EL DESIERTO

De pronto presto atención a la letra de una canción francesa y descubro una frase muy exacta que habla de un estado que no se puede explicar en español. La frase es:

L’homme déserté

que yo interpreto como refiriéndose a un hombre convertido en un páramo, vacío (o vaciado), arrasado, como una tierra quemada, pero que también habla del desertor o del hombre del que alguien ha desertado; y pienso que un hombre puede ser objeto de deserción así como puede además desertar de sí mismo.

(Cuántas cosas salen de la atención. El “arte” es algo que surge de la atención, una forma de la atención, dice Frank Kermode.)

Pero luego me tranquilizo, no vaya a ser que todo lo que pienso a propósito de l’homme déserté sea la consecuencia de mi conocimiento del francés, que no es malo pero tampoco es muy bueno.

Y, al final, deserto.

Comments are closed.

Post Navigation