Taller para el fomento de nuevas vocaciones tecnológicas en el Instituto Infanta d’Aragó


El martes 10 de enero de 2017 tres alumnos de cuarto curso de Sociología de la Universidad de Barcelona colaboraron en el marco de la asignatura Sociología del Género con el proyecto GENTALENT impartiendo una charla para fomentar las nuevas vocaciones tecnológicas para un grupo de segundo de bachillerato del Instituto Infanta d’Aragó en el barrio barcelonés de Sant Martí.

El taller del 10 de enero es resultado de una colaboración a cuatro bandas que implica primero, el proyecto GENTALENT; segundo, la asignatura de Sociología del Género de la Universitat de Barcelona; tercero, el programa de innovación docente Aprendizaje servicio; y cuarto, el Instituto Infanta d’Aragó. La actividad fue realizada por Leon Freude, Marina Socías Bolaño y Martí Zamora Juan bajo la supervisión de la profesora Clara Camps y la profesora Núria Vergés. La profesora Vergés, investigadora del proyecto GENTALENT, explica esta colaboración: “En el proyecto GENTALENT tenemos como objetivo incorporar, retener y promocionar a las mujeres en el sector ocupacional de las tecnologías. Además de buscar buenas estrategias para lograr este objetivo, ya realizamos pequeñas intervenciones para cambiar la realidad, como talleres en los institutos”. Añade, que en el caso de este taller alumnos de cuarto de Sociología han podido aplicar nuevos contenidos adquiridos en el marco la asignatura de Sociología del Género en una actividad participativa en un Instituto que no sólo divulga y contrasta los conocimientos académicos, sino que además anhela motivar a las chicas de cara a que se decanten por carreras tecnológicas. Concluye remarcando las sinergias: “Así hemos podido ofrecer un servicio de aprendizaje a un Instituto a través de una innovación docente en nuestra clase. Hemos mostrado que investigación, docencia y aplicación pueden enriquecerse mutuamente”.

El taller, que diseñaron tres alumnos de Sociología del Género, se ha estructurado de la siguiente manera: Primero se desarrollaba un pequeño calentamiento donde las 26 persones participantes se presentaban nombrando un objeto tecnológico cercano. En un segundo paso, todos y todas pintaban un aparato tecnológico de uso cotidiano para discutir posteriormente quién lo había inventado y a quién prestaba servicio. Todos los participantes quedaban impactados al descubrir que sólo un instrumento de 26 había sido inventado por una mujer. Una de las explicaciones dadas para esta desigualdad eran los viejos tiempos que ya habían pasado. Para desmentir posturas según las cuales la desigualdad de género estaba superada hoy en día los y las participantes interpretaron dos gráficos que mostraban que tanto en el ámbito educativo como en el ámbito laboral persisten desigualdades de género flagrantes. Hecho esto, el alumnado debía interrogarse sobre los propios deseos y preferencias a partir de las preguntas: Qué quiero ser de mayor y qué se espera de mí como chico o chica? En el debate posterior todos y todas pudieron reflexionar sobre cómo los roles de género se cruzan con nuestras biografías e identidades y cómo podemos desafiarlas. Asimismo, quedó claro que queda mucho trabajo por hacer: los planes de futuro de chicos y chicas correspondían a la segregación horizontal de género actual. Evaluando su intervención, los y las alumnos/as universitarios/as talleristas se declaran ambivalentes: “Aunque hemos conseguido primero, concienciar de cómo impactan los roles de género sobre nuestras preferencias y, segundo, visibilizar el cruce entre género y tecnologías, no ha quedado tan claro si hemos conseguido animar además a las chicas a elegir carreras tecnológicas, entre otras cosas porque ya han elegido su especialidad y porque una sesión de taller no da para mucho más. Seguro que para eso hace falta más tiempo, intervenciones a edades más jóvenes y cambios estructurales”

IMG_20170117_103413

IMG_20170117_103416

IMG_20170117_103420

IMG_20170117_103422

IMG_20170117_103424

IMG_20170117_103427

IMG_20170117_103429