarias, flautas, silbatos, cuernos, tambores, etc. y marcando el ritmo con manos y pies, golpeando palos, etc.

La música que llevaron los españoles se mezcló rápidamente con la de los indígenas. Puede notarse sobre todo en las fiestas folclóricas de los pueblos.

Los instrumentos típicos nacionales son la marimba y la guitarra. Actualmente sobresale como canta-autor Carlos Mejía Godoy. Algunos ejemplos de su música se pueden escuchar visitando

En la costa atlántica, a su vez, es más común la música de origen africano, como el famoso "palo de mayo".

Algunas fiestas folclóricas vinculadas a lo religioso son:

  • Las inditas, en honor a San Jerónimo: participan hombres y mujeres con máscaras y plumas. Bailan en parejas sin tocarse. La música es de marimba y guitarra. Las canciones, sobre asuntos de interés local.

  • Baile de Chinegritos, en varias ocasiones, en cumplimiento de alguna promesa: participan enmascarados; llevan el cuerpo pintado; golpean con un látigo a los compañeros que se ponen en el suelo. Uno va metido en un armazón cubierto de faldas que representa a una "yegüita". Van acompañados de música.

  • Baile de negritas, en honor de Santiago y Santa Ana: los participantes van a caballo, jinete y corcel adornados con cintas de brillantes colores y guirnaldas de flores. Cantan "ensaladas", mezcolanzas de alusiones personales.

  • Baile del Toro Boaco (o Guaco), en fiestas de la Virgen, San Jerónimo y otras ocasiones: 14 bailantes y 18 disfrazados. El "toro": un armazón de cañas con cuernos decorados.

Otros de este tipo son: Baile de Diablitos, Baile de la Yegüita, Baile de San Román, Baile de San Martín, Baile del Toro y Venado, Baile del Mantudo, además algunas representaciones bíblicas ya tradicionales, como el combate entre David y Goliat.

Y una fiesta religiosa con elementos folclóricos es la famosa "Gritería" que se celebra en León y Granada especialmente. Esta es una fiesta en honor a la Inmaculada Concepción de María que se inició en el s. XVII con los franciscanos, suspendida a partir de 1856 durante unos años y reinstaurada a finales del s. XIX. Se celebra la víspera (el 7 de diciembre) y en casi todas las casas católicas se prepara un altar a María que pueda verse desde la calle; se inicia la fiesta a las seis de la tarde con el "grito del obispo" y después todo el mundo sale a gritar "¿Quién causa tanta alegría?" de altar en altar de las casas, a lo que los dueños de casa responden "¡ La Concepción de María!" y dan algún regalo que puede ser un dulce, un juguete, pitos, "matracas", etc. con lo que la gente va llenando sus bolsas ya preparadas para ese día.

Literatura

La primera obra literaria de Nicaragua está también relacionada con el folclore y el mestizaje: se trata de "El Güegüence", teatro bailable escrito en español entremezclado con náhuatl que se representa todavía en algunos pueblos, como Diriamba, el día de su fiesta. He aquí un fragmento como ejemplo del mestizaje de su lengua:

Gobernador: Ya pachigüete no pachigüete, pues Güegüence asenese palparesia mo Don Forcico timaguas y verdad tin oficios.

Traducido: "No, no estoy satisfecho aún. Que Güegüence le diga a su hijo, Don Forcico, que dé cuenta verdadera de sus oficios."

Güegüence: Pues si cana amigo Capn Algl Mor Mayague nistipampa Sres.principales, sones, mudanzas, velancicos, necana y palparesia Don Forcico timaguas y verdad sin oficios.

Traducido: "Entonces, si mi amigo el Capitán Alguacil Mayor quiere, en mi presencia, que los señores principales suspendan la música, las danzas, las canciones y los bailes, Don Forcico nos dará cuenta verdadera de sus oficios."

El más grande poeta y escritor nicaragüense fue el iniciador del modernismo español, Rubén Darío.

Los tres que le siguen en importancia son: Azarías H. Pallais, Alfonso Cortés, Salomón de la Selva.

Representantes de las Vanguardias: Luis Alberto Cabrales, José Coronel Urtecho, Manolo Cuadra, Carmen Sobalvarro, Pablo Antonio Cuadra, Joaquín Pasos.

Representantes de la generación de los 40: Ernesto Mejía Sánchez, Carlos Martínez Rivas, Ernesto Cardenal, María Teresa Sánchez, Claribel Alegría.

Representantes de la generación de los 50: Fernando Silva, Ernesto Gutiérrez, Guillermo Rothschuh Tablada, Raúl Elvir, Eduardo Zepeda Henríquez.

Representantes de la generación entre los 50 y los 60: Octavio Robleto, Horacio Peña, Mariana Sansón.

Representantes de la generación de los 60: Fernando Gordillo, Jorge Eduardo Argüello, Ligia Guillén, Luis Rocha, Francisco Valle, Julio Cabrales, Beltrán Morales, Carlos Perezalonso, Ana Ilce Gómez, Vidaluz Meneses, Carlos Rigby, David Macfield, Michele Najlis, Jorge Eduardo Arellano.

Representates de la generación de los 70: Leonel Rugama, Fanor Téllez, Gioconda Belli, Daisy Zamora, Rosario Murillo, Julio Valle Castillo, álvaro Urtecho, Erick Blandón, Yolanda Blanco.

Representantes de la generación de los 80: Alejandro Bravo, Bosco Centeno, Nicasio Urbina, Pedro Xavier Solos, Gloria Gabuardi, Marianela Corriols.

Se pueden leer algunos de los escritos de estos literatos en "Dariana", Antología de la Poesía Nicaragüense:

A esta literatura culta debería sumarse una gran cantidad de literatura popular como son los cuentos de "Pancho Madrigal" que se escuchan por la radio todos los días, o los tradicionales cuentos de Tío Coyote y Tío Conejo, el sombrero de tío Nacho, las pérdidas de Juan Bueno, un abogado de las Segovias, etc. Las conocidas leyendas de el Barco Negro, Chico Largo del charco verde, leyenda de la campana de San Sebastián, el Padre sin cabeza, la Mocuana, el Caballa de Arrechavala, el Cadejo, etc. Adivinanzas, rimas, poesía popular e infantil (c.f. Cuadra, P.A. y Pérez, F. Muestrario de folclore nicaragüense, ed. Hispamer, Managua, 1997; Ramírez, C. y Mántica, C., Cantares nicaragüenses: Picardía e ingenio, ed. Hispamer, Managua, 1995).

La lengua

El español es la lengua oficial de Nicaragua. Es una variedad del español muy semejante a la de su vecina Honduras y El Salvador, salvo con algunas pequeñas variantes.

El habla nicaragüense tiene una pronunciación que los oyentes perciben como "suave" y "melodiosa", y muchas palabras que emplea proceden del náhuatl. En la segunda parte de este trabajo se hará una descripción lingüística de esta modalidad diatópica del nicaragüense.

Al tratar del español de Nicaragua, hay que distinguir desde el principio la zona Central y del Pacífico, que formarían la zona hispanohablante, y la zona del Atlántico, en la que predomina el inglés. Este hecho tiene su explicación en el momento de la conquista de estas tierras:

La zona del Atlántico es una zona selvática que estuvo, durante casi dos siglos, bajo el control de los británicos. La presencia británica en ella ha influido no sólo en el uso del inglés como lengua habitual, sino también en el hecho de que ahí predominen los grupos étnicos de origen africano (como ya hemos visto más atrás), como consecuencia de la importación de esclavos británicos a esa región y de la población descendiente de los náufragos de barcos esclavistas en los siglos XVII y XVIII.

Asimismo, en esta zona quedan algunos grupos humanos que continúan hablando sus lenguas indígenas: estos son mayoritariamente los misquitos, y en asentamientos más aislados, los sumu-ulua. Por otra parte están también los grupos de indígenas rama, pero su lengua ha desaparecido. Ninguna de estas lenguas ha aportado palabras al uso común. Y todos usan más el inglés que el español como lengua de comunicación habitual.

La zona Central y del Pacífico es una zona de montaña y llanuras fértiles, conquistada por los españoles; los colonos más numerosos fueron pequeños campesinos procedentes de España y, a pesar de ser una zona rica en recursos naturales, nunca fue una colonia rica económicamente. Casi desde el principio de la colonia ha basado su economía en la agricultura y la ganadería.

En esta zona hispanohablante, como en toda Centroamérica, se encuentra claramente un sustrato indígena del español (adstrato en tiempo de la conquista), basado fundamentalmente en la lengua náhuatl desde principios del s. XVI, aunque los topónimos hablan también de las otras tribus indígenas nombradas antes (cf. C. Mántica, "Orígenes y desarrollo del habla nicaragüense" en: El habla nicaragüense, ed. Hispamer, Managua, 1994, págs. 15-17).

A la llegada de los españoles, las tribus de lengua náhuatl ya habían llegado a dominar el país. Ellos desaparecen como raza, pero su lengua se impone; quizá porque el náhuatl es una lengua melódica, apta para conceptos abstractos o técnicos y para la formación de palabras nuevas, hecha para la cultura, fácil para educar. De las demás tribus, sólo Chorotegas y Maribios sobreviven todavía, en algunos pueblos (Namotivá, Subtiava, Nindirí, Masaya, Catarina y S. Juan de Oriente), pero de su lengua sólo quedan algunos restos: unas diez palabras chorotegas, cinco palabras subtiavas, cuatro palabras matagalpa, según Carlos Mántica (op.cit. págs. 20-21).

Por otra parte, tenemos que los primeros intérpretes de los españoles fueron náhuatl, y que ésta fue la primera lengua en ponerse por escrito en tiempos de la colonia y los misioneros usaron el náhuatl para su evangelización. Parece, pues, clara la importancia de esta lengua en la época de la conquista.

"La lengua náhuatl es demasiado potente y el nicaragüense de hoy habla realmente en náhuatl usando palabras castellanas" (cf. C. Mántica, "Sobre el náhuatl oculto" en: El habla nicaragüense, ed. Hispamer, Managua, 1994, pág. 141). No conozco ningún estudio publicado sobre este tema, pero probablemente el náhuatl ha influido en la fonética; y con toda seguridad, como ha estudiado Carlos Mántica (op. cit. pág. 13), ha influido en algunos aspectos sintácticos (como la tendencia a la yuxtaposición) y en el léxico (según él, se conservan unos 600 términos náhuatl actualmente en el lenguaje cotidiano).

Por otra parte, la base castellana del español de Nicaragua parece ser de origen sevillano, castellano y extremeño. Pero esta influencia tampoco está estudiada a fondo.

2. DESCRIPCIÓN DEL ESPAÑOL DE NICARAGUA

FONÉTICA

El texto que viene a continuación contiene transcripciones fonéticas.
Para leerlo se requiere tener instalada la fuente Lucida sans Unicode .

1. VOCALISMO

1.1. Tendencia general a la reducción de hiatos (común al español general), según la posición del acento principal, por diptongación, monoptongación y epéntesis.

a) Por diptongación:

Cuando el acento va en la segunda vocal:

- Cuando, en cualquier posición, /e/ [átona o cuyo acento se transfiere a la vocal siguiente] V [a, o, u] > jV.

Ej.:<de años> [djaɲo] ; <pasear> [pasjar]; [kjase]

- Cuando, en cualquier posición, /o/ [átona o cuyo acento se transfiere a la vocal siguiente] V [a, e, i] > wV.

Ej.: <cohartada> [kwaɾ’taða]; <todo eso> [to’ðweso]

Cuando el acento va en la primera vocal:

- Cuando, en interior de palabra, /a/ [tónica o que absorbe el acento] /e/ >[aj].

Ej.: <ahí> [aj]; <trae> [tɾaj]; <Micaela> [mi’kajla]

b) Por monoptongación:

Cuando el acento va en la segunda vocal:

Apócope:

- Cuando -a[átona]# V- > V-.

Ej.: <para Octavio> [paɾok’taβjo]; <para Ernesto> [paɾeɾ’nehto]; <para ir> [pa’ɾiɾ]

Cuando se pierde esta <a> en el artículo femenino <una>, se diferencia del masculino por la pronunciación. Ej.: <un imbésil> - <una imbésil> : [uŋ im’besil] ~ [unim’besil]

- Cuando -o [átona]#u- > u.

Ej.:<hizo una> [i’suna]

- Cuando -e[átona]#i- > i.

Ej.: <me impide> [mi’mpiðe]

Apócope o alargamiento:

- Cuando V’ V’ > V’ (general en todo el español)

Ej.: <se encendió> [sesen’ðjo]; <llega a saber> [‘jeγa: sa’βeɹ];<que entraran> [ken’taɾan]

c) Por epéntesis:

Cuando el acento va en la primera vocal:

En habla de zonas rurales se añade la fricativa palatal sonora [j] entre las vocales.

Ej.: <batea> [ba’teʤa]; <sandʤa> [san’dija].

1.2. Variaciones de timbre de las vocales átonas (común a varias regiones hispanohablantes), también en zonas rurales.

Ej.: <dispertar>, <sepoltura>, <escrebir>, <dicir>, <menistro>.

2. CONSONANTISMO

Todas las consonantes son, en general, más relajadas que el español de España. Según Canfield y José Moreno de Alba esta es una de las principales influencias andaluzas de origen sevillano documentada a partir de los siglos XV y XVI; en cambio, John Lipski prefiere no hablar de una influencia específicamente andaluza, por todo el peso castellano muy presente en la conquista y colonización de América.

Por otra parte, según Carlos Mántica, en la lengua náhuatl no existen los sonidos: /b/, /d/, /g/, /ɾ/, /r/, /v/, /x/, /λ/, /ɲ/, /s/. Tenían todos los demás sonidos actuales castellanos, y además: /ʃ/, /tz/, /z/, que también existían en el español del s. XV- XVI, aunque estaban en evolución. ¿Esto también podría influir en la fonética del consonantismo centroamericano?

2. 1. Oclusivas

2.1.1. Cambios de la oclusiva sorda implosiva en grupos consonánticos:

a) Vocalización en zonas más rurales. Ej.: <perfecto> [peɾ’feito]

b) Alteración: <aceptar> [a’sektaɾ]; <insecto> [in’septo]

c) Omisión: <extraño> [es’tɾaɲo]; <concepto> [kon’seto]

2.1.2. Articulación oclusiva de /b,d,g/ después de <l,r,s>, muy posiblemente de origen castellano-andaluz.

2. 2. Fricativas

2.2.1. Fricativa labiodental sorda /f/ se realiza generalmente como bilabial fricativa sorda [ɸ]: <fue> [ɸwe].

En zonas rurales también se realiza como [h]: <difunto> [dihunto].

2.2.2. Fricativa alveolar sorda /s/ :

Según Lipski (cf. "/s/ in the Spanish of Nicaragua", Orbis, 33, 1-2 (1984-1989), págs. 171-181), tiene en general tres realizaciones fonéticas:

a) [s]: En su realización como sibilante es, en la mayoría de la población, fricativa alveolar sorda; aunque hay otras realizaciones de una minoría entre la clase baja: coronal, apical, o ambas; nasalizada y dental.

Se conserva siempre como sibilante en posición intervocálica, y nunca implosiva.

b) [h / ɦ]: Mayoritariamente se realiza como aspiración glotal, sorda o sonora, en las siguientes posiciones: s#C (implosiva preconsonante en final de palabra), s# (implosiva ante vocales átonas en final de palabra), s## (implosiva en final de frase), s# (implosiva ante vocal tónica en final de palabra), y sC (implosiva en el interior de palabra), siendo en los dos últimos casos menos frecuente, pero siempre un proceso categórico. Este es otro de los sonidos de origen claramente andaluz según Canfield y Moreno de Alba.

c) [Ø] o desaparición a nivel fonético. Nunca en posición intervocálica. El caso más frecuente es en posición: s#C (implosiva preconsonante en final de palabra), y en s# (implosiva ante vocal tónica en final de palabra), especialmente en hablantes menos cultos. Pero puede darse en cualquiera de las otras posiciones en que mayoritariamente se realiza como aspirada.

M. A. Quesada Pacheco ("El español de América Central" en: Alvar (dir.), Manual de dialectología hispánica. El español de América, ed. Ariel, Barcelona, 1996, pág. 104) añade una realización de /s/ como oclusiva sorda glotal en posición implosiva prevocal tónica entre palabras, y en implosiva preconsonante sonora en todos los contextos. Este golpe glotal lo podemos ver en el sonograma que ofrecemos al final de este apartado fonético, en una posición -s#C[sorda]: [‘ɣɹanðeˀ ‘pje:ðaɾah]. Los ejemplos que presenta Quesada Pacheco son: <los indios> [loʔ’ indjoh]; <las once> `laɦ’ oɳse]; pero <los animales> [lohani’malesh]. Y ante sonora: <mismo> `[’miʔmo].

Según Lipski (op. cit.), dentro de Nicaragua estas realizaciones presentan ninguna o muy poca variedad geográfica significativa.

La regla fonológica que él formula es:

s h {C / #}

que puede reformularse así:

(1) s h / --C

(2) s h / --#V

(3) h Ø

Seseo: Es un fenómeno fonético que se presenta en toda América. Para Canfield "ceceo" porque representa "en su forma más corriente la pronunciación de la ç antigua". A este respecto recordemos la influencia castellano-andaluza en Nicaragua, porque el proceso de /ts/ > ts > ş > θ aún no se ha consumado en los ss. XV- XVI en la Península (momento de la conquista) y, por otra parte, la fricativa alveolar sorda /s/ no existía en náhuatl (sólo la sonora /z/). J. Lipski anota: "el español sefardí, que refleja las tendencias lingüísticas peninsulares de finales del siglo XVI, incluidas Castilla y otras zonas no andaluzas, muestran que el seseo era ya un proceso en marcha en España. No es el seseo, sino la especial realización de ç= [s] como [θ] en Castilla la evolución anormal."

2.2.3. Fricativa velar sorda /x/ se realiza, muy parecida a la aspiración de /s/, como fricativa laríngea o glotal sorda [h], muy débil, de manera que tiende a perderse; fenómeno fonético común en el español andaluz, aunque quizás también se vea reforzado con el hecho de no existir dicho fonema en náhuatl.

Ej.: [’hente] <gente>; [ehtɾaŋheɾo] <extranjero>.

2.2.4. Fricativa palatal sonora /ǰ / en los diptongos /je/ a inicio de palabra.

Ej.: <hierro> [’jero].

2. 3. Africadas:

2.3.1. Africada palatal /ʧ/ se realiza como africada.

Ej.:<mombacho> [mom’baʧo]; <lanchas> [‘lanjʧaʰ ]

2.3.2. Africada palatoalveolar sonora /ʤ/ no se registra.

2. 4. Nasales:

2.4.1. Bilabial /m/ se realiza como [ŋ] cuando precede a /n/ o /g/: >himno> [’iŋno]; <columna> [ko’luŋna]; pero esto es común al español general.

2.4.2. Alveolar /n/ a veces se pierde en posición final absoluta o de palabra, otras veces se relaja mucho.

Ej.: <el volcán> [el bol’kan]; <cayeron> [kajeɾon];

En otros casos se realiza como nasal velar en posición final, pronunciación que aparece en todas las lenguas románicas: <pan> [paŋ]; <corazón> [koɾa’soŋ].

2. 5. Líquidas:

2.5.1. Vibrantes:

2.5.1.1. Vibrante simple: Se mantiene en todas las posiciones, aunque en ciertos casos se realiza como aproximante en posición intervocálica (¿por no existir dicho fonema en náhuatl?)

Ej.: Ej.: [kajeɾon] <cayeron>; [‘fweɹõn] <fueron>; [foɾ’mãɹõn] <formaron>; [tuɹiʰ’tjaɾ] <turistear>; [ehtɾanheɾo] <extranjero>; [peɾo] <pero>.

2.5.1.2. Vibrante múltiple: se realiza como fuertemente vibrante.

Ej.: [resulta] <resulta>; [tiera] <tierra>

2.5.2. Laterales:

2.5.2.1. Lateral dentoalveolar /l/ no presenta variaciones especiales. En zonas rurales, a veces, puede alternar con /ɾ/ en posición postnuclear; pero no se da neutralización sistemática, se trata de retenciones o fosilizaciones. No puede hablarse de lambdacismo ni de rotacismo como en el español andaluz.

2.5.2.2. Lateral palatal /λ/ no se registra; por tanto, tenemos la nivelación de /λ/ y /ʒ/ con pérdida de la palatal lateral también de origen castellano-andaluz.

3. SEMICONSONANTES

3.1. La lateral palatal /λ/ y la fricativa palatal sonora /j/ se realizan como aproximante palatal central /j/, con una articulación, en general, muy débil, tanto que a veces sufre vocalización:

Ej.: [ka’jeron] <cayeron>; [’jeɣa] <llega>; [’jaman] <llaman>;<capilla> [ka’pija] > [ka’pia].

3.2. El diptongo /we-/, en zonas rurales, es reforzado por la prótesis de una velar: <hueso> [’ɣweso].

SONOGRAMA DE UN HABLANTE DE REGISTRO MEDIO Y COLOQUIAL

"Las grandes piedras que cayeron fueron las que formaron las isletas"

la ‘panðe§ ‘pjeðaraV ke ka’jerõn, ‘fweõn laV ke for'mãõn lasi’leta

Este sonograma fue realizado en el laboratorio de fonética de la Universidad de Barcelona en el año 1997 a partir de una grabación.

 

MORFOLOGÍA

4. Pronombre, Nombre y Partículas

SINGULAR

PLURAL

- RESPETO

+ RESPETO

- RESPETO

+ RESPETO

Usted

Vosotros

ustedes

vos

Usted

Ustedes

4.1. Usted: forma de distancia, respeto o cortesía, proviene de la evolución fonética de <vuestra merced> generalizada a partir del s. XVII en el español peninsular.

Ausencia de "vosotros", al igual que en Andalucía Occidental, sustituido por "ustedes", pero con las desinencias verbales siempre en 3ª persona del plural.

4.2. Voseo: En España la eliminación total del "vos" se da en el s. XVII e inicios del s. XVIII sustituyéndose por el "tú". Esta moda llegó también a América muy pronto, pero no a todas las zonas, entre ellas Nicaragua, probablemente por ser una región aislada y de poca importancia durante la colonia. Es la forma de confianza, más las formas del paradigma de para el acusativo y el posesivo; <vos> tiene valor de 2ª persona del singular, aunque provenga de la 2ª persona plural del español peninsular, y por eso permite la pervivencia del <te>.

Ej.: te vi a vos; esto es tuyo; vos te callás.

Las formas verbales que acompañan al "vos" son las monoptongadas que convivieron con las diptongadas en la Península durante los siglos XV- XVI: -ás, -és, -ís provenientes del latín [-atis] > [-des] > [-aðes] > [-aes] > [-ajs] / [-ás]. Las de clasificación tipo C según la sistematización de Rona: ás, és, ís.

Ej.: vos cantás, comés, sufrís.

El paradigma del voseo se aplica también al subjuntivo.

Ej.: que vos tomés.

Se usa el vos también con valor expresivo.

Ej.: ¡qué bueno, vos!

El sistema normativo escolar lo desconoce y lo reprueba; por eso, no se usa en la lengua escrita ni en la oral de los medios de comunicación.

4.3. Posesivos: No se usa el vuestro, nuestro, suyo, sino las perífrasis de nosotros (y nunca nosotras), de ellos, de ustedes, de él, de ella.

4.4. Pronombres átonos: Se usan según la norma etimológica y no privilegiando la diferencia de género como se inició en algunas regiones peninsulares en los siglos XVI y XVII. Pero se da leísmo de persona en registro más formal y en oraciones con <se>.

Ej.: ¿ya le atienden?; se le nota.

4.5. Preposiciones:

Sustitución de <en> por <a> en verbos de movimiento.

Ej.: entró a la casa.

Empleo de <hasta> y <desde> con sentido temporal puntual, donde <hasta> indica posterioridad y <desde> anterioridad a la referencia temporal expresada por el verbo.

Frecuentemente se omite un "no" en determinadas construcciones y por eso "hasta" pierde su sentido de ‘término’ y puede significar ‘inicio’.

Ej.: el negocio abre hasta las 8 am.; Juan vino desde el viernes.

Sustitución de <dentro> por <entre>.

Ej.: lo tiene entre un cajón.

4.6. Derivación:

Según M. A. Quesada Pacheco ("El español de América Central", en: Alvar, M. (dir.), Manual de dialectología hispánica. Español de América, ed. Ariel, Barcelona, 1996, pág.108), se presenta un uso abundante de las siguientes desinencias:

  • -ada: denota comportamiento o conducta: chanchada ‘trastada’; fanaticada ‘aficionados’; fiesta donde se sirve el plato denotado: atolada, cocacolada,etc.

  • -azón: frecuencia o intensidad: apretazón ‘apretujamiento’.

  • -dera: acciones reiterativas: habladera, comedera.

  • -era /-ero: abundancia: culebrero, cucarachero, zopilotera; recipiente para guardar: chilera.

Sufijos afectivos:

Abuso de aumentativos y diminutivos:

  • -ito: no está en distribución complementaria con -cito (después de raíces diptongadas): puertita, pueblito, fiestita. Se aplican también a adjetivos y adverbios: ahorita (más inmediato), nadita, nomasito. Su variante reduplicada -itito denota intensidad o ponderación: ahoritita.

  • -udo: peludo, trompudo.

  • -ón: mujerón.

  • -azo: tipazo.

Los despectivos se usan pocas veces y se sustituyen normalmente por diminutivos y perífrasis: ‘pueblucho’ > pueblito desgraciado.

4.7. Algunos usos adverbiales:

Ahora: hoy (durante el día).

Ahorita: ahora.

Ahoritita: ya.

Correcto: ¡De acuerdo!

Contra el cacho: apremiado, con poco tiempo.

Enseguida: más tarde.

Hablar golpeado: hablar alto y deprisa.

¡Idiay! ( < y de ahí): ¡y eso!

La mujer iba largo (‘lejos’).

Camina ligero (‘rápido’).

Un poco de basura (‘mucha’).

Bien contento (‘muy’).

Bien bueno (‘muy’).

Bien grande (‘muy’).

4.8. Algunos adjetivos con valor adverbial: (debido a la influencia del inglés)

apretar duro (‘fuerte’).

hablar duro (‘alto’).

correr duro (‘rápido’).

Está bueno (‘bien’), pues.

5. VERBO

El verbo es un tema muy bien estudiado por M.A. Quesada Pacheco ("El español de América Central", en: Alvar, M. (dir.), Manual de dialectología hispánica. Español de América, ed. Ariel, Barcelona, 1996, págs. 110-111).

5.1. Tiempos y modos:

Modo Indicativo:

Pretérito perfecto simple para cualquier tipo de oración pasada: ya vine, hoy comí tortilla. Basa su oposición con la forma compuesta en el aspecto, a diferencia del español peninsular. No es que haya desaparecido, sino que su campo de acción es más reducido y su función denotativa diferente.

Pretérito perfecto compuesto se emplea para:

a) Indicar una acción pasada que se proyecta hasta el presente: he estado enfermo desde el lunes.

b) Enfatizar o topicalizar una acción pasada: venía distraído por el camino y me he tropezado con un caballo.

Futuro sintético: relegado para denotar duda: ¿qué le pasará a Juan? Se sustituye por el presente o por la perífrasis ir + a + infinitivo: Mañana cierran la iglesia; ¿qué vas a hacer el sábado?

Debilitamiento del pretérito pluscuamperfecto en favor del pretérito perfecto simple: Vinieron a llevarse lo que ellos dejaron. Y del futuro perfecto en favor del pretérito perfecto compuesto: Cuando ella venga yo ya me he ido.

Modo Subjuntivo:

Se emplea la forma -ra del imperfecto en detrimento de -se. Se usa este tipo para la pródosis y apódosis de condicionales: Si tuviera plata me comprara un carro.

Vacilación entre "salgás" y "salgas".

Modo Imperativo:

El verbo imperativo singular lleva siempre el clítico -te formando una palabra llana: ‘métete’ > metete; ‘cállate’ > callate. Este imperativo proviene del <cantad> (2ª persona del plural) que ha perdido la /d/.

Perífrasis verbales:

Uso de verbos pegar, echar + participio, ponerse + adjetivo, para formar perífrasis verbales con valor incoativo: ponerse flaco; dar una apaleada; echarse una dormida; ponerse bravo.

Empleo de volar + sustantantivo para formar locuciones verbales con valor iterativo: ‘trabajar’ volar pala; ‘comer’ volar diente; ‘hablar’ volar lengua.

Ir + gerundio con valor de futuro inmediato y para topicalizar: me voy yendo; el perro entró en la cocina y me va comiendo lo que estaba en la mesa.

Formas pronominales:

Frecuente empleo de la forma pronominal <se> en verbos intransitivos: enfermarse, dilatarse, tardarse, etc.

LÉXICO-SEMÁNTICA

6. PALABRAS NÁHUATL DE USO ACTUALMENTE COTIDIANO

El náhuatl ha dejado cerca de 600 voces según Carlos Mántica que es el mayor nahualista nicaragüense (cf. C. Mántica, "Orígenes y desarrollo del habla nicaragüense" en: El habla nicaragüense, ed. Hispamer, Managua, 1994, pág. 13). Algunos ejemplos extraídos del mismo autor en: "Diccionario de nahualismos nicaragüenses", en op. cit., págs. 161-274:

6.1. Nombres:

Atol < atolli: bebida o comida hecha de maíz.

Cacahuate < cacahuatl: cacao maní.

Cacao < cacahuatl: cacao.

Cacaste < cacaxtli: esqueleto

Caite < cactli: zapato

Calache < calla/tzin: bártulos

Camanance < camanaloa: reírse; tzin: diminutivo.

Cegua < cihuatl: mujer; nahualli: bruja.

Contil < comoni: encender; tlilli: negro. Polvo de carbón.

Chibola < tzin: pequeño; bola. Canica.

Chicle < tziktli, de tsikoa: pegar.

Chimbomba < tzin: pequeño; bomba. Globo.

Chingaste < tzintli: asiento; huachtli: semilla. Residuo sobrante de bebida.

Chonela < xoloni: empeorar la llaga.

Elote < elotl: mazorca de maíz.

Guacal < cuaitl:cabeza; calli: vasija. Vasija semejante a una cabeza.

Huipil < huipilli: especie de camisa.

Hule < ulli: goma de árbol, a su vez derivado de ollín : movimiento. Goma.

Ipegüe < del verbo pihuia: dar una demasía en la compra.

Jícara < xicalli: vasija.

Mecate < mecatl: cuerda (de fibra vegetal, generalmente de cabulla, burdamente torcida).

Motete < mo: suyo; tetech: de alguno; tlapiloli: cosa colgante. Fardo, envoltorio, lío.

Nana < nantli: madre. Nodriza.

Olote < olotl, de yolotl: corazón. Eje de la mazorca de maíz.

Petaca < petlacalli: petlatl (estera); calli: caja. Caja de petate

Pipe < pipilli: niño

Pizca < pixquitl: cosecha

Tapesco < tlapechtli: camas, andas.

Tata < tlatli: padre.

Tayacán < te-yacantiuh: guía, conductor; teyacana: el que guía a otro.

Tocayo < tocaitl: nombre. Persona que lleva el mismo nombre de pila.

Zacate < zacatl: hierba, pasto.

6.2. Adjetivos:

Alaste < Alacti: resbaldizo, pegajozo,

Apocoyado < cocoya: estar enfermo, afligido.

Cachipil < ziquipilli: muchos, gran número.

Celeque < celic: tierno, verde, sin madurar.

Cumiche < cumitl: falda; tzin: pequeño. El menor de los hijos.

Chacualatoso < achacual: charco.

Chachalaca < chachalactli: muy hablador.

Chalco < chachaltic: duro.

Chicuije < xocox: fermentado, agrio; ihioltl: emanación, aliento. Olor a pescado.

Chichicaste < tzitzcastli: ortiga. Persona fácilmente irritable.

Guanaco < ? = tonto, idiota.

Mayate < mayatl: escarabajo de color aturquesado. Color amarillo verdoso.

Murruco < murux: cabello esortijado. Muy crespo y "apretado".

Nizte < nextli: ceniza. Color de la ceniza.

Payaste < payatl: gusano que quema al tocarlo. Cosa áspera al tacto

Tequio < tequiotl: trabajo engorroso.

Tilinte < tilinqui: estirado, tenso.

6.3. Verbos:

Apachar < pachoa: aplastar

Apapalotarse < papalotl: mariposa. Se dice de la fruta engusanada.

Chacuatol < xacualoa: batir, agitar.

Chimar < xima: rasurar, afeitar raspar.

Encocarse < coca: torcedura, nudo.

Pepenar < pepena: recoger lo esparcido. Recoger del suelo una a una selectivamente.

Pixque < pixque: guardar, conservar.

Tapiscar < tla: cosa; pishcani: coger el maíz, cosecharlo desprendiendo la mazorca del tallo.

7. LÉXICO HISPÁNICO

* Existe una tendencia grande a la economía léxica, por eso hay unas palabras que siempre pueden sustituir un nombre común: chereque, virote, carambada, chunche, carajada, turulo.

Ej.: Don Carlos, hoy va a venir el mecánico a comosellamear el turulo que se le cayó a la carambada del planchador.

* Se dan algunos cambios semánticos y algunos arcaísmos con respecto al uso peninsular; y algunos valores diatópicos propios. Algunos ejemplos son:

7. 1. Palabras patrimoniales:

Aeromoza: azafata

Arruinar: estropear algo. Der. De ruina, del lat. ruina, ‘derrumbe, desmoronamiento’.

Baboso: bobo.

Carro: coche.

Cobijarse: taparse. Del lat. cubila, ‘lecho’, pl. de cubile, sitio donde se acuesta. 1400: ‘tapar con cualquier abrigo, particularmente con ropa de cama, ‘cobija’: cubierta de cama.

Cepillo: adulador.

Colado: persona que se cuela.

Coche: carro de caballo.

Copete: tipo de peinado. Der. de ‘copa’, del lat. Vg. cuppa, ‘copo’, h. 1400, mechón de cabello.

Corrompe-gente: que le gusta gastar bromas.

Chancho curro: cerdo bien nutrido. Del nom. pr. de persona (Francisco > Pacurro > Pacorro). ‘Muy afectado’. ‘Rechoncho’ : cruce de ‘curro’ + ‘retaco’.

Echar un pelón: hacer la siesta

Embolar: emborrachar.

Encabarla: equivocarse, cometer un error.

Encajarse (a una silla): subirse.

Encaramarse: subirse. Origen incierto por sobra de etimologías. ‘Levantar hasta lo alto de algo’ (1438).

Enflatarse: perder la paciencia. De flato: del lat. flatus (1490), soplo.

Enllavar: echar llave. Del lat. Clavis (1220-1250)

Fregar: hacer bromas. Del lat. fricare’, restregar, frotar, 1251.

Lampacear: pasar la fregona (el lampazo).

Lampazo: fregona. Del lat. ‘Lappaceus’, de ‘Lappa’: Arctium lappa, bardaña (1475).

Molestar: hacer bromas. Del lat. Molere, ‘moler’.

Maceta: cabeza.

Necio: persona que incordia. Del lat. nescius, der. Negativo de scire, saber.

Pelota: grupo de amigos.

Tema: manía, obsesión.

Venta: tienda pequeña de productos de primera necesidad.

7. 2. De origen italiano:

Balear: herir de disparo. Der. de bala, del it. palla, pelota de jugar. (1595).

Chinela: zapatilla ligera. Del it. ‘cianella’, variante dialectal del it. pianella, s. XIV, dint. de ‘piano’, ‘plano,llano’.

Bandidencias: bromas, pillerías. Del it. ‘bandito’, del lat. ‘bandire’, proscrivir. De bandido, ‘proscrito’ (1516).

Fachento: presumido, vanidoso. Ant. ‘fachendoso’. ‘Vanidad’ (1765-83). Del it. ‘faccenda’, faena. Dottor Facenda, el que se da aire de tener mucho que hacer. Del lat. faciend, cosas por hacer.

7.3. De origen catalán:

Faja: cinturón. Del lat. fascia, ‘venda, sostén del pecho, faja. Tomada del catalán.

7.4. Del francés, gascón y occitano:

Botar: tirar. Del fr. ant. boter, ‘golpear, empujar’. H. 1250, ‘lanzar, arrojar’. Hoy aplicado sólo a los barcos.

Enojarse: enfadarse. Del oc. ant. ‘enojar’, aburrir, fastidiar, molestar. Y éste del lat. Vg. ‘Inodiare’, inspirar asco u horror. Der. ‘enojo’, princ. S. XIII.

Halar. Ser novios. Del fr. haler, (1573) tirar de un cabo de cuerda. Y éste del gascón ‘halon’, tirar de algo, atraer.

Llanta: rueda del coche. Del fr. ‘jante’, ‘pina de rueda’ , de ahí al gascón ‘yante’ y de ahí al cast., ‘cerco metálico de las ruedas’.

Mechudo: despeinado. Del fr. mèche, en fecha antigua. Preromano mecca (¿céltico?). 1607, mechón > mechudo.

7.5. De origen gitano:

Chavalear: comportarse como chavalo (joven). Der. de chaval, del gitano ‘chavale’, vocativo masc. pl. de ‘chavó’, hijo, muchacho. (1859).

* Especial atención merece un grupo proveniente del campo semántico náutico, por lo que representa dada la influencia marinera de los conquistadores:

7.6. Del campo semántico náutico:

Como en toda América, Nicaragua también participa de un amplio léxico marinerista. Algunos ejemplos son:

Abajo: lado occidental de un lugar.

Balde: cubo para agua, 1587. De origen incierto.

Batea: lavadero portátil de madera. Del ar. batiya, ‘gamella’ (1521): artesa para lavar arenas auríferas’.

Barquinazo: caída violenta. Der. de barco: ‘vaivén de o balanceo de la embarcación. (1765-83).

Guindar: colgar. Del fr. guinder, s. XII. ‘Izar, subir (algo) a lo alto, 1440. Término náutico.

Guiñar: estirar. Del port. guinar, ‘desviarse un poco el navío del rumbo que lleva.

Perno: problema muy grave. Voz náutica, del lat. perone al cast. Pernio, 1611.

 FRAGMENTO DE UNA HISTORIA SOBRE EL "HABLA NICA"

Un fragmento de Mimi de Mendoza, "Mis primeras lecciones del habla nicaragüense", en: El español de Nicaragua, Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica, págs. 121-125

MIS PRIMERAS LECCIONES DEL HABLA NICARAGüENSE

Al poco tiempo de llegar a Nicaragua, vino a trabajar a mi casa, como empleada, Olivia, una muchacha con fuerte rasgos indígenas y que, mira por donde, iba a ser mi maestra del habla "nica".

LAMPACEAR

Al día siguiente de entrar a servir en mi casa, viene hacia mí y me dice algo que a mí me suena como "Sra., voy a pasear". Eran las nueve de la mañana y a mí me parecía una hora poco conveniente para esos menesteres. Ella insistía machaconamente y yo me puse a pensar, o es muy cabezota o yo no la estoy entendiendo. Opté por lo segundo y le dije que bueno, que hiciera lo que me estaba diciendo. Coge un palo con un trapo en la punta y se pone a limpiar el suelo. ¿Qué haces? "Idiay, pues lampaceando". Acabáramos. Estaba "lampaseando" (yo lo pongo con ese, en vez de con zeta, porque antes de ver la palabra escrita la oí pronunciar y no porque yo sesee) y no buscando la calle.

PEPENAR

Por la tarde, estando sentada en la sala, se me cayeron al suelo unas perlas majóricas de un collar que mi marido me acababa de regalar a nuestro paso por Mallorca, en nuestra luna de miel. Olivia viene hacia mí y me pregunta que si "las pepena". Yo pensé que se las quería tragar o algo así y le dije que eso no se comía, que eran piedrecitas de un collar. Ella, como siempre, insistía y yo, como siempre pensaba, o es cabezota o no me entero. Me decidí por lo último y la dejé a sus anchas. Muy humildemente se puso de rodillas y fue recogiendo con todo esmero una por una las perlas. Y muy satisfecha, cuando acabó la operación me dijo: "Ya están pepenadas". Después de estos choques lingüísticos, yo corría presurosa al diccionario de la R.A.E. y allí estaba la palabrita: recoger algo del suelo uno por uno.

GUINDAR

Al oscurecer me puse a guardar mi ropa. Ella, siempre solícita, y allí al pie del cañón, me coge un vestido muy bonito y me dice que si me "lo guinda: !Ay, Dios mío! ¿Qué me va a hacer esta con mi vestido nuevo?. Siguiéndola de muy cerca, por si las moscas, la dejé actuar. Y allá te va la buena de Olivia a mi cuarto, coge una percha, pone en ella el vestido y, zas, lo cuelga en el armario (lo de "closet" me costó horrores asimilarlo e incorporarlo a mi léxico). Y ya está. Mi visita obligada a mi amigo el diccionario y ahí esta el misterio descifrado: guindar: colgar.

UNA "CHINA"

Una mañana llama a la puerta de la casa una muchacha con unas pretensiones raras. Me dijo que si yo necesitaba una "china". Ahí va mi madre, pintas de ser hija del celeste imperio no tenía la criatura. Al final le dije que no, que no me interesaba aprender el chino. Se debió ir más confundida que una mona con mi salida de pata de banco. Corrí al diccionario y allí estaba el enigma descubierto: china, persona que chinea, tomar en brazos a un niño. Me gustó la palabrita.

BOLLOS

Una tarde pasó un hombre debajo de mi balcón vendiendo un pan dulce muy rico. Me apeteció probar unos bollitos y le dije que me diera algunas piezas y el va y me dice que si quiero 75 "bollos". Ahí va, señor, dónde voy yo con tanto bollo. Luego me enteré que eran 75 céntimos y que con eso compraba unos ocho bollos... !Ah! eso ya es otra cosa.

PRESTAR

Pues no te digo nada el lío que me hice con el bendito "prestar". Un día me dice una amiga que un fulano le ha prestado 100 córdobas y que piensa que él no se los va a devolver. Pues, !vaya jeroglífico!, pensé yo. Si te ha prestado 100 córdobas la que se las tendrás que devolver serás tú y no él. Bueno, pues no. Resulta que "prestar" es lo mismo para el que da que para el que recibe.

JALATE EL BIROTE

Mi marido decidió poner unas instalaciones eléctricas en la casa y me dijo que yo debía desconectar la corriente. Pasó bastante rato y yo estaba pensando en otras cosas cuando oigo su voz y me dice: "jalate el birote". !Ay Jesús del Gran Poder!, con que se comerá eso, y que idioma era ese? Y lo peor es que no tenía cerca el diccionario. Me puse a repasar lo que me había dicho, que en un momento determinado yo debería bajar una palanca y zas, la bajé. Bajé la palanca, no hubo nadie electrocutado; luego, jalé el birote. Señor, ¡que deprisa que aprendía!

PETIT POIS (PETIPUÁ)

Al día siguiente me dice mi mucama que va al mercado y que qué quiero. Le contesto que qué me puede traer (así de paso aprendía yo un montón de palabras nuevas) y alla te va la letanía: yuca, quequisque, pipián, chayote, elote, achote, zapote, chiltoma, etc., etc., etc., Ora pro nobis, ora pro nobis, ora pro nobis, decía yo in mente. En vaya lío que me había metido. Bueno, quedé en el limbo y le dije que yo quería guisantes. La mucama quedó sin pestañear, atónita ante mi salida por los cerros de úbeda. Bueno, pues ella no sabía qué era eso. Traté de explicárselo partiendo de lo más conocido por ella: el frijol, bueno, pues redondito, verde y con un clavito. Nada, que no había tu tía. Esa comparación no servía. Mira, sirve para las ensaladas, etc. Nada. Y al final cuando yo había perdido toda esperanza me suelta: "como no quiere usted decir 'petit pois'..." Yo me quedé turulata, creía que Olivia hablaba francés. Total, que a partir de entonces hasta consideré el subirle el sueldo. Y más aún, cuando dos días después me lavó la ropa y me dijo que ahí tenía el 'bloomer' y el 'brassier' y que la ropa del señor la debía llevar a la 'Dry cleening'. Me salió políglota la mucama. Después me dijo que en el 'pantry' estaban los vasos que yo había comprado. No salía de mi asombro y por otro lado, tardé horrores en saber dónde me había puesto los vasos.

PONER A LA ORDEN UN NIñO

A los pocos días sonó el timbre de la puerta, salí a abrir y me encontré con un señor de buen aspecto, alto, y aunque me resultó familiar, me espero, según es costumbre muy nica, un 'señora' y un 'usted', por delante, que me dejaron cortada. Entonces me colocó, así de repente, que 'me ponía a la orden un niño'. Yo pensé: este tío me quiere endosar un niño, no sé si regalado o comprado. Yo poniendo cara de despiste (a él le debió de parecer de boba, pues era un primo de mi marido, al que había conocido, entre un montón enorme de gente, en una recepción de bienvenida que nos dio la familia), le dije que mi marido no estaba, que lo tenía que consultar con él... A todo esto yo no hacía más que mirar detrás de él, a ver si asomaba un canasto o cesta con el crío dentro. El señor debió llevarse una pésima impresión de mí y debió pensar: que lástima de primo que de tan lejos había traído a una mujer tan tonta.

TRAER Y LLEVAR

Y hablando del traído, otro enredo colosal me llevé con los verbos 'traer' y 'llevar', que para mí tenían significado distintos. Un día se apareció un señor de una lavandería y me dice que viene a traer unos trajes del señor. Yo por más que miraba y remiraba no veía nada en sus manos, no traía nada. Y él dale que te pego con el traer. Así es que se fue por donde había venido. Después me enteré que 'traer' era 'llevarse'.

HASTA Y DESDE

También me produce confusión el empleo del 'hasta' y 'desde', dos preposiciones con las que nunca había tenido problemas. Bueno, pues los tuve, sí, señor... Un día ibamos a ir a una función de teatro y me dijeron que la taquilla se abría hasta las cinco. Yo entiendo que a las cinco se cierra y como antes de esa hora no podía ir, pues me quedé sin función y luego me enteré que se abría desde las cinco y no hasta las cinco.

PáRENSE Y CAMINEN

Estaba mi madre pasando una temporada con nosotros y un día al volver de misa me dijo toda preocupada: "hija, vengo perpleja de la iglesia, porque un cura, y para más "inri" español, ha dicho una incongruencia del tamaño de la catedral de Burgos. Fíjate, que a la hora de comulgar, muy tranquilo dijo: Párense y caminen. "Toma a esa mosca por el rabo", dijo mi señora madre. "Si camino no me paro y si me paro no camino". Total, que ante el dilema, optó por quedarse en el banco y no ir a comulgar. Un día me dijo que la empleada le había dicho que si 'trepaba' la comida, y mi madre pensó que iba a treparla a lo alto de una palmera que tenemos en el patio, con lo cual nos íbamos a quedar sin comer (la cocina estaba en el piso de abajo). Otro día le preguntó a la muchacha por sus bragas, sostén y enaguas y la otra no le entendió ni palabra. Recurre a mí, como muy ducha que ya era para entonces en el habla nica, y le digo: "dile que te de tus calzones, tu brassier y tu fustán". "Pues me has matado", dijo la autora de mis días, "los calzones lo usan en mi pueblo los hombres viejos, el brassier ni que estuviéramos en la Place de la Concorde y el fustán es de los tiempos de maricastaña. Yo no le digo eso". Aquella muchacha, ya no era Olivia, sino Dominga, se partía de risa con mi madre. Ella le enseñó a leer.

La Olivia desapareció un día de mi vista y le dijo a la muchacha vecina que yo era muy buena señora, pero que no entendía el español. Con ella fue mi época de descubrimientos lingüísticos. Descubrimientos como los de mi señor don Cristóbal que debido a un despiste geográfico, descubrió el 'Novus Mundus'. Vaya, si no hubiera tenido ese despiste y sus mediciones hubieran sido mas precisas capaz que hubiera puesto el pendón de Castilla en los mismísimos cuernos de la luna.

3. DATOS GENERALES SOBRE NICARAGUA

Los siguientes datos son extraídos de CIA- The World Factbook 1999 - Nicaragua.url, que se puede encontrar (en inglés) en:

http://www.odci.gov/cia/publications/factbook/nu.html

Datos físicos y geográficos

Superficie total: 129, 494 km2

Superficie de tierra: 120, 254 km2

Superficie de agua: 9, 240 km2 (entre lagos y lagunas)

Coordenadas geográficas: 13 00 N y 85 00 W.

Punto más bajo: o m Océano Pacífico.

Punto más alto: 2,438 m Mogotón.

Usos de la tierra:

Tierra cultivable: 9%

Cultivo permanente: 1%

Pastos permanentes: 46%

Bosques y arboledas: 27%

 Otros: 17%

Datos demográficos

Población total: 4,717,132 habitantes (julio 1999)

Hombres: 2,328,301 habitantes

Mujeres: 2,388,831 habitantes

Edades

0-14 años

15-64 años

65 años o más

Hombres

44%

1,037,269

54%

1,236,326

2%

54,706

Mujeres

1,018,909

1,297,356

72,566

Natalidad: 35.04 nacimientos /1000 habitantes.

Mortalidad: 5.6 muertes/1000 habitantes

Mortalidad infantil: 40.47 muertes/1000 vidas nacidas.

Grupos étnicos:

Mestizos: 69%

Blancos: 17%

Negros: 9%

Indios: 5%

Religiones:

Católica: 95%

Protestante: 5%

Lengua oficial:

Español

  • Nota: Se habla predominantemente el inglés y otras lenguas amerindias en la Costa Atlántica.

Datos sobre el gobierno

Capital: Managua

Tipo de gobierno: República.

Divisiones administrativas

15 departamentos: Boaco, Carazo, Chinandega, Chontales, Estelí, Granada, Jinotega, León, Madriz, Managua, Masaya, Matagalpa, Nueva Sefovia, Río San Juan, Rivas.

2 regiones autónomas: Atlántico Norte y Atlántico Sur.

Independencia de España: 15 de septiembre de 1821

Última Constitución: 9 de enero de 1987

Presidente actual: Dr. Arnoldo Alemán Lacayo del Partido Liberal, elegido democráticamente el 10 de enero de 1997 por un período de cinco años.

Resultados electorales: (escaños por partido):

Alianza Liberal 42, FSLN 36, PCCN 4, PCN 3, PRONAL 2, MRS 1, PRN 1, PNC 1, PLI 1, AU 1, Alianza UNO-‘96 1.

Organizaciones internacionales en las que participa:

BCIE, CACM, ECLAC, FAO, G-77, IADB, IAEA, IBRD, ICAO, ICFTU, ICRM, IDA, IFAD, IFC, IFRCS, ILO, IMF, IMO, Intelsat, Interpol, IOC, IOM, ITU, LAES, LAIA (observer), NAM, OAS, OPANAL, OPCW, PCA, UN, UNCTAD, UNESCO, UNHCR, UNIDO, UPU, WCL, WHO, WIPO, WMO, WToO, WTrO

Datos económicos

Antes del Huracán Mitch a finales de 1998, Nicaragua había intentado un número impresionante de reformas económicas y había empezado a desprenderse de la situación económica deplorable que había dejado la guerra civil y la mala administración económica posterior; sin embargo, Nicaragua es el país más pobre de Centroamérica y el Mitch dejó daños calculados en $1 billón, con lo que ya se calculó que el PIB bajara un punto en el año 1999. El sector más perjudicado fue el de la agricultura.

PIB: $11.6 billones (1998)

agricultura: 32%

industria: 24%

servicios: 44% (1997)

Población que vive por debajo de la línea de pobreza: 50.3 % (1993)

Tasa de inflación: 16% (1998)

Plantilla de trabajadores: 1.5 millones.

Ocupación laboral:

Servicios: 54%

Agricultura: 31%

Industria: 15% (1995)

Tasa de desempleo: 14%; sub-desempleados: 36% (1997)

Presupuesto:

Ingresos: $ 389 millones

Gastos: $ 551 millones (1996)

Productos de agricultura: café, plátano, caña de azúcar, algodón, arroz, maíz, tapioca, cítricos, frijoles (judías), carne de res, vaca, puerco, productos diarios.

Exportación: $704 millones (1997)

Importación: $ 1.45 billones (1997)

Deuda externa: $ 6 billones (1996)

Tasa de cambio: US$ 1 por 11.14 córdoba-oro (dic. 1998), 10.58 (1998), 9.45 (1997), 8.44 (1996), 7.55 (1995), 6.72 (1994).

4. ALGUNAS DIRECCIONES WEB INTERESANTES SOBRE NICARAGUA

Datos generales sobre Nicaragua (en inglés):

http://www.odci.gov/cia/publications/factbook/nu.html

Sobre cultura (refranes, habla popular, música, etc.), política y noticias de Nicaragua:

http://mirror.wwa.com/~roustan/index.html

Sobre Literatura nicaragüense:

http://www.dariana.com/Panorama.html

Foros, Chat, e-mail gratis, etc.:

http://nicaragua.com/

Sobre paseos, excursiones verdes, etc.:

http://www.eco-nica.com/

Diario nicaragüense:

http://www.laprensa.com/

Sobre los partidos políticos de Nicaragua:

http://www.geocities.com/Athens/Parthenon/6248/partido.htm

Cultura, arte, política, noticias, etc. de Nicaragua:

http://www.latinworld.com/centro/nicaragua

Sobre el léxico sexual nicaragüense (artículo de E. Arellanos):

http://grupoese.com.ni/1999/bcultural/92/lexico92.htm

Noticias de la Asamblea Nacional de Nicaragua:

http://www.asamblea.gob.ni/

Turismo, diarios, comida, etc. nicaragüense:

http://www.asamblea.gob.ni/

Sobre la Literatura de Sergio Ramírez:

http://www.asamblea.gob.ni/

Sobre Literatura nicaragüense:

http://www.users.interport.net/~ymblanco/dariana.html

Tarjetas postales con fotos de Nicaragua:

http://www.geocities.com/TheTropics/Cabana/3560/

Diarios nicaragüenses en Internet:

http://www.geocities.com/TheTropics/Cabana/3560/

5. CONCLUSIÓN

Cuando nos referimos al español de Nicaragua hablamos principalmente del habla de la zona pacífica y central del país.

En la formación de esta variedad ha influido la lengua náhuatl y el español andaluz, extremeño y castellano.

Como en el aprendizaje de toda lengua, también para aprender esta modalidad del español hay que tener en cuenta su historia, sus costumbres, su literatura, la idiosincrasia de sus gentes, que, siendo muy rica y compleja, podríamos resumir en una palabra: mestizaje.

Para finalizar, ofrezco un resumen de las características más sobresalientes del español de Nicaragua que se podrían tener en cuenta a la hora de explicar esta modalidad a un extranjero:

En el nivel fónico:

  1. Tendencia general a la reducción de hiatos, según la posición del acento principal, por diptongación, monoptongación y epéntesis.

  1. Alteración u omisión, según los casos, de la oclusiva sorda implosiva en grupos consonánticos.

  1. Articulación de la fricativa sorda labiodental como bilabial fricativa sorda y en zonas más rurales como aspirada.

  1. Seseo y realización de la sibilante /s/ como fricativa alveolar sorda en posición inicial e intervocálica; y aspiración u omisión en posición implosiva.

  1. Realización aspirada de fricativa velar sorda.
  1. Pronunciación muy suave, y a veces vocalización, de la fricativa palatal sonora en los diptongos [je] a inicio de palabra.

  1. Pérdida en algunos casos de la nasal alveolar en posición final absoluta o de palabra, y relajación de la misma en otros casos.

  1. Nivelación de la palatal lateral y la fricativa palatal sonora con pérdida de la palatal lateral.

  1. Realización muy débil de la fricativa palatal sonora.

En el nivel morfológico:

  1. Ausencia de "vosotros", sustituido por "ustedes", con las desinencias verbales siempre en tercera persona del plural.

  1. Voseo.

  1. Uso de la forma perifrástica en el posesivo "de él, de ella, de nosotros, de ustedes, de ellos, de ellas".

  1. Uso etimológico de los pronombres átonos.

  1. Algunas variaciones en el uso de algunas preposiciones.

  1. Algunas innovaciones en los sufijos derivativos y usos adverbiales.

  1. Uso de algunos adjetivos con valor adverbial.

  1. Uso del pretérito perfecto simple para cualquier tipo de acción pasada.

  1. Uso del pretérito perfecto compuesto para indicar una acción pasada que se proyecta hasta el presente, para enfatizar o topicalizar una acción pasada.

  1. Futuro sintético relegado para denotar duda.

  1. Debilitamiento del pretérito pluscuamperfecto a favor del pretérito perfecto simple y del futuro perfecto a favor del pretérito perfecto compuesto.

  1. Empleo de la forma subjuntiva en "-ra" en detrimento de "-se".

  1. Uso del imperativo singular siempre con el clítico "-te" formando una palabra llana.

  1. Empleo de "volar + sustantivo" como locución verbal con valor iterativo.

  1. Empleo de "ir + gerundio" con valor de futuro inmediato y para topicalizar.

En el nivel léxico:

  1. Abundante léxico de origen náhuatl.

  1. Matices semánticos propios en algunas palabras patrimoniales.

  1. Matices propios del léxico de campo semántico náutico.

6. BIBLIOGRAFÍA EMPLEADA EN ESTE TRABAJO

  • Alvar, M. (dir.), Manual de dialectología hispánica. Español de América, Ariel, Barcelona, 1996.

  • Barreto, M., Vicios de nuestro lenguaje. Tipografía de L. Hernández, León, Nicaragua, 1893.

  • Cuadra, P. A. y Pérez Estrada, F., Muestrario del folklore nicaragüense, col. Breviarios de la culturanicaragüense, Hispamer, Managua, 1997.

  • Fontanella de Weinberg, M. B., El español de América, Mapfre, Madrid, 19932.

  • Lacayo, "Apuntes sobre la pronunciación del español en Nicaragua", Hispania, 37 (1954), pp. 267-268.

  • Lipski, J., El español de América, Cátedra, Madrid, 1996.

  • Lipski, J., "/s/ in the Spanish of Nicaragua", Orbis, 33, 1-2 (1984-1989); pp. 171-181.

  • Mántica, C., El habla nicaragüense y otros ensayos, Libro Libre, San José, Costa Rica, 1994.

  • Mántica, C., "El habla, lazarillo de la historia precolombina" en: Boletín Nicaragüense de Bibliografía y Documentación 47/82.

  • Moreno de Alba, J. G., El español en América, Fondo de Cultura Económica, México, 1993.

  • Quilis, A., "Notas de fonética del español de Nicaragua" en: Homenaje a Félix Monge (Estudios de Lingüística Hispánica), Gredos, Madrid, 1995.

  • Rabella, J. y Pallais, Ch., Vocabulario popular nicaragüense, imprenta El Amanecer, Managua, 1994.

  • Ramírez, C. A. y Mántica, C., Cantares nicaragüenses: picardía e ingenio, Hispamer, Managua, 1995.

  • Squier, E.G., Nicaragua: sus gentes y paisajes, Nueva Nicaragua, Managua, 1989.

  • Van der Gulden, C., Vocabulario nicaragüense, ed. UCA, Col. Alternativa, Serie Habla Nicaragüense nº1, Managua, 1995.

  • Vega Miranda, G., Antología de músicos nicaragüenses, col. Breviario del Recuerdo, Managua, Nicaragua, 1945.

© Xiskya Valladares Paguaga, 2000.

El URL de este documento es <http://www.ub.es/filhis/culturele/nicaragu.html>    


SecciOn

© 2001
Facultat de Filologia
Universitat de Barcelona

Cultura e Intercultura en la enseñanza del español como lengua extranjera
se empezó a publicar como un monográfico de la revista Espéculo: http://www.ucm.es/info/especulo/ele/