La clase es un tango

Ivonne Lerner (ivoyar@netvision.net.il)
Instituto Cervantes de Tel-Aviv


ÍNDICE

I. Introducción: lengua y cultura
II. La música en la cultura
III. Origen y evolución del tango
IV. Características de las letras de tango
V. La lengua de las letras de tango
VI. Relevancia lingüística del tango en la clase de E/LE
VII. ¿Por qué música en la clase de lenguas extranjeras?
VIII. El tango en la clase de E/LE o cómo transformar la clase en un tango. Actividades prácticas

IX. Bibliografía

 
 
 
   
  
I. Introducción: lengua y cultura

La inclusión de la cultura en los cursos de lenguas extranjeras no es algo novedoso. 

En el pasado también se enseñaba la cultura pero se esperaba que el alumno alcanzara un buen dominio de la lengua para poder acceder a aquélla. Eran los llamados cursos de Cultura y Civilización para los estudiantes de niveles avanzados, en los que se enseñaban contenidos de  la cultura legitimada y prestigiosa.  Era la cultura con ´C´, o con ´K´ si se prefiere.  Sin embargo, en los ultimos años estamos siendo testigos de la paulatina incorporación de la cultura de todo el mundo hispanoamericano al ámbito de la enseñanza de español lengua extranjera desde los primeros niveles; y ya no se trata sólo de la ´C´ultura sino de la ´c´ultura también.  Este proceso se evidencia en el trabajo diario de los profesores, en los manuales, así como en algunos foros de debate académico, como lo prueba el VII Congreso de ASELE, desarrollado en Almagro en 1996, dedicado a la relación entre lengua y cultura en la enseñanza de E/LE.  Este concepto de ´c´ultura comprende tanto manifestaciones de cultura popular (como la telenovela, las revistas del corazón, el bolero o el tango) como todos aquellos elementos de la cultura que acompañan a los actos del habla (por ejemplo, las convenciones relacionadas a los gestos, saludos, distancia corporal, etc.).  En este trabajo me voy a centrar en el tango como una manifestación de cultura y lengua popular rioplatense y en su potencial de explotación para la clase de español.

El creciente interés y preocupación por la inclusión de la cultura desde los primeros niveles se deben a que tanto docentes como investigadores han tomado conciencia de que lengua y cultura son indisociables, y que detrás de una lengua se esconde todo un mundo real de ideas y de cultura tan necesario como el de los actos (Montesa y Garrido: 1994).  Esta toma de conciencia está íntimamente relacionada con el cambio de énfasis que ha experimentado la enseñanza-aprendizaje de lenguas extranjeras: hoy en día enseñar una lengua extranjera es ayudar a que los alumnos desarrollen su competencia comunicativa, donde uno de los componentes es el sociocultural.  Como M. de Greve y F. Van Passel (1971: 173) sostienen: ¨la propia enseñanza lingüística contiene ipso facto una enseñanza cultural, puesto que en su condición de fenómeno, la lengua representa en esencia uno de los principales aspectos de la cultura de una comunidad¨ (en Carcedo González, 1998, pp. 165).

Todo lo antedicho me lleva a sostener que es imprescindible integrar los contenidos culturales a las actividades diarias de clase, intentando enlazar lo cultural y lo lingüístico, de modo que un componente refuerce al otro; y también tratando de relacionar las manifestaciones culturales de distintas áreas (literatura, pintura, música, cine, teatro, danza, etc.) para que el alumno construya una suerte de mapa cognitivo al que podrá ir integrando elementos nuevos.
 

II. La música en la cultura

Se puede afirmar que no existe una sociedad humana sin música o sin poesía. Colocadas juntas, ambas constituyen una fuerza poderosa para la cohesión cultural y paral la identidad (Murphey, 1992).  En el mundo contemporáneo es difícil escapar a la presencia de la música: ésta se encuentra en todas partes conformando nuestro entorno cultural.  Como sostiene Santos Asensi, la música ¨es mucho más que una manifestación artística, es un fenómeno cultural que no conoce fronteras y que actúa, por una parte, como reflejo de nuestras actitudes y convicciones personales, y por otra, como espejo de la manera de sentir y relacionarse de una sociedad en una época determinada¨ (1998: 129). En tanto producto cultural  ¨(...) la música, al dirigirse a cada hombre en especial, se convierte automáticamente en un hecho social a través de la simple adición de casos particulares.  Pero además de ser (...) una actividad social y colectiva por excelencia, la música, arte temporal y basado como tal en la repetición (...) multiplica paradójicamente el número de sus adeptos y los convierte en elementos de un conjunto social (...)¨ (Devoto, 1977: 20).
 

¿Otra vez el tango?

Por  motivos no del todo claros se puede afirmar que el tango nuevamente está cobrando popularidad, no sólo en su lugar de origen, Argentina, sino también en Europa e Israel.  ¿Cómo explicar esto? Se puede sostener que este fenómeno tal vez responda a una estética finisecular que consiste en una mescolanza genérica, en una ruptura del purismo creativo y la reivindicación de lo popular- ya sea melodrama, telenovela, bolero o tango - que resucitan mediante la tecnología de los noventa tradiciones siempre vigentes pero hasta ahora despreciadas por los intelectuales y la crítica universitaria, por su elementalidad y su predilección plebeya (Chávez Cortés, 1994).   La recotización de estas producciones culturales probablemente obedezca a la globalización que uniformiza gustos y productos, a la apropiación de tales productos por consumidores prestigiosos, y a un despertar de la crítica erudita hacia manifestaciones populares, tal vez para abrir campos hasta ahora no investigados.

Por otra parte, recientemente el tango ha sido motivo de varias creaciones artísticas  que trascienden a veces el mundo de la música popular y la danza: en el cine, con la película de Carlos Saura; en uno de los últimos discos del pianista y director de música clásica Daniel Baremboim, titulado Tango; en Mireya, la última novela de la escritora argentina radicada en París, Alicia Dujovne Ortiz, incluso Julio Iglesias recientemente ha grabado su versión de los tangos más famosos. 

¿Qué es el tango?

La etimología del término es incierta, probablemente se remonta al verbo latino tangere, que significa ´tocar´.  La edición de 1970 del Diccionario de la Real Academia presenta para la entrada tango la definición de: ¨fiesta y baile de negros o de gente del pueblo en América¨.   En su edición de 1992 el RAE afortunadamente añade a la definición anterior, la de ¨Baile difundido internacionalmente de pareja enlazada.  Forma musical binaria y compás de 2x4./  Música de este baile y letra con que se canta¨. 

Dejando de lado las fuentes lexicográficas se puede aventurar una definición diciendo que el tango es una poesía realista cantable cuya letra es una expresión de arte popular; o  como dijo Enrique Santos Discépolo, uno de los letristas de tango más renombrados,  ¨el tango es un pensamiento triste que se baila¨.   Por su parte, Dujovne Ortiz en su reciente novela Mireya habla de ¨ese animal fabuloso llamado tango: mundo de dos cabezas y cuatro patas lánguidas o imperiosas, que sólo vive mientras dura la música y muere asesinado por el chan-chan final¨ (1998: 102).
 

III. Origen y evolución del tango

Para comprender el origen y la evolución del tango hay que tener en cuenta la estrecha relación que existe en América Latina (así como en otras latitudes) entre la expresión musical y las clases sociales, y a partir de esto considerar sobre qué basamento musical surge el tango.   Este basamento está formado por cuatro capas correspondiendo cada una de ellas a una etapa histórica diferente.  De esta manera contamos con un primer elemento indígena, sobre el que se implanta el aporte de los conquistadores y colonizadores hispánicos; un tercer elemento africano que fue llegando durante la colonia y, por último, un elemento europeo que se agrega cuando las nuevas naciones abrieron las puertas a la inmigración.  Estos cuatro aportes sucesivos que conceden a la música latinoamericana una riqueza singular, están distribuidos de manera desigual a lo largo del continente americano (Devoto, 1993).  Me ocuparé del último aporte, que es el que corresponde a la época del surgimiento del tango.

El camino recorrido por el tango recuerda los itinerarios recorridos por otros bailes y músicas latinoamericanas, como es el caso de la samba de Brasil.  El origen del tango se encuentra en la zona marginal de los arrabales y el contenido de sus primeras canciones era marcadamente pornográfico.   Algunos estudiosos ubican su origen en los prostíbulos, mientras que otros, en el patio de los conventillos donde convivían inmigrantes, negros, y otra gente de clase baja.  Se puede señalar una primera etapa llamada folklórica que va desde 1880 hasta 1895, caracterizada por la copla prostibularia (como el tango El queco -lunfardo de burdel- de 1885)  (Penas, 1998) y que era una expresión de trovadores anónimos que se transmitía oralmente y que se recreaba de forma continuada.   Todo esto contribuyó a su pronto ocultamiento, adjudicándole una condición deambulatoria y secreta, oral y olvidable (Ulla, 1967).  Es decir que desde sus inicios el tango atraviesa su período de música prohibida, ejecutándose en algunas casas de baile y muchas veces en prostíbulos.   En 1918 Pascual Contursi compone Mi noche triste, que es el primer tango con letra.   Paulatinamente el tango abandona el centro neurálgico de La Boca para poco a poco imponerse en los locales céntricos de Buenos Aires. Pero el lugar de consagración del tango es París adonde es llevado por bailarines, conjuntos y cantantes como Carlos Gardel.  Cuando el fervor tanguero de París se extiende por Europa, las familias de clase media alta y alta porteñas terminan aceptando lo que hasta ese momento era interpretado subrepticiamente por las niñas que tocaban el piano (ibid).  También, a fuerza de saber que París lo baila, los adinerados viajeros argentinos comienzan a tomar lecciones de tango en la academias que iban surgiendo en Buenos Aires. Estamos en la época de entreguerra, en pleno proceso de industrialización, urbanización y crecimiento de las ciudades. Los primeros letristas de tango aportan la visión de una ciudad -Buenos Aires- dividida en dos categorías infranqueables: el suburbio, representante del paraíso perdido, y el centro, símbolo de la perversión. 

La prematura muerte de Gardel en 1935 cierra un largo período del tango-canción que había comenzado en 1917.  La desaparición del ídolo y con él la del ensueño mágico del éxito internacional, puede relacionarse con la aparición de otra imagen, la de Juan Perón, que más allá de que usara en algunos discursos el lenguaje fraterno del tango (¨Ustedes han  tenido los mismos dolores y los mismos pensamientos que mi pobre vieja habrá sentido en estos días¨ (...)) (1), parece ofrecer las condiciones reales para posibilitar el ascenso económico popular (Ulla, 1967).

El tango alcanza su cúspide de popularidad en cuanto música, palabra y danza en la primera mitad de la década del  50.  Su vigor  le permite resistir las primeras embestidas de otros ritmos americanos, como el bolero, la guaracha y la conga (Romano, 1986).  1955 es un año clave para el destino nacional argentino, no sólo por la interrupción del sistema constitucional sino por su incidencia negativa en el desarrollo de la cultura nacional: se disgregan orquestas típicas nativas (entre ellas, las de tango y chamamé) y las grabadoras dejan de reimprimir los viejos éxitos de ayer.    Pero si por un lado el tango sufre un fuerte repliegue, por el otro, a partir de los 50 el sector de los escritores e intelectuales argentinos comienza a descubrir el tango canción y a revalorarlo, tal es el caso de Ernesto Sábato, de modo tal que puede sostenerse que la poesía argentina se revitaliza en su contacto con el tango (ibid).  Por su parte J. L. Borges en su libro El otro, el mismo, de 1964, incluye un bellísimo poema denominado ¨El tango¨.  En esta época para otros intelectuales el tango era una vergüenza, y debemos llegar a 1985 de la mano del exitoso espectáculo internacional Tango Argentino, para que nuevamente los argentinos viajeros se acerquen al tango.
 
 

IV. Características de las letras de tango
Las letras de tango conforman un patrimonio cultural que ha dejado huellas indelebles en el imaginario colectivo de los argentinos.  Este género se caracteriza por un alto grado de concentración dramática y un sesgo sentimental.  Casi todas las letras tienen una entonación apelativa, lo que da realce a ese carácter dramático.  Es común que en un tango se hable para confesar, amonestar, ordenar, rogar, etc.  Lo cual implica que asumen la palabra los propios protagonistas en monólogos o diálogos de perfil narrativo (Romano, 1994).  Si bien la mayoría de las letras de tango son de tono romántico, hay otras que muestran las situaciones vividas por el sector popular, su desesperanza y las consecuencias de las penurias económicas y la corrupción.  Según Penas, ¨las letras de tango han servido de punto de partida para un estudio sociológico de nuestra ciudad e incluso de la realidad socioeconómica del país¨ (1998: 187). 

En cuanto a los motivos más frecuentes en las letras de tango, Noemí Ulla señala:

La milonguera (o profesional del cabaret): es la mujer del suburbio que abandonó el barrio natal encandilada por ¨las luces del Centro¨ y que ahora, por su trabajo en el cabaret, ha adoptado un estilo de vida ´abacanado´.  Los letristas de tango critican la desubicación social de la milonguera, además de tener una visión de futuro nefasta para ella.

.La madre como representante de valores morales positivos.  La adhesión a la madre implica la adhesión a un pasado donde ella representaba la estabilidad y la protección.  La idealización de la madre se da en especial cuando el hombre o la mujer ha desandado el camino que aquélla le había trazado.  Hay que señalar la ausencia de la figura paterna en los tangos.

.El barrio: junto con la madre representan aquella infancia perdida y aquel pasado donde todo transcurría serenamente.  Con la transformación de la ciudad de Buenos Aires surgen poetas populares que reviven sus barrios ahora urbanizados.  También hay un lamento por la desaparición del malevaje considerado como lo auténtico del suburbio.  En suma, el barrio es fuente de dos tipos de motivaciones: la psicológica (barrio-infancia-bondad-amparo) y la social (centro-mayoría-competencia-ajenidad).

La exaltación del coraje: el guapo encarna el coraje y de ahí su prestigio, que mantiene por su destreza en la pelea y la sumisión de la mujer, que le pertenece como objeto y quien, muy a menudo, es motivo de duelos.  El guapo va perdiendo sus características originales en tanto empieza a frecuentar el cabaret, y la ciudad va desplazando al suburbio.

Traiciones y amuros: gran parte de las letras de tango hablan de mujeres que abandonan al hombre, a menudo pobre, por otro hombre, en general de clase alta, y el guapo se venga con la muerte de la traidora.

Finalmente, podemos ver la evolución y desarrollo de los motivos en las letras de tango si dividimos su evolución en dos etapas: de 1917 a  1935, y desde 1935 en adelante.
 
DE       1917       A      1935
A  PARTIR   DE  1935
  Reflejan la clase baja   Reflejan la clase media
  Abandono y traición   Desencuentro afectivo
  Mujer culpable, hombre afrentado   Ambos pueden ser culpables
  Espacio: cotorros y bulines   La calle, la casa, la playa, el mar
  La percanta, la mina o milonguera   La mujer querida
  El bacán, el malevo, el garabo, el gil, el mishé   El hombre
  Mujer caída o engañada
  Hombre que arrastra a la mujer al fango

 

V. La lengua de las letras de tango 
El tango es un  documento de interés testimonial lingüístico e histórico de indudable valor ya que es una especie de institución que ha servido para conservar el lunfardo.  Su característica más saliente es que es un lenguaje coloquial urbano plagado de lunfardismos.  En cuanto a sus fuentes se puede sostener que convergen en él: los derivados directa o indirectamente de la gauchesca, los payadores suburbanos, las letras de la zarzuela, los poemas lunfardescos, y el decisivo descubrimiento poético del suburbio por Evaristo Carriego (2)(Romano, 1996).  Así como los motivos de las letras sufrieron una evolución, el aspecto lingüístico también fue cambiando con el tiempo ya que se empiezan a emplear más imágenes literarias y aparece una mayor preocupación por la forma poética.  Al mismo tiempo que el tango empieza a reducir el lunfardo,  empieza a describir situaciones de clase media en un lenguaje más familiar a esta clase.  Por otro lado, años más tarde comienza la restricción en el lenguaje radiofónico y en las letras de tango, que obliga a los creadores a eliminar los lunfardismos (Ulla, 1967).

¿Qué es el lunfardo?

Es el argot originado en Buenos Aires a mediados del siglo XIX y que con innovaciones y modificaciones, forma parte del habla espontánea de buena parte de la población argentina.  Como todo argot, es un  fenómeno socio cultural típico de los grandes conglomerados urbanos.   El lunfardo se extiende al Uruguay, por lo que se podría considerar, en sentido amplio, un habla rioplatense (Teruggi, 1978).  El mundo del lunfardo, como el de todo argot, además de los neologismos que le son propios, está caracterizado por una serie de vicios y defectos del lenguaje (de pronunciación y de sintaxis).  Esencialmente los vocabularios argóticos están constituidos por sustantivos, adjetivos y verbos, o frases correspondientes, ya que ningún argot intenta reemplazar los artículos, pronombres, adverbios o las conjunciones.  Las voces y locuciones lunfardas son neologismos, es decir,  vocablos nuevos, acepciones nuevas de vocablos corrientes y voces extranjeras que recalan en el país con su significado original u otro novel (ibid).  Algunos lunfardismos amodo de ejemplo: laburar, del italiano /lavorare/ por trabajar; amurar, del genovés /amurrá/ por encallarse o del español /murar/ tapiar, que en lunfardo significa dejar plantado, traicionar.
 

VI. Relevancia lingüística del tango en la clase de E/LE

En mi opinión el tango es un documento lingüístico de mucho valor para la clase de E/LE en un nivel avanzado, que refleja una serie de elementos tanto lingüísticos como socioculturales.  En primer lugar, si partimos de la postura que pasando el nivel de principiantes es conveniente exponer a los alumnos a más de una variedad del español (obviamente sin pretender que dominen más de una, simplemente como información), el tango es una muestra excelente de la variedad dialectal rioplatense, con sus rasgos más salientes: el yeísmo, el voseo y el léxico. 

En segundo lugar, el lenguaje tanguero ha penetrado tanto la lengua oral como escrita, (literatura y periodismo), formando parte del complejo entramado lingüístico cultural de la Argentina y a menudo más allá de sus fronteras, demostrando que los textos son elásticos y que sus límites pueden ser ´redibujados´ por los hablantes o lectores.   Para citar sólo dos ejemplos: de la literatura, en la última novela del autor chileno L. Sepúlveda hay un capítulo llamado ¨Mano a mano¨, como el nombre del tango de Celedonio Flores; y del periodismo, en un artículo sobre Internet aparecido el suplemento Vía Libre del periódico argentino La Nación en febrero de este año, el periodista Diego Marinelli escribe como título: ¨Diálogos en la Red.  Romances, insultos y filosofía en el cambalache de la charla virtual¨, retomando el nombre del tango de Santos Discépolo, compuesto en 1935.   Para cualquier hablante o lector adulto del Como Sur estos dos títulos inmediatamente remiten a los tangos del mismo nombre con todo su contenido y su mundo de asociaciones porque, como sostiene D. Chandler, esencialmente cada texto está informado por otros textos que el lector ha leido y por el contexto cultural del lector.   En este caso se observa cómo la intertextualidad está reflejada en la fluidez de los límites entre los géneros (en nuestro caso, música-canción- periodismo- literatura) y en el hecho de que los textos se aluden directamente unos a otros, que cada texto existe en una vasta sociedad de textos en varios géneros y medios, ya que ningún texto es una isla en sí mismo.  Pero, ¿qué pasa cuando el lector adulto, con una buena competencia lingüística, es un estudiante extranjero para quien estas dos referencias pasan totalmente desapercibidas o carecen de significado?  Aquí entra el papel del profesor como mediador lingüístico-cultural entre el alumno y los textos. 
 

VII. ¿Por qué música en la clase de lenguas extranjeras?
Como ya se ha mencionado anteriormente, la música está en todas partes y los estudiantes tienen no sólo sus propias experiencias y contactos con ella, sino que han desarrollado sus propios gustos y preferencias musicales (Murphey, 1992).  Este hecho representa un recurso sumamente rico para ser aprovechado en la clase de lengua extranjera,  más aún si se parte de un enfoque que tiende a reforzar el nexo entre lengua y cultura.   Es decir, los estudiantes ya cuentan con un bagaje valiosísimo de información, opiniones y sentimientos hacia la música, y, desde el punto de vista del profesor, es un recurso que está a su disposición y que suele ser muy motivante tanto para él como  para los estudiantes.  Pero no hay que confundirse: el mero hecho de hacer escuchar canciones a los alumnos no va a mejorar su capacidad de comunicarse en la lengua extranjera.  Del profesor dependerá cómo manipular este material de la mejor manera posible, así como ocurre con otros recursos como la literatura, el vídeo o la internet, que por sí solos no son recetas mágicas.  Por otro lado, no hay que pensar que las canciones son un relleno para los últimos minutos de la clase, porque de esta manera estamos desvirtuando este material. 

 Las canciones pueden ser un nexo entre la experiencia placentera de cantar y/o escuchar canciones y el proceso de aprendizaje que, suele tener sus bemoles.  En última instancia, el objetivo de usar música en la clase es reforzar y estimular la comunicación en la clase a partir de un material considerado material cultural.   Por otro lado, considerando que la música es una experiencia tanto individual como grupal, intentaremnos reforzar la capacidad de unión que aporta la música y de este modo, ayudar al clima de la clase.  En síntesis, al pensar en las posibilidades de usar canciones en el aula, conviene reflexionar qué es lo que hacemos cada uno de nosotros en la vida cotidiana con la música y así, tratar de llevar esas prácticas a la clase.
 

¿Cuál es el potencial didáctico de las canciones?

 1.  Las canciones pueden activar los mecanismos de memoria y repetición, necesarios en el aprendizaje de una lengua extranjera;
 2.  Las canciones en general usan un lenguaje simple, coloquial con muchas repeticiones, que es exactamente lo que muchos profesores buscan en los textos de lectura para la clase; el hecho de tener una carga afectiva hace que las canciones sean más motivadoras que un simple texto.  Algunas canciones pueden ser complejas en lo sintáctico, léxico o poético; en este caso deberán ser tratadas y analizadas de la misma manera que otros textos literarios;
 3.  Las canciones son un material auténtico; son textos breves y con unidad en sí mismos, fácilmente llevables a la clase, que despiertan a menudo más interés y motivación que otro tipo de textos. 
 4.  La música y las canciones no son realmente una de las categorías de estudio en un curso de lengua extranjera (como la gramática, el vocabulario, la composición, la lectura, la comprensión auditiva, la conversación, etc.), pero pueden ser el contenido de cualquiera de las categorías mencionadas y podemos concentrarnos en una o varias de ellas al usar canciones en el aula.
 5.  Para finalizar, agregaría que las canciones son portadoras de mucha información lingüística, cultural, histórica, social, a veces son incluso representantes de una época determinada, que de otro modo sería muy difícil de explicar a nuestros alumnos de lengua y cultura extranjeras. 
 

VIII. El tango en la clase de E/LE o cómo transformar la clase en un tango

Como se ha mencionado anteriormente, el tango está cobrando (o recobrando) popularidad y cada vez más está formando parte del entorno cultural y musical de nuestros alumnos israelíes.   Por otro lado, los últimos libros y manuales de enseñanza de E/LE  atestiguan este fenónemo de renovada popularidad del género incluyéndolo de diversas maneras (en  de la Editorial Edelsa, Cumbre1 y Español sin Fronteras 2 de la Editorial SGEL, y  La vida es un tango de la Editorial Difusión, por sólo mencionar unos ejemplos).  Por todo esto considero que la clase de E/LE es el mejor ámbito para tomar un contacto más profundo con el tango siendo el profesor el mediador entre ese estímulo cultural y musical y los alumnos.  Se trata de darles a éstos algunas herramientas temáticas, lingüísticas e instrumentales  para poder abordar y apreciar el tango; y ,a su vez , mostrar a los alumnos la penetración de expresiones tangueras en el habla, periodismo y literatura en lengua española. 
 

Actividades prácticas 

· Pre-calentamiento
Antes de comenzar con el tema del tango en una clase de nivel intermedio-avanzado, vale la pena tomar en cuenta lo que los alumnos ya saben acerca de este género musical, considerando que ellos no son tabulas rasas que llegan a la clase sin conocimientos del mundo ni experiencias previas.  De este modo, partiendo de un acercamiento intuitivo, primero se les pedirá que anoten con qué asocian la palabra ´tango´.  Comparar en parejas y luego en el grupo grande.  Luego, pasando a una etapa más cognitiva,  se les pedirá que conversen con el compañero para recoger todo lo que saben acerca del tango.  Puesta en común grupal.

· Trabajo fuera de la clase
- Mitad de la clase deberá averiguar en la prensa escrita en hebreo y en español qué espectáculos de tango hay en Israel para esa semana y la próxima, comparando ambos medios para observar si la información se repite o hay diferencias.  Deberán elaborar una suerte de agenda que indique: 

Espectáculo          Intérprete           Lugar          Fecha          Hora           Precio 

Asimismo deberán averiguar sobre el aprendizaje del tango como baile:

Lugar            Día/s                Hora                Niveles              Profesor       Precio
 

- La otra mitad deberá buscar en las disquerías de sus respectivos barrios qué material de tango existe y deberá completar la siguiente ficha:

Nombre de la tienda:
Dirección:
¿Hay discos compactos?:         SI        NO
¿Hay cassettes de tango?:        SI        NO
¿En qué sección? 
¿Qué material has encontrado?  Completa el cuadro:

Grupo/Solista          Título del disco       Cassette   C D     Sello musical     Precio
 
 
 

¿Te ha llamado la atención alguno de estos discos?  ¿Por qué?
 

¿Te gustaría comprar alguno?  ¿Cuál?
 

· Siguiente clase
Cada subgrupo comparará la información recogida y se complementará lo que falte.
Puesta en común de los hallazgos de ambos grupos en el grupo grande.
 

A partir de ahora el docente tiene a su disposición una serie de actividades con las letras de tango.

 1.  Unir con flechas los siguientes títulos de tango con sus letras.  Para esto los alumnos tendrán que hacer una lectura ´por encima´, lo que en inglés se denomina skimmimg.  Tangos elegidos:
    a- ¨Malena¨
    b- ¨Sur¨
    c- ¨Cambalache¨
    d- ¨Mano a mano¨
    e- ¨Madame Ivonne¨

 2.  Distribución de los cinco tangos por pequeños grupos y lectura de las letras.  Con la lista de los motivos más comunes en las letras antes mencionados, tratar de identificarel o los motivos más salientes en dichos tangos.  Puesta en común grupal.

 3.  Elaboración, por grupos, de un glosario de los lunfardismos que aparezcan en los respectivos tangos, con ayuda de un diccionario y/o del docente, para después construir el glosario de la clase. 

4.  Se seleccionan dos de los cinco tangos: Cambalache y Mano a Mano, por representar el primero, la desesperación y el pesimismo con respecto al siglo XX, y el segundo, por narrar la  historia de la mujer pobre que abandona a su pareja por otro hombre más rico.  Antes de la audición, predecir qué tipo de música tendrán uno y otro.

 5.  Audición de los dos tangos. 

 6.  Expresar gustos y preferencias con respecto a ambos tangos (se puede dar a los alumnos vocabulario de la música junto con adjetivos calificativos para describir tipos de música). 

 7.  Nueva lectura de las letras.

 8.  Por grupos, reescribir ambos tangos eliminando los lunfardismos y en su lugar escribir palabras que ellos conocen. 

 9.  En grupos, los alumnos deberán elaborar y dramatizar una entrevista.  Opciones:  al hombre traicionado de Mano a mano, a la mujer que lo ha abandonado, o al compositor de Cambalache tratando de entender su visión del mundo. 
 
 

NOTAS

(1)  Discurso pronunciado en la Plaza de Mayo el 17 de octubre de 1945, en Noemí Ulla (1967:82).

(2)  Evaristo Carriego (1849-1906)  Poeta argentino que describe los hechos cotidianos de los barrios populares, demostrando su preocupación social.  Sus obras más famosas son Misas herejes (1908), La canción del barrio (1909) y El alma del suburbio (1913). 
 

IX. BIBLIOGRAFÍA

Carcedo González, A. (1998) ¨Cultura y patrones de comportamiento: su integración en la enseñanza de la lengua¨, en Celis, A. y Heredia, J.R. (Eds.) Lengua y cultura en la enseñanza de español a extranjeros, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, Cuenca, pp.165-173. 

Chandler, D. Semiotics for Beginners: Intertextuality, en http://argyroneta.com/s4b/sem09.html

Chávez Cortés, E.(1994) El bolero, Editorial Andrómeda, Buenos Aires. 

Devoto, D.  (1993)¨Expresiones musicales; sus relaciones y alcance en las clases sociales¨, en Aretz, I. (ed) América Latina en su música, Editorial Siglo XXI, México. 

Dujovne Ortiz, A. (1998) Mireya, Alfaguara, Buenos Aires.

Montesa, S. y A. Garrido (1994) ¨La literatura en la clase de lengua¨, en Montesa Peydró, S. y A. Garrido Moraga (Eds.) Español para extranjeros: didáctica e investigación, Actas del II Congreso Nacional de ASELE, Málaga. 

Morínigo, M. (1993) Diccionario del español de América , Editorial Anaya, Madrid.

Murphey, T.(1992) Music and Song, Oxford University Press, Oxford.

Penas, A. (1998) Recopilación para una sociología tanguera, Ediciones Corregidor, Buenos Aires.

Ramón y Rivera, L.F. (1993) ¨El artista popular¨, en Aretz, I. (ed.) América Latina en su música, Editorial Siglo XXI, México.

Romano, E. (1986) Las letras de tango, Editorial Fundación Ross, Rosario.

Santos Asensi, J.(1994) ¨Lo que hay que oír¨, en Materiales, Oficina de Educación, Consulado General de España, San Francisco, septiembre-octubre.

-     (1996) ¨Música española contemporánea en el aula de español¨, en Rueda y otros (eds.) Actuales tendencias en la enseñanza del español como lengua extranjera II, Universidad de León, León, pp. 367-378.

     -     (1997) ¨Música, maestro ...  Trabajando con música y canciones en el aula de español¨, Carabela, 41, pp.129-152.

Teruggi, M.(1978) Panorama del lunfardo, Editorial Sudamericana, Buenos Aires. 

Ulla, N.(1967) Tango, rebelión y nostalgia, C.E.A.L., Buenos Aires.
 
 
 

© Ivonne Lerner, 2000.

El URL de este documento es <http://www.ub.es/filhis/culturele/tangoLerner.html


SecciOn

© 2001
Facultat de Filologia
Universitat de Barcelona

Cultura e Intercultura en la enseñanza del español como lengua extranjera
se empezó a publicar como un monográfico de la revista Espéculo: http://www.ucm.es/info/especulo/ele/