La UB rescata del olvido la extraordinaria figura de Clotilde Cerdà

Notícia | 29-09-2020

Esta es la última semana para visitar la exposición «Clotilde Cerdà/Esmeralda Cervantes, una mujer ante una época» en la sala 2 del Palau Robert. Se trata de una minuciosa reconstrucción de la vida de esta extraordinaria arpista, compositora, escritora y activista incansable por la libertad de las mujeres y contra la explotación de la vulnerabilidad de los seres humanos, a través de fotografías, cartas y noticias de prensa.

La exposición, que desde su inauguración el 21 de julio ha despertado mucho interés entre el público y los medios de comunicación, ha sido comisariada por À. Lorena Fuster, profesora de Filosofía y Teoría Feminista de la Universidad de Barcelona e investigadora de ADHUC—Centro de Investigación Teoría, Género, Sexualidad. La muestra se podrá visitar hasta el próximo domingo 4 de octubre, y constituye el primer resultado del proyecto de investigación «El legado olvidado de Clotilde Cerdà/Esmeralda Cervantes (1861-1926). Una presencia internacional en la vanguardia» (Universidad de Barcelona, en colaboración con la Fundación Privada Mir-Puig), que rescata el legado olvidado de Cerdà bajo la dirección de À. Lorena Fuster.

«Lo que descubren las feministas de los años 70 cuando miran atrás es que hubo muchas mujeres importantes y reconocidas en su época, pero que, como no entran en los cánones, han sido olvidadas —explica Fuster—. El hecho de que Wagner calificara a Clotilde Cerdà de genio no fue suficiente para que entrara en el libro de oro de la música». De hecho, ni siquiera la familia de Cerdà fue consciente de la relevancia internacional que tuvo su figura.

 

Una activista comprometida con la emancipación de la mujer y el anticolonialismo

Clotilde Cerdà, hija de la pintora Clotilde Bosch y del urbanista Ildefons Cerdà, fue rebautizada con el nombre artístico de Esmeralda Cervantes, seguramente por iniciativa de la reina Isabel II y de Victor Hugo. Encarnó a la perfección la idea de niña prodigio por su virtuosismo con el arpa, si bien el verdadero interés de su figura no radica únicamente en esa excelencia artística. Para comprender la verdadera relevancia de esta mujer en su tiempo hay que atender a su activismo a escala internacional contra la explotación de la vulnerabilidad, así como a su capacidad de mediación entre ambientes y personalidades del todo diversos.

Cerdà actuó a lo largo de su vida desde un firme compromiso con la emancipación de las mujeres y la redefinición de los roles de género, el pacifismo, el antiesclavismo, el anticolonialismo, el cuidado de los niños o la mejora de las condiciones de trabajo de las obreras en las industrias. Fue considerada en su época una de las mejores arpistas del mundo, por lo que recibió incontables títulos y honores de manos de las más altas instituciones políticas y artísticas del momento en varios continentes.

En parte gracias al crédito que consiguió con su genio musical y su personalidad magnética, pudo poner en marcha la edición de revistas internacionales (L'Etoile Polaire/La Estrella Polar y El Ángel del Hogar) y, en especial, llevar a cabo una actividad filantrópica intensísima: fue promotora y fundadora de instituciones a ambos lados del Atlántico, como la Academia de Ciencias, Artes y Oficios para la Mujer, que tuvo su sede en el número 10 de Les Rambles, o los Asilos Internacionales de Lactancia en Belém de Pará (Brasil). Asimismo, apadrinó decenas de asociaciones culturales, gremiales y políticas, y ofreció innumerables conciertos a beneficio de obras sociales, al tiempo que realizaba por todo el mundo tareas de diplomacia y de representación para Cataluña, España, Turquía y otros países.


Compartir: