...Autores
...Sergi Valera
...Enric Pol
...Tomeu Vidal

...Departamento de
...Psicología Social

     
     
     
     


     

Unidad 4

TEMA 8 - El estrés ambiental

4.2. Teoría de la indefensión aprendida

Durante los años 70, Martin Seligman desarrolló una interesante teoría que, si bien en un principió sirvió para explicar comportamiento animal, posteriormente se ha mostrado con gran capacidad explicativa para un número importante de fenómenos humanos, especialmente con la incorporación de la teoría de la atribución al modelo.

Seligman descubrió que, tras someter a un animal a descargas eléctricas sin posibilidad de escapar de ellas, dicho animal no emitía ya ninguna respuesta evasiva aunque, por ejemplo, la jaula hubiese quedado abierta. En otras palabras, había aprendido a sentirse indefenso y a no luchar contra ello.

 

 

 

 

 

 


Clicad en la imagen para acceder a una breve biografía de Martin E.P. Seligman

Más concretamente, Seligman explicó el fenómeno en tèrminos de una percepción de no contingencia entre posibles conductas de evasión y sus nulas consecuencias: haga lo que haga el animal siempre obtendrà el mismo resultado negativo. La consecuencia más directa del proceso es la inacción o pérdida de toda respuesta de afrontamiento. Este es el principio de su Teoría de la Indefensión Aprendida.

Sin embargo, una vez comprobados fenómenos similares en el comportamiento humano, especialmente asociados a estados depresivos, la teoría se enriqueció notablemente durante los años 80 con la incorporación de las teorías de la atribución o el denominado estilo atribucional. Según ello, los efectos de la indefensión aprendida serán más o menos severos en función del estilo atribucional que tenga la persona en relación con las causas atribuibles a la no contingencia. Así, los efectos serán mayores si uno tiende a pensar que la no contingencia es debida a factores estables o de carácter global, mientras que los efectos serán menores o transitorios si uno tiende a atribuir el fenómeno a factores inestables o de carácter más específico. La estabilidad y la especificidad, junto a la importancia atribuida al efecto o factores de personalidad como el locus de control explicarían diferentes síntomas de indefensión entre diferentes personas ante una misma situación vital.

 

Así, por ejemplo, un estilo explicativo en el que los fracasos se atribuyen a factores internos estables mientras que los éxitos se atribuyen a factores externos situacionales es una de las causas del fracaso escolar en una parte importante de alumnos: "soy tonto o no tengo suficiente capacidad para sacar los estudios; ese examen, ah, si, lo aprobé por suerte, el profesor estaba de buen humor".

 
Volver a 4.1  
   
     
     

Web optimitzada per resolució de pantalla de 1024 x 768