6.2 La adaptación perceptiva y los postefectos

Todos hemos estado expuestos, en alguna ocasión, a algún ruido monótono y continuo, llegando a acostumbrarnos a él, al cabo de cierto tiempo, y apenas nos percatamos de su existencia.

Otras veces, al entrar en un lugar, hemos experimentado un determinado olor y, al cabo de un rato, ya no lo percibimos con la misma intensidad.

A esta disminución de la respuesta nerviosa y su sensación correspondiente se le denomina adaptación perceptiva o sensorial.

La ocurrencia de una adaptación perceptual puede detectarse mediante los cambios en el tiempo del juicio del sujeto sobre un estímulo particular.

El fenómeno de la adaptación perceptiva da lugar, en determinadas circunstancias, a los llamados postefectos.

El postefecto se refiere a los cambios que sufre el juicio sobre un estímulo, como consecuencia de la exposición prolongada a otro estímulo inmediatamente anterior.

Al igual que la adaptación, el postefecto puede darse en propiedades del estímulo tales como la intensidad del mismo, la longitud de onda (color), la frecuencia tonal, las cualidades olfativas y gustativas, así como en relación con rasgos espaciales (tamaño, forma y dirección).

Es frecuente distinguir dos tipos diferenciados de postefectos:
 

  • Postefecto positivo: consiste en la conservación momentánea de una información en el sistema sensorial, una vez que la presentación del estímulo ha cesado. Es la base del cine o la televisión, en los que percibimos una continuidad del movimiento, a pesar de ser exposiciones discretas y estáticas dispuestas en rápida sucesión. El postefecto positivo es lo mismo que la memoria sensorial: postimagen positiva= icón (memoria icónica investigada por Sperling, 1960 y así denominada por Neisser, 1967).
     
  • Postefecto negativo: consiste en la ocurrencia de una sensación de características opuestas a las producidas por una estimulación anterior prolongada y que tiene lugar al cesar ésta. La post-imagen se desvanece en un breve lapso de tiempo.
     

FIGURA 7.- Ejemplo de imagen de adaptación para inducir un postefecto negativo. Fija la mirada en el centro de la imagen durante 45 seg (aprox.) e, inmediatamente, mira a una pared lisa de color blanco ( o al techo).



La duración del postefecto depende del tiempo de estimulación inicial, de modo que cuanto mayor sea éste, más marcado será el postefecto y más lenta su desaparición. B) Postimágenes espaciales:

* Ejemplos de postefectos conocidos son los siguientes: B) Postimágenes espaciales:

A) Postimágenes cromáticas: B) Postimágenes espaciales:

  • Si observamos de manera continuada una figura verde, durante un par de minutos, e inmediatamente miramos una hoja de papel blanco, veremos exactamente la misma figura, pero en el color complementario, es decir, en rojo. En el lapso de escasos segundos habrá desaparecido. (Véase un Postefecto cromático en R.H.Day, 1969; pag. 171)).
     
  • Análogamente, si miramos una figura blanca, tendremos una post-imagen negra.
     

B) Postimágenes espaciales:

  • Postefecto espacial sobre el tamaño del círculo (véase Figura X). En la presentación simultánea (parte superior de la Figura X), al fijar la vista en el punto de fijación, tenemos la impresión de que el círculo interno de la izquierda (rodeado por otro círculo mayor) es de mayor tamaño que el círculo situado a la derecha del punto de fijación. En la parte de abajo (presentación secuencial) se halla la figura inductora y la figura de prueba.
     
  • Postefecto espacial de Köhler y Wallach (Day, 1969, pp. 176). Arriba: figura inductora, abajo: figura de prueba.
     
  • Otro postefecto espacial (Day, 1969; pp. 174), selectivo a la dirección de las barras. Arriba: figura inductora, abajo: figura de prueba.
     

c) Postefecto cinestésico o motriz:

  • Si extendemos el brazo no dominante, formando un ángulo menor de 90o con el tronco, posteriormente consideraremos que la posición horizontal del brazo se encuentra en un punto que forma un ángulo mayor de 90o con el tronco.
     

C) Postefectos de percepción de movimiento:

  • Si fijamos la mirada sobre una cascada, durante un par de minutos, luego apreciaremos movimiento en objetos estáticos del paisaje de alrededor.
     
  • Al mirar, por un tiempo prolongado, determinadas figuras geométricas planas (espiral, aspas, remolinos, etc.), rotadas a cierta velocidad, al detener la rotación súbitamente, percibiremos un movimiento en el sentido contrario de estas figuras. (No confundir esto con el efecto de la rueda de la diligencia en el cinematógrafo, el cual es consecuencia de la relación entre la velocidad de rotación de la rueda y la resolución temporal del ojo (o la velocidad de filmación, normalmente de 24 fotogramas/seg).
     

D) Postefecto táctil:

  • Si se pasa un dedo de un lado a otro de un borde curvo, teniendo los ojos cerrados, al palpar a continuación un borde recto parecerá curvado en la dirección opuesta.
     

E) Postefecto auditivo:

  • Si se escucha repetidamente un tono que va aumentando en intensidad, al presentar seguidamente un tono de intensidad constante, probablemente, se escuche como si disminuyese la intensidad sonora.
     

F) Postefectos gustativos:

  • Si tomo previamente un alimento muy salado, inmediatamente después, al ingerir otro alimento con salinidad normal, me parecerá 'soso'. Algo parecido ocurre con el sabor dulce.
     

G) Postefecto olfativo:

  • Si se permanece unos 90 minutos en una atmósfera que contenga bastante dióxido de carbono (!ojo!, si es excesivo puede axfisiarse), después, el aire fresco puede producir un olor ilusorio a amoniaco.
     

El fenómeno perceptivo de los postefectos ha puesto de manifiesto la existencia de un tipo específico de células en los receptores sensoriales (células on-off). En efecto, los receptores no sólo informan acerca de los estímulos que aparecen (células on), sino también del momento de su desaparición (células off). Lo que ha llevado a la conclusión de que la respuesta perceptual no sólo se produce ante la estimulación, sino que preferencialmente ocurre ante los cambios en los estímulos.

Aunque los psicólogos conocen los postefectos desde hace mucho tiempo, recientemente, la investigación de los postefectos se ha convertido en una línea de investigación de especial interés (Frisby, 1979). Esto se debe a que proporcionan un método válido para probar el funcionamiento de los mecanismos sensoriales descubiertos por los neurofisiólogos, siendo un medio indirecto de acceder a dichos mecanismos sensoriales. Debido a ello, los postefectos han sido apodados 'el microelectrodo del psicólogo'.

Igual que el fisiólogo puede descubrir, basándose en los registros de microelectrodos implantados una determinada neurona del cerebro, que una célula responde de modo óptimo ( o es especialmente sensible) a un tipo de estímulo determinado, por ejemplo a una barra inclinada 60o, del mismo modo un psicólogo puede concluir que debe haber un conjunto de células en el sistema visual que se hallan sintonizadas a dichos rasgos, en cuanto descubre que estamos sujetos a un postefecto al exponernos a una estimulación prolongada de un estímulo de enrejado orientado a 60o (disposición rectangular de barras blancas y negras en alternancia fija).

En otras palabras, los psicólogos han realizado el mismo tipo de descubrimiento en los seres humanos que los fisiólogos en animales inferiores, pero sin tener que utilizar técnicas cruentas para implantar microelectrodos. Habiendo demostrado, por tanto, que los postefectos nos proporcionan una excelente técnica de exploración del procesamiento sensorial temprano, siendo de mayor utilidad esta técnica en cuanto que revela hechos acerca de poblaciones globales de células que operan al mismo tiempo, en vez de hacerlo sobre células aisladas.

El procedimiento utilizado se basa en la aplicación del paradigma de adaptación, que vamos a describir:

Primero, el sujeto observa el estímulo de prueba, por ejemplo un enrejado vertical y el experimentador registra la respuesta manifestada por el sujeto (métodos psicofísicos).

En segundo lugar se hace mirar al sujeto a un estímulo de adaptación, por ejemplo un enrejado orientado 30o, durante una exposición prolongada (1 o 2 minutos) o período de adaptación, hasta producir fatiga en los receptores pertinentes.

Finalmente, se vuelve a presentar al sujeto el estímulo de prueba original y se le solicita nuevamente una respuesta que deberá registrar el examinador.

A esta secuencia se le llama ciclo prueba-adaptación-prueba. Y el efecto de la adaptación se mide como el cambio de aspecto del estímulo de prueba entre su presentación preadaptación y postadaptación.

Realicemos una demostración de cómo se aplica este paradigma y de los aspectos que puede informar, utilizando como estímulos los enrejados sinusoidales orientados.