Educació (1) – (5) Medicina 10-03-18 (Liga)

 

Alineación: Jordi Yern (p), Andrés Pérez, Nacho, Joan, Sergio, Jordi Capella, Sergi Gil, Mario, Neil, Hugo, Juan Camilo, Manolo, Antonio, Deru, Sergi Dosta.

 

Los arietes médicos bregaron con calidad, marcaron y sirvieron goles a los medios y hasta a un zaguero; con más posesión y presencia, superaron a unos educadores acertados y concentrados en sus acciones, aunque pagaran el precio del gol tanto en sus contados errores defensivos como en dos discutidas decisiones arbitrales. Medicina abundó letalmente en el envío de balones a la espalda de la defensa de Educació, y obligó a su portero, Jordi Yern, a hacer largas y eficaces salidas para desbaratar las intenciones de los puntas rivales. Los goles: (0-1) tras internada por la derecha y centro paralelo a la línea de gol, el lateral médico (convertido en extremo) solo tuvo que empujar el balón (min. 7); (0-2) pase interior a la espalda de la defensa que aprovecha bien el delantero (min. 9); (1-2) Neil realiza un magistral tiro de falta directa desde los 30 metros, que supera la barrera y se cuela con efecto por la escuadra (min. 21); (1-3) jugada enmarañada en el área en la que se reclamó claro fuera de fuego (min. 28); (1-4) tras otro pase interior tras las líneas defensivas, que fue ampliamente protestado por el central educador por claro agarrón previo (min. 35); (1-5) Marc (dorsal 90) entre tres defensores, envía un balón horizontal por la frontal que remata un compañero a placer (min. 54).

            Mejoró Educació en la segunda mitad: Hugo cabeceó con oposición tras lanzamiento de falta por Neil, pero se fue fuera por poco; tras gran jugada trenzada, Manolo recibe y remata, pero sin éxito; Mario envió una vaselina que tocó la red cerca del travesaño, por fuera; a punto estuvo un central médico de hacerse un autogol al rechazar un centro envenenado, pero su rechace dio en el palo; Neru envió al palo largo un perfecto lanzamiento lejano de falta desde la izquierda; Antonio también remató al palo en otra jugada…, y Sergi Dosta tampoco tuvo premio en sus intentos. También Medicina tuvo algunas ocasiones en la segunda mitad (no tantas como Educació), especialmente en una falta directa que obligó a Jordi Yern a una plástica estirada para sacar el balón cerca de la escuadra.

            Con esa aritmética, las cuentas le salieron muy bien a Medicina, que, por otro lado, dominó en general el centro del campo, y que, en oleadas, atacó con muchos efectivos encontrando huecos. Educació sacó buen sabor de su propio juego, pero no los goles merecidos. Además, sus reclamaciones de infracción previa en dos de los goles en contra parecieron más que razonables.

Información adicional