Fenómenos deterministas y fenómenos aleatorios

 

Supongamos que disponemos de un dado regular con todas las caras pintadas de blanco y con un número, que irá de 1 a 6 sin repetir ninguno, en cada una de las seis caras.

Definamos los dos experimentos siguientes:

Experimento 1:  Tirar el dado y anotar el color de la cara resultante.

Experimento 2:  Tirar el dado y anotar el número de la cara resultante.

¿Qué diferencia fundamental observamos entre ambos experimentos?

Muy simple!

En el experimento 1, el resultado es obvio: saldrá una cara de color blanco. Es decir, es posible predecir el resultado. Se trata de un experimento o fenómeno determinista.

En cambio, en el experimento 2 no podemos predecir cuál será el valor resultante. El resultado puede ser : 1, 2, 3, 4, 5 o 6. Se trata de un experimento o fenómeno aleatorio.

El conjunto de resultados se anotará con el símbolo: Ω .

En este caso,  Ω = {1, 2, 3, 4, 5, 6} .

En los fenómenos aleatorios, al repetir muchas veces la experiencia, la frecuencia relativa de cualquier elemento del conjunto de resultados debe aproximarse siempre hacia un mismo valor.