Educació 3 – 1 Enginyers de Camins

Joel protagoniza con un hat-trick la remontada de Educació ante Enginyers
de Camins.
14-11-19 Liga
Alineación (Educació): Jordi Yern, Juan Sánchez, Andrés, Rafa, Sergio, Patrick, Jon,
Jordi Capella, Juan Camilo, Nacho, Fernando, Basti, Juan Escanciano, Hugo, Jordi
Vendrell, Joel.

Necesitado de puntos en la tabla, Enginyers de Camins (EdC) arrancó con ganas,
mientras que un más confiado Educació anduvo un cuarto de hora desdibujado e
impreciso en un ambiente frío y húmedo. Madrugó así el primer gol: el extremo
ingeniero profundiza casi por la línea de banda, y ante la caída del lateral en pugna
(protestada como falta) se queda solo para avanzar a gol y enviar un pase de la
muerte que el punta remata ajustado al palo lejano al portero (min. 4). Pero
Educació fue mejorando desde entonces a lo largo de todo el partido, asentándose
en el campo y teniendo más posesión y más ocasiones; y su defensa se mostró más
contundente, así como el portero Jordi Yern, que evitó al menos dos o tres
ocasiones de alto riesgo. EdC siguió creando peligro, pero su juego brilló más por
las individualidades que por el juego colectivo, lo cual sin duda influyo en que no
alcanzara más goles. Comenzó a avisar Educació con un tiro de Juan (a pase de
Hugo), otro de Basti y otro de Joel, todos sin premio. Luego, los ingenieros lanzaron
al palo de tiro lejano. Pero pronto Joel inició la remontada: tras irse de tres
defensores con habilidad y ser derribado, obtiene penalti, que transforma de forma
perfecta (min. 34). Pudo aumentar Joel su cuenta personal poco después, en otro
jugadón en el que se va por calidad por la izquierda y, aunque lo van agarrando de
la camiseta, aborda al portero, que se tira al suelo para rechazar el tiro raso;
parada de mérito, como otras del meta ingeniero. En esa fase del partido, los
educadores ya estaban con las pilas muy puestas: Juan Camilo se dio un festín de
recuperaciones vitales, además de protagonizar llegadas de peligro y dar pases de
libro (tuvo su partido); Hugo atosigó sin pausa; y Juan Escanciano organizó como
un maestro de ese “mundo medio”. El mismo Juan E. fabricó el segundo gol, tras
irse casi hasta línea de meta y desde allí enviar con poco ángulo un centro
mortífero que Joel, entrando atento y con fuerza, remató al portero y a gol (min.
42).


En la segunda mitad, Jordi Yern tuvo dos de sus paradas inspiradas con
salidas por el suelo, ante unos ingenieros incisivos en el juego individual. Pero el
ataque de Educació fue mejor y más compacto; Jon estuvo intransigente en sus
marcas; David sumó a eso sus buenas subidas; Nacho se vio cómodo jugando más
arriba; Cristian aportó buenos pases finales; y la defensa, acertada en general, tuvo
en sus pilares Juan Sánchez y Andrés su mejores argumentos. Lo más destacado de
Educación: perfecta jugada trenzada entre Fernando (portero, pero brillante con
los pies), Jordi Capella y Jordi Vendrell, que finaliza Hugo de disparo lejano que
para el meta; Fernando se va por la izquierda, pasa a Jordi V. y Hugo vuelve a
acabar la jugada con un disparo a gol que tapa con el cuerpo un defensa; Basti
también tuvo dos ocasiones, pero sus disparos fueron algo flojos y los anuló el
portero; Cristian centra largo al segundo palo desde la izquierda, pero el gran

remate de David de cabeza sale un poco alto. El gol de la tranquilidad vendría en
esa fase: Sergio conduce por la izquierda para pasar en profundidad a Hugo o Joel,
pero estos no penetran, y su pase entonces retrasado llega a Joel, que se gira ante
el defensa y envía muy ajustado al interior de la base del palo (min. 75); tercero de
Joel, lo que en Alemania llaman hat-trick perfecto (tres goles seguidos), que podría
haber sido más perfecto aún si después hubiese visto puerta un remate suyo de
cabeza tras jugada a balón parado. En fin…, Joel fue el gran definidor del partido,
pero el sabor que quedó en los educadores fue el de todo un conjunto que sabe
reponerse y levantar partidos sin dejar de ser fiel a su estilo.
A Enginyers de Camins se le pronostica mucho más que lo que obtiene en
esta Liga; para ello quizá le bastaría engranar a conciencia a ese puñado de
excelentes individualidades que tiene… Ya se verá.

 

 

Arquitectura (0) – (2) Educació

 


09-11-19 Liga
Alineación (Educació): Fernando (p), Juan Sánchez, Andrés, Nacho, David Alcalde,
Patrick, Jon, Jordi Capella, Juan Camilo, Sergio, Bastian, Hugo, Juan Escanciano,
Manolo, Antonio, Borja y Joel.
Educació afianzó su posición intermedia en la tabla y confirmó su buen estado de
juego al vencer a Arquitectura, un rival siempre difícil, correoso y ganador. Se vio
un partido sin altibajos, con ambos equipos fieles a su propio estilo de juego. Ya en
los primeros compases se reveló lo que serían los 90 minutos: mucho
“mediocampismo”, férreas defensas y ataques esporádicos tanto con pases largos a
los puntas (lo que más) como con jugadas elaboradas.ero Educació fue mejor en
todas esas facetas, y se llevó justamente los tres puntos, porque puso más
ocasiones de peligro (y los goles), porque defendió mejor, porque destruyó más
juego contrario y porque incurrió en menos errores visibles.
Los educadores habían chutado ya a puerta varias veces cuando los arquitectos
solo se habían acercado. Tras una fallida cesión de pecho de un defensa arquitecto,
el punta Joel roba el balón y encara al portero, pero su tiro lo saca por abajo el
meta, muy acertado. Después, tras un rechace defensivo de Arquitectura, Hugo
remata a gol, pero un defensa desvía el esférico. Luego, de nuevo Joel disfrutó de
otra ocasión; y más tarde otra vez Hugo, que controla de espaldas, chuta casi a la
media vuelta y desvía con la cabeza un central. También Fernando debió defender
la puerta educadora, pero no tanto bajo los palos, donde no tuvo excesivos apuros,
sino con algunas salidas impecables que sí habrían supuesto jugadas de gran
peligro de no haber sido desbaratadas a tiempo. El juego de Arquitectura,
compacto y con excelentes combinaciones y progresiones se estrellaba primero
contra un medio del campo muy destructivo (especialmente por un Juan
Escanciano brillante, un Bastian enérgico, un Manolo inspirado y haciendo pases a
lo Messi, un Antonio entregado y unos Borja y Hugo incisivos), y luego con una
defensa muy metida en el partido y muy contundente (sobre todo Juan Sánchez y
Andrés estuvieron superefectivos y vitales en el corte, por abajo y por arriba), y
con buenas salidas de balón (en lo que brillaron Nacho y, por los laterales, David,
Patrick, Juan Camilo, Jordi Capella y Jon). Pero el marcador no se movió siquiera
tras quizá la segunda más clara ocasión educadora de la primera mitad: tras
córner, el central Andrés remata de zapatazo que olía a gol, pero un defensa saca
en la misma línea. Por otro lado, resultó dudosa una acción en la que Joel cayó
derribado en el área y que Educació vio como claro penalti, aunque el árbitro no lo
concedió.
Ya en la segunda parte, Arquitectura tuvo unas tres ocasiones muy claras:
una, de tiro cruzado, salió fuera por muy poco; otra la resolvió con garra Fernando,
impecable también en balones aéreos; y otra, tras prolongar de cabeza un balón de
córner que voló frente a la meta (a portero batido) y que Sergio escamoteó con el
cuerpo al rematador en el segundo palo. Por lo demás, Educació logró ahogar al
rival en la zona de construcción y pararlo en la de ataque, al mismo tiempo que
seguía pisando más el área contraria. Y tanto va el cántaro a la fuente… que los
goles llegaron: Antonio, desplegando su juego más generoso y útil, envia un pase
en profundidad para Joel, que aprovecha el fallo del defensa, roba, se va y bate al

portero cruzando al segundo palo (min. 75). Impecable. Antonio también disparó
luego con peligro, de lejos, pero desvió un defensor; y Jon (en su reaparición tras
lesión) remató a la base del primer palo obligando a actuar al portero.
Abrumador en el uno contra uno, Joel no estuvo afortunado después en un
balón que Borja le bombeó a dos metros del palo y que no llegó a impactar bien de
espaldas y en medio espuela con el exterior del empeine. Pero tendría otro premio
enseguida: Joel se va de dos defensores por la izquierda, encara al portero y, ante
la llegada por la derecha de un central, dispara al palo corto engañando con la
postura al cancerbero (min. 88). Faltaban dos minutos para el final. Con el pitido,
Arquitectura, que había puesto bravo empeño en igualar, asumió deportivamente
la derrota en un encuentro en el que dominó el fairplay tanto en las acciones como
en las palabras, y en el que muchos valoraron la más que destacada labor arbitral.


Educació (2) – (3) Medicina

26-10-19 Liga
Alineación (Educació): Jordi Yern (p), Joan Sánchez, Rafa, Andrés, Patrick, Sergio,
Jordi Capella, Juan Camilo, Basti, Borja, Juan Escanciano, Carlos, Manolo, Antonio,
Mario y Joel.
Partido de montaña rusa, de tramos alternos de dominio y ocasiones (más de
Educació), de emoción y buen juego. Se vieron estilos y tácticas muy similares:
juego mixto de construcción por bandas y por la medular; efectiva destrucción en
medio del campo; contraataques rápidos; acertadas defensas y efectivos porteros;
con unas fases de acumulación de jugadores al ataque y otras más defensivas…
Paradójicamente, Educació disfrutó de más ocasiones, especialmente en la primera
mitad. Pero Medicina destacó en su juego a balón parado, fruto del cual obtuvo dos
de sus goles, y la victoria. Pese a no conseguir puntuar, Educació tuvo opciones
incluso de sacar los tres puntos, y dio una imagen muy positiva frente al
excampeón de la Liga, Medicina.
La primera mitad fue mayormente de Educació, que en pocos minutos
ofreció tres disparos a puerta de Joel y uno de Basti, que atajó un inspirado
portero. En cambio, Medicina había disparado solo dos veces, pero logró anotó
primero tras un libre directo (la falta fue un tanto discutible): lanzamiento al palo
corto salvando la barrera por un lado, con bote envenenado que obliga a Jordi Yern
a sacar ya desde detrás de la raya (min. 15). Se creció entonces Medicina, y tuvo un
tramo de mayor control. Jordi Yern se lució ante un disparo de los médicos, lejano
y fuerte, que iba al interior de la escuadra, pero que logró tocar lo justo en su
estirada para que fuera al palo y afuera. Paradón… La defensa educadora
desbarató otras ambiciones médicas, destacando las acciones de sus centrales Juan
Sánchez y Rafa, acertados en el corte. Luego, Educació retomó claramente el
dominio: Borja disparó bombeada, pero bajó tarde el balón; Basti empalmó un
trallazo de lejos tras un rechace, pero un defensor desvió afuera de cabeza; y, tras
excelente jugada trenzada por banda derecha de Patrick, Joel y Manolo (que dio el
pase final), Juan Escanciano también tuvo la opción de anotar, a no ser por el buen
hacer del portero médico. Esa constancia dio su fruto después: tras otra jugada de
combinación en ataque de Juan Escanciano, Borja y Antonio, este último da un pase
de oro a Joel, que dispara cruzado al palo largo y a la red (min. 38). El empate era
más que merecido, pero es que hubo más opciones: tras falta a Joel (muy marcado),
este la lanza y Borja cabecea desviado; Borja inventó un pase interior visionario
para Joel, que penetró, arrastró al portero al suelo y ya batido y casi sin ángulo
dispara, pero un defensor se cruzó in extremis para enviar a córner. También
Medicina disfruto de alguna opción, pero la primera parte fue a todas luces de
Educació.
Con esos mimbres comenzó la segunda mitad, y Educació recibió premio en
quizá la única jugada fallida del guardameta médico: tras centro horizontal desde
la izquierda de Mario, al portero se le resbala el balón, y Antonio, entrando al fallo
y atento, lo empuja a la red (min. 60). También era justa hasta entonces la ventaja
educadora. Pero Medicina no se ofuscó, sino que se vino arriba, sin argumentos ya
para especular ni temporizar. Así, el partido se equilibró, ganando en turnos
iguales de contraataques rápidos o con acumulación de atacantes (a destacar un
disparo al larguero del interior izquierdo médico). Y quizá fueron esa insistencia y

esa fe de Medicina, sumadas a dos lapsus defensivos de Educació, lo que les dio dos
tantos en cinco minutos: un centro bombeado supera al meta educador, y entrando
con fuerza por en medio y sin marca, el punta rapado de Medicina cabecea limpio a
la red (min. 70); luego, tras servicio de córner, el balón llega intacto a la altura del
segundo palo, donde el atacante médico entra solo casi por el suelo para empujarlo
adentro (min. 74). Quedaban 15 minutos, y Educació también se empeñó en
remontar y tuvo fe en sus posibilidades, pero no le acompañó la fortuna. Basti
pudo empatar al recibir un gran pase atrás de Joel, pero disparó más colocado que
fuerte, y atajó el portero. Otra ocasión la desbarató un defensor que tocó el balón
con el brazo en el límite del área y desde el suelo, cuando Joel se disponía a encarar
solo al portero; además, se pitó la falta fuera del área, cuando la posición del brazo
parecía más bien dentro de la raya, y podría haber sido penalti, dado el peligro
subsiguiente. Más tarde, Borja (que no es zurdo) protagonizó un ataque relámpago
por la izquierda, secundado por Joel por en medio, pero el pase del primero al
segundo, que entraba sin marcaje claro, salió demasiado vertical y dio opción al
portero a llegar antes.
En el fútbol, ya se sabe, influyen muchos factores. Darlo todo en los
momentos críticos es a menudo una vía hacia la victoria, y por eso Medicina se
llevó tres puntos. Las pájaras puntuales defensivas en esos momentos críticos
también son decisivas, como se vio. Sin embargo, en este caso el empate habría
sido al menos más fiel del esplendor que ofrecieron ambos equipos sobre la hierba.

Sergio Aguilar

Historia (1) – (1) Educació

19-10-19 Liga

 

Alineación (Educació): Fernando «Fer» (p), Joan Sánchez, Andrés, Rafa, David Alcaide, Patrick, Sergio, Juan Camilo, Basti, Nacho, Sergi Gil, Hugo, Manolo, Juan Escanciano, Cristian, Jordi Vendrell, Antonio, Mario y Joel.

 

 

Jorge Luis Borges dijo una vez que “la literatura es orden y aventura”. Luego, Menotti el Flaco lo parafraseó para afirmar que el fútbol también lo es. Quizá sea una particular alquimia de orden y aventura lo que le da al fútbol su grandeza.

 

En el encuentro de Historia y Educació hubo ambas cosas por parte de ambos equipos. Aunque tal vez los primeros pusieron más orden, y los segundos, más aventura. Como es habitual, Historia estuvo impecable en posicionamiento, transiciones y juego por bandas, pero su centro del campo brilló menos de lo habitual por la buena labor de Educació en esa tierra de nadie: Juan Escanciano, Basti y Hugo como más destacados en ruptura del juego rival. En cambio, los educadores, que salieron más conservadores, fueron ganando en aventura con el paso de los minutos, casi abusando de romper la defensa contraria por la medular, con un Joel incansable y hábil y (en la segunda parte) un Mario incisivo, a los que se sumaron las subidas de peligro de Juan Escanciano, Basti, Jordi Vendrell, Cristian, Hugo, Antonio y Manolo, todos metiendo presión y peligro.

 

También se exhibieron ambas defensas. En concreto, la de Educació (Rafa, Joan y Andrés, Nacho y Sergi Gil) estuvo más ordenada que aventurera, más inspirada y contundente, excepto en un par de lances en que los medios defensivos no sacaron el balón a la primera y casi les cuesta un disgusto. Además, los laterales desbarataron casi todo el juego por bandas de Historia, y se ofrecieron en salidas de peligro, especialmente David Alcaide, pletórico, y Patrick, aventurero; más anónimas pero efectivas fueron las actuaciones de Juan Camilo y Sergio. Por último, la vital labor del portero de Educació merece comentario a parte…

 

Ya desde un intento inicial en las botas del punta Joel, Educació estaba disparando más a puerta (entre los palos o fuera), e incluso pudo obtener un tanto de fortuna tras un balón que cayó vertical y con mucho efecto ante el portero rival, que no calculó eso y le pasó por encima tras el bote para ir a rebotar en la base del palo y de nuevo en él para ir a córner… Jugada literalmente rocambolesca. Historia había amenazado menos hasta entonces la puerta educadora, pero se avanzó en un libre directo: el meta Fer hizo de gato y despeja en la escuadra, pero el balón lo caza por la derecha otro atacante que dispara cruzado al palo largo (min. 35); la jugada fue protestada por posible fuera de juego (“para el VAR”, dijo el árbitro, pero dio el gol). La igualdad era patente, y cristalizó enseguida: Educació ataca combinando desde medio campo, y el balón llega a Cristian, que da un pase final a Juan en la frontal del área grande; su disparo fuerte y con rosca, ajustado al palo, hundió la red, imparable (min. 36). Y ahí se acabó la fiesta…, pero solo la de los goles, porque hubo mucho más fútbol hasta el pitido final.

 

Si la defensa de Historia fue su argumento mejor, por parte de Educació lo fue su guardameta, Fer. Antes del descanso realizó un segundo paradón gatuno, y en la segunda parte, otros dos espectaculares: uno en la misma base del palo, otro a media altura. Además, estuvo preciso y acertado en sus saques y en sus salidas, aunque una le costó una falta y una tarjeta amarilla. Fer fue sin duda el garante del empate final.

 

En la segunda mitad, Mario salió y tuvo una ocasión tras irse bien del defensor, pero le pegó mordida y fue fácil de atajar. Entre otras ocasiones, una clara la tuvo tras un córner Andrés, que se queda con el balón en el área pequeña, pero también le pega mordida, y detiene el meta. Juan se desmarca por la derecha y envía largo al segundo palo, donde Joel entra al remate de cabeza y envía fuera por poco. Manolo aprovecha un error defensivo, roba el balón, se interna y pasa un balón de oro a la medular para Joel, cuyo disparo se estrella en el palo y regresa al portero ya batido (¡ufff!). Hugo disparó fuerte desde la frontal, pero se fue un poco arriba. Inexplicablemente, el árbitro cortó un contrataque de Educació en línea de tres cuartos: hubo falta, cierto, pero el balón lo tenía Educació de cara a puerta ¡y con superioridad numérica...!  Ya cerca del final, Joel se va de un defensor y se interna por la derecha, sortea al central casi en línea de meta, a tres metros de puerta, pero su pase de la muerte, que esperaba Patrick bien armado y solo, es rozado por otro defensor cerca del palo, que desbarata otra clara ocasión de gol.

 

También Historia desperdició un número semejante de ocasiones, un par de ellas claras candidatas a gol. El empate final no permitió afirmar qué tipo de alquimia de “orden y aventura” ofrece más y mejor espectáculo, si la más preocupada por el orden o la que apuesta por la aventura, pero sí se vieron dos juegos colectivos compactos que dieron argumentos para “seguir viniendo” al fútbol.

 

Como esta crónica empezaba literaria, acaba igual… Albert Camus, escritor que, al igual que Nabokov (el de Lolita), jugó como portero, dijo una vez: “Lo que finalmente sé con mayor certeza respecto a la moral y a las obligaciones de los hombres se lo debo al fútbol”. Y no se trata solo de la cerveza pospartido, que también…

UB 1450 (3) – (3) Educació

05-10-19 Liga

 

Alineación (Educació): Sergi Pérez (p), Jorge Rodríguez, Joan Sánchez, Rafa, David Alcaide, Andrés, Nacho, Sergio, Basti, Hugo, Manolo, Juan Escanciano, Jordi Vendrell, Antonio, Borja y Joel.

 

Partido de goles y vibrante, con remontada final de Educació, que hasta pudo irse con los tres puntos en los últimos minutos. La primera mitad, que acabó en tablas, marcó la tónica del encuentro: alternancia en dominio y ocasiones. UB 1450 quiso sacar más ventaja del juego largo y de la destrucción en medio campo; Educació se lució en defensa y elaboró más en juego de ataque, y su portero salvó los muebles en más de una ocasión (en todo el partido). Marcó temprano UB: Dante recibe pase largo lateral en profundidad, se va por velocidad y da un pase al segundo palo, donde el delantero llega por detrás del defensor y marca a portero pasado (min. 2).

Jordi Vendrell tuvo el empate con un tiro que salió por arriba por poco. Cuando UB más estaba achicando espacios, construyendo y destruyendo, Joel se sacó de la chistera un pase mágico desde la medular a la izquierda, que deja a Jordi en ventaja para entrar en área y enviar con rosca al segundo palo (min. 18). Luego, la defensa de Educació deshizo brillantemente un par de internadas de peligro (Joan S. y Rafa estuvieron colosales…, providenciales), pero UB lanzó también de lejos rozando el palo y disparó otro balón que rozó lo bastante el portero Sergi P., adelantado, como para ir a la base del primer palo y salir extrañamente afuera haciendo trombos, cerca del segundo poste. También se lució el meta de UB al sacar un tiro de Joel, que antes había mareado el balón con cuatro giros para encontrar hueco. Y con ambos tantos de estética impecable, al descanso.

            El portero suplente Sergi P. había demostrado ya su calidad, y sus defensas confiaban en él, aunque quizá en exceso: en una jugada al inicio de la segunda mitad, se la dan dos veces en corto para sacarla, y el meta la pasa al final demasiado corta, lo cual aprovecha el delantero para robarla y disparar, pero Sergi P. se tira y la despeja, y de nuevo otra vez en un segundo tiro del mismo atacante… Fue quizá el momento más espectacular del partido. Después, el mismo Sergi P. poco pudo hacer en el segundo tanto encajado: tras una nube de jugadores y desde el límite del área grande, un disparo raso, aislado e inesperado se coló por la base del palo (min. 51), y también quedó vendido en el tercero, que vino enseguida, tras perder el balón Hugo (pletórico por lo demás) cerca del área grande y enviar el atacante una vaselina mortífera (min. 52). UB también tuvo antes un remate de cabeza al poste, y luego Joel respondió enviando por poco afuera con efecto.

            El 3-1 se lo ponía cuesta arriba a Educació, pero levantó el partido con tesón. También UB tuvo alguna ocasión, pero la defensa y el portero las frustraron. La remontada de Educació comenzó tras un pase interior de Antonio (que estuvo mejor cuanto más generoso) para Borja, que se acomoda en carrera y dispara ajustado al segundo palo (min. 60). Luego, Educació sufrió: en un segundo centro tras córner, el central de UB cabecea a la red, pero en posición antirreglamentaria, lo cual aprecio el árbitro; y luego, lesión de Sergi P. en una salida del área que fue vital (aunque finalmente parece que no fue grave el daño). Basti lo suplió bajo palos, con buena actuación. Ya al borde del final, Borja demostró su olfato en el área al cazar y rematar a la red un balón que se le escapó al portero tras intentar atajar un lanzamiento de falta (min. 85): empate merecido. Ningún equipo se dio por vencido (ni empatado), pero la ocasión más clara la tuvo Joel, que tras recibir un trabajado pase de la muerte de Juan E., envió elevada sobre el portero… y solo un dedo por encima del larguero. Cuando el árbitro pitó el final, el balón seguía en posesión de Educació.

Información adicional