Culturas latinas en Estados Unidos

Antonio Torres (torres@ub.edu)
Universidad de Barcelona


 
 
 
   
  

"Crisis de identidad
se nos achaca
a la segunda generación
Crisis de identidad
Cómo puede hablarse
de una crisis
si nunca
tuvimos
una
identidad"

(José Oliver, hijo de emigrantes españoles en Alemania)

"Nosotros los latinos de los Estados Unidos hemos decidido adoptar conscientemente como rúbrica cultural una identidad ambigua y laberíntica, y lo que resulta irónico es que por la necesidad de reinventar nuestra propia imagen parece que disfrutamos plenamente nuestras transacciones culturales con el entorno anglosajón, por étnicamente heterogéneas que sean. La resistencia al entorno de habla inglesa se ha visto remplazada por los conceptos de transcreación y transculturación: existir en constante confusión, ser un híbrido, en cambio permanente, eternamente dividido, a la manera del doctor Jekyll y míster Hyde: un poquito como los anglosajones y un poquito en forma distinta."

(Ilán Stavans)

DIVERSIDAD HISPÁNICA

El español, lengua mestiza, idioma de vastas resonancias, es uno y diverso. "La lengua, nuestra lengua █escribe Pablo Juárez Morena█, está asentada en territorios lingüísticos donde convive con otras lenguas peninsulares y americanas, por lo que debemos partir del hecho de que nuestra cultura es plural y políglota" (1). Existe unidad en la variedad, hermandad lingüística que se expresa con acentos distintos; como distintas son las comunidades que repiten su eco. A menudo, el aprendiz de E/LE ha escuchado a hispanohablantes de varios países o regiones, y se ha percatado de algunas diferencias. Se plantea al profesor, por ello, el eterno problema de cuál es el español que debe enseñarse y, junto a este, el de cómo introducir en el aula las expresiones culturales que conforman nuestro común acervo. Como atinadamente señala Isabel Iglesias Casal, "la cultura se comparte diferencialmente, es decir, las personas que constituyen una cultura no la viven todas de la misma forma" (2). Por ello, ningún género de miopía, ningún aparatoso prejuicio, debe llevar a transmitir al alumno una falsa idea de uniformidad; nuestra cultura se sustenta sobre múltiples pilares, que interactúan a la vez.

CRISOL MESIÁNICO. FRAGMENTACIÓN. ASIMILACIÓN

Algo queda todavía del sueño americano. Estados Unidos mantiene en su proyección mítica la imagen de tierra de promisión donde los diversos componentes poblacionales entran en un precipitado al que aportan algunas de sus particularidades y, a la vez, contribuyen a la consolidación de un hecho original y específico. Como lo explica Antonello Gerbi,

el mesianismo del melting-pot, el crisol de Dios en que se funden y se refinan todas las razas de Europa y del cual debería salir una humanidad nueva y perfecta, ha sido uno de los mitos nacionales [...]. Y, sin embargo, era un mito cruel, porque tendía a hacer olvidar lo penoso y costoso que era ese proceso de fusión, █costoso por sacrificar los valores propios de los pueblos arrojados en el crisol. Los primeros contactos entre pueblos distintos, de civilización igual o desigual, son de ordinario mortales para uno al menos de los elementos que se ponen en contacto. Los indios americanos lo aprendieron desde el momento en que llegaron los europeos. Pero en todos los tiempos, en todas las partes del mundo, innumerables tragedias, físicas o espirituales, se padecieron en el curso de ese proceso que los antropólogos han encubierto con el eufemismo de transculturación. La asimilación de los inmigrantes europeos a los Estados Unidos pasó por una primera fase de exacerbado acrecentamiento de las tensiones nacionales y raciales [...], para llegar a una segunda fase, más duradera, de animosidad del "naturalizado", o más a menudo de sus hijos, hacia la patria de origen y sus valores tradicionales.

En lugar de constituir un vínculo entre las antiguas naciones europeas y la patria adoptiva, los inmigrados se han mimetizado al nuevo ambiente, han exaltado con celo de neófitos sus máximas y sus motivos de vanagloria para ser "más americanos que los americanos", y han renegado y abjurado del Viejo Mundo (3).

Sin embargo, se observa a menudo que el pretendido melting-pot, la idea de e pluribus unum, no es sino una máscara que esconde el difícil engranaje de la diversidad, con el riesgo consiguiente, a menos que cambien las percepciones en torno a las "minorías étnicas", de segmentación social. Resultan preocupantes los atisbos de intolerancia entre la mayoría blanca hacia los otros componentes del "mosaico", como también los estereotipos negativos que circulan entre los diversos grupos minoritarios █afronorteamericanos, latinos, asiáticos, etc.█ hacia los demás.

No es de extrañar que en Estados Unidos se haya labrado una lucha étnico-cultural en la que los latinos han constituido un elemento preponderante. Esai Morales, actor puertorriqueño nacido en Brooklyn, Nueva York, en 1962, al que hemos tenido ocasión de ver en películas como "La Bamba" (1987), de Luis Valdez, "My Family" (1995), de Gregory Nava, o "Death in Granada" (1997), de Marcos Zurinaga, afirma que "faltan proyectos con calidad que tengan que ver con latinos o que utilicen a latinos como personas normales. Y a los anglosajones no les interesa que avancemos, por eso intentan enterrar la lengua española [...]. Lucho porque [sic] el español no muera" (4).

Pero esta lucha de unos a veces se neutraliza porque los que podrían sumarse a ella se saben el locus de la intersección de dos mundos que no desean separar. La escritora cubana Lourdes Casal, que vivió durante veinte años en los Estados Unidos, expresa en el poema que se reproduce a continuación un sentido de doble nacionalidad al identificarse con Nueva York como su casa y La Habana como su cuna:

Nueva York es mi casa.
Soy ferozmente leal a esta adquirida patria chica.
Por Nueva York soy extranjera ya en cualquier otra parte.
Pero Nueva York no fue la ciudad de mi infancia,
no fue aquí que adquirí las primeras certidumbres,
no está aquí el rincón de mi primera caída
ni el silbido lacerante que marcaba las noches.
Por eso siempre permaneceré al margen,
una extraña entre estas piedras,
aun bajo el sol amable de este día de verano,
como ya para siempre permaneceré extranjera,
aun cuando regrese a la ciudad de mi infancia.
Cargo esta marginalidad inmune a todos los retornos,
demasiado habanera para ser neoyorkina,
demasiado neoyorkina para ser,
█aun volver a ser█
cualquier otra cosa (5). 

En este escenario, el latino se enfrenta a la naturaleza de su "yo" y, en un grado difícil de esclarecer, acepta (o rechaza) al anglosajón y su cultura dominante y crea un patrón de "hibrideces" que, de alguna forma, se expande por el resto del Orbe Hispánico, sobre todo por Hispanoamérica, pues, "debido al dinero y atención que se dedica a los medios hispánicos en este país [Estados Unidos] (6), la gente de Caracas, Venezuela [¿?] o Santiago de Chile que ve televisión en español transmitida desde los Estados Unidos por canales de cable están [sic] empezando a usar los mismos barbarismos, transformando el idioma español en sus propios países" (7). El mimetismo afecta también a la imagen personal o a la forma de ver el mundo. Pero el anglosajón no queda indemne ante las nuevas generaciones hispánicas, y se produce lo que Ilán Stavans denomina "hispanización de los Estados Unidos" y "anglosajonización de los hispánicos" (op. cit., pág. 21). En esta encrucijada límbica, donde el "yo soy" encuentra al "I am",

muchos de nosotros los latinos ya tenemos un aspecto yanqui; sea debido a un esfuerzo consciente por parecer gringos o simplemente porque nos absorben su moda y sus costumbres. Y lo más asombroso es que los anglosajones están comenzando a parecerse a nosotros, enamorados como están de nuestro colorido y ritmos tropicales, de nuestra doliente Frida Kahlo, de nuestro legendario Ernesto Che Guevara (op. cit., págs. 20-21).

HISPANIC OR LATINO? / ¿HISPANO O LATINO?

A la hora de presentar al alumno de E/LE los rasgos de nuestra cultura en el Nuevo Mundo se plantean problemas teóricos. De la misma manera que no podemos tratar del "español de América" como de un bloque unitario y sin fisuras, es imposible postular la entidad autónoma de un "español estadounidense" o "de Estados Unidos": "cinco siglos de historia han configurado la presencia del español en Estados Unidos █escribe Francisco Moreno Fernández█. En ella han concurrido unas circunstancias demográficas, sociológicas y culturales que han dado a la lengua una complejidad dialectal y sociolingüística que rara vez se ha podido hallar en los amplios dominios hispánicos" (8); no existe un "ideal de lengua" compartido. Como nos recuerda Humberto López Morales, "hispano es un término étnico, no lingüístico, y no es nada segura la identidad entre ellos: hay hispanos que no hablan su supuesta lengua materna, y otros (cuyas cifras desconocemos) que son semihablantes en esta lengua" (9). Precisamente, la variada gama de realidades que recubre el concepto crea confusión sobre la naturaleza de ese contingente: "the label Hispanic obscures the enormous diversity among people who come (or whose forebears came) from two dozen countries and whose ancestry ranges from pure Spanish to mixtures of Spanish blood with Native American, African, German, and Italian, to name a few hybrids" (10). Por esta razón, aunque con el tiempo "the differences may merge into a shared Latino identity", por el momento "it makes more sense to speak of Hispanics not as one ethnic group but as many" (ibidem). Lo hispánico en aquel país, para esta autora, no responde a otras generalizaciones que a aquellas que apunten a su carácter heterogéneo, calidoscópico, inestable.

Más nos cuesta comprenderlo desde nuestras coordenadas espacio-temporales por los filtros con que nos llega una realidad lejana █siempre, además, muy parcelada█ y, por otro lado, debido a nuestra resistencia a aceptar con naturalidad que los hispanohablantes de Europa no constituimos sino "una provincia del idioma", en palabras de Antonio Muñoz Molina, quien se sorprende ante tantas hablas españolas que se cruzan en Nueva York, en medio de tantas hablas del mundo, y de la deslumbrante agilidad con que determinadas personas saltan del español al inglés y del inglés al español, "sembrando cada uno con palabras del otro, contagiándole su música con una desenvoltura y un descaro que resaltan la belleza de los dos idiomas" (11). 

No todo, sin embargo, se queda en hispano o hispanic. Los conceptos se multiplican, y las referencias cruzadas a latino, chicano, americano, hispano, mexicoamericano, cubanoamericano y otras, nos desorientan. Desde luego, americano no debería usarse como sinónimo de estadounidense y, en consecuencia, pierden propiedad las designaciones al estilo de mexicoamericano o mexicanoamericano, aunque es cierto que apuntan a una asimilación a la sociedad angloamericana; es preferible el término neutro y objetivo mexicanoestadounidense.

En sentido estricto, e histórico, se habla de hispano por oposición, principalmente, a anglo, pero en los últimos lustros las palabras hispano (o hispánico) y latino se han revestido de notables connotaciones, y han sido y siguen siendo motivo de disputa. Ilán Stavans intenta darle forma a una distinción del "oído perspicaz" que, al cabo, no resulta excesivamente clara: "la primera [hispano], preferida por los conservadores, se utiliza al hablar de demografía, educación, desarrollo humano, drogas y salud; la segunda denominación [latino], en cambio, es la que prefieren los liberales, y frecuentemente se aplica a artistas, músicos y estrellas de cine" (op. cit., pág. 41). Eso por una parte; por otra, solo en las últimas décadas los latinos y, específicamente, los estudiantes latinos, han adquirido conciencia de "minoría grupal": un conjunto █con grandes diferencias, por supuesto█ que se refleja en el paso de los nacionalismos culturales █chicano, nuyorican, cubano█ al campo general de los "estudios latinos" en el sistema universitario de los Estados Unidos, impulsado en los últimos años, y en constante transformación en paralelo a las dinámicas comunidades latinas del país. Lo explica Frances R. Aparicio, profesora de español y estudios latinos en la Universidad de Michigan en Ann Arbor: 

el campo, según se forja día a día, se caracteriza precisamente por las tensiones dialécticas entre los nacionalismos hegemónicos de cada grupo y la necesidad estratégica de forjar una identidad colectiva, lo que llamamos "latinidad" o "latinismo". El campo de "estudios latinos" es, pues, la rúbrica que se ha utilizado para construir este espacio alternativo y oposicional dentro del mundo académico. Se constituye por la suma de los estudios chicanos, puertorriqueños y cubano-americanos, como por los estudios más recientes sobre la diversificación y redistribución de la población latinoamericana dentro de los Estados Unidos. Los dominicanos, los colombianos y los centroamericanos, el grupo de mayor tasa de crecimiento demográfico desde la década de los 80, [se] añaden a la complejidad del sector latinoamericano y caribeño en los Estados Unidos. Los dominicanos y colombianos han transformado los paradigmas de identidad de los puertorriqueños en el este, al igual que los centroamericanos han afectado [a] la hegemonía de los chicanos en California (12). 

Un buen ejercicio en este punto consistiría en la lectura y el comentario de las definiciones de hispanics, hispano, mexican, mexican-american, chicano y latino, entre otras voces, que se ofrecen en "Are Chicanos the same as Mexicans?", <http://ns3.azteca.net/aztec/chicano.html>, en el repaso de hispano y otros derivados de Hispania que aparecen en Camilo José Cela, Diccionario geográfico popular de España. I. Introducción a la dictadología tópica. España, Madrid, NOESIS, 1998, págs. 136-138, así como en el análisis crítico del uso que de todos esos términos se hace en los diccionarios de español, los libros y los medios de comunicación.

PODER HISPANO

Estamos acostumbrados últimamente a convivir con el Latin power, desde nombres como los de Gloria Estefan, Jennifer López, Ricky Martin o el mismo Enrique Iglesias, entre otros muchos, hasta la discusión permanente, en todos los medios, sobre el futuro del español en Estados Unidos y el carácter "tolerable" o "pernicioso" del spanglish. Y eso es algo que, con todo lo que lleva asociado, el estudiante de E/LE debe conocer. A ello ayudan las nuevas tecnologías, que acercan, vía Internet, a cualquier lugar del mundo en que se encuentren profesor y estudiantes, revistas como El Andar  <http://www.elandar.com>, Urban Latino <http://www.urbanlatino.com>, Hispanic Magazine <http://www.hisp.com/hispmag1.html>, Vanidades <http://www.vanidades.com>, Latina <http://www.latina.com>, Latingirl <http://www.latingirlmag.com>, La Vitrina (A Showcase of Mexican Arts in New York) <http://www.lavitrina.com>; publicaciones semanales como el bilingüe La Raza <http://www.laraza.com>, de Chicago, y mensuales, como Dos Mundos / Two Worlds <http://www.dosmundos.com>, de Kansas City; periódicos como El Nuevo Herald de Miami <http://www.elherald.com>, con una tirada que supera los 100.000 ejemplares, La Opinión de Los Ángeles <http://www.laopinion.com>, con casi medio millón de lectores diarios (13); websites de los cantantes de moda, que incluyen la relación de sus discos y las letras de sus canciones (véanse, a título de ejemplo, las de Christina Aguilera <http://www.christina-aguilera.com>, Marc Anthony <http://www.marc-anthony.com/main.htm>, Suzanne Vega <http://www.vega.net> y Jon Secada <http://www.almetco.com/secada/jon-1.html>, entre las infinitas que están a ellos dedicadas); y lugares en la Red de interés hispánico general como La Página del Idioma Español <http://www.el-castellano.com>.

<http://www.latina.com>

  MODALIDADES DE ESPAÑOL EN ESTADOS UNIDOS

Se pueden distinguir en Estados Unidos cuatro regiones o zonas dialectales hispánicas: el Suroeste, con predominio de población mexicana, donde confluyen restos de español patrimonial con el de las modernas inmigraciones; Florida, con mayoría cubana; el Noreste, con predominio de puertorriqueños, dominicanos y cubanos, aunque en esta zona █la más heterogénea█ están representadas todas las procedencias hispanoamericanas; y, finalmente, Chicago, con grupos de mexicanos y puertorriqueños. En definitiva, cuatro territorios y tres grandes dialectos: mexicano (más del 60%), puertorriqueño (más del 12%) y cubano (más del 5%). Junto a ellos, hallamos dos variedades en proceso de extinción: el judeoespañol, y el isleño de la Luisiana. Resulta evidente que el mantenimiento de la lengua española en Norteamérica se apoya en el continuo fluir de inmigrantes que la hablan; si este se detiene, la sustitución lingüística se acelerará (14).

LITERATURA HISPÁNICA

Un numeroso grupo de escritores hispanoamericanos está afincado en Estados Unidos. Citemos a la chilena Isabel Allende (15), a la mexicana Laura Esquivel, al hondureño Roberto Quesada o al argentino Tomás Eloy Martínez. Muchos latinos, sin embargo, escriben en inglés, aun cuando sus obras tengan un trasfondo hispano. Es el caso de Cristina Garcia █autora de Dreaming in Cuban (1992) y de The Agüero Sisters (1997)█, o de Óscar Hijuelos, nacido en Estados Unidos pero hijo █como la anterior█ de cubanos, en cuya novela The Mambo Kings Play Songs of Love (1989), premio Pulitzer 1990, traducida al español como Los reyes del mambo tocan canciones de amor, nos introduce, de la mano de dos músicos habaneros que se trasladan a "la Yuma", en la fiebre del mambo que se despertó en los años 50 en Nueva York. El dominicano Junot Díaz publicó en 1996 un conjunto de relatos con el título de Drown, vertido al español como Los Boys (16), que nos transporta desde la república caribeña hasta Nueva Jersey. Y la también dominicana Julia Álvarez plantea la biculturalidad de las cuatro hermanas García de la Torre █que dejan, aún niñas, la República Dominicana para iniciar, junto a sus padres, una nueva vida en Nueva York█ en las novelas How the Garcia Girls Lost Their Accents (1991) (De cómo las chicas García perdieron su acento) y Yo! (1997).

CULTURA DE FRONTERA: "BILINGUAL BLUES"

Detengámonos ahora en las manifestaciones lingüístico-literarias del grupo hispánico más nutrido y con más hondas raíces en suelo norteamericano, los chicanos. Como es sabido, por el Tratado de Guadalupe Hidalgo (1848), que puso fin a la guerra entre Estados Unidos y México, este país perdió la mitad de su territorio, y casi todos los 80.000 mexicanos que vivían en esa zona se convirtieron más adelante en ciudadanos estadounidenses.

<http://www.library.csi.cuny.edu/westweb/pages/chicanopg.html>

A partir de la segunda generación de chicanos aparece ya el inglés █aunque no de modo absoluto█ en sus escritos. Su incorporación lingüística y cultural a la sociedad anglosajona es acusada, y los inmigrantes, cuyo flujo no se detiene, siguen el mismo proceso. Lo narra Mary Helen Ponce en su obra Hoyt Street: An Autobiography (1993) (Calle Hoyt: recuerdos de una juventud chicana, Anchor Books, 1995), una autobiografía concebida a la vez como una historia colectiva. En los años veinte, los padres de Mary Helen, mexicanos pobres, se instalaron en Pacoima, pueblo del noreste de Los Ángeles. Muy tempranamente, la pequeña niña chicana experimentará en la escuela el peso de la asimilación y del conflicto interior que esta provoca:

En la escuela [...] nos sentíamos como ciudadanos de segunda calidad, debido a nuestras costumbres raras, nuestros nombres difíciles de pronunciar y nuestro inglés imperfecto. En la escuela nos repetían constantemente: "Hablen inglés, sólo inglés". "Ya no están en México". [...] Vivíamos en dos mundos: el del barrio lleno de seguridad, consuelo y aceptación, y el Otro, el de las instituciones tales como la escuela, que se empeñaban en higienizarnos, americanizarnos y despiojarnos por lo menos una vez al año (págs. 171-172).

En la década de los sesenta emerge el movimiento chicano, cuya ideología se sustenta sobre el país mítico de Aztlán como depositario de las raíces comunes, y sobre el concepto de La Raza, colectivo, antiindividualista, como elemento de unión, como respuesta a esa obsesiva búsqueda de identidad. Aztlán es el lugar legendario de origen de los aztecas, del que salieron para establecerse en el valle de México, y al que regresan posteriormente los chicanos en el final del ciclo. Como explica Marcelino C. Peñuelas,

dicha región sería entonces la "tierra prometida" de los chicanos de donde salió en tiempos inmemoriales una rama de sus antepasados y a donde han ido regresando desde los tiempos de la colonización española. El éxodo de los chicanos desde México a las tierras del norte significa, de acuerdo con la leyenda de Aztlán, un regreso mítico a los orígenes. El nacionalismo chicano que se basa en la afirmación de la raza, la cultura, la lengua y el lugar geográfico propio, cobra así legitimidad en la conciencia de los chicanos, dándoles estímulo y fuerzas para unirse y contrarrestar espiritualmente las presiones exteriores desintegradoras que amenazan sofocarlos (17).

TELARAŃA (MÁS O MENOS) CHICANA

(De Louie "The Foot" González, en T. Villanueva (compilador) (1955): Chicanos: Antología histórica y literaria, México, D.F., Fondo de Cultura Económica, 1976, pág. 290.)

Este momento de culminación del malestar, y de reclamo de los derechos civiles, tiene su reflejo en el impulso que recibe la literatura chicana, y en el uso combinado del español y del inglés para recoger las formas expresivas de los mexicanoestadounidenses. Novelistas como Tomás Rivera y Rolando Hinojosa-Smith, o poetas como Rodolfo Corky González y Alurista █nombre literario de Alberto Baltazar Urista█ se situarían en esta línea. Este último es el autor del poema siguiente:

When Raza

When Raza?
When...
Yesterday╠s gone
And
Mañana
Mañana doesn╠t come
For he who waits
No morrow
Only for he who is now
To whom when equals now
He will see a morrow
Mañana la Raza
La gente que espera
No verá mañana
Our tomorrow es hoy
Ahorita
Que viva la Raza
Mi gente
Our people to freedom
When?
Now, ahorita define tu mañana hoy (18).

 (Este póster apareció en  <http://www.pbs.org/chicano/poster.jpg>, página retirada)

De modo muy particular, no obstante, contempla el escritor chicano Richard Rodríguez el uso público del español, la educación bilingüe y la affirmative action. En su primer libro, Hunger of Memory. The Education of Richard Rodríguez (1982) (Sed de recuerdos. La educación de Richard Rodríguez. Una autobiografía, México, Publigrafics, 1986), que Ilán Stavans percibe como "un hito en la búsqueda latina de autodefinición" (op. cit., pág. 199), otro laberinto de la soledad, pero escrito desde el estricto individualismo, plantea el "diálogo" español-inglés en términos de vida familiar frente a vida pública. Hijo de inmigrantes mexicanos, creció en Sacramento (California). Sus padres hablaban "un inglés titubeante, acentuado y no siempre gramatical" (pág. 13) en público; "en casa hablaban español" (pág. 13). El español es la lengua del hogar. Por eso, "escuchaba hablar español a los extranjeros en la radio y también lo escuchaba en la iglesia católica mexicana al otro lado de la población, pero realmente no podía creer que fuese un lenguaje público, como lo era el inglés" (pág. 16). El español es un símbolo de su apartamiento de los otros, los gringos, los que tienen el poder (cf. pág. 17). A medida que domina mejor el inglés ya no puede hablar el español con confianza (cf. pág. 31). Su autobiografía está escrita en inglés. El español es, para Rodríguez, más que una identidad, la nostalgia por la infancia perdida. Desde esta concepción ataca la enseñanza bilingüe:

hoy día oigo decir a los educadores bilingües que los niños pierden cierto grado de "individualidad" cuando los asimila la sociedad pública [...]. Pero los bilingüistas simplemente menosprecian el valor y la necesidad de la asimilación. No parecen darse cuenta de que existen dos maneras de individualizar a una persona, así que no pueden comprender que mientras uno sufre un sentido menguado de individualidad privada al verse asimilado por la sociedad pública, dicha asimilación hace posible el logro de la individualidad pública (pág. 29). 

Así sucedió en su caso: "sólo cuando fui capaz de pensar en mí como en un norteamericano, como alguien que ya no era un extraño en la sociedad gringa, pude aspirar a los derechos y oportunidades necesarios para adquirir mi plena individualidad pública. Las ventajas sociales y políticas de que ahora disfruto como hombre son el resultado de ese día en que llegué a creer que en verdad mi nombre es Rich-heard Road-ree-guess" (págs. 29-30). Según él, cuando los estudiantes mexicanoestadounidenses empezaron a proclamarse chicanos, convirtiendo en pública esa designación privada, con pretensiones políticas, obligando a los mexicanoestadounidenses a imaginarse en un nuevo contexto de orgullo público, lo hicieron solo después de un distanciamiento real de la cultura chicana (cf. pág. 182).

Desde los años setenta se multiplican los autores chicanos, los géneros y los temas. Se deja atrás el sentido colectivo, social, y se penetra en la experiencia intimista, individual, interior. Habrá un mayor cultivo del inglés en detrimento del español, aunque este se incorporará en algunas palabras o expresiones, o en un bilingüismo más equilibrado. La originalidad de la literatura chicana, expone Francisco A. Lomelí, "reside justamente en el hecho de compartir dos tradiciones literarias y así ha conseguido elaborar una identidad híbrida propia. Lo chicano trasciende la unicidad cultural porque el mezclar dos culturas, formando una tercera, es su fuerza" (19). Especial relevancia ha adquirido en los últimos lustros un contingente de escritoras chicanas de gran calidad (Sandra Cisneros, Ana Castillo, Gloria Anzaldúa, ...) que, desde su particular condición personal, exploran la sociedad y experimentan con los géneros. La mayoría de ellas escribe en inglés, pero existen excepciones como la de Erlinda Gonzales-Berry. En definitiva, "Chicano or Mexican American writing includes █al decir de Raymund Paredes█ those works in which a writer╠s sense of ethnic identity (chicanismo) animates his or her work manifestly and fundamentally, often through the presentation of Chicano characters, cultural situations, and patterns of speech" (20).

ASPECTOS SOCIOLINGş╣STICOS

Tradicionalmente, el estudio del español en Estados Unidos atiende a puntos básicos como el desplazamiento de nuestra lengua, la relegación de sus funciones comunicativas y sociales y los cambios que ha sufrido el sistema por contacto con el inglés (21). Considerados todos los grupos latinos globalmente, existen dos extremos, con un 15% cada uno, de monolingües, por una parte en español y por otra en inglés, y el resto se ubica en un continuo bilingüe formado por diferentes grados de dominio de una y otra lengua (cf. art. cit., pág. 134) que, en relación con cada individuo, representan una gama de niveles dinámicos de competencia en la lengua subordinada; esto es, el individuo se desplaza a través del continuo a lo largo de su vida. Los ejemplos que se reproducen a continuación, tomados de Carmen Silva-Corvalán (22) y procedentes de conversaciones grabadas con mexicanoestadounidenses de los tres grupos generacionales, ilustran tres puntos de ese continuo:

(1) Investigadora = C; Silvia = S

C: ¿Y tenían una casa grande para la familia o era chiquita? ¿Cómo -?
S: Bueno, cuando - murió mi papá - vivíamos en una casa bastante, muy grande, donde había, este, muchas huertas - frutales, alrededor. Estaba en el centro la casa y estaba rodeada de puros árboles, puros, puros árboles frutales. O sea que salíamos de allí y - con una canasta o algo así. La llenábamos de duraznos, manzanas, toda clase de, de fruta. Y verdura también que - se sembraba allí. Rábanos, lechuga, todas clases de verduras.

 

(2) Investigador = H; Rober = R

H: ¿Y tu tortuga cómo la conseguiste?
R: Un día yo y mi papá estábamos regresando de, de, de un parque con, con un troque de mi tío. Y estábamos cruzando la calle. Y nos paramos porque estaba un stop sign. Y mi papá dijo, "Ey, Roberto. Quita esa tortuga que está en la calle". Y no le creí, you know. Y miré. Y creí que era un piedra, pero grande. Y no le hice caso. Entonces me dijo, "Apúrele. Quita esa tortuga", you know. Y me asomé otra vez. Y sí era tortuga. ¡Estaba caminando ese piedra grande! (risa) Pues me salí del carro, del troque. Y fui y conseguí el tortuga. Y me lo llevé pa╠ mi casa.

 

(3) Investigadora = C; Nancy = N

C: ¿Y cómo lo haces para poder entender todo en español y hablar en inglés? ¿Cómo lo haces?
N: Ay, ya no sé. I don╠t know. I╠m surprised to be able to do that. (No sé. Me sorprende poder hacer eso).

 

Indudablemente, la convivencia con el inglés ha producido numerosos cambios en el español de Estados Unidos. Los más tempranamente estudiados han sido los de tipo léxico, y han seguido los aspectos morfológicos, sintácticos y discursivos (cf. Amparo Morales, art. cit., págs. 156-157). Nos movemos en diferentes concreciones del fenómeno de la transferencia lingüística. El cambio de código, alternancia de lenguas o code-switching representa uno de los tipos más frecuentes de elección lingüística (23) y es definido por Francisco Moreno Fernández como

la yuxtaposición de oraciones o fragmentos de oraciones de lenguas diferentes en el discurso de un mismo hablante; en este fenómeno, cada oración está regida por las reglas morfológicas y sintácticas de la lengua correspondiente. En el momento en que se produce un cambio de código estamos ante un fenómeno condicionado por factores funcionales y pragmáticos (entorno, participantes, tema de conversación) y para que se produzca tienen que cumplirse generalmente dos condiciones: en primer lugar, que no se alteren o cambien unidades dependientes (esto es, morfemas dependientes) y, en segundo lugar, que se dé en una situación de equivalencia, de tal forma que el orden de los elementos que preceden y suceden al cambio ha de ser gramatical en ambas lenguas (op. cit., pág. 268). 

Seguidamente se ofrecen ejemplos de alternancia de códigos en diferentes variedades del español en Estados Unidos, intraoracionales e interoracionales, extraídos de Arnulfo G. Ramírez, op. cit., pág. 199:

Cambios intraoracionales Leo un magazine (una revista).Todos los mejicanos were riled up (estaban excitados).No van a bring it up in the meeting (proponerlo durante la reunión). So you todavía haven╠t decided lo que vas a hacer next week (Así que todavía no has decidido lo que vas a hacer la próxima semana).Vamos a ir al football game y después al baile a tener the time of our lives (Vamos a ir al fútbol y después al baile para divertirnos como nunca).Si tú eres puertorriqueño your father╠s Puerto Rican, you should at least, de vez en cuando, you know, hablar español (Si tú eres puertorriqueño, tu padre es puertorriqueño, deberías, al menos de vez en cuando, tú sabes, hablar español).Cambios interoracionales It╠s on the radio. A mí se me olvida la estación. I'm gonna serve you another one, right? (Está en la radio... Voy a servirte otra, ¿vale?). I just stopped. I mean it wasn╠t an effort that I made. ¿Que voy a dejar de fumar porque me hace daño? (Lo he dejado. Quiero decir que no fue un gran esfuerzo lo que hice...).

Porque allí hay cashews. You don╠t like them? (Porque allí hay nueces. ¿No te gustan?).

Y, para terminar, propongo varios diálogos producidos por code-switchers, pero con una destacable diferencia. En el primero, una grabación real en Nuevo México, participan Susie, la informante principal, mexicanoestadounidense, bilingüe, de 24 años, y una amiga de 25:

Susie: ¿Te ha escrito Juan?

Friend
: Ah... Ah... ¿sabes qué pasó? Me llamó el lunes en la noche. No, no me escribió. Me dijo que había recibido mis cartas... y que... pues me había empezado a escribir, pero que no podía escribir (unclear) de dos palabras: querida María. And that was it.

Susie
: Is he coming back?

Friend
: Well that╠s what he said. He said he╠s coming down in about two weeks para ir a una corrida de toros. Dice que the way he feels right now, you know, he doesn╠t care who bullfights. (unclear) Eloy Cabazos or nobody. Even if it╠s a calf, I╠ll come and see it, see somebody bullfight a calf. So he╠s going to be coming down in about two weeks. And he says he╠s been real busy haciendo adobes para una casa que está haciendo y comprando supplies.

Susie
: Oyes, in two weeks that would be the sixth?

Friend
: Fourth of July weekend, pero no me dijo exactamente cuándo...

Susie
: Porque si viene, si van ustedes al bullfight ese día, ese domingo, I might be there, because my friend and her husband are bringing her suegros. Her suegros are from Tennessee y los van a traer y quieren llevarlos a una corrida de toros. So... we... she wrote to me yesterday and asked me to find out if there is a bullfight (24).

El texto ilustra claramente la "respuesta secuencial", esto es, el hablante inicia su intervención en la lengua que se usó al final del turno de habla previo. Empieza el diálogo en español con Susie y continúa en español con su amiga, pero como las últimas palabras se dicen en inglés, Susie pregunta en inglés y la amiga inicia su intervención también en inglés, aunque luego salta al español. Se usa bullfight y corrida de toros indistintamente, los suegros aparecen marcados en español, y el desarrollo de la conversación mantiene el equilibrio entre las dos lenguas.

Los dos fragmentos que se copian abajo nos introducen de nuevo en la literatura:

-¡Ay, pero si es Leo! █exclamó ella batiendo palmas de entusiasmo█. I can╠t believe it! █rebuscó apresuradamente en el bolso, extrajo una factura de teléfono y un bolígrafo y se los alargó█. Please, Leo, fírmeme aquí, no tengo otra cosa, excuse me, es for my daughter, her name es Belinda, Belinda Ordóñez.

-Como te iba diciendo █dijo ella, que no parecía haber esperado respuesta█, mi mamá tiene la culpa. Yo tenía que irme a trabajar a la factoría, tú sabes, y ella se quedaba teikeando cuidado de Jeff... █hizo una pausa para rellenar los vasos de cocacola█. Total que me le metió en la cabeza al vejigo que si se portaba mal, Castro iba a venir one night pa╠ meterlo en un saco y llevárselo pa╠ Cuba.
A él le había llamado la atención que su cuñada mezclara palabrejas en inglés con cubanismos como vejigo, que en la isla ya sólo usaban algunos campesinos, pero la pervivencia de la bárbara costumbre del cuento del viejo del saco llegó a descolocarlo.
-¡No me digas! -dijo.
-¡Como lo oyes! Yo la llamaba pa╠ atrás...
-¿Qué?
Confundida, ella se le quedó mirando de hito en hito como si le preguntara algo con los ojillos pardos, de muñeca de trapo.
-¿Qué de qué?
-No entiendo eso de que tú la llamabas pa atrás.
-Está claro █dijo ella, aprovechando para pescar un pastelillo de guayaba█. Mi mam le enredaba la cabeza a Jeff y entonces I call her back, o sea, la llamaba pa╠ atrás, por teléfono, tú sabes, y le decía don╠t do it again, mam!, pero qué va, ella seguía con la lipidia de que Castro y el saco hasta que Jeff se puso bad en condiciones y empezó a mearse en la cama. Tuvimos que llevarlo al hospital y to╠ muchacho, y ahora te apareces tú con esa barba, y claro, tú sabes (25).

Jesús Díaz, cineasta y escritor cubano afincado en Madrid, pone su fino oído para la lengua hablada al servicio de la verosimilitud. Dime algo sobre Cuba cuenta la historia de Stalin Martínez, dentista cubano que huye de su país y, por una serie de motivos, se halla en la azotea de la casa de su hermano Lenin (ahora Leo), casado y con un hijo, Jeff, en Miami. Como se ve, el spanglish es también una realidad entre los cubanoestadounidenses. Leo se gana la vida en Miami como payaso. En la primera escena una mujer lo reconoce y, entusiasmada, le pide un autógrafo para su hija. En la segunda, Stalin habla con su cuñada sobre Jeff. El trato inicial de Stalin con sus familiares era que Jeff no debía saber que él estaba en la azotea, pero por un descuido lo ve, barbudo y zarrapastroso, y queda horrorizado pensando que se trata de Fidel Castro. Aquí se explica el origen de ese temor en el muchacho. Stalin habla español sin ninguna interferencia del inglés, lengua que desconoce, pero su cuñada, cubana establecida en Miami, mezcla las dos lenguas, introduce préstamos ("teikeando cuidado"), calcos ("la llamaba pa╠atrás", de I called her back) y alternancia de lenguas.

CONCLUSIÓN

Dentro del mestizaje de la cultura hispánica, en Estados Unidos se ha llegado a un extremo. Ni los latinos conforman un solo grupo, ni su español se puede caracterizar de un plumazo. El territorio y el grupo generacional son factores de primer orden para el análisis de una realidad cambiante, dividida, fronteriza. No se puede negar la presencia pública de las culturas latinas en los medios de comunicación, en la literatura, en la universidad. La expresión lingüística de esos grupos, en especial los chicanos, se ve reflejada en los textos literarios; la educación bilingüe despierta opiniones encontradas; la identidad, hecha de sustrato y mímesis, se tambalea.

Estas páginas pretenden situar al profesor y al alumno de E/LE ante el complejo aparato de relaciones entre Estados Unidos e Hispanoamérica; mostrar que la voz latina en Estados Unidos no se entiende sin el componente hispánico █la historia colonial, Cortés y la Malinche, el catolicismo, las dictaduras█, pero tampoco sin el aporte anglosajón █el inglés, el cine, la música, las oportunidades█, y la necesidad o el ansia de asimilación a las pautas de la cultura dominante, desde lo más culto a lo más popular. El alumno y el profesor de E/LE disponen aquí de distintas reflexiones sobre los confines culturales en Norteamérica, que se pueden comparar con los de otros muchos lugares; de datos históricos █apoyados en la cronología final█ que ayudan a entender la raíz de la complejidad actual; de textos █reales o literarios█ para comentar; de los términos imprescindibles referentes al mundo latino de Estados Unidos; y de un conjunto de referencias a páginas web y a libros y artículos con los que el profesor o el alumno interesados en un determinado aspecto puedan avanzar en su estudio.

CRONOLOG╣A (26)

1598

Publicación de Historia de Nuevo México, poema épico de Gaspar Pérez de Villagrá.

1846 

- 1848 Guerra Estados Unidos-México. Por el Tratado de Guadalupe Hidalgo Estados Unidos  promete respetar los derechos de propiedad de los mexicanos que vivan en el territorio "cedido" y les permite hacerse ciudadanos estadounidenses. La mayoría decide quedarse, y así se crea un grupo étnico cuyos escritos marcan el inicio de la literatura chicana. El inglés no aparece en ella hasta la segunda generación de mexicanoestadounidenses.

1855

Se funda el periódico El Clamor Público en Los Ángeles. Juan Cortina encabeza un movimiento de protesta contra el maltrato que dan los anglosajones a los mexicanos en Texas.

1874

Aparece en Nueva York un único número del primer periódico dirigido especialmente a los puertorriqueños, La Voz de Puerto Rico.

1880

Durante esta década surgen en Nueva York varias publicaciones editadas por puertorriqueños y cubanos.

1890 

Muchos mexicanoestadounidenses son expulsados de sus tierras para dar paso a la minería y a otros procesos de desarrollo que atraen a colonizadores hacia el Suroeste.

1892

Eusebio Chacón publica El hijo de la tempestad, una de las primeras novelas mexicanoestadounidenses.

1896

Manuel C. de Baca publica Vicente Silva y sus cuarenta bandidos.

1900

Más de 125 periódicos en español circulan por los Estados Unidos.

1903

Prosperan en el Suroeste los grupos teatrales de habla española.

1910

Comienza la Revolución Mexicana. Muchos mexicanos cruzan la frontera para obtener seguridad y empleo. Los inmigrantes mexicanos se convierten en una fuente de trabajo barato en el Suroeste.

1918

Más de 50.000 mexicanos son "reclutados" para hacer frente a la escasez de trabajadores en el Suroeste.

1921

En San Antonio, Texas, se organizan "Los hijos de América" para luchar por la igualdad y dar a conocer los derechos de los mexicanoestadounidenses como ciudadanos de Estados Unidos.

1926

Se empieza a publicar en Los Ángeles el periódico La Opinión.

1932

En este año y el siguiente, Antonio Helú escribe su drama Los mexicanos se van, sobre la depresión económica y la repatriación. Los muralistas mexicanos Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros █los Tres Grandes█ pintan murales en los Estados Unidos. El tallador de Nuevo México Patrocinio Barela obtiene prestigio.

1935

Se publica My Life on the Frontier: 1864-1882, de Miguel Antonio Otero, el primero y único gobernador hispánico de Nuevo México.

1938

Luisa Moreno funda el Congreso del Pueblo de Habla Española. Encabezado por Josefina Fierro de Bright, este movimiento de la clase obrera proclama los derechos de todos los hispanohablantes en los Estados Unidos.

1942

Empieza el Programa del Bracero, que permite a los mexicanos trabajar en el Suroeste como una mano de obra barata con la que prosperan los cultivadores. El programa se mantendrá hasta 1964.

Alrededor de 300.000 mexicanoestadounidenses prestan servicio militar en la Segunda Guerra Mundial. Diecisiete de ellos son premiados con la Medalla de Honor del Congreso.

1943

Tienen lugar los alborotos de los pachucos en Los Ángeles (27).

1945

Josephina Niggli publica Mexican Village, que relata la discriminación sufrida por ser mitad mexicano y mitad anglosajón.

1947

En este año y el siguiente, el Arizona Quarterly publica los cuentos de Mario Suárez, quien fue de los primeros en usar la palabra chicano en material impreso.

1951

Se transmite el primero de 179 episodios de media hora de "I Love Lucy", con Desi Arnaz y Lucille Ball, en la red televisiva de la CBS. La televisión en español y los espectáculos de variedad comienzan a adquirir popularidad como formas de entretenimiento.

1954

El Servicio de Inmigración de los Estados Unidos arresta y deporta a más de 3╠8 millones de trabajadores de ascendencia mexicana durante la Operación "Wetback", que continúa hasta 1958.

1959

Publicación de Pocho, de José Antonio Villarreal, considerada la primera novela chicana moderna, en inglés.

1960

Nace la educación bilingüe en el condado de Dade, en Florida.

1961

Se crea la primera red de televisión en español en los Estados Unidos, la SIN.

1962

César Chávez organiza la Asociación Nacional de Trabajadores del Campo (National Farm Workers╠ Association, NFWA) en Delano, California.

1963 Publicación de City of Night, de John Rechy.
1965

Luis Valdez funda el Teatro Campesino en California para apoyar a la NFWA.

1966

César Chávez y Dolores Huerta encabezan a los trabajadores agrícolas en una marcha de Delano a Sacramento, California.

1967

Publicación del poema épico "Yo soy Joaquín", de Rodolfo Corky González, inspirado en la vida de Joaquín Murrieta.

Empieza a aparecer la revista El Grito: Journal of Contemporary Mexican American Thought.

Se funda Quinto Sol, una editorial chicana independiente.

Se abre el primer programa de estudios mexicanoestadounidenses en los Estados Unidos, en la Universidad Estatal de California, Los Ángeles.

1968

Se pintan murales chicanos inspirados en Rivera, Orozco y Siqueiros, así como en la Revolución cubana, en Los Ángeles, Houston, El Paso, Denver y otras ciudades importantes.

Se forma la Organización Chicana de los Derechos de Bienestar, con Alicia Escalante como directora.

Movimiento estudiantil chicano.

Desde años 70

Figuras literarias destacadas: Tomás Rivera (... y no se lo tragó la tierra, 1971), Alurista (Alberto Baltazar Urista) (Floricanto en Aztlán, 1971), Rudolfo A. Anaya (Bless Me, Última, 1971), Rolando Hinojosa-Smith, Miguel Méndez (Peregrinos de Aztlán, 1974), Aristeo Brito (El diablo en Texas, 1976), Ron Arias (The Road to Tamazunchale, 1975), Alejandro Morales (Caras viejas y vino nuevo, 1975; The Brick People, 1988), Gary Soto (The Elements of San Joaquín, 1977), Ed Vega (The Comeback, 1985), Gustavo Pérez Firmat.

Escritoras chicanas: Ana Castillo (Women Are Not Roses, 1984; The Mixquiahuala Letters, 1986), Helena María Viramontes (The Moths and Other Stories, 1985), Sandra Cisneros (The House on Mango Street, 1984; Woman Hollering Creek and Other Stories, 1991), Cherríe Moraga (Loving in the War Years: Lo que nunca pasó por sus labios, 1983), Cecile Pineda (Face, 1985), Pat Mora (Borders, 1986), Lorna Dee Cervantes (Emplumada, 1981), Gloria Anzaldúa (Borderlands / La Frontera: The New Mestiza, 1987), Erlinda Gonzales-Berry (Paletitas de guayaba, 1991).

NOTAS

1. Pablo Juárez Morena, "Cultura y lenguas de España en los cursos de E/LE", Cuadernos Cervantes, 10, septiembre-octubre 1996, págs. 47-50 [cita en pág. 47].

2. Isabel Iglesias Casal, "Comunicación intercultural y enseñanza de lenguas extranjeras: hacia la superación del etnocentrismo", Boletín de la Asociación para la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, 21, noviembre 1999, págs. 13-23 [cita en pág. 17].

3. Antonello Gerbi (1955), La disputa del Nuevo Mundo. Historia de una polémica, 1750-1900, México, Fondo de Cultura Económica, 1960, págs. 703-704.

4. Véase Mercedes Goiz, "Un andaluz de Brooklyn", El País de las Tentaciones, 21-II-97, págs. 12-13.

5. Lourdes Casal, Palabras juntan revolución, La Habana, Casa de las Américas, 1981 (Recogido en Arnulfo G. Ramírez, El español de los Estados Unidos. El lenguaje de los hispanos, Madrid, Mapfre, 1992, págs. 160-161).

6. Véase Kelly Morton y José M. Lacorte, "Hispanos y medios de comunicación en Estados Unidos: un análisis crítico", Cuadernos Cervantes, 18, 1998, págs. 23-27.

7. Ilán Stavans (1995), La condición hispánica: reflexiones sobre cultura e identidad en los Estados Unidos, México, Fondo de Cultura Económica, 1999, págs. 169-170.

8. Francisco Moreno Fernández, "El español de y en los Estados Unidos de América", Cuadernos Cervantes, 10, septiembre-octubre 1996, págs. 7-14 [cita en pág. 9].

9. Humberto López Morales, La aventura del español en América, Madrid, Espasa Calpe, 1998, pág. 218.

10. Linda Robinson, "Hispanics╠ [sic] don╠t exist", en <http://www.usnews.com/usnews/issue/980511/11hisp.htm>.

11. Antonio Muñoz Molina, "Una provincia del idioma", El País Semanal, 8-III-98, pág. 122.

12. Juan Zevallos-Aguilar, "Entrevista a Frances Aparicio sobre los estudios culturales latinos", en Ciberayllu <http://www.andes.missouri.edu/andes/cronicas/jzaaparicio/jza_aparicio1.html>.

13. Sobre la repercusión que para la enseñanza de nuestra lengua han tenido las ediciones "en línea" de los periódicos escritos en español puede verse: Mar Cruz Piñol y Rosalie Sitman, "Tu español y mi español se encuentran en la Red. Consideraciones sobre la prensa hispana 'en línea' en el marco de la enseñanza del E/LE", en Alberto Carcedo González (ed.), En torno al español como lengua extranjera, Documentos de Español Actual 1, Universidad de Turku (Finlandia), 1999, págs. 89-103.

14. "Podría decirse que la asimilación completa a la cultura anglosajona se produce entre los hispanos cuando los padres apenas hablan con sus hijos en español. Todos estos procesos de asimilación se ven detenidos, no obstante, cuando aumenta intensamente la llegada de nuevos inmigrantes monolingües, sobre todo si son incultos; es lo que ha ocurrido █está ocurriendo█ en estados como el de Texas" (Francisco Moreno Fernández, art. cit., pág. 11). Véase, además: José G. Moreno de Alba, "Orígenes del español del suroeste de los Estados Unidos", Revista de la Universidad Nacional Autónoma de México, enero-febrero 1994, núm. 516-517, págs. 36-40; Sergio Valdés Bernal y Nuria Gregori Torada, La lengua española en los Estados Unidos, La Habana, Editorial Academia, 1997; Linda Robinson, art. cit., en donde se establece la siguiente tipología de las "17 major Latino subcultures in the United States": CALIFORNIANS (1. Immigrant Mexicans; 2. Middle-class Mexicans; 3. Barrio dwellers; 4. Central Americans of Pico Union), TEJANOS (5. South Texans; 6. Houston Mexicans; 7. Texas Guatemalans), CHICAGO LATINOS (8. Chicago Mexicans; 9. Chicago Puerto Ricans), MIAMIANS (10. Cubans; 11. Nicaraguans; 12. South Americans), NEOYORQUINOS (13. Puerto Ricans; 14. Dominicans; 15. Colombians), ELSEWHERE IN THE U.S. (16. New Mexico's Hispanos; 17. Migrant workers).

15. En la presentación en Madrid de su última novela, Hija de la fortuna █que relata el camino seguido por una joven desde Valparaíso a California a mediados del siglo XIX, en el momento álgido de la fiebre del oro, cuando el dominio de los anglosajones empezó a suponer marginación para los hispanos█, Allende █que está casada con un "gringo" y vive desde hace años cerca de San Francisco█ comentó su relación ambivalente con el español: "Ahora vivo en inglés █señaló█ y lo único que hago en español es escribir y amar porque le he enseñado algunas palabras en castellano a mi marido" (El País, 30-I-99, pág. 33).

16. A pesar de estar escrito en inglés, la cita con la que se abre, de Gustavo Pérez Firmat, dice mucho sobre el auténtico sentir del joven narrador: "El hecho de que te escriba / en inglés / ya falsea lo que quería / contarte. / Mi cometido: / cómo explicarte / que el inglés no es mi sitio / aunque tampoco tengo ningún otro" (Junot Díaz, Los Boys, Traducción de Miguel Martínez-Lage, Barcelona, Mondadori, 1996, pág. 11).

17. Marcelino C. Peñuelas, Cultura hispánica en Estados Unidos. Los chicanos, Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1978 [2 edición], pág. 135.

18. Alurista, Floricanto en Aztlán, Los Ángeles, Chicano Cultural Center, University of California, 1971, poema 1. Recogido en Marcelino C. Peñuelas, op. cit., pág. 186.

19. Francisco A. Lomelí, "Artes y letras chicanas en la actualidad: más allá del barrio y las fronteras", Káñina, vol. XX (1), 1996, págs. 39-45 [cita en pág. 41].

20. Raymund Paredes, "Teaching Chicano Literature: An Historical Approach", en <http://www.georgetown.edu/tamlit/essays/chicano.html>.

21. Cf. Amparo Morales, "El español de los Estados Unidos: aspectos lingüísticos y sociolingüísticos", Lingüística, vol. 4, 1992, págs. 125-170 [pág. 130].

22. Carmen Silva-Corvalán, "El español actual en Estados Unidos", en César Hernández Alonso (coord.), Historia y presente del español de América, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1992, págs. 827-856 [págs. 833-834].

23. Cf. Francisco Moreno Fernández, Principios de sociolingüística y sociología del lenguaje, Barcelona, Ariel, 1998, pág. 242.

24. Guadalupe Valdés, "Social interaction and code-switching patterns: a case study of Spanish/English alternation", en Jon Amastae y Lucía Elías-Olivares (eds.), Spanish in the United States: Sociolinguistic Aspects, New York, Cambridge University Press, 1982, págs. 209-229 [págs. 218-219].

25. Jesús Díaz, Dime algo sobre Cuba, Madrid, Espasa Calpe, 1998, págs. 113 y 161-162.

26 Los datos que siguen se han extraído de tres fuentes principales: La Cronología Histórica: Un Breve Recuento de la Historia México-Americano [sic], en <http://www.pbs.org/chicano/stimelin.html> (esta página ha sido retirada); Luis Leal and Manuel M. Martín-Rodríguez, "Chicano literature", en Roberto González Echevarría and Enrique Pupo-Walker (eds.), The Cambridge History of Latin American Literature, vol. 2: The Twentieth Century, Cambridge, Cambridge University Press, 1996, págs. 557-586; Ilán Stavans (1995), La condición hispánica: reflexiones sobre cultura e identidad en los Estados Unidos, México, Fondo de Cultura Económica, 1999, págs. 255-266 █"Cronología (1492-1998)"█.

27 Comentaba Octavio Paz que "los 'pachucos' son bandas de jóvenes, generalmente de origen mexicano, que viven en las ciudades del Sur y que se singularizan tanto por su vestimenta como por su conducta y su lenguaje [...]. El 'pachuco' no quiere volver a su origen mexicano; tampoco █al menos en apariencia█ desea fundirse a la vida norteamericana. Todo en él es impulso que se niega a sí mismo, nudo de contradicciones, enigma" ("El pachuco y otros extremos", en Octavio Paz (1950), El laberinto de la soledad, Madrid, Fondo de Cultura Económica, 1990, págs. 14-15).

Otras referencias bibliográficas

  • ALVAR, M., "El español de los Estados Unidos: diacronía y sincronía", Revista de Filología Española, LXXII, 1992, págs. 469-490.

  • BUXÓ REY, M. J. y T. CALVO BUEZAS (eds.), Culturas hispanas en los Estados Unidos de América (Tercer Congreso Internacional "Culturas hispanas de los Estados Unidos de América: hacia la nueva síntesis", Barcelona-Torredembarra, 1988), Madrid, Ediciones de Cultura Hispánica, 1990.

  • COBOS, R., A Dictionary of New Mexico and Southern Colorado Spanish, Santa Fe, Museum of New Mexico Press, 1983.

  • FUSCO, C., "El performance latino: la reconquista del espacio civil", en JIMÉNEZ, J. y F. CASTRO (eds.), Horizontes del arte hispanoamericano, Madrid, Ed. Tecnos, 1999, págs. 93-106.

  • MEIER, M. T. y F. RIVERA (1972), Los chicanos: una historia de los mexicano-americanos, México, Ed. Diana, 1976.

  • MONCADA LORENZO, A., C. FLYS JUNQUERA y J. A. GURPEGUI PALACIOS, El poder hispano (Actas del V Congreso de Culturas Hispanas de los Estados Unidos, Madrid, 1992), Alcalá, Servicio de Publicaciones y Centro de Estudios Norteamericanos de la Universidad de Alcalá de Henares, 1994.

  • MORALES, A. y J. CARDONA, El español de América. Cuadernos bibliográficos. 8. Estados Unidos, Madrid, Arco / Libros, 1999.

  • MORILLAS SÁNCHEZ, R. y M. VILLAR RASO (eds.), Literatura chicana. Reflexiones y ensayos críticos, Granada, Ed. Comares, 2000.

  • MOSQUERA, G., "Robando del pastel global. Globalización, diferencia y apropiación cultural", en JIMÉNEZ, J. y F. CASTRO (eds.), Horizontes del arte hispanoamericano, Madrid, Ed. Tecnos, 1999, págs. 57-67.

  • SILVA-CORVALÁN, C., Language Contact and Change. Spanish in Los Angeles, Oxford, Clarendon Press, 1994.

  • TORRES TORRES, A., El español de América (capítulo "El español en los Estados Unidos de América", págs. 87-116), Barcelona, Edicions de la Universitat de Barcelona, 2000.

  • WHERRITT, I. y O. GARCÍA (eds.), US Spanish: The Language of Latinos. Número especial de International Journal of the Sociology of Language, vol. 79, 1989.

(Este trabajo supone una revisión y ampliación de los siguientes: mi aporte "Lengua y literatura chicanas: el spanglish", dentro del Taller Voces de América, que coordinó la Dra. Emma Martinell Gifre en el marco del III Congreso sobre América Latina de CEALC █Centro de Estudios de América Latina de Cataluña█, celebrado en la Universidad de Vic, Barcelona, los días 3 y 4 de diciembre de 1998, y publicado en F. X. Paunero, E. Martinell y R. Hidalgo (eds.), Voces y territorios de América, Girona, Servei de Publicacions de la Universitat de Girona, 2000, págs. 57-63; mi comunicación "Lengua y literatura hispánicas en los Estados Unidos", en la Jornada Elementos indígenas y patrimoniales en el español de América Latina, que, coordinada por la Dra. Emma Martinell, se celebró el 23 de febrero de 1999 en la sede del ICCI █Instituto Catalán de Cooperación Iberoamericana█, en Barcelona; mi comunicación "Español, spanglish e inglés y la literatura producida por hispanos en los Estados Unidos", en la Jornada El indigenismo latinoamericano: aspectos ideológicos, literarios y sociolingüísticos, coordinada por la Dra. Emma Martinell y que tuvo lugar el 27 de abril de 1999 en la misma sede del ICCI; mi contribución "Lengua y literatura hispánicas en Estados Unidos" a la revista Catamérica, del Centro de Estudios de América Latina de Cataluña, número 2, octubre de 1999, págs. 1-2.

Deseo expresar mi agradecimiento a los profesores Emma Martinell, José Enrique Gargallo y Mar Cruz por su apoyo y sus valiosos consejos).

© Antonio Torres, 2001.

El URL de este documento es <http://www.ub.es/filhis/culturele/torres.html>


Confines Culturales y mestizaje

© 2001
Facultat de Filologia
Universitat de Barcelona

Cultura e Intercultura en la enseñanza del español como lengua extranjera
se empezó a publicar como un monográfico de la revista Espéculo: http://www.ucm.es/info/especulo/ele/