Impacto del fenómeno religioso en el español coloquial

Dolores Soler-Espiauba (dol.soler@skinet.be)
Consejo de Ministros de la Unión Europea, Bruselas


 
 
 
   
  

0.PRESENTACIÓN

El presente trabajo* pretende, a través de una recopilación de más de quinientos refranes, expresiones y modismos, poner de relieve la gran influencia del fenómeno religioso en el español coloquial actual.

Fenómeno religioso que, si bien se produce en un contexto tradicionalmente católico, no es exclusivamente subsidiario de esta religión, puesto que se ha podido observar que las cuatro zonas lingüísticas de la cuenca mediterránea que han conservado un patrimonio más vasto e intacto en cuanto a este tipo de expresiones son Portugal, España, Cataluña y Grecia, justamente las cuatro regiones geográficas que estuvieron más largamente en contacto con el mundo islámico, en el que la referencia oral al Dios único es, como se sabe, constante. Además de haber dejado la costumbre de la referencia oral a lo divino, dejaron los árabes en castellano expresiones y aforismos que pueden ir desde el totalmente integrado ojalá a, por ejemplo, Andar de la Ceca a la Meca.

Se ha observado también la influencia de la tercera gran religión monoteísta, el judaísmo, que aportó al castellano un gran caudal de expresiones y aforismos relacionados con el Antiguo Testamento, tales como venderse por un plato de lentejas o hacer cábalas.

Pero el fenómeno religioso ha sido siempre tan complejo y ambiguo en nuestro país, que no faltan las expresiones antisemitas, así como tampoco las expresiones de afirmación del catolicismo en las comunidades de judíos conversos, con objeto de alejar de ellas toda sospecha de heterodoxia.

Se observa también el claro anticlericalismo que llevan en sí muchas de estas expresiones y, es de tener en cuenta que, en general, cuando se invoca a la divinidad, a la Madre de Cristo o a los santos, no siempre es con una finalidad laudatoria y ejemplar, sino que muy a menudo el español se sirve de ellas para criticar, ironizar, insultar y hasta blasfemar, siendo con toda seguridad el pueblo español uno de los que más recurren a la blasfemia.

De todos estos aspectos trata el presente estudio.

1. METODOLOGÍA

La metodología seguida en este trabajo ha sido la pura y simple recopilación, esencialmente por vía oral, preferentemente entre personas de más de cuarenta años, ya que se observa una pérdida del uso de modismos y expresiones en generaciones más jóvenes. Se ha observado, sin embargo, en la lengua de los menores de treinta años, una gran frecuencia en el uso de nuevas expresiones, más bien imprecaciones y blasfemias de tipo adjetival, preferentemente en medios urbanos. Ejemplos: La de Dios es Cristo, montar un cirio, un frío de la Virgen, no hay dios que..., todo dios..., ni dios..., Dios nos coja confesados, ser un meapilas, hostias, etc.

Por otro lado, la prensa recoge muy frecuentemente expresiones de tipo "intermediario", o sea, entre las tradicionales y las coloquiales de última hora, que han encontrado así un buen medio de transmisión, esta vez escrita. Ejemplos: política de botafumeiro, la manzana de la discordia, las jeremiadas, el juicio de Salomón, la paja en el ojo ajeno, remover Roma con Santiago, el rosario de la aurora, el sambenito, aquí paz y después gloria, poner el grito en el cielo, no hay más cera que la que arde, etc.

El trabajo se ha limitado exclusivamente al español peninsular, localizándose en la región madrileña, Castilla y Murcia, aunque se incluyen dos modalidades americanas de expresiones utilizadas en España.

Así y todo, se han consultado exhaustivamente los textos clásicos citados en la bibliografía, para tratar de encontrar en el español de los siglos XIV al XVII un pequeño testimonio de la materia estudiada.

Este trabajo no pretende en absoluto ser exhaustivo, sino que es el esbozo de algo enormemente extenso y que podría profundizarse, llevándolo también al campo de la literatura y ¿por qué no? a otros terrenos, en los que hemos observado su influencia, a veces insólita, como por ejemplo, la repostería (piononos, rosquillas de Santa Clara, huesos de santo, yemas de Santa Teresa, bocato di cardinale, Cabello de ángel, tarta de Santiago, etc.). O, más insólito todavía, la tauromaquia (verónicas, que Dios reparta suerte, etc.)

2. INTRODUCCIÓN

Siendo cada lengua un claro exponente de la mentalidad y visión del mundo del pueblo que la habla, no es de extrañar que el español esté plagado de expresiones relacionadas con la religión y con lo religioso, poniéndose así de relieve la importancia fundamental que la relación con lo divino, con el más allá, con los personajes y rituales del culto, con los santos, la Virgen y el Diablo ha tenido siempre para nuestro pueblo.

Es curioso observar que esta referencia continua a lo divino y a su "entorno" no se hace únicamente en términos laudatorios, como es habitual en las lenguas habladas en los países islámicos, sino que muy a menudo se utiliza la referencia a lo religioso, a Dios, a la Virgen y a los santos para descargar no sólo la crítica y la ironía, sino también la cólera. Dicho de otra manera, para insultar, para amenazar. Sería difícil encontrar una lengua en la que se blasfeme más que el castellano. Si en períodos más pudibundos y represivos de nuestra historia reciente se utilizaron constantemente eufemismos comome ca... en diez, mecachis, rediez y ostras, cuyo origen es fácil adivinar, la liberación experimentada por la lengua en estos últimos años, evolucionando paralelamente a otros fenómenos de tipo sociológico, ha hecho habitual el uso abusivo de palabras comohostia, en todas sus posibilidades y acepciones, vaciándola totalmente de su significado místico-litúrgico, y tanto Dios como la Virgen se ven a menudo involucrados en expresiones, no siempre del mejor gusto, de claro valor escatológico. Todo ello ensancha el abanico de utilización de la expresión de origen religioso desde un margen altamente positivo: laudatorio, exhortativo, suplicativo, etc., hasta un margen puramente imprecatorio y hasta excrementicio, que constituye el ámbito blasfematorio antes mencionado, pasando por toda una gama de matices desiderativos, críticos, humorísticos, anticlericales, despectivos, irónicos, enfáticos, etc, etc.

Si comparamos otras lenguas románicas con el castellano, únicamente el portugués actual y el catalán actual poseen esta característica común, esta riqueza de expresiones derivada de una alta influencia de lo religioso. Es muy significativo comprobar que estas tres lenguas se han hablado esencialmente, antes del siglo XVI, en países ocupados por los árabes. De todos es conocida la alta frecuencia del proverbio en la lengua árabe, así como la constante invocación a Alá. Es difícil, por no decir imposible, encontrar en el francés actual un capital tan extenso en este campo. La lengua francesa es avara en la utilización de proverbios, al ser una lengua más racionalista, que utiliza mucho menos las metáforas y las imágenes. En cuanto al italiano, si bien existen muchas de estas expresiones, el proceso de laicización de la escuela y de la sociedad italianas hicieron que desaparecieran de la lengua de todos los días, quedando en desuso. Este proceso fue mucho más drástico en la lengua francesa, cuyo sistema didáctico sufrió un cambio mucho más vigoroso a partir de la Revolución.

Sin embargo, y aunque no se trate de una lengua románica, el griego moderno tiene un funcionamiento muy simillar al castellano en cuanto a invocaciones a la divinidad, a expresiones relacionadas con el fenómeno religioso, y hábitos blasfematorios. No en vano permanecieron los turcos cuatro siglos en territorio griego, dejando, entre otros hábitos, el de referirse constantemente a lo divino, como los musulmanes árabes, que vivieron ocho siglos en nuestra península.

Naturalmente, no se puede generalizar, y es obvio que hay un patrimonio de proverbios indoeuropeos común a todas las lenguas habladas actualmente en Europa, aunque unas lenguas los han conservado en uso continuo y otras los han ido eliminando. Ahora bien, en lo que concierne al proverbio o a la expresión de origen religioso, la inserción y el procedimiento no parecen haber sido los mismos en todas las situaciones.

Si bien el origen y el hábito de la referencia religiosa en la lengua pueden ser de origen árabe, hubo también un aporte semítico, debido a la larga convivencia de comunidades hebreas con la cristiana y la musulmana, experiencia que aportó un gran caudal de expresiones y aforismos relacionados con el Antiguo Testamento y con la Biblia. Una buena prueba es la recopilación de Sem Tob (s. XIV) Consejos y documentos al Rey Don Pedro. Al contrario, estas comunidades semitas, en los momentos duros de la Inquisición, tuvieron especial interés en abusar de expresiones religiosas puramente ortodoxas dentro de la teoría cristiana, para apartar la más mínima sospecha de heterodoxia. De aquí que libros tan representativos como La Celestina, escrito como es sabido por un judío converso, deseoso de borrar de su obra todo rastro de judaísmo, exhiban una buena colección de refranes y expresiones puramente cristianos, algunos de los cuales han llegado intactos hasta nuestros días:Queden los ángeles contigo, Quitar de un santo para poner en otro, Santiguarme quiero de su necedad, Un fraile solo pocas veces te encontrarás por la calle, etc.

3. INFLUENCIA MUSULMANA

Si los árabes nos dejaron la costumbre de invocar a Dios en nuestras conversaciones, no por ello encontramos en el castellano actual demasiadas expresiones religiosas procedentes de su lengua. Citaremos aquí el conocido Ojalá, cuyo origen es wa sa llah (y quiera Dios...), Ya que la montaña no va a Mahoma, irá Mahoma a la montaña, (clásico en los reproches dirigidos a amigos o familiares que no muestran demasiado deseo por visitarnos), Andar de la Ceca a la Meca, que sirve para enfatizar las caminatas inútiles, y también el Hay moros en la costa que amargó nuestra infancia siempre que queríamos sorprender conversaciones entre adultos. Aunque, evidentemente, no eran los moros, sino los cristianos, quienes señalaban el peligro. Si se dice hablar en cristiano es por oposición a lo que el cristiano oía como jerga innoble en bocas arábigas.

4. ANTIGUO TESTAMENTO

Abundan mucho más en nuestra lengua, sin embargo, expresiones de origen bíblico o relacionadas con el Antiguo Testamento o con el Talmud, introducidas seguramente por las comunidades judías, que tenían un buen conocimiento de la Biblia. Hemos coleccionado veintitrés, pero aquí, como en otros capítulos, citaremos sólo cuatro, quedando el cuerpo de investigación compendiado en el apéndice. Ejemplos: Echar margaritas a los puercos (Mat. VII, 6), Rasgarse las vestiduras (prensa), Ser o no ser Profeta en su tierra (medios de información), Tener más años que Matusalén.

Aunque tampoco faltan las expresiones antisemitas como hacer una judiada.

5. NUEVO TESTAMENTO

Del Nuevo Testamento, mucho más cercano y cotidiano -está presente en la Misa, en la Catequesis, en la Liturgia-, tenemos extensas series, derivadas de la lectura de los Evangelios, de los sermones, o del catecismo explicado: Donde Cristo dio las tres voces(en informantes jóvenes también), En menos que canta un gallo(en informantes jóvenes también), Ir hecho un Cristo (jóvenes también), Para Inri (jóvenes), Ser más falso que Judas.

También ciertos acontecimientos o situaciones históricas han dado origen a refranes o expresiones que se han cristalizado en castellano, como: Colgar a alguien el sambenito, que hace alusión al hábito o saco de paño burdo con que la Inquisición investía a los condenados antes de conducirlos a la hoguera, símbolo de culpabilidad. Armarse la de Dios es Cristo (jóvenes también), cuando se discutió acaloradamente en el Concilio de Nicea sobre las dos naturalezas, divina y humana, de Jesucristo. Acabar como el rosario de la Aurora, famosa pendencia organizada en un pueblo de Cádiz por los cofrades del Rosario de la Aurora, donde se acabó a farolazos.

6. PRESENCIA DEL REFRANERO RELIGIOSO EN LA LITERATURA CLÁSICA

Prueba de que muchas de estas expresiones y refranes que han llegado a nuestros días ya se utilizaban en el s. XV es el refranero del Marqués de Santillana, en el que hemos seleccionado cuarenta, de los cuales citaremos aquí: Amor de monja, fuego de estopa, Del río manso me guarde Dios, que del fuerte yo me guardaré, Más vale a quien Dios ayuda que quien mucho madruga, Para cada puerco hay su San Martín.

En las Novelas Ejemplares de Cervantes, testimonio de la existencia de estas expresiones en el siglo XVII, hemos encontrado 18 testimonios, de los que aquí citamos: en La Gitanilla, A Dios rogando y con el mazo dando, Más alegre que una pascua.

7. INVOCACIONES MÁS FRECUENTES

Lo religioso, lo divino, la Virgen y el Santoral figuran en expresiones que forman parte de nuestra vida cotidiana más elemental, como son despedidas, invocaciones, súplicas, temores, deseos, etc., en las que se pone a Dios por testigo de la esperanza, la satisfacción, el temor o la mediocridad y se confía en él para seguir en el buen camino. Son apódosis de situaciones en que todo está condicionado a la intervención divina, pero que se han convertido en algo mecánico, casi expletivos, las más de las veces desprovistos de valor semántico. Ejemplos: Bien sabe Dios que..., Como Dios manda, Dios nos coja confesados (gente joven), Estar como dios (en gente muy joven), No hay Dios que...

8. LEXICALIZACIÓN Y GRAMATICALIZACIÓN

Si nos basamos en aspectos puramente gramaticales de la paremiología, para comprobar hasta qué punto se han incrustado en la lengua, lexicalizándose, muchas de estas expresiones, observaremos que algunas de ellas han llegado a convertirse en:

  1. Verbos o perífrasis verbales que denominan determinadas actitudes, acciones, fenómenos o estados de ánimo, como son: Aparecerse la Virgen (a alguien) (jóvenes), Montar un cirio (jóvenes), Oír campanas, Ver para creer.

  2. Expresiones adverbiales del tipo: A la buena de Dios, Divinamente, Endiabladamente.

  3. Expresiones adjetivales o atributivas: Estar desangelado, No ser santo de la devoción (de alguien), Ser un meapilas (joven), Ser un vivalavirgen.

9. EL TIEMPO Y EL ESPACIO

Una clasificación de tipo filosófico nos llevaría a agrupar expresiones que se refieren al paso del tiempo, que sirven a menudo para medir o calcular el tiempo, su extensión, su repetición, su monotonía: Busilis ("in diebus illis", el día del juicio final) (referente a la traición de Pedro, que negó a Cristo antes del canto del gallo). Ejemplos : Amanecer Dios, En un decir Jesús, En un santiamén.

Pero también hay expresiones que contemplan únicamente la dimensión espacial, la manera de calcular la distancia, la lejanía o la proximidad: Donde Cristo perdió el gorro, Por esos mundos de Dios, Por todos los caminos se llega a Roma.

10. INFLUENCIA DE LA LITURGIA

La liturgia, que en tiempos pasados ocupó tantas horas de los días más o menos festivos de los españoles, ha sembrado nuestra lengua de imágenes y evocaciones de campanas, velas, entierros, cruces, hábitos, altares Prueba de ello son: Echar las campanas al vuelo, Ir en la procesión y repicar las campanas (no se puede), No tener vela en un entierro (jóvenes), Poner una vela a Dios y otra al Diablo.

Y entre todas las liturgias, la de la pascua nos ha dejado una huella particular: De pascuas a Ramos, Estar (contento) como unas pascuas, Cara de pascua, Hacer la pascua, Santas pascuas.

Es curioso observar que la fiesta de la Pascua sirve también para designar situaciones o acciones francamente negativas, tanto en español como en italiano: Hacer la pascua (esp.), la mala pasqua (it.). Existe también en griego una expresión eufemística equivalente.

Algo que comparten también en este terreno el español y el griego moderno es la posibilidad de dar por nombre Jesús (esp.), Christos (gr.). Con la particularidad, en griego, de que el acento, cuando se refiere a Cristo, recae sobre la última sílaba, "Christós". Lo mismo sucede con la palabra "Stavrós" (La Cruz), que no lleva acento y es llana cuando es nombre de varón. Pero la onomástica, tan rica e interesante en nuestro país, merece un estudio aparte.

11. PROTAGONISTAS PRINCIPALES DE LAS EXPRESIONES RELIGIOSAS

Después de haber mencionado las situaciones en que se producen estas expresiones o los hechos histórico-culturales que las han podido originar, pasamos a una enumeración de los personajes o protagonistas principales de las mismas. Los elementos clave son: Dios, la Virgen, el Diablo, los ángeles y los santos. Los clérigos, curas, obispos y demás gente de sotana, también.

En el apartado de expresiones coloquiales de la vida cotidiana ya estudiado, hemos enumerado una serie cuyo personaje central era Dios. Podríamos completar esta serie, centrada en Dios, con un material que se compone de veinticinco expresiones, de las cuales destacamos:

DIOS

A Dios rogando y con el mazo dando, Dios aprieta pero no ahoga, Dios castiga y no con palo, Dios los cría y ellos se juntan.

LA VIRGEN MARÍA

Curiosamente, tal vez por respeto o tal vez debido a esa extraña relación de amor y de odio que mantienen los pueblos cristianos del Sur de Europa con la madre, y que les lleva, sobre todo a los hombres, tan pronto a insultarla como a adorarla, o sea, adorar a la propia e insultar a la ajena, no existen en nuestro refranero muchos refranes inspirados por la Virgen y el número de invocaciones o exclamaciones es muy limitado si se las compara con aquellas que se dedican a Dios, al Diablo o a los Santos, lo que nos hace pensar que, tanto esta inflación verbal del nombre de Dios como esta ausencia del nombre de María, podrían tener también un origen cultural árabe. Hemos seleccionado: Aparecerse (a alguien) la Virgen, (Hacer un frío) de la Virgen, Fíate de la Virgen y no corras, Ser un Vivalavirgen. Y, naturalmente, numerosas invocaciones dirigidas a Vírgenes más o menos localizables geográficamente, o, sencillamente, a la Virgen como madre, del tipo: Madre de Dios, Madre Santísima, La madre de Dios, Virgen Santa.

La constatación de la pobreza de este apartado, que podríamos llamar "mariano", nos trae a la memoria un editorial publicado en EL PAIS el 7 de agosto de 1988, referente a una decisión de la iglesia anglicana en cuanto al nombramiento de mujeres "obispas" por los reformistas, oponiéndose concretamente a esta apertura. El articulista confrontaba la postura aperturista de la iglesia reformada con la reticencia de la iglesia anglicana y con la intransigencia de la iglesia católica, afirmando textualmente que "La imagen principal de la mujer oficiante, como le gusta a este Papa repetir, es la imagen de la Virgen María: de rodillas al pie de la cruz" (hasta aquí, cita). Esto es, la contemplación y la oración, nunca la toma de decisiones. Es la misma relación que observamos con respecto a la imagen de la madre (heredera de la imagen de la Virgen María) en los países del Sur de Europa, o sea, en los países católicos.

"La razón intrínseca, continúa El País, del conservadurismo católico y anglicano se fija en la persona de Cristo". Era hombre y es ese el modelo que debe prevalecer. La mujer no es hombre y no puede ser representante de Cristo". Cita también el editorialista una serie de padres de la Iglesia que pronunciaron terribles sentencias sobre la esencia y la maldad, la relación con el pecado original de la mujer, calificándola de "diablo", "mala borrica", etc. Y concluye diciendo que, para que la Iglesia llegue a ser moderna, deberá perderle el miedo a la mujer. Nos parece observar que esta mentalidad se refleja, como todo, en la lengua y que la carencia de expresiones marianas en ella está basada más en el temor que en el respeto. Dios y Cristo, como hombres, como varones, son protagonistas, se les puede citar como sujetos de los hechos más inverosímiles. María es mujer y, como tal, su papel es pasivo: No puede enseñar, ni testimoniar, ni perdonar, ni juzgar. Si a todo esto le añadimos la falta de protagonismo de la mujer en la sociedad islámica y la ausencia del equivalente de la Virgen María en el Corán, podemos llegar a comprender la carencia de expresiones donde la Virgen es sujeto, en nuestra lengua.

EL DIABLO

El diablo, varón y viril, tiene un buen capítulo de intervenciones por medio de dichos y de expresiones. El sí es protagonista. Siempre se le atribuyen la astucia, la experiencia, el oportunismo, la temeridad, la lejanía molesta y hasta a veces se le compara con la mujer, aunque lo más frecuentemente, se le opone a Dios. De una serie de veinticinco, hemos seleccionado: A quien Dios no le da hijos, el Diablo le da sobrinos, Cuando el Diablo no sabe qué hacer, con el rabo mata moscas, Las carga el Diablo (las armas), Más sabe el Diablo por viejo que por Diablo.

EL ÁNGEL

El ángel, sin embargo, parece haber tenido menos éxito o menos seducción en la lengua coloquial. Es menos picante que el Diablo, más soso, carece de la astucia, de la trastienda y la picardía que constituyen todo el encanto de Lucifer. No olvidemos, además, que "los ángeles no tienen sexo...": Ha pasado un ángel, Angelical, Tener ángel.

LOS SANTOS

Los santos, al ser más caseros, más cotidianos, más de la iglesia del pueblo o de la parroquia, han llenado el español coloquial de sabrosas expresiones y dichos pintorescos. Cada uno tiene su especialidad y su atribución: uno calma las tormentas, otro encuentra los objetos perdidos, otro llora sin consuelo, aquel protege a los conductores por las carreteras y éste no cesa de bailar. Cada pueblo tiene su santo y sus refranes campesinos o agrícolas que predicen qué tiempo hará por tal santo cuando por tal otro ha nevado o ha caído un sol de justicia; cómo serán las cosechas si San Antonio o San Blas fueron clementes o inclementes. Y hasta los hay que se arrogan el derecho de llevar a todo un pueblo a la victoria en cualquier situación, por dura que sea la batalla. Empezaremos pues por el célebre Santiago y cierra España, para cita únicamente y para continuar con otras prerrogativas menos nacionalistas, como: A quien Dios se la dé, San Pedro se la bendiga, Acordarse de Santa Bárbara cuando truena, Llegar y besar el santo, Que Santa Lucia te conserve la vista.

12. EL ANTICLERICALISMO DE LA LENGUA COLOQUIAL

Los refranes y dichos anticlericales son uno de los grupos más extensos, lo cual demuestra que, si el español se ha visto a menudo sumergido por el peso de la iglesia en la sociedad en que vive, ha sabido conservar su espíritu crítico para vengarse de sus representantes, inventando las expresiones que siguen y seguramente muchas más, entre ellas: Cada amén que el cura dice le vale un par de perdices, Parece que te ha hecho la boca un fraile, Vivir como un cura/un obispo, Con putas y frailes, poco hables.

De su lectura deducimos que lo que más critica el español de a pie en los representantes de su iglesia es, en primer lugar, la avaricia, y después la gula, la vida fácil y la pereza, defectos que ya se criticaban en los tiempos del Marqués de Santillana, como se puede observar en los ejemplos recopilados por este autor, citados en el apéndice.

Hemos procedido a continuación a una breve clasificación por temas, teniendo en cuenta en qué tipo de situaciones se emplean ciertas expresiones, qué pretenden criticar o qué evocan:

  1. LA FATALIDAD : Casamiento y mortaja, del cielo bajan, Dios los cría y ellos se juntan, Fíate de la Virgen y no corras, Las armas las carga el Diablo.

  1. JUSTICIA/INJUSTICIA: A quien Dios quiere bien, el viento le junta la leña, Dios da habas a quien no tiene quijadas, Dios le da pañuelo a quien no tiene narices, Pagar justos por pecadores.

  1. CONFIANZA/DESCONFIANZA: Entre santa y santo, pared de cal y canto.

  1. TRABAJO: A Dios rogando y con el mazo dando.

  1. EXPERIENCIA: Haber sido cocinero antes que fraile, Más sabe el Diablo por viejo que por diablo.

  1. IRONÍA-BURLA: Después de puta, santera, Dios nos libre de las aguas mansas, Lo que se han de comer los gusanos, que lo vean los cristianos, No está la Magdalena para tafetanes.

  1. ÉNFASIS: ... que tiembla el misterio, La de Dios es Cristo, Más papista que el Papa.

13. CONCLUSIÓN

En una sociedad cada vez más descristianizada, Dios, la Virgen, los santos, el Diablo, están en boca de todos los hablantes, no siempre con fines puramente apologéticos y reverentes. Los jóvenes lo hacen de una manera, los menos jóvenes y los viejos, de otra, pero todos invocan a la divinidad, a los santos regionales, a las vírgenes caseras, a los restos de liturgias perdidas y olvidadas, todos se envían unos a otros al diablo o al infierno. ¿Es ésta una característica exclusiva de la lengua española? No. La paremiología de tipo religioso existe en todas las lenguas, pero el español, con su necesidad de expresarse apoyándose en imágenes, heredada de un mundo oriental tan diferente de su contexto social actual, las ha conservado tal vez con más atención que otros pueblos, y las va sustituyendo, a medida que desaparecen las más arcaicas, las más poéticas y más evocadoras, por otras que los jóvenes van inventando o redescubriendo, otras maneras de evocar lo divino, con frecuencia agresivas y blasfematorias, producto evidente de una crisis de liberación, de un estallido de la lengua en busca de una libertad que no siempre le fue reconocida.

14. APÉNDICE

INFLUENCIA MUSULMANA

Ser la cabeza de turco o la víctima se dice en otras culturas (cristianas, por supuesto) y la expresión (ganar) el oro y el moro tiene su origen en un episodio jerezano de la Reconquista, basado en el rescate del sobrino del alcaide de Ronda y en las negociaciones para obtener la alta suma requerida. En el refranero del Marqués de Santillana hemos encontrado Ahorró Mahoma cien años por servir y ¡Guay de ti, Jerusalén, que estás en poder de moros!, que, no obstante, parecen más fáciles de imaginar en labios cristianos que en labios musulmanes.

ANTIGUO TESTAMENTO

Dijo el Sabio Salomón que el buen vino alegra el corazón, El arca de Noé, El juicio de Salomón, El Muro de las Lamentaciones, Estar en el Séptimo cielo, Estar en sus cabales, Hacer cábalas, (Ser) la manzana de la discordia, La matanza de los Santos Inocentes, La paloma de la paz, (La práctica de la "Inocentada"), La Tierra Prometida, La travesía del desierto, Llorar más que Jeremías, Ser un Jeremías, Tener más paciencia que Job, Vacas gordas y vacas flacas, Venderse por un plato de lentejas.

ANTISEMITAS

Ser más avaro que un judío o Toma el judío buen sábado y no quiere gallina hurtada y Achacoso como judío en viernes, La labor de la judía, afanar de noche y holgar de día, estos últimos del Refranero del Marqués de Santillana. El judío y la mujer, vengativos suelen ser, Judíos y gitanos no son para el trabajo.

NUEVO TESTAMENTO

Dar a Dios lo que es de Dios y a César lo que es del César, de Pascuas a Ramos, Domingo de Ramos, quien no estrena, se queda sin manos, El buen y el mal ladrón, Es más fácil para un camello pasar por el ojo de una aguja que para un rico entrar en el reino de Dios.

La mayoría de ellos están relacionados con la Pasión de Cristo:

Ir de Herodes a Pilatos, Ir hecho un Ecce Homo, La oración del Huerto, Lavarse las manos, Llevar la cruz a cuestas, Llorar como una Magdalena, Para mayor Inri, Por los clavos de Cristo, Qué calvario, Qué cruz, Que venga Herodes y se los lleve (a los niños), Ser de la piel de Barrabás, Ser el paño de lágrimas, Ver la paja en el ojo ajeno, Vivir un calvario.

ACONTECIMIENTOS HISTÓRICOS

Ser más papista que el Papa, No salvar a uno ni la paz ni la Caridad (cofradía que en la Edad Media prestaba piadosa asistencia a los reos que se encontraban en capilla), Poner la mano en el fuego (jurar su inocencia ante la Inquisición), Remover Roma con Santiago, Poner en el índice, (poner las ideas de alguien en entredicho, como lo hacía la Iglesia con los sospechosos de heterodoxia).

MARQUES DE SANTILLANA

¿Ayunáis, gallego? A pesar de o demo, ¿Con quién lo tenéis, cuaresma?, Con quien no os ayunará, A mal abad, mal monecillo, A quien Dios quiere bien, la casa le sabe, Abad y ballestero, mal para los moros, El abad, donde canta, ende yanta, En hora buena, Antonia, fuiste a misa y volviste a nona, Achacoso, como judío en viernes, Ahorró Mahoma cien años por servir, Amor de freyra, flores de mendoeira, Beata con devoción, tocas bajas y culo ladrón, Camino de Santiago, tanto va el cojo como el sano, De hora a hora, Dios mejora, Dineros y diablos no se pueden encubrir, Dios me vengue de otro, que del pastor me venga la nieve, Fía de Dios sobre buena prenda, Guay de ti, Jerusalén, que estás en poder de moros, Hurtar el puerco y dar los pies por Dios, Judío toma buen sábado y no quiere gallina hurtada, Judío, haz tahabula, si no, perdido has la mula, La labor de la judía, afanar de noche y holgar de día, La verdad es hija de Dios, Más vale ir harto a misa que ayuno a vísperas, Más vale tregua que Dios os salve, Más valen coces de monje que halagos de escudero, O demo a los suyos quiere, Obispo por obispo, séalo don Domingo, Otro abad hay muerto, sin el del huerto, Quien al cielo escupe, a su cara le cae, Quien con cuñados va a la iglesia, sin parientes sale de ella, Quien enferma y sana, romería es que anda, Quien no habla, no le oye Dios, Rogamos a Dios por santos, mas no por tantos, Si quieres aprender a orar, entra en la mar, Tanto monta, como miaja en capilla de fraile, ¡Xó! Cagará el prior.

NOVELAS EJEMPLARES DE CERVANTES

Ni Dios lo quiera, Quién diablos os trajo por aquí, Válame Dios. En El amante liberal: ¿Qué demonio os ha movido a...?

En Rinconete y Cortadillo: !Vive el Dador!, Así lo espero yo en la Virgen, Espero en Dios, Las señoras bebieron los "quiries" (mucho), No demos de comer al Diablo, Pecador de mí, Ruego a los cielos que descuenten mis pecados, Todos volvieron a su "gaudeamus". En La española inglesa: Con la ayuda de Dios, Dios sabe, Id con Dios, Querría yo clavar otros tantos sambenitos.

INVOCACIONES MÁS FRECUENTES

Aquí y allá, Dios dirá, ¿A santo de qué?, A la buena de Dios, Adiós, Aquí paz y después gloria, Bendito sea Dios, Clamar (algo) a Dios, Cólico miserere, Con Dios, Cuando Dios quiera, Dios dirá, Dios me libre, Dios me perdone, Dios mediante, Dios mío, Dios se lo pague (Diosolopay en los Andes), Dios te bendiga, Dios te oiga, Estar de Dios, Gracias a Dios, Por Dios, Por la gracia de Dios, Por la Virgen, Por los clavos de Cristo, Por todos los Santos, Que en gloria esté, Que en paz descanse, Quedarse en la gloria, saber a gloria, Si Dios me da salud, Si Dios no lo remedia, Si Dios quiere, Sin encomendarse a Dios ni al Diablo, Válgame Dios, Vaya por Dios.

LEXICALIZACIÓN Y GRAMATICALIZACIÓN

Armar la de Dios es Cristo, Bautizar, Desbautizar, Rebautizar, Condenar (se), Costar (algo) Dios y ayuda, Ganarse el cielo, Hacerse cruces, Ir en el coche de San Fernando, Írsele (a alguien) el santo al cielo, Montar un belén, Pagar justos por pecadores, Pecar de algo (Pecar por exceso o por defecto), Poner el grito en el cielo, Salvar (se) , Venir Dios a ver (a uno), Ver el cielo abierto.

Como a un Cristo un par de pistolas, Como Dios manda, Como Dios te dé a entender, Como unas pascuas Dejado de la mano de Dios, En olor de santidad, Hablar en cristiano , Llorar como una Magdalena, Poner de chupa dómine.

De todos los diablos, Estar como Dios, Estar dejado de la mano de Dios, Estar endiablado, Hace un frío de la Virgen, Ir hecho un Adán, Ir hecho un Cristo, No estar muy católico, No ser muy ortodoxo, Ser de la piel de Barrabás, Ser de la raza de Caín, Ser la manzana de la discordia, Ser un Caín, Ser un diablo, Ser un fariseo, Ser un Judas, Ser un santo varón, Ser un Sepulcro blanqueado, Ser un beato.

EL TIEMPO Y EL ESPACIO

En menos que canta un gallo, Llegar y besar el santo (en las procesiones, había que hacer largas colas para llegar al camarín del Santo), Quedarse para vestir santos (el único porvenir de las solteronas era el de sacristanas y beatas), Pasar un ángel (el tiempo del silencio).

DIMENSIÓN ESPACIAL

Donde Cristo dio las tres voces, Donde Cristo perdió el poncho (Ecuador), Entre santa y santo, pared de cal y canto, Irse al diablo, Vivir en el quinto diablo, Vivir en el quinto infierno.

INFLUENCIA DE LA LITURGIA

Acabar como el rosario de la aurora, Comulgar con ruedas de molino, Dar una campanada, El sursum corda, La procesión va por dentro, Llevar en andas, Lo que digo va a misa, No hay más cera que la que arde, Oír campanas, Que repiquen las campanas, Saber de la misa la media, Tres jueves hay en el año que relumbran más que el sol: Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión, La primera en la frente.

DIOS

A Dios lo que es de Dios, y a César lo que es del César, A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones, A quien el vino no plaz, Dios le quite el pan, A quien se humilla, Dios lo enzalza, A quien madruga, Dios le ayuda, Acá y allá, Dios dirá, Cada uno en su casa y Dios en la de todos, De los amigos me guarde Dios, que de los enemigos lo hago yo, Del amigo y del traidor, guárdeme Dios, pues no puedo yo, De médico experimentador me guarde Dios, De menos nos hizo Dios, Dios hizo el besar, el Diablo lo demás, De mujer libre, Dios nos libre, De odio de señor y compañía de traidor, líbrenos Dios, Después de Dios, la olla, y lo demás es farfolla, Dios aprieta, pero no ahoga, Dios escribe derecho con renglones torcidos, Dios me dé morena con gracia y no rubia lacia, Dios me libre de ojos bizcos, que todo lo ven torcido, Dios nos coja confesados, Dios nos libre de la justicia, con verdad o sin ella, Dios nos libre de las aguas mansas, Dios puede mucho, pero más puede el cucho (abono), Dios da pañuelo a quien no tiene narices, Dios me dé morena con gracia y no rubia lacia, Doncellas, sábelo Dios y ellas, El hombre propone y Dios dispone, El hombre hace y Dios deshace, Que venga Dios y lo vea.

LA VIRGEN

Ay, Madre, Madre Mía, Virgen del Amor Hermoso, Virgen del Carmen, Virgen del Pilar, Virgen del Perpetuo Socorro, etc.

EL DIABLO

Al Diablo y a la mujer nunca les falta quehacer, Del Diablo te librarás, pero de tu suegra, no podrás, De todos los diablos, Diabólico, Dios hizo el besar, el Diablo lo demás, El Diablo no duerme, El Diablo no tiene por dónde coger (a alguien), Encender una vela a Dios y otra al Diablo, Endemoniarse, Estar endiablado, Hacer un pacto con el Diablo,Ir como alma que lleva el Diablo, La mujer y el Diablo siempre tienen que hacer algo, Lo que el Diablo no puede hacer, hácelo la mujer, Llevarse (el Diablo) a alguien, Mandar (a alguien) al Diablo, No encomendarse a Dios ni al Diablo, No temer ni a Dios ni al Diablo, Quien sirve al Diablo, no espere buen pago, Ser un Diablo, Ser un pobre Diablo, Tener el Diablo en el cuerpo, Tras de la Cruz está el Diablo, Vender su alma al Diablo, Vieja de tres veintes, no es raro que el Diablo la tiente, Ya que el Diablo me lleva, que me lleve en coche.

EL ÁNGEL

Ángel mío, pobre ángel, etc., Angelitos al cielo, Desangelado, Tener cara de ángel.

LOS SANTOS

A los cien kilómetros, se baja San Cristóbal del coche, A todos los cerdos les llega su San Martín, Adorar al santo por la peana, Alzarse con el santo y la limosna, Ayunen los santos, que no tienen tripas, Beato y tuno, todo es uno, Cara de beato y uñas de gato, Dar el santo y seña, Desnudar a un santo para vestir a otro, El baile de San Vito, El coche de San Fernando, unos ratos a pie, otros andando, Hasta San Juan no te quites el gabán, Mano de santo (Ser, tener), Más bonita que un San Luis, No es santo de mi devoción, No está la Magdalena para tafetanes, Por santos o por diablos, hágase el milagro, Primero es Dios que los santos, Rogamos a Dios por santos, mas no por tantos, San Alejo, San Alejo, si estás mal, peor te dejo, Santa Rita Santa Rita, lo que se da no se quita, Ser un santo, Ser un santo varón, Si sale con barbas, san Antón, y si no, la Purísima Concepción, Tener más razón que un santo, Una y no más, santo Tomás, Ver para creer, como Santo Tomás.

ANTICLERICALES

Boca de fraile, sólo el pedir la abre, Bocato di cardinale,Clérigo, fraile o judío, no le tengas por amigo, Cuando un fraile se ahorca, su cuenta le tendrá, Después de puta, santera, En la casa del cura siempre hay ventura, Fraile que pide por Dios, pide para dos, Frailes, aun de los buenos, los menos, Gente de sotana cobra lo que le da la gana, La bobería del cura, pedíame el alquiler y es mía la burra, La monja y el fraile recen y callen, Lleva a Roma un asno, y lo traerás mitrado, Más predica un azumbre de vino que cien capuchinos, No hay beata que no sea lagarta, No se acuerda el cura de cuando fue sacristán, Noviazgo que mucho dura, no dará dinero al cura, Placer de los curas, cavar cada día la sepultura, Poner (a alguien) de chupa dómine, Quien fue cocinero antes que fraile, en cosas de cocina no le engaña nadie, Quien mejor predica, fray ejemplo, Si quieres matar a un fraile, quítale la siesta y dale cena tarde, Una cosa es predicar, otra dar trigo, Un café de obispo, Una cosa es predicar y otra dar trigo, Veinte años de puta, dos de beata, y cátala santa.

FATALIDAD

Algo tiene el agua cuando la bendicen, Está de Dios, Lo que de Dios está, sin duda se cumplirá.

JUSTICIA/INJUSTICIA

A quien el vino no plaz, Dios le quita el pan, A quien madruga, Dios le ayuda, A quien Dios quiere bien, la perra le pare lechones, A quien Dios quiere para rico, hasta la mujer le pare hijos de otro, Dios aprieta pero no ahoga, Dios castiga y no con palo, En el pecado va la penitencia, Más gente va en coche al infierno que al cielo, Por virtud el malo no peca y el malo, por la pena, Puerta abierta, al Santo tienta, Quien al cielo escupe, en la cara le cae, Quien no gusta del vino, de Dios espera el castigo, Quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón, Quien sirve al altar, de el se ha de sustentar, Quien tiene padrinos, es quien se bautiza, Si para comer hurtas, poco pecaste, Tanta lluvia te lleves como te mereces , Virtud escondida, es de Dios preferida. Virtud ostentada, ni es virtud, ni es nada.

CONFIANZA/DESCONFIANZA

Dios aprieta pero no ahoga, Por hacer rico a mi yerno, por poco no fui al infierno, ¿Ves qué bueno es rezar? Mejor es callar

EXPERIENCIA

Amigos, hasta en el infierno, Líbrenos Dios de ira de muchachos, Nadie es profeta en su tierra, No se acuerda el cura de cuando fue sacristán, Quien no pasa por la calle de la Pasa, no se casa, Quien quita la causa, quita el pecado, Quien se guarda, Dios le guarda, Todos su cruz llevan, unos a rastras, otros a cuestas.

IRONÍA Y BURLA

Adorar al santo por la peana, Barriga llena alaba a Dios, De dinero y santidad, la mitad de la mitad, Fíate de la Virgen y no corras, La vida en la aldea, déla Dios a quien la desea, Ojo al Cristo, que es de plata, No desesperes de auxilio divino, ni de la mujer de tu vecino, Para el tiempo que he de estar en este convento, cágome dentro, Parece que te ha hecho la boca un fraile, Putas en caresma, mal comen pero bien rezan, Quien poco sabe, presto reza, Si en el sexto no hay remisoria ¿quién va a la gloria?, ¿Virgo la llevas y con leche? Plegue a Dios que te aproveche.

Textos consultados

- Refranero del Marqués de Santillana.

- Novelas y Cuentos. E.M.E.S.A., Madrid, l980.

- Refranero español. Juan Manuel Oliver, Ed. Deana, 1983.

- La Celestina. Fernando de Rojas, Bruguera S.A., l978.

- Novelas Ejemplares. Miguel de Cervantes, Cátedra, Letras Hispánicas, l982.

- La puce a l`oreille - Anthologie de expressions populaires et leurs origines. Claude Duneton- Stock, 1973.

- La langue de Rabelais. Chanoine A.D. Poirier (Extrait de la revue "Le Francais dans le monde", Avril 1944).

(*) Este trabajo había sido publicado con anterioridad en Álvarez Martínez, Mª Á. (ed.), Actas del Congreso de la Sociedad Española de Lingüística. XX Aniversario, 2 vols. Madrid, Gredos, 1990, pp. 769-786.

© Dolores Soler-Espiauba, 2001.

El URL de este documento es <http://www.ub.es/filhis/culturele/religion.html


Secci¤n

© 2001
Facultat de Filologia
Universitat de Barcelona

Cultura e Intercultura en la enseñanza del español como lengua extranjera
se empezó a publicar como un monográfico de la revista Espéculo: http://www.ucm.es/info/especulo/ele/