La Pequeña Venecia y otras realidades posibles

La artista destaca la relación entre Venezuela y la leyenda que cuenta cómo el Lago Maracaibo recordó a  Américo Vespucio a la ciudad de Venecia, lo que originó su nombre: “Veneziola”, pequeña Venecia.  La instalación se crea mediante el uso de objetos personales, como una hamaca familiar envejecida, junto con collages, grabados, y trabajos de vídeo y sonido. En esta época de migraciones prohibidas la obra revisa la política colonial y la identidad nacional mediante la re-colonialización, la ocupación del espacio y la tierra, y una unión del pasado con el presente.