ELOGIO DEL AZUL

Leo que el azul es el color emblemático de Europa y que su uso remonta a unos oscuros orígenes germánicos y medievales. Leo además que los romanos tenían una mala opinión acerca del azul porque lo consideraban un tinte bárbaro.

La Europa de los bárbaros es la gran desconocida y, en el fondo, la necesaria referencia para saber de nosotros mismos. El pasado clásico grecorromano es mítico; mejor dicho, es imaginario. Seguimos siendo un conglomerado de bárbaros que –de tan bárbaros– no se reconocen entre sí.

Pero no acertaban los romanos, el azul es un color maravilloso. Azul del agua y del cielo, azul de tus ojos (dice uno que no puede evitar el tópico), azul del paño y del campo que rodea a la flor de lis en la Sainte Chapelle de París, azul que los ingleses llaman blue cuando están tristes, del burkha y de los hombres del desierto, azul profundo-profundo azul, como el de Yves Klein, siempre el mismo azul acogedor en el que a veces me sumerjo para sentirme bien.

Comments are closed.

Post Navigation