La religión romana


Informació general

Castellà
20 hores
del 2 d'octubre al 4 de desembre de 2018
dimarts, de 10 a 12 h
Barcelona - Casa Jeroni Granell
S4

Es un dato significativo que el término religio, que ha pasado a casi todos los idiomas modernos occidentales, es de origen latino y no tiene equivalente posible en griego. A ello hay que añadir que los romanos se gloriaban de ser el pueblo más religioso del mundo (Cicerón, De la Naturaleza de los Dioses, 2.8): En Roma, la religión estaba presente en todos los ámbitos de la sociedad. Así, los viajeros solían llevar una pequeña estatua de su dios preferido para poderla venerar durante el trayecto; y como el viaje por mar era particularmente peligroso las naves solían recibir nombres de divinidades que proporcionaban la tutela necesaria para surcar los mares; incluso, con el paso del tiempo se desarrolló la práctica de colocarlas en el mascarón de proa de los barcos. Particularmente presente estaba la religión en el ámbito político: El Senado se reunía siempre en un espacio sacralmente definido, en un templum, y sus reuniones comenzaban con las ofrendas de incienso de los senadores que iban entrando. Sin embargo, la religión no se enseñaba en la escuela sino que se aprendía a través de la participación. Los niños estaban presentes en las prácticas religiosas, aprendiendo ciertos tipos de posturas de oración, cantos, signos y secuencias gestuales y de comportamiento. Por norma, la hija seguía el ejemplo de la madre y los hijos varones seguían el del padre...

La intención del curso es el de dar una panorámica de la religión de la Roma antigua y de su evolución a través del tiempo, con la adquisición de nuevos cultos conforme Roma va conquistando el mundo conocido y convierte su panteón en un gigantesco museo donde se recogen todos los dioses de los pueblos dominados: Desde los iniciales dioses de origen itálico y las evidentes influencias etruscas o griegas veremos finalmente la llegada de las religiones orientales. Así, frente a la religión grecorromana de la veneración y del temor, los fieles encontraron en las religiones orientales algo mejor: unas creencias que aseguraban la paz de espíritu y colmaban sus ansias de felicidad infinita. Eran religiones de altísimas promesas, que aseguraban a sus iniciados la felicidad completa y una vida eterna segura. Tales fueron los cultos misteriosos de Rea Cibeles y más tarde de Isis, Osiris y Mitra; hasta que finalmente uno de ellos se impuso sobre los demás: el cristianismo.

Programa del curs

Preus i descomptes

Procediment de matrícula

Botó per tornar a la cerca anterior de cursos


  • Àrea de Formació Complementària - Gaudir UB