9.8 La percepción directa del movimiento

Desde la postura del Realismo radical, se considera que el movimiento del observador se halla inseparablemente ligado (correlacionado) a unos determinados patrones de flujo en la disposición óptica y que cada patrón del flujo, en el orden óptico, es específico para cada tipo de movimiento.

En un trabajo, publicado por James Jerome Gibson en 1950, describe el 'flujo óptico', a partir de las observaciones de una serie de filmaciones realizadas al situar una cámara en el morro de un avión.
 



FIGURA 21.

 

A continuación, se muestran cuatro cámaras de vídeo instaladas en un automóvil. Al estudiar las filmaciones obtenidas en cuatro direcciones espaciales diferentes, fácilmente diferenciaríamos tres tipos de flujo óptico (F.O.) en conducción de vehículos:
 



FIGURA 22.

 

  • F.O. frontal o flujo expansivo radial. Indica aproximación, lo que se traduce en un crecimiento en tamaño de los objetos conforme se acercan. Este flujo expansivo guía la dirección del movimiento, por ejemplo en la conducción. El centro de expansión o foco señala con mayor precisión tal dirección. Dicha expansión coincide con la tasa de expansión de la imagen retiniana (Regan y Beverly, 1980, 82).
     
  • F.O. posterior o flujo de contracción radial (vista por retrovisor). Indica alejamiento del centro contracción, lo que se traduce en una progresiva disminución del tamaño de los objetos captados. Véase un esquema del flujo de contracción en la Figura 24.
     
  • F.O. lateral o flujo lamelar, equivalente al paralaje de movimiento, descrito en el tema relativo a la Percepción de la Profundidad, por lo que no abundaremos aquí, basta para rememorarlo observar la figura.
     


FIGURA 23.

 

De acuerdo con las ideas apuntadas por Gibson, la textura de la carretera influye en la percepción de la velocidad, ya que el flujo óptico es más informativo cuando existe textura. Así pues, se tenderá a tener la sensación de mayor velocidad cuanto más frecuentes y contrastados sean los trazos del firme (carretera). La sensación de velocidad tiende a reducirse con la exposición continuada al flujo (Denton, 1971), es decir, que al salir de la autopista tendemos a infravalorar la velocidad. Por lo que manipulando las características de la estimulación retiniana a las que está sometido el conductor es posible incrementar o decrementar la sensación de velocidad de éste. Propuestas de Denton: Pintar en la carretera un serie de franjas con las siguientes características:
 

  • De máximo contraste con el firme.
     
  • Perpendiculares al sentido de la marcha y paralelas entre si.
     
  • Disminución progresiva de la separación inter-franjas.
     

(Este es un buen ejemplo de como debe conjugarse Teoría y práctica.)

Para J.J. Gibson (1.979) la disposición de los elementos de la textura óptica (producida por la luz reflejada en la realidad) se expande centrífugamente desde el polo del campo visual al observador (véase las líneas imaginarias del flujo óptico sobre la pista del aeropuerto en Figura A. Mientras que, dicha textura óptica, se concentra centrípetamente desde el observador al polo de alejamiento (véase en Figura B las el flujo optico percibido por un observador colocado en el techo del último vagón del tren, mirando en dirección opuesta a la del avance del tren).
 



FIGURA 24.

 



FIGURA 25.

 

Este autor establece una serie de relaciones entre flujo óptico y movimiento, las cuales Bruce y Green (1.985) sintetizan en cuatro puntos:
 

  • El flujo óptico indica movimiento y el no-flujo indica reposo.
     
  • El flujo óptico "expansivo" indica movimiento de acercamiento y el flujo óptico "de contracción" indica alejamiento en el campo visual.
     
  • El foco del flujo (centro geométrico) "expansivo" señala la dirección del movimiento en el ambiente (ésto lo apreciamos al deslizarnos por un tobogán).
     
  • Si cambia el ángulo del centro del flujo óptico "expansivo", indica un cambio en la dirección del movimiento; mientras que si este no varía de ángulo, indica continuidad (no cambio) en la dirección del movimiento.
     

Respecto al movimiento del objeto sobre el campo visual, sostiene Gibson que la información viene suministrada por los tres factores que siguen. Estos son:
 

  • La condensación de textura.
     
  • El desvanecimiento de la textura.
     
  • La distribución de los elementos de la textura.
     

Así, un objeto móvil irá cubriendo la textura óptica del medio, a través del cual se mueve, en el mismo sentido de su movimiento, e irá descubriendo dicha textura en el sentido contrario de su movimiento, al tiempo que irá dividiendo los elementos de la textura por los bordes paralelos a su movimiento.

En resumen, las claves del movimiento del observador vienen dadas por un cambio en el patrón integro del flujo óptico, en tanto que las claves del movimiento del objeto sobre el campo visual vienen dadas por cambios parciales y locales en la estructura del orden óptico.