6.1 Las ilusiones perceptivas

Definiremos las ilusiones perceptuales como aquellos fenómenos en los que el estímulo percibido no se corresponde con el estímulo distal (objeto real).

Las ilusiones ponen en evidencia que la percepción no está determinada objetivamente (exclusivamente por los datos del estímulo) de forma absoluta, sino que existen determinantes estrictamente psicológicos, los cuales se ponen de manifiesto merced a ellas, permitiendo de este modo un estudio privilegiado del proceso perceptual y facilitando la verificación de teorías sobre la percepción.

Los fenómenos ilusorios en percepción no se producen exclusivamente en el mundo visual; sin embargo, estas ilusiones son las más conocidas e interesantes.

Desde el punto de vista del procesamiento de información, que recurre a la metáfora del ordenador, los errores ilusorios pueden atribuirse a tres causas:

  • Porque algún circuito (hardware) funciona incorrectamente: causa patológica (trastornos perceptivos). Algo en el dispositivo no funciona bien.
     
  • Porque el programa de procesamiento es inadecuado (las claves utilizadas son inadecuadas): ilusiones visuales.
     
  • Porque la información disponible en el estímulo nos induce a errores, debido a fenómenos físicos (por ejemplo, la refracción de la luz que nos hace ver una varilla semi-introducida en el agua como si estuviese torcida): a estos fenómenos se les denomina ilusiones ópticas.
     

Tradicionalmente, las ilusiones perceptuales se han clasificado en tres grupos básicos:

1) Efectos figurales: son distorsiones de posición, tamaño, longitud o alteraciones de forma que ocurren sobre representaciones lineales y se producen como resultado de la fijación ocular sobre una forma previa. En otras palabras, son fenómenos de contraste entre figuras sucesivas. Se distinguen aquí tres elementos:

  • A la figura percibida fijamente en primer lugar se denomina figura inductora.
     
  • Y a la figura presentada posteriormente, figura de prueba.
     
  • Al tiempo de fijación de la mirada sobre la figura de prueba se le llama tiempo de inspección.
     

Ejemplo, en la ilusión de Müller-Lyer, si presentamos primero, durante un minuto, la figura con las puntas de flecha y, seguidamente, el mismo segmento pero con las puntas en sentido inverso, se produce un efecto de alargamiento o acortamiento de la longitud del segmento (véase Figura 1a)

2) Ilusiones en tres dimensiones: son las que, a menudo, ocurren al enfrentarse entre sí dos series de informaciones visuales.

Por ejemplo, en la habitación distorsionada de Ames, si se observan objetos idénticos, colocados en las esquinas de la habitación, unos objetos parecen más grandes que otros, ya que, al estar los objetos más próximos del observador, producen una imagen retiniana mayor. [véase Figura 2].

3) Ilusiones lineales: son las que se producen directamente, sin inducción, por la especial disposición de las líneas.

Ejemplos de éstas son: [véase Figura 1, a, b, c, d, e, f].

* La ilusión de Poggendorf: (Figura 1f)

* La ilusión de Zollner: (Figura 1c)

* La ilusión de Ponzo: (Figura 1e)

* Ilusión espacial del tamaño del círculo (Figura 3).

* La ilusión de la horizontal vertical, de W.Wundt: (Figura 1b)

* La ilusión de Hering: (Figura 1d)

* La retícula de Herman (Figura 4)

* La ilusión de la luna (Figura 5):


FIGURA 1.- Ilusiones visuales: a) Müller-Lyer; b) de la perpendicular; c) de Zölner; d) de Hering; e) de Ponzo y f) de Poggendorf.

 


FIGURA 3.- Tamaño del círculo.

 


FIGURA 4.- retícula de herman.

 


FIGURA 5.- La ilusión del tamaño de la luna.



Por su parte, Gregory (1.969), en su trabajo sobre las ilusiones visuales, las clasifica en otros tres tipos:

  • Objetos imposibles: son figuras que no se pueden percibir como un solo objeto en el espacio ( Figura 6).
     
  • Figuras que aparecen distorsionadas: son figuras que parecen más largas, o más cortas, o indebidamente curvadas, etc.: (véase, de nuevo, Figura 1 a-b-c-d-e-f).
     
  • Postefectos figurales: es la ilusión producida en una figura como postefecto de haber percibido, inmediatamente antes, otra figura distinta (véase punto 2 de este tema).
     

FIGURA 6.- Figuras de objetos imposibles.



Los estudios experimentales han puesto de manifiesto que la distorsión se incrementa cuanto mayor es el tiempo de inspección; mientras que, al demorar el intervalo entre la inspección y la presentación de la figura de prueba, a mayor demora el efecto ilusorio es menor.

Las investigaciones de Gregory (1.969) parecen apoyar el hecho de que las ilusiones son provocadas por las claves de profundidad (tridimensionalidad) y la perspectiva lineal. Este autor relacionó las ilusiones con la constancia del tamaño de los objetos, considerando que la constancia "viene dada por un proceso activo, posibilitado, en general, por la información de la profundidad, que denominaremos gradiente de constancia" (Gregory, 1.973; pp. 86).

Resumiendo, la correspondencia entre las propiedades percibidas y las objetivas se denomina constancia; mientras que a la no correspondencia se le llama ilusión visual. Entre estos dos polos (constancia-ilusión) cabe la existencia de un continuum de outputs perceptuales, en el que el resultado logrado en una percepción particular dependerá de la información suministrada por el medio estimular, especialmente la información relativa a las claves de profundidad y perspectiva.