Resumen

El objetivo básico del proyecto es profundizar en los aspectos de aculturación, relaciones e influencias que se generan en un proceso colonizador, entre los colonizadores y los grupos humanos colonizados, pero también la aparición de nuevas identidades que se generan en los espacios colonizados, con grupos humanos generalmente mixtos y complejos.

El proyecto se centrará en la expansión colonial atlántica española, especialmente en el siglo XVI. El elemento básico para abordar este estudio es la cerámica, ya que su ubicuidad y abundancia la convierten en uno de los mejores fósiles directores. Por su condición de símbolo de la tecnología europea colonial, la loza, o mayólica, tendrá un lugar central en este estudio, pero se abordarán también las cerámicas vidriadas y los contenedores de transporte, puesto que estos últimos son los materiales cerámicos más abundantemente enviados a las zonas colonizadas. Igualmente, se estudiarán las cerámicas indígenas de estilo europeo.

Los datos arqueológicos de los que actualmente disponemos serán sistematizados y se complementarán con un trabajo arqueométrico amplio sobre centros productores y sobre centros receptores. En este estudio integrado arqueológico y arqueométrico, se obtendrán datos para comprender el rol jugado por las ciudades de Sevilla y Barcelona, así como el País Vasco, cuyas producciones son aún poco conocidas, como centros productores en la metrópolis colonizadora. En el caso de las zonas colonizadas, se abordarán cuatro casos de estudio en Gran Canaria, Perú, Colombia y Canadá, que configuran dos modelos diferentes de presencia europea en América. De un lado, la vía que, de Sevilla y pasando por las Islas Canarias, llega al Caribe y se distribuye por las zonas conquistadas, constituyendo una expansión por conquista. Del otro, la vía que siguieron los balleneros vascos hasta Terranova y el Labrador y que constituye una expansión comercial.

Rutas de penetración durante el siglo XVI: La ruta de expansión comercial de los balleneros vascos hacia Canadá; y la ruta de expansión colonial partiendo desde Sevilla – Canarias – Caribe – Tierra Firme

En este marco, el estudio arqueométrico permitirá identificar las proveniencias de los artefactos, informando sobre los flujos comerciales, con las implicaciones sociales y económicas que de ello se derivan. Además, la caracterización de la tecnología de producción, las decoraciones y vidriados, las propiedades mecánicas y la evaluación del diseño formal permitirán comprender la tecnología cerámica europea y el impacto transformador que, a nivel tecnológico, supone en la producción cerámica indígena. De este modo, entendiendo la tecnología como parte del flujo de conocimientos del proceso colonizador, se podrá obtener un elemento para el estudio de la aculturación en las secuencias cronológicas de cada yacimiento, pero también entre las diversas áreas colonizadas. Además, este conocimiento permitirá una arqueología interpretativa en términos de tradiciones tecnológicas, cambio tecnológico, etnicidad y aparición de nuevas identidades. Los resultados, además de su significado histórico para el período concreto de estudio, permitirán proponer modelos generales que, a partir de estudios integrados arqueológicos y arqueométricos sobre las cerámicas, aborden las cuestiones aquí tratadas en diferentes contextos coloniales.