4.5 Teorías explicativas de la percepción del color

En la actualidad, existen tres teorías que tratan de explicar como influye la longitud de onda en la percepción del color. Estas son:
 

  • La Teoría tricromática.
     
  • La Teoría de los procesos oponentes.
     
  • La Teoría del retinex.
     

5.1 TEORIA TRICROMATICA

Propuesta por Thomas Young en 1802 y reelaborada por Herman Helmholtz en 1852. Sostiene que la percepción del color es el resultado de la interacción de tres mecanismos receptores que poseen diferentes sensibilidades espectrales, es decir, que son sensibles a distintas longitudes de onda.

Según esta teoría, cada color se codifica en el Sistema Nervioso mediante el nivel de actividad específica (nÂş impulsos bioeléctricos/seg.) en los tres mecanismos receptores, que debemos disponer.Uno codifica las l cortas, otro las l medias y otro las l largas (ver Fig.21).

Los tres tipos de pigmentos de los conos [Yodopsina, Cianopsina y porfiropsina (?)] se corresponderían con los tres mecanismos receptores.

El hecho de que podamos obtener cualquier color (no primario) mezclando luces de otros tres colores, constituye el fundamento en que se basa esta teoría, que, a su vez se ve apoyada por el descubrimiento de los tres tipos de pigmentos en los conos y, también, por las deficiencias existentes en la percepción del color. Sin embargo, esta teoría no permite explicar ni los postefectos cromáticos negativos, ni el fenómeno del contraste simultáneo de colores.

5.2 TEORIA DE LOS PROCESOS OPONENTES

Esta Teoría fue propuesta inicialmente por Ewald Hering en 1878. Este autor sostenía que el blanco y el amarillo no son sensaciones compuestas de color, sino que eran tan puras o primarias como la del rojo, verde y azul. Propuso que la naturaleza de la visión del color se debía al emparejamiento de sensaciones de color, que operarían mediante procesos oponentes. Es decir, cada receptor produciría dos tipos de respuestas antagónicas entre sí. Cuando un miembro del par resulta estimulado más que su oponente, entonces se verá el matiz correspondiente al superior, pero si son estimulados por igual, se anulan por ser complementarios y aparece la sensación de gris, como ocurre en la mezcla sustractiva de colores. Concretamente (véase Figura 24):

-> El azul se empareja con el amarillo.

-> El rojo se empareja con el verde.

-> El blanco se empareja con el negro.



FIGURA 24.- Esquema de la Teoría de Hering.



Hasta que la apoyaron experimentalmente, mediante procedimientos psicofísicos, Hurvich y Jameson (1957), apenas fue aceptada esta teoría (véase Figura 25).



FIGURA 25.- Teoría de Hurvich & Jameson.



La validez de la misma se fundamenta en las siguientes constataciones psicofísicas y neurofisiológicas:

  • Los postefectos cromáticos negativos: una sensación de color azul, rojo o blanco, produce como postefecto cromático una sensación de color amarillo, verde o negro, respectivamente.
     
  • El contraste cromático simultáneo: si una figura gris tiene el fondo azul, rojo o blanco, parece que el gris sea amarillo, verde o negro, respectivamente.
     
  • El círculo cromático: si se mezclan sustractivamente dos colores oponentes (complementarios) no resultan reconocibles ninguno de los colores mezclados. Por ejemplo, no existe un azul-amarillento, ni rojo-verdoso.
     
  • Las deficiencias cromáticas: las personas que padecen ceguera a un color, también presentan ceguera a su color oponente.
     
  • El mecanismo de la inhibición lateral retiniana.
     
  • El descubrimiento de células en el córtex visual denominadas 'Blobs' (por su forma de gotas) o células oponentes dobles, que codifican el color mediante procesos oponentes.
     

Esta teoría también supone la existencia de tres tipos de mecanismos con localizaciones combinadas, no sólo en la retina, sino también en el NGL y el córtex visual.

5.3 LA TEORIA RETINEX

Fue propuesta por Edwin Land en 1959, partiendo de la constancia en la percepción del color, a pesar de que se produzcan considerables cambios en la iluminación.

La teoría subraya las relaciones entre las manchas de luz de todo el campo visual , hasta el punto de hacer depender el color de una mancha de luz, en un campo complejo, más de sus relaciones con otras manchas adyacentes que de la energía y composición espectral de la propia mancha.

El término retinex pretende combinar la contribución de la retina y el córtex en la percepción cromática. Postula la existencia de tres o más sistemas independientes, sensibles a la luz, que comienzan en los receptores de máxima absorción a las l largas, medias y cortas del espectro. Cada sistema forma una imagen, sin que éstas nunca se mezclen, sino que se comparan y combinan sus niveles de claridad. Es decir, se producen, separadamente, tres descripciones en blanco y negro de una misma imagen, que se diferencian en claridad. Al combinarse estos diferentes niveles de gris en el área V4 (área de codificación del color) posibilitan la percepción en color de una única imagen.

Actualmente, gracias a Land (1986) y su teoría del Retinex, sabemos que la constancia del color puede explicarse por la invariancia de la reflectancia de cada objeto con respecto a los demás y que no se requiere ningún tipo de inferencia para poderla explicar. Esto es , es producto directo de la percepción.

Como conclusión señalaremos que, en el momento presente, la percepción del color se explica mejor mediante la combinación de las teoría tricromáticas y de los procesos oponentes, de manera que:

  • La Teoría tricromática explica el funcionamiento de los receptores o percepción cromática periférica.
     
  • La Teoría de los colores oponentes explica el funcionamiento de las neuronas de las vías visuales (NGL y córtex visual).