5.6 Aproximaciones recientes a la organización perceptual

Como consecuencia de la utilización del método fenomenológico (consistente en mirar la figura y describir verbalmente la experiencia perceptual que produce), las leyes de la Gestalt resultan vagas e imprecisas. Así, por ejemplo, ÂżCuán próximos han de estar dos elementos para que opere la ley de la proximidad?, ÂżCuán símiles han de ser para que actúe la ley de similitud?, etc. En definitiva, se trata de leyes descriptivas, pero de ningún modo pueden considerearse leyes predictivas, ni explicativas. Numerosos psicólogos, en la segunda mitad del siglo XX, se propusieron abordar experimentalmente los problemas planteados por la Gestalt, que eran correctos. Entre éstos trabajos seleccionaremos los de mayor relevancia.

Hochberg y Brooks (1960) trataron de hallar un criterio más objetivo para definir la noción de bondad de la forma.

Presentaron a los sujetos dibujos lineales (2-D) como los mostrados en la Figura que sigue.
 



Figura 18.



Realizaron mediciones de los factores existentes en dichas figuras y trataron de desvelar cuáles correlacionaban mejor con la tridimensionalidad percibida.

CONCLUSIONES:

  • Cuanto mayor es el número de ángulos que posee la figura, más compleja resulta en 2-D y más probablemente se percibirá como una representación 2-D de un objeto 3-D.
     
  • Cuanto mayor número de ángulos desiguales tenga, es decir, cuanto más asimétrica sea, más fácil resultará percibir la tridimensionalidad.
     
  • Cuantas más líneas continuas haya, más discontinuidades existen en la figura y, por tanto, será más fácil de percibir como una figura 3-D.
     

En resumen, cuanto más complejo, asimétrico y discontinuo sea el patrón, con más probabilidad se percibirá que representa a una figura 3-D.

Inicialmente, Olson y Attneave (1970), y poco después Beck (1972), abordaron el problema del agrupamiento por similitud. ÂżCuán similares deberán ser los elementos de una figura para que se agrupen entre sí?, y ÂżCuáles son las variables relevantes que determinan este agrupamiento?.

La lógica de los experimentos realizados era que a mayor agrupamiento por similitud de los elementos de dos regiones, menos visibles serán los límites que separan dichas regiones.

Olson y Attneave (1970) pidieron a los sujetos que indicaran dónde se hallaba el cuadrante 'inadecuado', dentro de un patrón circular (véase Figura) que sigue.



Figura 19.



CONCLUSION: El cuadrante se señalaba más fácilmente si los elementos contenidos diferían en inclinación.

Beck (1972) pidió a los sujetos que contasen los elementos de un cierto tipo (distribuidos aleatoriamente) contenidos en un patrón de diversos tipos de elementos.

CONCLUSION: Cuanto más diferentes eran los elementos de diversos tipos (particularmente en inclinación), más fácilmente se aislaban y se producía el recuento en menos tiempo.

Bela Julesz (1965, 1975) amplió el estudio a texturas naturales que variaban en brillo, color, inclinación, y distribución espacial o granularidad (densisdad de puntos). Véase, la Figura que sigue a modo de ejemplo.



Figura 20.



CONCLUSIONES:

  • No importaba tanto la composición del brillo total como el brillo medio de las dos mitades del patrón (factor relevante).
     
  • Una región de longitud de onda similar se agrupaba junta, segregándose de otra u otras regiones de distinta longitud de onda.
     
  • La distribución espacial de los elementos, y en concreto su densidad, permite segregar dos regiones del mismo brillo medio (Fig. 6.17 de B&G, pp 191).
     
  • También confirmó la importancia de la inclinación en el agrupamiento por similitud.
     
  • Finalmente, en su teoría de los textones, sugirió que las texturas serían diferenciables , solamente, donde hubiera diferencias en los estadísticos de primer orden (media, mediana y moda) de los textones (rasgos componentes locales o básicos de las texturas).