3.8 La función de sensibilidad al contraste

Campbell y Robson (1968) sostenían la tesis de que el sistema visual lleva a cabo un análisis de la luz (similar al análisis de Fourier) que incide sobre el ojo. Estos autores sugirieron que el sistema visual respondía a un enrejado de forma de onda cuadrada a través de sus respuestas a las frecuencias espaciales de sus ondas componentes y presentaron evidencias a favor de este argumento en numerosos trabajos experimentales. Esto sugería que, al menos en el umbral, era legítimo aplicar un análisis lineal al S.V.H. Mediante un experimento psicofísico llegaron a determinar la denominada Función de Sensibilidad al Contraste (FSC).
 



FIGURA 10.- Función de sensibilidad al contraste (FSC).



Dicha FSC consiste en una representación gráfica del contraste físico necesario para lograr que sea visible un enrejado en función de su frecuencia espacial. Para obtener la FSC (véase Figura 10), situaron en la abscisa las frecuencias espaciales y en la ordenada la sensibilidad al contraste, definida como el inverso del umbral. La FSC resulta al medir el umbral de percepción del contraste, en cada sujeto, ante enrejados de diferentes frecuencias espaciales y manipulando también el contraste del enrejado. Así, demostraron experimentalmente que los sujetos tienen diferente sensibilidad al contraste según varíe la frecuencia espacial de los enrejados.



FIGURA 11.- Superficie de sensibilidad al contraste (SSC).



Esta técnica nos permite responder, entre otras, a preguntas tales como ?somos siempre más sensibles al contraste de enrejados de baja frecuencia espacial?. Si observamos la FSC para enrejados sinusoidales, obtenida por Campbell y Robson (1968) [véase Figura 7] comprobaremos que el sistema visual es más sensible a los enrejados con frecuencias espaciales entre 3 y 6 c/g.a.v. y, por supuesto, nos revela que nuestra habilidad para detectar un enrejado depende de su frecuencia espacial. La Figura 11 superior-izquierda, muestra la SSC (Superficie de Sensibilidad al Contraste) reconstruida a partir de los datos registrados por Ginsburg (1978). En la misma figura puede observarse una representación isométrica de la SSC renderizada, así como una sección de esta en el eje Y.

Algunas aplicaciones de la FSC que han sido propuestas (véase Sierra-Vázquez, 1993; para más detalles) son:

  • Como instrumento para describir la capacidad del sistema visual y como medida alternativa, más completa de la agudeza visual. La FSC ha permitido comparar la sensibilidad al contraste del sistema visual de especies diferentes, revelándonos que especies diferentes tienen mundos visuales diferentes. Además, permite seguir evolutivamente el desarrollo de la sensibilidad visual en bebés, habiéndose obtenido evidencia de que su sensibilidad y agudeza visual mejoran progresivamente, para aproximarse a la del adulto, hacia los 6 u 8 meses de vida. En resumen, dentro de estas aplicaciones descriptivas, la FSC se ha utilizado en campos tan variados como: Psicología comparada, Psicología evolutiva, Psicotécnia y Clínica Oftálmológica.
     
  • Utilizada como Función de Transferencia de Modulación FTM del S.V.H. (Sistema Visual Humano), sirve para predecir la sensibilidad del Sistema Visual ante otros estímulos diferentes, incluidos los utilizados en las medidas de la agudeza visual.
     
  • Utilizada como FTM de un sistema de procesamiento de imágenes, como en realidad lo es el S.V.H., sirve para explicar la aparición de fenómenos perceptivos, recurriendo a la técnica del filtrado de imágenes y haciendo uso, como máscara, de dicha función bidimensional (SSC o Superficie de Sensibilidad al Contraste).
     

El paso siguiente consistió en tratar de explicar el mecanismo responsable de ello, esto es, explicar por qué razón suceden las cosas así en la percepción humana.