La penúltima bondad

Josep Maria Esquirol retoma en La penúltima bondad el camino iniciado en La resistencia íntima y, mediante un estilo sereno y franco, traza un itinerario reflexivo que transita por conceptos como los de conmoción, deseo, creación, amistad, la revolución y el agradecimiento.