DULCE MORFEO

Georg F. Händel es autor de algunas de las arias más bellas que se han compuesto en la ópera del barroco clásico. Enumero algunas (ya sé que son muy conocidas; como siempre, no se trata de ser original sino de ser de veras).

Son Scherza infida del acto 2 de Ariodante, la desgarradora Ombra mai fu de Xerxes, donde se rinde homenaje a la voz sublime de los castratti y Gentle Morpheus, son of night de Alceste, que es casi una canción de cuna. Su letra dice así:

Gentle Morpheus, son of night,
hither speed thy airy flight!
and his weary senses steep
in the balmy dew of sleep.

That when bright Aurora’s beams
glad the world with golden streams,
he, like Phoebus, blithe and gay
may retaste the healthful day

Dulce Morfeo, hijo de la noche
llegas veloz con tu vuelo aéro
y hunde sus sentidos agotados
en la reparadora humedad del sueño.

Que cuando los rayos brillantes de la Aurora
iluminen el mundo con torrentes dorados,
él, como Febo; alegre y dispuesto
pueda brindarse la salud del día.

Escúchalas con atención. Händel no te defraudará; pero escucha sobre todo la tercera. Me acompañará cuando me marche de este mundo.

Comments are closed.

Post Navigation