Gamificación y cultura lingüística

Home / blog / Gamificación y cultura lingüística
Gamificación y cultura lingüística

En busca de la lengua perdida, una secuencia didáctica gamificada, basada en la narrativa de la película En busca del arca perdida, nos ha permitido explorar el potencial de la gamificación en dos contextos muy diferentes.

La primera secuencia fue creada por Jaume Batlle para trabajar la diversidad lingüística en el contexto de la asignatura Les llengües de l’aula de 4º curso del grado de Educación infantil (Universidad de Barcelona, Facultat d’Educació, 11 de marzo de 2017). A partir de esa idea y de la estructura narrativa, Begoña Montmany y Vicenta González realizaron una adaptación para el segundo contexto, el Máster de formación de profesores de secundaria de lengua y literatura (Universidad de Ecuador, Babahoyo -Universidad de Barcelona), con el objetivo de que los alumnos tomaran conciencia de la riqueza lingüística de su propio contexto.

La acción gamificada se estructura a partir de una serie de niveles basados en la búsqueda de información en las que los alumnos, encarnados en Indiana Jones, trabajaron con mapas, definiciones de la Wikipedia, sus propios apuntes y su conocimiento del mundo para resolver los acertijos y pruebas propuestos hasta dar con la lengua oculta en la secuencia gamificada. El objetivo final de la propuesta es, pues, conseguir el nombre de la lengua oculta, una lengua en la que están escritos los secretos de la diversidad lingüística. Para lograr descubrir el secreto, se les proporcionó una serie de pistas a medida que iban superando niveles. Esta secuencia los llevó a tener que colaborar en su propio grupo para dar con la respuesta correcta y competir con el resto de los grupos para hacerse con el triunfo. Precisión y rapidez han sido las palabras claves para un aprendizaje que los alumnos de uno y otro contexto valoraron muy positivamente. En ambos casos comentaron que se sintieron altamente motivados para una aproximación a los contenidos en los que el contenido lúdico les llevó a no tomar conciencia de la dificultad de los contenidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *